En su momento más débil, Erdogan se reunirá con Biden

ADEM ALTAN – AFP Vía Getty Images

Al Monitor – Cengiz Candar – 11 de junio 2020- Traducido por Rojava Azadi Madrid

El próximo encuentro entre Erdogan y Biden, el 14 de junio, se produce cuando Erdogan atraviesa su momento de mayor debilidad en su larguísimo mandato.

Durante un largo periodo, el presidente turco RecepTayyip Erdogan parecía poderoso, especialmente desde dentro de Turquía. Era carismático, un gran orador, un astuto táctico, imponente e incluso altanero. Hipnotizaba a muchos de sus compatriotas. Sus numerosos aduladores le llamaban “Reis” en turco, sin pronunciar ningún título oficial ni su nombre. La connotación de Reis en turco es la de “líder”, y nadie tenía que preguntar quién podía ser el Reis. No podía ser otro que Erdogan. Sus seguidores llegaron a glorificarlo como el “líder mundial”. Su encanto y su fuerza no podían limitarse a Turquía; tenían que ir mucho más allá, a nivel mundial.

Eran otros tiempos. Erdogan se reunirá con el presidente de Estados Unidos, Joseph Biden, en el momento más débil de su reinado de casi dos décadas en Turquía. No está haciendo frente a los crecientes problemas de la economía, agravados por la pandemia del COVID-19. La inflación se dispara a dos dígitos y aumenta el paro. Al mismo tiempo, las pequeñas empresas que le proporcionaron un sólido apoyo durante años se han convertido en fuentes de descontento, acelerando la erosión de sus índices de aprobación.

Las encuestas indican que su popularidad disminuye día a día. Está previsto que las elecciones se celebren en el año 2023. Si no se pueden controlar las actuales tendencias adversas, parece cada vez más difícil que Erdogan sobreviva políticamente en los procesos electorales, como demostraron acertadamente las elecciones locales de 2019. Perdió todos los centros metropolitanos importantes que producen dos tercios del producto nacional bruto de Turquía.

Su postura, cada vez más débil dentro del país, ha recibido golpes mortales por las acusaciones de un mafioso. Sedat Peker, antaño ferviente partidario de Erdogan, una conocida personalidad del hampa, comenzó a publicar grabaciones de vídeo desde su autoexilio en los Emiratos Árabes Unidos, revelando las desenfrenadas acusaciones de corrupción bajo el régimen de Erdogan.

Y lo que es más importante, al hablar “desde dentro”, el mafioso Peker retrata con sus denuncias los fuertes lazos entre el Estado turco y el crimen organizado. Millones de turcos siguen sus vídeos. Muchos tienden a creer en él antes que en las refutaciones de las autoridades. Sus acusaciones no sólo tienen importancia en la política nacional, sino que también tienen repercusiones internacionales, ya que sacó a relucir el comercio masivo de cocaína con Colombia a través de Venezuela, en el que supuestamente están involucrados algunos oficiales turcos y sus familiares en las más altas esferas.

“Se está desarrollando en Turquía el psicodrama político más pintoresco del mundo, que convulsiona al país y a su jerarquía de poder. Sedat Peker, una de las figuras más importantes del hampa turco, se ha separado del partido gobernante de Erdogan y está publicando largos vídeos en YouTube en los que denuncia todo tipo de delitos por parte de las principales figuras del gobierno y sus aliados. Delitos que van desde el soborno hasta el asesinato, pasando por la violación y el contrabando de drogas, y mucho más, como la amenaza a los medios de comunicación de la oposición, la confiscación de miles de millones de los bancos nacionales y la corrupción del poder judicial de manera tan rutinaria que no se puede decir que exista un Estado de derecho. “Vistos por más de 50 millones de personas en el último recuento, los vídeos han paralizado el gobierno y han resquebrajado la legitimidad del régimen de Erdogan”, escribió recientemente en Forbes el analista turco-estadounidense Melik Kaylan.

En este contexto, un Erdogan muy debilitado en comparación con hace sólo un mes se reunirá con Biden en Bruselas al margen de la cumbre de la OTAN el 14 de junio. Ese podría ser el peor momento para Erdogan. El 24 de abril, después de que Biden diera un paso más en el reconocimiento del Genocidio Armenio, un Erdogan inusualmente sumiso subrayó que él y Biden se reunirían en junio. Incluso entonces, estaba en una mejor posición frente a Biden a pesar del fuerte golpe que había recibido.

Sin embargo, ahora, en junio de 2021, el otrora poderoso hombre fuerte de Turquía está tan acorralado que ha enviado señales de que está dispuesto a un reajuste en la problemática relación entre Estados Unidos y Turquía para su supervivencia. Esto se interpreta como que está dispuesto a ceder ante su homólogo estadounidense en muchos frentes de la controversia entre Estados Unidos y Turquía.

Por ello, un respetado experto turco en asuntos internacionales, el profesor Ilhan Uzgel, evaluó que “una administración que antes pretendía ser la potencia regional hegemónica se presenta [ahora] sólo como un ‘aliado útil’ para Estados Unidos”.

A diferencia de Donald Trump, Biden no parece favorecer una “relación transaccional” con Erdogan y Turquía. Si Biden sigue siendo fiel a su énfasis en la importancia de los derechos humanos, el estado de derecho y la democracia, y si les da prioridad ante un reajuste con Turquía, el tan esperado encuentro Biden-Erdogan no proporcionará tantos dividendos como algunos pro-Erdogan esperan en Turquía.

Algunos expertos parecen aconsejar a Biden para un reajuste incluso en Estados Unidos, pero sus sugerencias suenan sobre todo a apaciguamiento para Erdogan. Sus argumentos parecen desarrollarse en aras de los intereses de la OTAN, manteniendo así a Turquía a bordo. Sin embargo, la experiencia ha demostrado que si la relación se basa en el “toma y daca”, legitima a los elementos rebeldes y autocráticos y a los que nunca han actuado como aliados reales y dignos de confianza. Cuando los aliados trabajaban sobre principios compartidos, la alianza se volvía puramente funcional.

A menos que Erdogan pueda prometer a Biden volver al estado de derecho y respetar los derechos humanos y las libertades fundamentales en Turquía con un plan sostenible, no hay nada significativo que pueda ofecer. Ni los S-400, que se han convertido en una condición sine qua non para la mejora de la relación. Sólo puede hacer una promesa sobre lo que no puede cumplir. No puede porque sólo los líderes fuertes de países que funcionan bien pueden jugar a un juego de equilibrio entre potencias. Erdogan es demasiado débil para jugar ese juego entre Biden y Putin, y Turquía no está en su mejor momento de fuerza.

Las ilusiones no pueden restablecer las relaciones entre Turquía y Estados Unidos. Tampoco puede hacerlo la asimetría entre un presidente estadounidense recién elegido, que se encuentra en una posición relativamente fuerte y disfruta de una reactivación económica en su país, y su debilitado y cada vez más débil homólogo turco que se enfrenta a los problemas económicos de un país sacudido por los escándalos de corrupción.

El restablecimiento tendrá que esperar a otra ronda.

 

2 comentarios en «En su momento más débil, Erdogan se reunirá con Biden»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies