Un alto fiscal turco vuelve a presentar una acusación para cerrar el partido prokurdo

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP), pro-kurdo y tercer partido más grande de Turquía, se enfrenta a la amenaza de cierre una vez más después de que un alto fiscal volviera a presentar una acusación a última hora del lunes para prohibir a cerca de 500 miembros de la política por cargos relacionados con el terrorismo.

La copresidenta del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) Pervin Buldan pronuncia un discurso durante la reunión del grupo parlamentario del partido en Ankara el 8 de junio de 2021. – ADEM ALTAN/AFP vía Getty Images

Fuente: Al-Monitor

Autor: Diego Cupolo

Fecha de publicación original: 8 de junio de 2021

ESTAMBUL – Un alto fiscal turco volvió a presentar a última hora del lunes una acusación ante el Tribunal Constitucional para que se cierre el Partido Democrático de los Pueblos (HDP), prokurdo y tercer partido de Turquía, por cargos relacionados con el terrorismo.

La acusación original fue rechazada en marzo por omisiones procesales. El fiscal jefe del Tribunal de Casación de Turquía, Bekir Sahin, volvió a presentar una petición ampliada en la que exigía que se prohibiera a casi 500 miembros del HDP ocupar cargos políticos durante un máximo de cinco años por haber fomentado supuestamente los vínculos con las milicias kurdas.

La nueva acusación de 850 páginas, que se presentó en el sexto aniversario de la entrada del HDP en el parlamento tras las elecciones del 7 de junio de 2015 en Turquía, también pedía a los jueces que considerasen el recorte de la ayuda financiera al HDP del tesoro nacional, que asciende a unos 7,7 millones de dólares para 2021.

Sahin dijo en una declaración escrita que el HDP ha cometido delitos contra la independencia del Estado, según la agencia de noticias estatal Anadolu, y se asignó un relator para revisar el caso poco después de que se presentara la acusación. Los responsables del HDP han negado tener vínculos con grupos terroristas.

La medida se produce en medio de la creciente presión del gobierno sobre el HDP, reencarnación de una larga serie de partidos pro-kurdos clausurados en Turquía por considerar que representaban una amenaza para la seguridad nacional.

En los últimos meses, el presidente del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, socio clave de la coalición de gobierno del presidente turco Recep Tayyip Erdogan, ha liderado los llamamientos para prohibir el partido, y el martes redobló la apuesta diciendo que el HDP debe ser “borrado de la política turca”.

En un discurso ante los miembros del MHP el martes, Bahceli dijo que el Tribunal Constitucional no tenía la opción de rechazar la acusación por segunda vez.

“Esta página sangrienta y oscura debe cerrarse, para no abrirse nunca”, dijo Bahceli.

Las peticiones de cierre se producen después de que una gran mayoría de los funcionarios del HDP elegidos en las elecciones municipales de 2019 fueran sustituidos por síndicos nombrados por el Estado. Miles de miembros del HDP también se enfrentaron a juicios por cargos relacionados con el terrorismo, y los antiguos copresidentes del partido, Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, están encarcelados desde 2016.

Más recientemente, el legislador del HDP Omer Faruk Gergerlioglu fue despojado de su escaño parlamentario en marzo y condenado a 2,5 años de prisión por un post en las redes sociales que compartió en 2016. El hijo de Gergerlioglu, Salih, dijo que el legislador ha estado en una celda de aislamiento en la prisión Sincan de Ankara desde su detención a principios de abril y ha presentado una solicitud ante el Tribunal Constitucional para su liberación.

Salih dijo que el Tribunal Constitucional dictó una sentencia de “violación de derechos” sobre la condena del diputado del Partido Popular Republicano (CHP) Enis Berberoglu, que supuso la reincorporación del diputado al parlamento en febrero, y esperaba que se alcanzara un veredicto similar para su padre.

“Esperamos que el Tribunal Constitucional ponga fin a esta ilegalidad lo antes posible”, dijo Salih a Al-Monitor.

El HDP recibió alrededor de 5,6 millones de votos en las últimas elecciones de Turquía en 2018, lo que representa alrededor del 11,70% del electorado. Tras la nueva presentación de la acusación para cerrar el partido, el relator del Parlamento Europeo para Turquía, Nacho Sánchez Amor, condenó la medida en un tuit el martes, diciendo que “es un grave error político y un golpe irreversible al pluralismo y los principios democráticos.”

El presidente del CHP, Kemal Kilicdaroglu, también criticó la petición, afirmando que su partido desaprueba cualquier acción que pretenda cerrar partidos políticos o impedir que éstos participen en las elecciones.

“Si se considera a los partidos políticos como enemigos y se ordena al Tribunal Supremo de Apelaciones que los cierre, no hay democracia en ello”, dijo Kilicdaroglu el martes.

Las próximas elecciones de Turquía están previstas para 2023, y algunos observadores ven los intentos de cerrar el HDP como una forma de debilitar o dividir a los partidos de la oposición antes de la votación. Al mismo tiempo, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), en el poder, y los aliados del MHP también están estudiando los borradores de una nueva constitución que podría alterar las normas que rigen los partidos políticos e impedir algunos mecanismos de cooperación en el bloque de la oposición, como la transferencia de diputados.

Los detalles sobre los artículos de la nueva constitución siguen sin estar claros, aunque Erdogan criticó el antiguo sistema parlamentario de la nación en una entrevista televisada el 1 de junio, diciendo que “Turquía no puede encontrar la paz en el sistema multipartidista”.

Hisyar Ozsoy, coportavoz del HDP para asuntos exteriores y diputado por Diyarbakir, dijo que el nuevo intento de prohibir su partido era un intento del gobierno de desviar la atención de los problemas económicos de la nación y de las numerosas acusaciones presentadas contra altos funcionarios de Ankara por el mafioso fugitivo Sedat Peker a través de un flujo de vídeos de YouTube.

Los legisladores de la coalición gobernante AKP-MHP rechazaron el mes pasado una moción parlamentaria presentada por el HDP para investigar las acusaciones de corrupción compartidas por Peker. Desde entonces, el HDP ha iniciado una campaña en la que pide a los funcionarios del Estado que revisen las denuncias con mayor detenimiento.

Mientras tanto, Ozsoy dijo que el HDP estaba preparando opciones alternativas para sus miembros y votantes en caso de que la acusación desemboque en un juicio.

“A corto plazo, va a ser difícil y puede ser una ventaja para el gobierno hacer que el HDP sea disfuncional justo antes de las elecciones”, dijo Ozsoy a Al-Monitor. “Pero el HDP no es sólo un par de edificios y una sede; es el pueblo y la historia de lucha y resistencia que representamos. No pueden cerrar esa historia y esa gente”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies