¿Por qué el AKP y el MHP quieren prohibir el HDP?

Simpatizantes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) pro-kurdo se reúnen durante un mitin en Estambul, Turquía, el 2 de septiembre de 2018. REUTERS/Umit Bektas – RC19F7CAEBF0

Fuente: Kurdistan Report

Autora: Gülistan Kılıç Koçyiğit (diputada del HDP)

Fecha de publicación original: diciembre 2021

Para entender la situación política de Turquía, es útil examinar algunos puntos de inflexión importantes. Para ello, comencemos con una breve mirada a la historia. En 2002, el AKP llegó al poder por su defensa de la democracia progresista. Su retórica sobre cuestiones como la adhesión a la Unión Europea, los derechos de la mujer, la resolución de la cuestión kurda por medios democráticos y la protección y el desarrollo de los derechos y las libertades fundamentales era también positiva. El discurso que lideraba contaba con el apoyo de amplios sectores de la sociedad. Sin embargo, después de que el AKP llegara al poder y se asegurara sus sinecuras, abandonó todas sus promesas y comenzó a seguir una política diferente.

El debate más avanzado sobre la cuestión kurda tuvo lugar, sin duda, durante el proceso de solución y negociación de 2013 a 2015. El propio ambiente que esto creó en la sociedad, con la perspectiva de la paz en el horizonte, reforzó las esperanzas de la gente en la paz y empezaron a mirar al futuro con más confianza. Durante este periodo, el deseo de una vida común en una patria común creció en una gran parte de la sociedad, y por primera vez empezó a surgir un sentimiento y una mentalidad de entendimiento mutuo entre los pueblos. El Partido Democrático de los Pueblos (HDP), una amalgama del movimiento político kurdo y otros movimientos de la oposición en Turquía, tuvo la oportunidad de presentar su estatuto y su programa y pudo contar con el apoyo de amplios sectores de la sociedad. Cuando esta evolución coincidió con el clima social de la perspectiva de paz, el HDP logró un gran éxito en las elecciones del 7 de junio de 2015. Este éxito del HDP al entrar en la Gran Asamblea Nacional de Turquía con el 13,2% de los votos y 80 diputados hizo tambalear todos los conceptos y estructuras comunes de los 100 años de historia de la República. Sabemos que una de las consecuencias fue la activación del «núcleo duro» del Estado, y todo el sistema, con el dedo en el botón de alerta roja, comenzó a hacer planes para cambiar la situación que había evolucionado. Igualmente afectado por este éxito fue el gobierno del AKP, que perdió su mayoría absoluta y, por tanto, su dominio absoluto por primera vez desde 2002. Como resultado, creyó que la paz significaría una derrota para él y que la guerra, la violencia y el conflicto le darían la victoria. Por ello, tras las elecciones del 7 de junio, abandonó rápidamente su postura sobre una solución democrática de la cuestión kurda. Una vez más, el AKP se dirigió hacia la guerra, el conflicto y la violencia. Se convocaron elecciones anticipadas para el 1 de noviembre. A esto le siguió una política de violencia, intimidación y la brutalidad de la guerra urbana, con la que se pretendía influir en la sociedad para que el HDP fracasara en el obstáculo electoral. Aunque las elecciones no cumplieron plenamente sus expectativas, el AKP recuperó la fuerza necesaria para gobernar en solitario.

En ese momento, la ruptura entre el AKP y la comunidad de Gülen, con la que se había aliado en 2002 y había emprendido un camino común, también se agudizaba. De hecho, el intento de golpe de Estado de la comunidad de Gülen del 15 de julio de 2016 pretendía derrocar al gobierno. El gobierno del AKP utilizó este golpe frustrado como una grata palanca para su propia supervivencia. El presidente del AKP, Tayyip Erdoğan, declaró que consideraba este intento de golpe una «misericordia de Dios». El 20 de julio de 2016 se declaró el estado de emergencia. En virtud del mismo, se emitieron numerosos decretos ilegales, iniciando un proceso brutal contra todas las estructuras democráticas, todas las estructuras de la oposición y los medios de comunicación.

Durante el mismo periodo, se inició el nombramiento de administradores obligatorios en los condados y municipios gobernados por el HDP, y se detuvo a los coprotagonistas y a otros cargos electos. El 4 de noviembre de 2016 se produjo una represión a gran escala como parte del genocidio político, durante la cual numerosos diputados del HDP, incluidos los copresidentes del partido Figen Yüksekdağ y Selahattin Demirtaş, fueron detenidos simultáneamente y puestos rápidamente en prisión preventiva. Este juicio representa una ruptura en la historia política de Turquía. Ya que anteriormente se había levantado inconstitucionalmente la inmunidad parlamentaria de los diputados de varios partidos, y posteriormente sólo se detuvo y encarceló a los diputados y a los copresidentes del HDP.

Esta operación de genocidio político no sólo se dirige contra el HDP, que tiene su propio grupo parlamentario. Nos gustaría señalar explícitamente que hay un proceso de liquidación y exterminio muy completo contra el movimiento de mujeres kurdas, la prensa kurda y de la oposición, y las asociaciones kurdas. Durante el toque de queda [en las ciudades kurdas] que duró de 2015 a 2016, se produjeron numerosas violaciones de derechos, se bombardearon las ciudades con artillería pesada y se asesinó a civiles en plena calle. Ni siquiera se permitía enterrar los cadáveres, y se condenaba al hambre y la sed a las personas que resistían durante días en las ciudades, con el fin de coaccionarlas para que se rindieran. Estas amplias violaciones de los derechos y la política de represión se debieron al deseo del AKP de permanecer de algún modo en el poder y asegurar su supervivencia política.

Después del intento de golpe de Estado del 15 de julio de 2016, el AKP cambió sus socios de poder y tomó un nuevo camino a través de la alianza con el MHP y las estructuras de Ergenekon. Decimos claramente que el denominador común de esta alianza es la hostilidad hacia los kurdos. Esta alianza ha llevado a la reanudación de una guerra sucia contra el pueblo kurdo tanto en todo el país como en la región. La actitud del AKP hacia la revolución en Rojava, sus acciones hacia la Administración Autónoma Democrática del Norte y el Este de Siria y su difamación de todas las estructuras político-representativas de Rojava como «terroristas» son sólo algunas de las acciones políticas de esta alianza antikurda en el Kurdistán. La hostilidad y las amenazas contra la población del Kurdistán del Sur durante el tiempo del referéndum allí fue una consecuencia directa de esta mentalidad y comportamiento antikurdo.

Debemos tener en cuenta que los cimientos de la nueva alianza establecida por el AKP se establecieron antes del 15 de julio de 2016, concretamente el 7 de junio de 2015, y que la alianza se desarrolló e intensificó gradualmente a partir del 15 de julio. La postura antikurda muestra claramente que la idea de ocupar todo el Kurdistán es un remanente del Pacto Nacional Misak-ı Milli del Imperio Otomano y su sucesor, la República de Turquía. Por esta razón, Efrîn fue atacada el 20 de enero de 2018; y por la misma razón, se produjeron los ataques de ocupación en Gire Spî y Serêkaniyê. La operación transfronteriza [hacia Irak/Kurdistán del Sur], que comenzó en abril de 2021 y sigue en curso, representa otra aplicación de esta mentalidad. En resumen, esto significa que el AKP, que busca destruir la política democrática y los mecanismos democráticos de representación en casa, quiere destruir los logros del pueblo kurdo fuera de sus fronteras e impedir un posible estatus para los kurdos con una guerra librada en varios frentes.

¿Por qué la prohibición del HDP?

La alianza antikurda recurre a todo tipo de métodos para hacer retroceder al HDP, la mayor estructura organizada y resistente de Turquía: encarcelamientos masivos, presión sistemática sobre los activistas de los grupos provinciales y de distrito del HDP y en las administraciones, impedimento de cualquier acción y actividad política mediante la violencia policial y un embargo mediático masivo contra el partido. Día tras día, el HDP está siendo así criminalizado. Cuando, a pesar de todos estos esfuerzos, el AKP no pudo conseguir el resultado deseado, dio su último gran paso solicitando finalmente la prohibición del partido. El AKP, que hasta ahora se había jactado de haber dificultado las prohibiciones de partidos, demuestra con este retroceso lo impotente y patético que es en realidad.

La capacidad de gobierno de la alianza AKP-MHP está en crisis desde hace mucho tiempo. Sin embargo, esta no es la única crisis: el sistema presidencialista que entró en vigor el 24 de junio de 2018 también ha provocado una gran crisis de régimen. Luego, además, se añadieron la grave crisis económica y la crisis social, por lo que ahora estamos atravesando un periodo de crisis múltiples. El AKP está lejos de superar todas estas crisis, porque cada día que pasa pierde más su conexión con la base y la aprobación de sus votantes.

Ahora, cuando se acercan las elecciones de 2023 y crece la presión para que se celebren elecciones anticipadas, el AKP intenta gestionar su crisis de liderazgo con la ayuda de nuevos movimientos. Un primer paso claro fue la apertura del juicio de Kobanê. Está quedando claro que el AKP quiere conseguir varios resultados al mismo tiempo con este juicio conspirativo: Primero, hay un AKP que no puede digerir la derrota de los bárbaros del IS. En segundo lugar, está clarísimo que este juicio pretende intimidar a los que están hombro con hombro con el HDP y tiene como objetivo aislar al HDP y al pueblo kurdo. Por lo tanto, la alianza AKP-MHP quiere terminar este juicio rápidamente y así crear una base para la prohibición del partido. En particular, la política del pequeño socio de la alianza MHP tiene como objetivo prohibir el HDP. El Fiscal General del Tribunal Supremo preparó la acusación y la presentó al Tribunal Constitucional, que la aceptó el 7 de junio de 2021. La solicitud del HDP de una prórroga para preparar el pliego de descargo fue aceptada; el plazo vence ahora el 7 de noviembre. El departamento jurídico del Partido Democrático de los Pueblos ha preparado su defensa. Se están llevando a cabo otros preparativos para el juicio.

Nos gustaría enfatizar que este no es un juicio legal sino político. El acta de acusación del proceso de prohibición no contiene base legal alguna; leemos en ella sólo una lista de acciones y eventos en los que participaron diputados y miembros del consejo del partido. También nos gustaría señalar que los discursos pronunciados por los diputados en los eventos están siendo criminalizados y que la acusación se construyó sobre esto. Por lo tanto, sin duda alguna, se trata de un juicio político. Además, queremos señalar que este procedimiento es una conspiración que no tiene base en ninguna ley, ni internacional ni nacional.

¿Por qué el AKP-MHP quiere prohibir el HDP? Porque la existencia del HDP es una grave amenaza para el AKP en términos políticos. Esto se debe a que en las elecciones locales del 31 de marzo de 2019, quedó claro que la postura política del HDP tiene un impacto directo en los resultados electorales. Esto significa que si el HDP nombra a su propio candidato en la primera ronda de las elecciones presidenciales y apoya a un candidato conjunto de la oposición en la segunda ronda, la alianza AKP-MHP perderá las elecciones. Por ello, la prohibición del HDP, a la que probablemente seguirá la frustración de sus votantes, y la eliminación del terreno para la política democrática es existencial para el AKP. Para resolver este problema existencial, el HDP debe ser prohibido a toda velocidad antes de unas posibles elecciones anticipadas o, a más tardar, de las oportunas elecciones de 2023, y deben iniciarse las modificaciones de una serie de leyes electorales.

La sociedad en Turquía continúa su lucha por la democracia a pesar de la represión

Desde 2015, la sociedad en Turquía ha superado muchos obstáculos. A pesar de la severa represión y persecución, la resistencia democrática y la lucha de los pueblos han continuado de forma constante. Aunque hubo períodos de calma, nunca hubo una capitulación como quería el AKP. Por el contrario, vimos que se libraron luchas feroces desde abajo y en momentos inesperados la resistencia se extendió por todo el país. Esto es lo que más teme el AKP. Por eso reprime violentamente hasta la más mínima protesta para evitar un nuevo levantamiento social, como Gezi o las revueltas en el Kurdistán.

En realidad, estamos ante un gobierno que ya no tiene ninguna legitimidad social y que no hace más que infligir dolor, pobreza y privaciones a todas las clases sociales. Es un gobierno que no hace más que llenar los bolsillos de un puñado de capitalistas y sus partidarios y saquear todos los recursos del país. Hay millones de personas que se enfadan cada día de nuevo por la existencia de estos gobernantes. Sabemos por experiencia que juegan la carta nacionalista a costa del HDP para escapar de esta ira y rabia y ganar las elecciones. Queremos subrayar que este procedimiento políticamente motivado para prohibir el HDP no está socialmente apoyado ni legitimado.

Y este problema de legitimidad no sólo existe en Turquía, sino también ante la comunidad internacional y las instituciones internacionales. Tanto la UE como Estados Unidos han subrayado que no aprueban la prohibición del HDP y que esto sólo empuja al país más en la dirección antidemocrática. Se podría argumentar que el AKP también está creando nuevos problemas para Turquía, que tiene problemas a nivel internacional desde hace tiempo. Merkel y Trump, que acudieron en ayuda de Erdoğan ante cualquier dificultad, ya no están en el poder. Y es bien sabido que el actual presidente de Estados Unidos, Biden, no acepta sin más las políticas de Erdoğan. Por lo tanto, parece poco probable que una prohibición del HDP por parte del AKP reciba el apoyo de la comunidad internacional y sus instituciones.

El AKP no quiere prohibir y silenciar al HDP porque sea fuerte en sí mismo, sino, por el contrario, porque el AKP está experimentando actualmente la fase de su mayor debilidad. El simple hecho de dar este paso demuestra su debilidad política y el estancamiento en el que se encuentra.

«Hoja de ruta para la justicia, la democracia y la paz»

El HDP se opone a estas políticas represivas, a las detenciones masivas e incluso a los atentados mortales como el asesinato de Deniz Poyraz en el edificio del partido del HDP en İzmir. Así, durante todo el verano, el HDP entabló un diálogo con el pueblo a través de sus copresidentes, los miembros del consejo del partido, los diputados y todos los dirigentes provinciales y de distrito. Se tomó nota de las propuestas y los análisis del pueblo y el resultado de los debates se publicó en la «Hoja de ruta para la justicia, la democracia y la paz» el 27 de septiembre. Este documento de posición interviene en contra de la línea política actualmente vigente. En particular, la agenda se aparta de la retórica de la campaña y se centra en debates a largo plazo y sistémicos. Destaca que los problemas del país no están determinados principalmente por quién está en el poder, sino que el problema fundamental es un sistema no democrático. La declaración también afirma que sólo es posible una solución si hay una asociación democrática sobre una base democrática y se producen debates estructurales en los que participe la sociedad. Como propuesta de solución, se presentó un documento de posición con diversas propuestas y principios importantes, especialmente para la democratización del país, así como para un contrato social que incluya a todos los grupos sociales y una amplia variedad de temas, desde la solución democrática de la cuestión kurda hasta la solución de la cuestión de la mujer.

Así, el HDP muestra claramente que su atención no se centra en la política actual y en su propio beneficio, sino en todos los pueblos de Turquía y que la democratización de Turquía es su principal preocupación. Con este proyecto, el partido ha demostrado una vez más que se diferencia de los demás con sus principios, que ya han sido declarados tantas veces, y con su política de la tercera vía. Una vez más, confiando en su propia fuerza y en el apoyo del pueblo, desafía al fascismo. El HDP ha declarado una vez más que tiene la voluntad de resolver todos los problemas y que es la verdadera fuerza fundadora del futuro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies