Exigiendo reformas a los partidos gobernantes kurdos iraquíes

Masoud Barzani

Fuente: Washington Institute

Autor: Diliman Abdulkader

Fecha de publicación original: 9 de junio de 2021

Nota de la traducción: El colectivo Rojava Azadî Madrid no tiene porque estar de acuerdo en cómo se exponen ciertos argumentos en el artículo pero sí nos parecía interesante la información de contexto.

Si el gobierno de Biden se toma en serio la cuestión de las violaciones de los derechos humanos, debería impulsar un gobierno más democrático, libre y justo en el Kurdistán iraquí.

El 28 de diciembre, el nuevo asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, Jake Sullivan, tuiteó: “La administración Biden-Harris se opondrá a las violaciones de los derechos humanos allí donde se produzcan”.

A menudo, los estadounidenses familiarizados con los kurdos los conocen como aliados fiables, luchadores valientes, apátridas y un pueblo a menudo traicionado. Los kurdos sacrificaron miles de vidas en la lucha contra el ISIS y demostraron ser una de las naciones más favorables a Estados Unidos en Oriente Medio. Sin embargo, los estadounidenses a menudo desconocen, por desgracia, cómo los partidos kurdos gobernantes tratan a su pueblo.

Los kurdos de Irak gobiernan una región autónoma conocida como Kurdistán iraquí, establecida por Estados Unidos tras la primera Guerra del Golfo en 1991. Dos partidos dominantes gobiernan el Kurdistán iraquí: el Partido Democrático del Kurdistán (PDK) y la Unión Patriótica del Kurdistán (UPK), respectivamente, dirigidos por las familias Barzani y Talabani.

En casi tres décadas de gobierno, estas familias gobernantes no han conseguido crear una región próspera de la que puedan disfrutar todos los kurdos. La gobernanza de la región carece de responsabilidad y transparencia, y la corrupción, el nepotismo y las violaciones de los derechos humanos están muy extendidos. Las interacciones de Estados Unidos con los kurdos de Irak no han ido más allá de las familias gobernantes.

El gobierno de Biden tiene la oportunidad de cambiar esta tradición y mantener su promesa de luchar contra las violaciones de los derechos humanos allí donde se produzcan. Para ello, el gobierno de Biden y el Congreso deben centrarse en los agravios internos de la región del Kurdistán.

Ataque a los manifestantes

Los kurdos se han congregado ocasionalmente en las calles para protestar desde hace años, la última vez en diciembre. Sus demandas son sencillas: quieren servicios esenciales y el fin de la corrupción y el nepotismo. Durante casi tres décadas, el PDK y el PUK han paralizado la región y le han impedido avanzar. Los manifestantes se enfrentan a respuestas de mano dura; las fuerzas del PDK y del PUK han disparado, golpeado, secuestrado, amenazado y matado a manifestantes. El Financial Times informó de la muerte de ocho manifestantes. Los partidarios leales de las familias gobernantes se ven empoderados al actuar como soldados de a pie sin enfrentarse a ninguna consecuencia. Un vídeo captó a un partidario incondicional del PDK disparando a jóvenes manifestantes. El individuo no ha rendido cuentas.

En respuesta, los organismos de derechos humanos locales e internacionales han pedido a las familias gobernantes que escuchen a los manifestantes, en lugar de castigarlos. La Misión de Asistencia de las Naciones Unidas para Irak, en particular, ha instado a “las autoridades regionales del Kurdistán a salvaguardar las libertades de reunión y expresión”.

Para Estados Unidos, esta cuestión es especialmente relevante. Las fuerzas gobernantes del PDK y de la PUK han utilizado abiertamente material militar estadounidense -proporcionado a las fuerzas kurdas para que lo utilizaran contra el ISIS- contra civiles durante estas protestas. Estas fuerzas del PDK y del PUK son financiadas, armadas y entrenadas por Estados Unidos a través de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA) anual.

Objetivo: los periodistas

Los periodistas de la región del Kurdistán se juegan la vida cada día para cubrir este tipo de asuntos, y por ello han sido blanco del Gobierno Regional del Kurdistán (GRK). Las autoridades amenazaron a un periodista de la Voz de América con sede en el Kurdistán para que retirara su cámara durante las manifestaciones, o lo harían “degollar”. Human Rights Watch declaró que las autoridades kurdas “cerraron ilegalmente dos oficinas de un medio de comunicación privado, NRT, durante más de un mes, aparentemente por cubrir las protestas y por emisiones críticas con el partido gobernante”.

El PDK y el PUK llegaron incluso a cerrar Internet. Una fundación internacional con sede en Estocolmo, SkyLine International, ha declarado que “ha recopilado testimonios que indican que las autoridades del Kurdistán iraquí han ralentizado el servicio de Internet y han bloqueado las páginas de los medios sociales en las zonas que controlan”.

El primer ministro Masrour Barzani acusó recientemente a cinco periodistas y activistas de ser “espías extranjeros” y “terroristas”, antes de que se iniciara un juicio en el que los periodistas fueron acusados de reunirse con cónsules extranjeros, en particular con la representación de Estados Unidos en Erbil. Esta sentencia sugiere que el PDK encarcelará a los kurdos que se comuniquen y compartan sus quejas con extranjeros, incluso con estadounidenses. El primer ministro socavó la independencia del poder judicial e interfirió en la sentencia. Como era de esperar, días más tarde, la sala de justicia falsa, estrechamente alineada con el propio primer ministro, condenó a los cinco individuos a seis años de prisión. El Informe de Derechos Humanos 2020 del Departamento de Estado afirmaba que “los altos dirigentes del GRK habrían influido en casos políticamente delicados. Los nombramientos y las sentencias judiciales también habrían sido influenciados por los partidos políticos más fuertes de la región.”

El PDK debería saber que los civiles kurdos no acudirían a los consulados extranjeros si sintieran que tienen un gobierno justo y fiable con el que pueden contar. El Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ) pidió al primer ministro Barzani “que respete la libertad de prensa”. El CPJ exigió la liberación de los “periodistas encarcelados” y que permita a las emisoras y a los periodistas locales “llevar a cabo su trabajo con libertad y seguridad, sin temor a represalias.”

Clanes gobernantes

En la actualidad, la lealtad a las familias gobernantes suele tener un peso superior a todo lo demás. Durante demasiado tiempo, Estados Unidos ha proporcionado a los partidos PDK y PUK una plataforma en la que han demostrado no querer compartir el poder con el resto de la población kurda. Para los kurdos de a pie, este enfoque suele considerarse un punto débil de la política estadounidense hacia la región del Kurdistán.

Mientras los miembros de los partidos gobernantes gritan “crisis económica” a los diplomáticos occidentales, compran tranquilamente mansiones en el extranjero. Varias empresas con sede en el Kurdistán y vinculadas a las familias gobernantes están siendo investigadas por el Departamento de Justicia de Estados Unidos por sobornos y por intentar “asegurarse el monopolio de contratos de combustible del Pentágono por valor de cientos de millones de dólares”.

El pueblo kurdo está desesperado por ser escuchado. Ahora es el momento de escuchar sus demandas y arrojar luz sobre el fracaso en la gobernanza de los clanes gobernantes del Kurdistán. Estados Unidos no puede permitir que el GRK se convierta en un régimen totalitario político, económico y militar. Por el contrario, el objetivo debe ser un gobierno kurdo inclusivo que represente a toda la población.

Junto con el Congreso, el equipo de Biden debería considerar la posibilidad de condicionar el apoyo de Estados Unidos a la región autónoma a unas prácticas sanas en materia de derechos humanos para garantizar que los ciudadanos kurdos estén representados por sus gobiernos. El apoyo militar y político a la región debería darse a cambio de reformas tangibles.

Estados Unidos no debería seguir adoptando un enfoque de cheque en blanco hacia la región del Kurdistán simplemente porque son aliados. Estados Unidos, dada su posición, tiene una importante influencia sobre las acciones del PDK y la PUK; si ambas partes desean mantener un fuerte apoyo estadounidense, deben entender que debe trabajar para satisfacer las demandas del pueblo kurdo.

El pueblo kurdo puede crear una región próspera que respete los derechos de todos. Los clanes no deben interponerse en el camino, y los dólares de los contribuyentes estadounidenses no deben destinarse a alimentar y reforzar a líderes corruptos a expensas de su pueblo, incluso cuando son aliados cercanos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies