Llamamiento urgente del KNK a responder la invasión militar turca de Kurdistán del Sur

El Congreso Nacional de Kurdistán (KNK) ha pedido a las Naciones Unidas, la UE, el Consejo de Europa, EE.UU. y la OTAN que obliguen al Estado turco a cumplir con el derecho internacional.

El Consejo Ejecutivo del Congreso Nacional del Kurdistán (KNK) ha emitido un comunicado sobre la operación de invasión lanzada por el ejército turco en la región de Gare, en el sur de Kurdistán (norte de Irak) ayer miércoles día 10 en la madrugada.

La declaración completa a continuación:

Esta mañana, entre las 3:00am y las 6:00am, hora local, las Fuerzas Armadas de Turquía han iniciado una ofensiva militar transfronteriza a gran escala en la región de Garê en Kurdistán del Sur (norte de Irak). Los ataques aéreos turcos tuvieron como objetivo las aldeas de Guzê, Meyrokê, Siyanê, Çemşerîtkê, Yekmalê y Kanîsarkê, y se lanzaron soldados a la región con helicópteros Cobra y Sikorsky. Los combatientes del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) han estado luchando desde el amanecer para repeler a las fuerzas invasoras, y se están produciendo fuertes enfrentamientos.

El régimen del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, tiene la clara intención de ampliar la ocupación militar turca de Kurdistán del Sur y ahora ha optado por intensificar la agresión militar turca para fortalecer su control en el poder en respuesta a la actual crisis estatal de Turquía. La creciente resistencia kurda sigue siendo el obstáculo más formidable para el expansionismo neo-otomano y la estrategia de ocupación de Erdogan en el norte y este de Siria y el sur de Kurdistán, y Erdogan busca con urgencia silenciar a los kurdos para proteger la existencia de su Estado antidemocrático, cada vez más aislado y en decadencia.

Mientras Erdogan hacía promesas vacías a la UE y los EE. UU. sobre posibles reformas, su ministro de Defensa, Hulusi Akar, viajó al extranjero, visitó Bagdad y Erbil en enero y Berlín a principios de este mes, para buscar la aprobación y el apoyo para una nueva etapa en la guerra del Estado turco contra el pueblo kurdo y por la expansión de la ocupación turca en la región. El 9 de febrero, para obtener el apoyo del nuevo presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, Akar se ofreció a negociar sobre el uso por parte de Turquía del sistema de defensa aérea ruso S-400. Erdogan y Akar saben que el ejército turco no podrá expandir su ocupación de Kurdistán del Sur sin enfrentar la resistencia kurda.

Erdogan ve una ocupación ampliada de Kurdistán del Sur como una forma de superar la crisis de su Estado. En los últimos días, no solo los kurdos, sino también las fuerzas democráticas de toda Turquía han protestado contra el régimen dictatorial de Erdogan. Durante más de un mes, los estudiantes y el personal de la prestigiosa Universidad Bogazici en Estambul se han manifestado contra el régimen de Erdogan, y sus protestas están ganando cobertura y apoyo a nivel nacional y resonancia a nivel internacional. A principios de este mes, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP) lanzó su campaña “Justicia para todos” con el apoyo de una amplia coalición de grupos de oposición. Al mismo tiempo, continúa la huelga de hambre de los presos políticos kurdos, que ha llegado a su 76º día, para poner fin al aislamiento del líder del pueblo kurdo Abdullah Öcalan. A medida que se acerca el 22º aniversario del secuestro de Öcalan -el 15 de febrero de 1999-, las demandas de los huelguistas de hambre y los llamamientos más amplios por la libertad de Öcalan continúan ejerciendo presión sobre el régimen de Erdogan.

En lugar de abordar demandas legítimas de democratización, Erdogan ha reiterado su declaración de guerra contra el pueblo kurdo. El Estado turco no puede pelear esta guerra solo y necesita ayuda internacional de la UE, Estados Unidos y la OTAN. Si el Estado turco recibe esta asistencia, Erdogan tendrá un pase libre para continuar violando las convenciones de derechos humanos y el derecho internacional al participar en la agresión militar, la ocupación y la limpieza étnica. Hacemos un llamamiento a las Naciones Unidas, la UE, el Consejo de Europa, los EE. UU. y la OTAN para que obliguen al Estado turco a cumplir con el derecho internacional. Para una solución pacífica en Turquía, también pedimos a los gobiernos e instituciones internacionales que obliguen al Estado turco a implementar las recomendaciones del Consejo de Europa y del Comité Europeo para la Prevención de la Tortura (CPT) y levantar el aislamiento impuesto a Abdullah Öcalan a fin de proporcionar la oportunidad para el diálogo político destinado a lograr la paz en Turquía y en toda la región. Por último, pedimos a la comunidad internacional que se una a nosotros para exigir la retirada incondicional e inmediata de todas las fuerzas turcas del sur de Kurdistán y del norte y este de Siria.

Consejo Ejecutivo del Congreso Nacional de Kurdistán (KNK), 10.02.2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies