Erdogan transforma brigada de vigilancia de un vecindario en una fuerza de voluntarios leales

Un miembro de las fuerzas especiales de la policía turca participa en una redada de drogas en Estambul (Turquía), el 16 de enero de 2018. REUTERS/Osman Orsal – RC152BEC12B0

Fuente: Al-Monitor

Autora: Amberin Zaman

Fecha: 08 de junio 2020

El parlamento turco volverá a debatir esta semana un controvertido proyecto de ley que aumenta los poderes de una fuerza de vigilancia vecinal que los críticos acusan de estar relacionada con los esfuerzos del presidente Recep Tayyip Erdogan para acabar con la disidencia y consolidar el gobierno unipersonal.

Si se aprueba la legislación, una fuerza existente de unos 28.500 vigilantes de barrio tendrá derecho a cachear a los ciudadanos, exigir la identificación, registrar sus coches y usar sus armas y la fuerza si es necesario. La vaguedad de su mandato ampliado, que incluye la “prevención de delitos” y la “prevención de reuniones públicas que se considere que alteran el orden público”, así como la “localización” de personas buscadas por la policía, ha hecho saltar la alarma. El proyecto de ley dice que la aplicación de sus artículos recae directamente en la autoridad del presidente.

Los legisladores de la oposición han tratado de bloquear su aprobación, pero hasta ahora no han logrado nada. El Partido de Justicia y Desarrollo (AKP) de Erdogan y sus aliados de extrema derecha del Partido de Acción Nacionalista tienen 340 escaños entre ellos en la legislatura de 600 miembros, suficiente para aprobar la ley sin obstáculos. Ya se han aprobado unos siete de sus 18 artículos. Los vigilantes, una fuerza anteriormente benigna, han sido desplegados durante décadas pero su número ha ido aumentando en los últimos años.

Cihangir Islam, independiente en el parlamento turco, dijo: “Los vigilantes van a ser una tercera fuerza armada responsable de la seguridad interna junto con la policía y la gendarmería, como en los regímenes cerrados y duros, donde la inteligencia y las fuerzas armadas existen para mantenerse a raya”. El Islam continuó en una entrevista con el sitio de noticias Diken, “La preocupación predominante es que su propósito no es tanto proporcionar seguridad a los ciudadanos como mantenerlos bajo control”.

Otra es que la fuerza se encargará de velar por la moral de la policía. “Quién sabe, tal vez eso es lo que se quiere de ellos”, especuló el Islam.

El Ministro del Interior de Turquía, Suleyman Soylu, dijo en un discurso del 4 de junio que las medidas para dar poder a los vigilantes del vecindario fueron inspiradas por el presidente.

Soylu dijo que Erdogan le había dicho que quería “escuchar el silbido del vigilante cuando estoy en la cama”. Quiero que mis ciudadanos tengan la seguridad de que cuando estén en casa en sus camas lo hagan en paz, sabiendo que alguien los vigila en la calle”.

“Tomamos esto como una orden y comenzamos nuestro trabajo”, recordó Soylu.

En su opinión disidente vista por Al-Monitor, el opositor Partido Democrático del Pueblo (HDP) señaló que los comentarios de Soylu demostraron que “estamos viviendo bajo un régimen donde las palabras de un solo hombre se convierten en ley”.

El HDP catalogó los abusos perpetrados contra los ciudadanos por los vigilantes. Incluyen el secuestro el 28 de marzo de 2018 de una joven de 19 años en la ciudad principalmente kurda de Derik y el apuntar con un arma a un hombre en el distrito Baglar de Diyarbakir el 11 de septiembre de 2019 y “torturarlo en medio de la calle”. El HDP advirtió que la ampliación de su licencia sólo alentaría a la fuerza auxiliar a cometer más abusos.

Murat Somer, profesor de ciencias políticas en la Universidad Koc de Estambul, ve paralelos con los temidos Basij de Irán, la brutal milicia paramilitar voluntaria formada por el Ayatolá Ruhollah Khomeini, que solía sofocar el malestar social y servir como los ojos y los oídos del régimen.

Somer dijo a Al-Monitor en comentarios por correo electrónico, “Desde los Basij de Irán hasta el Colectivo de Venezuela, se sabe que los regímenes autoritarios establecen fuerzas de seguridad fuera de las fuerzas militares y policiales más regulares. Éstas se consideran menos controlables por las fuerzas estatales regulares y más leales a la persona o partido en el poder”. No es creíble que el verdadero objetivo de la ley sea la lucha contra el crimen, como afirma el gobierno; si fuera cierto, tendría más sentido reclutar más policías y requeriría un entrenamiento más largo para los vigilantes [existentes]”.

Turquía, según admite el propio gobierno, ya tiene muchos policías. En los países miembros de la UE hay un policía por cada 314 personas. En 2019, Turquía tenía uno por cada 211, según reveló Soylu en respuesta a una pregunta presentada por un legislador del Partido Popular Republicano de la oposición.

Somer razonó que podría haber un vínculo entre la ley de vigilantes y la disminución de las cifras de las encuestas de Erdogan en medio de una caída económica que se ha agudizado por la pandemia de COVID-19.

Varios encuestadores sugieren que el apoyo a Erdogan y al AKP ha caído a alrededor del 30% desde los máximos de más del 50%. En su encuesta de mayo de 2020, Metropoll dijo que el 54% de los encuestados dijeron que su nivel de vida se había deteriorado en el último año. Alrededor del 44% dijo que creía que la economía empeoraría el año próximo.

Este sombrío panorama ha puesto a Erdogan y a sus aliados al límite.

Somer dijo, “Intrigantes declaraciones recientes en los medios controlados por Erdogan parecen estar dirigidas a intimidar a la oposición con el espectro de vigilantes pro-Erdogan fuertemente armados y violentos. Todo esto hace temer que el titular no permita una rotación pacífica del poder a través de elecciones”.

Una serie de licitaciones públicas anunciadas por la Dirección de Seguridad para el mes de junio y publicadas el 27 de mayo ha hecho poco para disipar tales preocupaciones. La lista incluye 5.000 granadas de mano, 44.000 porras plegables y un millón de balas de goma.

No obstante, Somer sostuvo que “aunque está claro que el gobierno de Erdogan o elementos dentro de él han estado persiguiendo desde hace mucho tiempo la formación de un régimen autoritario a través de esas políticas y otras, puede que no tengan los cuadros necesarios, la visión, si no la ambición, y el poder para lograr este objetivo”. Además, Erdogan “se enfrenta a escisiones y a una creciente disensión dentro de su propio partido, cada vez más en deuda con su socio de coalición más joven [nacionalista de extrema derecha], y se ve desafiado por la disminución del apoyo público, una oposición dividida pero muy dinámica y una tradición bien establecida de soberanía popular ejercida a través de elecciones”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies