Turquía: la prisión para periodistas más grande del mundo

Fuente: Amnistía Internacional

Autora: Beril Eski trabaja como coordinadora de prensa en Amnistía Internacional Turquía. Se le permitió visitar las cárceles como abogada registrada en el Colegio de Abogados de Estambul.

Como de costumbre durante los primeros días de la primavera, el clima era soleado cuando entré en los fríos muros de la prisión de mujeres de Bakırköy en Estambul. En el interior conocí a Nazlı Ilıcak, un periodista de 75 años que fue sentenciado a cadena perpetua por haber “intentado destruir el orden constitucional”. Lleva casi tres años en prisión y todavía se sorprende de cómo un cuaderno en el que guardaba los números de teléfono de sus amigos podría tomarse como evidencia para apoyar las acusaciones de “terrorismo”.

“Es como estar atrapada dentro de una tumba”

Nazlı Ilıcak me dijo que echaba de menos su antigua vida, a sus hijos y nietos. “Es como estar atrapada dentro de una tumba. Intentas acercarte y aferrarte a algo, pero no puedes”.

Cuando le pregunté si escribiría un artículo para nuestra campaña del Día Mundial de la Libertad de Prensa, inmediatamente se puso seria y tomó su pluma y papel y comenzó a escribir. En ese momento, pude verla como fuera de los muros de la prisión y convertirse en periodista nuevamente. De hecho, vi la misma expresión, la de un periodista serio que ama su trabajo, en los rostros de todos los otros periodistas encarcelados que visité.

También conocí a Pınar Gayıp, una reportera de la Agencia de Noticias Etkin (ETHA), quien me recibió con una gran sonrisa. Actualmente está en un proceso judicial, acusada de “pertenecer a una organización terrorista” y de “hacer propaganda para una organización terrorista”. Algunas de sus publicaciones en redes sociales y su trabajo para ETHA se están utilizando como pruebas en su contra.

Gayıp dijo que su peor día en prisión fue el día en que la policía interrumpió una vigilia semanal, la número 700, por parte de mujeres turcas que exigían responsabilidad por las desapariciones de sus familiares desde la década de 1980. Gayıp me dijo que las mujeres, conocidas como “Saturday Mothers”, son la voz y la conciencia de Turquía: “Cuando [la policía] atacó a las Saturday Mothers, sentí que algo se había roto dentro de mí. Ojalá hubiera podido estar allí”.

Semiha Şahin, editora de ETHA que está siendo juzgada en el mismo caso, dijo que se había sentido triste a pesar de la llegada de la primavera. Sin embargo, había hecho nuevas amigas dentro de la prisión y estaba leyendo dentro más de lo que podía cuando se encontraba afuera. Al igual que Gayıp, observó la forma en que la policía disolvió la protesta de las Saturday Mothers el 25 de agosto de 2018 con lágrimas en los ojos. Nunca olvidaría ese día, dijo.

“Ellos temen a la prensa”

Hanım Büşra Erdal, que ha estado encarcelada durante aproximadamente tres años y cuyo caso aún está en la corte de apelaciones, me explicó que su mundo se había vuelto más pequeño por dentro. No quedaba nadie más que su familia para apoyarla. Erdal dijo que se sentía sola y que había renunciado al sistema judicial: “Incluso un periodista necesita tener un ejército de seguidores detrás de ellos. Si no, nadie te menciona en las noticias.”

Tuba Bulut y Reyhan Hacıoğlu, reporteras del periódico Özgürlükçü Demokrasi, que ha cerrado, han estado en huelga de hambre desde el 2 de marzo para protestar contra la incomunicación.

Reyhan Hacıoğlu dijo: “Ellos [las autoridades] temen a la prensa. Desearía que todas estas violaciones de derechos humanos no hubieran tenido lugar para que no tuviéramos que escribir sobre ellas, pero desafortunadamente han ocurrido”. Cuando le pregunté qué era lo que más echaba de menos, dijo: “extraño dar noticias sobre un país mejor”.

Silivri: una prisión colosal

Unos días después de visitar la prisión de mujeres de Bakırköy, me dirigía a la Penitenciaría Cerrada de Silivri. La primavera mostraba su rostro cada vez más en los caminos cubiertos de flores silvestres. Alojando a unos 20,000 prisioneros, Silivri parecía ser una pequeña ciudad en sí misma.

Conocí a Yakup Çetin, quien fue sentenciado a seis años y tres meses de prisión, acusado de “pertenecer a una organización terrorista”. Ya cumplió tres años de su condena y dijo que su percepción de la vida había cambiado en prisión: “La vida es este momento y esto es valioso. Me gustaría continuar mi vida viviendo el momento cuando salga”.

El último periodista que visité, Eren Erdem, me saludó con una disculpa. “Disculpe si huelo a lejía, hoy es día de limpieza”. Para hacer los días más llevaderos, había creado un sistema con sus compañeros de celda en el que discutían los libros que habían leído y realizaban tareas diarias juntos.

Con una sentencia de cuatro años y dos meses, Erdem dijo que su lista de lectura se había centrado recientemente en la teoría política y la filosofía. Al igual que los otros reclusos, se ha beneficiado de los libros que dejaron otros periodistas encarcelados.

Pero ellos no pueden compensar lo que Erdem ha perdido.

Cuando lo conocí, dijo que las autoridades de la prisión habían retenido durante los últimos 15 días una fotografía de su hijo. “Los tribunales le impiden ver a su hijo y la administración de la prisión le impide ver su fotografía”, dijo.

Es indignante pensar que periodistas como Erdem están detenidos en prisiones solo por hacer su trabajo. Es sorprendente saber que muchos han sido condenados en juicios con pruebas falsas y acusaciones falsas.

Dejo la prisión apesadumbrada por los periodistas que están siendo brutalmente atacados en el intento del gobierno de silenciar las voces críticas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies