La OTAN vuelve a entrar en guerra contra Kurdistán

Las fuerzas turcas comenzaron su ataque contra Gare durante las primeras horas del 10 de febrero, atacando las posiciones del PKK con aviones de combate y helicópteros Cobra y Sikorsky fabricados en Estados Unidos. Foto: ANF News

Green Left – Marcel Cartier – 12 febrero 2021 – Traducido por Rojava Azadi Madrid


Turquía ha abierto un nuevo frente en su actual guerra de aniquilación contra el movimiento de liberación kurdo, esta vez apuntando a la región montañosa de Gare, en el norte de Irak, que sirve de zona base para las fuerzas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Se dice que los helicópteros se desplegaron desde el sur de Gare, lo que indica que su vuelo no comenzó en Turquía, sino desde territorio del Kurdistán iraquí. Este hecho apunta a la complicidad del Partido Democrático de Kurdistán (PDK) de Massoud Barzani en el apoyo a los objetivos de Turquía.

En el momento de escribir estas líneas, las fuerzas colonialistas de Turquía están recibiendo duros golpes gracias a la resistencia de las Fuerzas de Defensa del Pueblo (HPG) y las Unidades de Mujeres Libres (YJA-Star) del PKK.

Varios partidos comunistas turcos que militan en la alianza Movimiento Revolucionario Popular Unido (HBDH) -de la que el PKK es el mayor componente- también han señalado que están comprometidos o dispuestos a luchar en defensa de las zonas guerrilleras conocidas como Zonas de Defensa de Medya.

Aunque la naturaleza concreta del ataque de las fuerzas militares turcas no se conocía antes del inicio de la operación, desde hace semanas se esperaba algún tipo de asalto militar.

El movimiento kurdo por la libertad y sus partidarios venían advirtiendo de un ataque inminente contra la ciudad de Derik (al-Malikiyah), en el norte de Siria, o contra Shengal (Sinjar), en el noroeste de Irak.

El hecho de que se haya elegido Gare en lugar de Derik y Shengal no significa que se haya descartado la posibilidad de una agresión contra otras partes del Kurdistán.

Gare era una apuesta más segura para evitar reacciones de oposición por parte de las potencias occidentales, muchas de las cuales se han visto frustradas por toda una serie de movimientos internos e internacionales de Erdogan en los últimos años.

Una cosa es atacar a una fuerza considerada como organización terrorista por decenas de países occidentales, como es el caso del PKK, y otra cosa es atacar de nuevo el norte de Siria, donde varios países occidentales distinguen entre las Unidades de Protección Popular (YPG) y el PKK. Lo mismo podría decirse de Shengal, donde operan las Unidades de Resistencia de Sinjar (YBS). Por supuesto, Turquía considera que tanto las YPG como las YBS son meros nombres sustitutos del PKK.

No obstante, las fuerzas kurdas están atentas a que el gobierno turco del presidente Recep Tayyip Erdogan pueda estar empeñado en una campaña de aniquilación que comience esta primavera.

La ofensiva diplomática de Turquía

La clave para entender el período previo al ataque de Gare es la ofensiva diplomática que el Ministro de Defensa de Turquía, Hulusi Akar, emprendió en el transcurso del mes pasado.

Akar visitó Erbil el 19 de enero para reunirse con funcionarios del PDK. El PDK es uno de los dos partidos gobernantes del Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) del Kurdistán iraquí, y ha demostrado ser mucho más receptivo a la presión de Ankara para participar en una guerra fratricida contra el PKK que la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), con sede en Sulaymaniyah.

Desde años antes de esta última agresión, el PDK ha estado ayudando a Ankara en su guerra en curso. Se han construido bases militares turcas en el territorio controlado por el PDK, y el año pasado se vio a fuerzas militares del PDK trasladando equipo militar a Gare.

Parte del telón de fondo de la visita de Akar a Erbil fue el llamado Acuerdo de Sinjar, un vergonzoso contrato redactado el pasado octubre por el PDK y el gobierno central iraquí sobre el estatus de Shengal.

El acuerdo estipula el nombramiento de un alcalde no elegido por el PDK que sustituya al gobierno autónomo yazidí de la región. También exige el desarme de las YBS y de cualquier otra milicia que no tenga estatus oficial. Ninguno de estos temas se ha discutido con la población local.

Sin embargo, se ha dicho que la exhortación de Akar a Bagdad para que apoye una operación militar contra Sinjar puede haber fracasado. Queda por ver si éste fue el cálculo que llevó a no atacar Sinjar, ya que dicho ataque aún podría producirse.

Ha sido crucial que Akar visitara Berlín justo una semana antes de que comenzara el asalto a Gare, para reunirse con su homóloga alemana Annegret Kramp-Karrenbauer.

Ostensiblemente, la reunión de trabajo giró en torno al conflicto del gas entre Turquía y Grecia, en el que Alemania se ha posicionado como mediadora. Sin embargo, esto parecía una motivación secundaria para Akar, dada la frenética especulación de los tambores de guerra que suenan sobre Kurdistán.

Kramp-Karrenbauer se deshizo en elogios hacia Akar y Turquía, señalando que la reunión fue una ” especial y buena señal entre aliados” y que “Turquía es y seguirá siendo un socio importante de la OTAN”.

Alemania dijo previamente que se oponía a la invasión de Turquía en 2018 de Afrin en el norte de Siria, así como a la ocupación de 2019 que vio las ciudades de Gire Spi y Serekaniye capturadas por las fuerzas del Ejército Nacional Sirio respaldadas por Turquía. Kramp-Karrenbauer incluso pidió una fuerza internacional de mantenimiento de la paz tras esa última invasión que podría incluir tropas alemanas, pero esta idea se abandonó con bastante rapidez.

Sin embargo, Alemania sólo se opuso a estos esfuerzos bélicos turcos de palabra. Gran parte de las invasiones terrestres de Turquía se llevaron a cabo con armas suministradas por empresas alemanas, sobre todo tanques Leopard 2, fabricados por Rheinmetall. En 2018 -el año de la ocupación de Afrin- las exportaciones de armas alemanas a Turquía ascendieron a 268 millones de dólares, aproximadamente un tercio de todas las exportaciones de armas alemanas.

Por lo tanto, es probable que Akar estuviera tanteando la temperatura en su reunión en Berlín, tratando de evaluar hasta qué punto -si es que lo hace- Alemania se opondría a un ataque contra Sinjar o Derik.

No está claro si estas líneas de asalto se discutieron en detalle. Sin embargo, lo que sí parece factible es que Alemania no tendría ningún problema real con un asalto a gran escala contra las fuerzas del PKK, dado que Berlín sigue criminalizando al PKK y a muchas de sus agrupaciones afiliadas como organizaciones terroristas.

Esto subraya algo bastante fundamental: al final del día, una guerra emprendida por Turquía es una guerra de la OTAN. Incluso si un país como Alemania se opone por escrito a una operación concreta, sigue siendo culpable, sobre todo porque se niega a dejar de vender armas a Ankara.

Cuando se le preguntó sobre este tema a finales del año pasado, el Ministro de Asuntos Exteriores alemán, Heiko Maas, dijo: “No me parece estratégicamente correcta la exigencia de un embargo de armas contra Turquía. No es fácil hacerlo contra un socio de la OTAN. Hemos visto que Turquía, aliada de la OTAN, compró fácilmente misiles a Rusia porque no podía comprar a Estados Unidos”.

Esta declaración se hizo después de que quedara muy claro para el mundo que Turquía ya había utilizado ese tipo de armamento en alianza con elementos salafistas -algunos de los cuales solían luchar con Estado Islámico- contra las fuerzas kurdas.

¿Y el papel de Estados Unidos?

Además de las armas de fabricación alemana del extenso arsenal de Turquía (Ankara es el segundo ejército más grande de la OTAN), a algunos observadores de la nueva fase de la guerra les resultarán familiares los helicópteros Cobra y Sokorsky como parte del arsenal del ejército estadounidense.

Estados Unidos ha apoyado a Turquía en su guerra contra el PKK desde el comienzo de la lucha armada del grupo, en agosto de 1984. Esto no ha cambiado ni un ápice incluso después de que Estados Unidos comenzara el proceso de ofrecer apoyo militar táctico a las YPG en el norte de Siria a partir de principios de 2015.

Un nuevo ataque al norte de Siria por parte de Turquía sería el primero que tendría lugar bajo la recién estrenada administración del presidente estadounidense Joe Biden. Algunos analistas han planteado que tal ataque es menos probable bajo la administración de Biden que bajo la del ex presidente Donald Trump, dado que Biden se opuso furiosamente a la decisión de Trump de retirar las tropas estadounidenses de Siria.

Sin embargo, en un análisis más cercano, la nueva administración no parece amar realmente a sus llamados “socios” en las YPG, al menos cuando parece que operan para sus propios intereses y no los que coinciden con las ambiciones regionales de Estados Unidos.

El nuevo Secretario de Estado de Biden es Antony Blinken, quien escribió un artículo de opinión en el New York Times en enero de 2017, titulado “Para derrotar a Estado Islámico, arme a los kurdos sirios”.

Este título es bastante instructivo, dado que el contenido del artículo muestra exactamente interés cero por las preocupaciones más amplias de la nación kurda, sino sólo por la desaparición del llamado califato de Estado Islámico.

En una sección reveladora, Blinken escribió cómo “mantener las Fuerzas de Autodefensa centradas en Raqqa las mantiene alejadas de la frontera turco-siria, y de cualquier esfuerzo de los kurdos sirios por unir la zona que controlan en una región o Estado kurdo contiguo”. Las tropas turcas entraron en Siria para impedir el surgimiento de tal Estado”.

Parece que Blinken comprende lo que mueve a Turquía, empatiza con Ankara y quiere que se cumplan sus deseos, aunque sea a costa del derecho de los kurdos a una patria y a la autodeterminación.

Blinken también se refirió a las prisas de Turquía por tomar al-Bab y a cómo Estados Unidos debería ayudarles en ese empeño para impedir que las YPG avancen sobre la ciudad.

Si recordamos que no hubo oposición por parte de EE.UU. poco más de un año después para permitir que Turquía limpiara étnicamente Afrin, podemos ver que la opinión de Blinken -que las YPG no tienen que ser demasiado fuertes o controlar demasiado territorio- parecía ser compartida por el Departamento de Estado en ese momento.

Más adelante, en el mismo artículo del NYT, Blinken escribió que “Trump debería redoblar su apoyo a la lucha de Turquía contra el PKK, incluyendo la ayuda para encontrar a los líderes del grupo escondidos en las montañas Qandil de Irak”.

Estos dos puntos -el deseo de Blinken de oponerse a una “región kurda contigua” y la oposición al PKK- son enormemente importantes cuando se consideran juntos. No se puede discutir la política interna de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria (AANES) sin abordar la región más amplia, y viceversa.

Blinken señaló en 2017 que está a bordo precisamente de lo que Turquía está intentando avanzar ahora: una guerra ampliada contra el PKK, junto con un intento de separar geográficamente a las fuerzas kurdas progresistas que están alineadas ideológicamente.

Esto no significa que EE.UU. esté necesariamente de acuerdo con un ataque a Derik, pero no parece oponerse a una zona de amortiguación, o a mantener a las YPG tan lejos de Turquía como sea posible, incluso si eso significa que la población kurda local debe prescindir de sus fuerzas de autodefensa.

La clave es que las YPG -y las SDF por extensión- sean gestionadas por personas externas. Como he escrito anteriormente, Estados Unidos quiere unas SDF fuertes, pero francamente no demasiado fuertes.

En lo que a Blinken parece referirse, las SDF no necesitan realmente operar en las áreas kurdas en absoluto, sino que deben ser empujadas hacia el territorio tradicionalmente árabe, algo que apenas suena diferente a que Trump proclame que los kurdos “tienen un montón de arena para jugar”.

Turquía, al tomar el control de Derik, tendría como objetivo privar a las YPG de su corredor logístico que conduce a los territorios controlados por el PKK a través de la frontera entre Siria e Irak. Este corredor está bastante cerca de las montañas de Gare, lo que revela mucho respecto a por qué Turquía ha optado por una operación allí por el momento.

Shengal también forma parte de un plan para asegurarse de que no haya una “región kurda contigua”, o para ser más específicos, una región afiliada al PKK.

Algunos analistas han señalado que Derik y Sinjar, bajo la ocupación turca, podrían formar el llamado “corredor suní”. Un corredor de este tipo aislaría completamente al PKK de Siria, completando el trabajo que no sólo Turquía -sino también Estados Unidos- quiere hacer para desvincular el norte de Siria de Qandil.

Posicionarse contra otra guerra de la OTAN

Hay que decirlo clara y categóricamente, sin ninguna confusión: la guerra de Turquía contra el movimiento de liberación kurdo es una guerra de la OTAN. En esta fase actual, Turquía parece disfrutar del apoyo inquebrantable de sus aliados de la OTAN para un asalto potencialmente enorme contra el PKK.

Sin embargo, no importa si en ciertas coyunturas hay ambigüedad o incluso oposición por parte de algunos países dentro de la alianza en una fase particular de la guerra (por ejemplo, como ha ocurrido en el norte de Siria). Esto no altera el hecho de que cuando Turquía está en guerra, también lo está la Alianza.

El PDK también es culpable del proyecto colonialista y expansionista de Erdogan. Su participación es particularmente peligrosa, porque proporciona a Ankara la munición para argumentar que no están luchando necesariamente contra los kurdos porque son kurdos, sino sólo contra los terroristas.

Por nuestra parte, como internacionalistas socialistas, la solidaridad sigue estando a la orden del día. La desafortunada realidad es que para muchas organizaciones comunistas y socialistas de Occidente, Kurdistán no es un escenario de lucha fácilmente comprensible. Incluso con la popularización del movimiento kurdo en los últimos años desde el advenimiento de la Revolución de Rojava, la dinámica más amplia a menudo resulta un poco turbia.

Muchos están sin duda influenciados por un marco ampliamente difundido que presenta a los kurdos como meros peones del imperialismo que carecen de agencia. Esto no sólo deja de lado el intento de navegar por la política de la región, sino que no entiende que si alguien en la región comprende lo que significa el imperialismo, seguramente son los kurdos, que lo han sufrido desde que se firmó el Tratado de Lausana en 1923.

Si queremos oponernos al colonialismo, estamos con el movimiento de liberación kurdo. Si queremos oponernos al chovinismo y a la opresión nacional, estamos con el movimiento de liberación kurdo. Si queremos oponernos a la OTAN y a sus conquistas imperialistas, estamos con el movimiento de liberación kurdo.

Para ello, apoyemos a las fuerzas que están siendo atacadas por decidir ejercer su derecho a la autodeterminación, y por atreverse a pintar el retrato de un mundo en el que las tinieblas del ayer se ven bañadas por los hermosos colores del mañana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies