La revolución de las mujeres en el siglo XXI: de la solidaridad a la lucha común

Komun Academy – Loez – 13 marzo 2019 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Con motivo del 8 de marzo, Meral Zin Çiçek de REPAK, la Oficina de Relaciones de la Mujer Kurda, respondió a las preguntas sobre las perspectivas del Movimiento de Mujeres Curdas y sus expectativas del movimiento de solidaridad internacional. La entrevista ha sido ligeramente editada para mayor claridad, sin alterar las ideas de la entrevistada.

1) ¿Qué tipo de solidaridad espera el Movimiento de Mujeres Kurdas de las mujeres de todo el mundo?

Las mujeres de todo el mundo están pasando por un momento histórico, porque las condiciones y necesidades actuales les permiten realizar la liberación de la mujer en el siglo XXI. Nuestro líder Abdullah Öcalan dijo en su discurso del 8 de marzo de 1998 que el siglo XIX fue el siglo de los partidos burgueses, el siglo XX fue el siglo de los partidos obreros, y el siglo XXI será el siglo de los partidos que ponen la liberación de la mujer en el centro. Podemos ver que esta realidad se hace cada vez más clara hoy en día. La liberación de la mujer está determinando la liberación de toda la sociedad y de todas las partes de la vida. Las contradicciones entre las mujeres y el sistema gobernante o el sistema capitalista patriarcal están aumentando, y esto lleva a una mayor resistencia a través de la cual las mujeres alzan sus voces contra el sistema.

Se puede ver que éste es el caso también en los centros del mundo capitalista. Por ejemplo, este año en Europa, en muchos países, las mujeres se declararon en huelga. Se trata de un avance muy importante si se compara con la situación de las mujeres europeas hace un par de años. En lugares como los Estados Unidos, a menudo vistos como el centro del capitalismo, millones de mujeres están levantando sus voces contra Trump, diciendo que él no es su representante. Las mujeres negras se organizan sin descanso. Así que es un hecho que la lucha de las mujeres por la igualdad está aumentando en todo el mundo.

Pero el problema principal es que necesitamos convertir este gran potencial en una forma organizada de lucha. Tenemos millones de mujeres en todo el mundo luchando por su liberación contra el patriarcado, el sexismo, el capitalismo, la explotación y la opresión en diversas formas, pero esta resistencia no está muy bien organizada. Diríamos que éste es el principal problema. Necesitamos desarrollar algunos mecanismos comunes, estrategias comunes, objetivos comunes, tácticas comunes, para encontrarnos también durante las acciones. Necesitamos desarrollar un nuevo tipo de cultura política de las mujeres. Y también una nueva comprensión de la hermandad. Para ello, podemos utilizar el concepto de solidaridad.

También pensamos que es necesario desarrollar más la noción de solidaridad y definir lo que queremos decir con ella. A menudo se entiende en el contexto de la lucha de clases, en un estilo muy marxista-leninista, como en la solidaridad obrera internacional, o por ejemplo como la unidad de los proletarios del mundo, como la hermandad basada en la clase. Esta comprensión de la solidaridad se refería a la lucha común. Pero en la práctica no ha sido así. Una de las partes suele creer que se encuentra en una mejor posición y tiene la oportunidad de mostrar solidaridad con otras personas en situaciones menos buenas. Esto está creando una especie de jerarquía, reproduciendo ciertas relaciones de poder. Creemos que en el mundo de hoy ninguna mujer puede darse el lujo de decir: «Estoy en mejor situación que otras». Todas estamos siendo atacadas por el sistema patriarcal porque este sistema está en crisis y trata de escapar de él aumentando o concentrando sus ataques en las mujeres. En Kurdistán, nos enfrentamos a las formas más brutales, las expresiones más crueles del patriarcado, ya sea el fascismo estatal turco o el ISIS. Tenemos que luchar juntas, tenemos que unir nuestras fuerzas para poder superar al sistema. Por lo tanto, creemos que es necesario repensar el concepto de solidaridad e internacionalismo, especialmente cuando se trata de mujeres. Tenemos que acercarnos a la noción de lucha común para defendernos unas a otras y no sólo mostrarnos solidarias unas con otras.

2) Las mujeres lideran la revolución en Rojava. Casi 7 años después de su inicio, ¿qué ha aprendido el movimiento de mujeres de su experiencia en Rojava?

Hemos aprendido muchas cosas. Sigue siendo un proceso continuo y no está exento de problemas. No podemos mirarlo con gafas de color rosa. Cuando hablamos del papel dirigente de la mujer en la revolución, no significa que sólo aumentemos el número de mujeres. No es una cuestión de cantidad, lo que importa es la calidad. Se trata de transformar los roles y las misiones. Tal vez las mujeres de la Rojava no están liderando en términos de número. Pero si se observa la calidad de su compromiso, están involucradas en un proceso de dirección porque le están dando al proceso revolucionario una característica femenina. Las mujeres están en el centro de todos los avances. Participan y están representadas de manera equitativa en todos los procesos de toma de decisiones.

Pero esto no lo hacen sólo los esfuerzos individuales. Se trata realmente de representar la voluntad colectiva organizada del movimiento de mujeres. Creo que se trata de una cuestión muy importante. No se es fuerte como individuo aislado. Incluso si, como persona, tengo poder, esto se debe a que formo parte de una fuerza autónoma organizada. Creo que ésa es la principal lección de la revolución de Rojava para nuestras hermanas del resto del mundo. No puede haber liberación individual. Debe ser siempre un proceso colectivo y debe haber una dialéctica entre la liberación individual y la social. Creo que la revolución de la Rojava está mostrando esto al mundo entero.

Esas mujeres, que participan en las estructuras mixtas de gobierno, defensa personal, educación y todas las demás partes de la vida, son al mismo tiempo miembros naturales del movimiento de mujeres y también han sido elegidas por el movimiento de mujeres. Significa que el movimiento de mujeres está decidiendo respecto a todas las mujeres que serán candidatas a las elecciones, o que participan en estructuras mixtas. Por un lado, las mujeres se organizan de forma autónoma y, por otro, participan por igual en todos los desarrollos y estructuras generales. Esto requiere un nivel muy profundo de concienciación de las mujeres, de conciencia de género. Y esto no se ha hecho realidad en un día. Ha sido un proceso muy largo, que todavía está en curso.

Siempre hay una reflexión muy fuerte entre los desarrollos prácticos, las experiencias prácticas y la teoría. Se está reflejando lo que sucede en la práctica y tratando de desarrollar algunas tesis ideológicas a partir de ello. Y luego se desarrolla más la ideología e implementamos soluciones prácticas. Hay líneas paralelas entre la teoría y la práctica todo el tiempo. Al desarrollar esta idea, siempre estamos sacando nuevas lecciones de Rojava.

No es que durante 40 años, en secreto, el movimiento estuviera educando o empoderando a las mujeres, esperando este momento revolucionario y luego, cuando llegó el momento, sacara a todas las mujeres, diciéndoles que fueran a desempeñar su papel. Así no es como funciona. Esta gente no es perfecta, no son militantes perfectos, revolucionarios. Están aprendiendo a través de la práctica, y también reflexionan todo el tiempo.

Por lo tanto, es importante que otras personas sepan que nos enfrentamos a muchos problemas. Crear una sociedad comunalista en sí misma, especialmente en Oriente Medio y especialmente en la sociedad kurda, que es una sociedad oprimida y esclavizada que no ha tomado decisiones por sí misma durante mucho tiempo…. salir de una sociedad así para crear un sistema comunalista es un trabajo muy duro. Pero lo importante no son los problemas en sí, porque durante una revolución pueden surgir todo tipo de problemas. Lo importante es cómo los manejas. ¿Cuáles son sus soluciones, cómo es su actitud hacia estos problemas? ¿Realmente estás resolviendo el problema, o lo estás profundizando? Creo que todo el proceso político de Rojava, a pesar de sus dificultades, está avanzando, porque también está desarrollando su comprensión para encontrar soluciones a los problemas. De eso se trata también la revolución: de encontrar soluciones a los problemas de la sociedad.

3) Sobre Rojava…. para el movimiento de mujeres, ¿cuáles serían las líneas rojas durante las negociaciones con el régimen u otros poderes?

El objetivo de estas negociaciones sería, por un lado, crear un estatuto para el pueblo kurdo y, por otro, crear un sistema democrático para toda Siria, porque la cuestión realmente no es desarrollar un estatuto sólo para los kurdos. Lo podemos ver aquí ahora [en Kurdistán del Sur]. Después de 2003, crearon un estatuto reconocido internacionalmente para la región kurda, pero sin crear paralelamente un sistema democrático para todo Irak. Así que todavía existen relaciones muy problemáticas entre los kurdos y Bagdad. No se pueden crear soluciones en forma de islas. Nuestra fórmula es «Rojava libre, Siria democrática». Y eso es lo mismo para todas las partes del Kurdistán. Debe ser un proceso. Sin ello no podríamos proteger ninguna de nuestras ganancias. Esto es lo que vimos aquí en el Kurdistán iraquí después del referéndum. Tenemos que aprender de estas experiencias.

Para Siria, la cuestión no es conseguir la aprobación de Damasco, diciendo «Está bien, puedes tener tu propio gobierno allí», no se trata simplemente de crear una autonomía para los kurdos. Tenemos que utilizar este proceso, estas negociaciones, para la democratización de todo el Estado, para crear una Siria democrática, donde todas las personas que viven dentro de estas fronteras puedan vivir juntas y gobernarse a sí mismas, para que las existencias autónomas se reúnan bajo un mismo paraguas, que podría ser algo así como una entidad más grande que proteja estas diferentes identidades. De este modo, se avanza hacia la búsqueda de una solución.
¿Cuáles serían las líneas rojas? La voluntad del pueblo, por ejemplo. No hay vuelta posible ahora. ¿Cómo podrían las personas que viven en el norte de Siria, que ahora se gobiernan a sí mismas, aceptar el retorno al statu quo de antes de 2012? Esto parece imposible no sólo para los kurdos, sino también para todas las demás comunidades que viven en esa región. Así que yo diría que la línea roja es realmente la autonomía. La autonomía es el gobierno del pueblo, es la forma organizada o expresión de la voluntad del pueblo. No puedo hablar en nombre de todas las personas, pero, teóricamente, podría haber coexistencia si hubiera formas de discutir, encontrar y crear soluciones. Lo importante es que el pueblo pueda gobernarse a sí mismo dentro de un sistema democrático. Eso sería un modelo para toda la región, porque brindaría la oportunidad de superar el nacionalismo y el sectarismo.

4) ¿Cuáles son sus perspectivas para el movimiento de mujeres?

Nuestra perspectiva es primero fortalecer nuestra organización autónoma para poder desempeñar nuestro papel en la revolución. Lo que tenemos es algo así como una revolución dentro de la revolución. Cuando dije que la revolución de las mujeres estaba determinando la liberación de toda la sociedad, lo mismo se aplica a las relaciones entre el movimiento de mujeres y el movimiento general. Si el movimiento de mujeres es fuerte, el movimiento general también lo es. Si es débil, entonces toda la revolución será débil. Así son las cosas. Por eso, para nosotras es muy importante como movimiento de mujeres fortalecernos ideológica, práctica, políticamente… para profundizar en el nivel de organización autónoma, conocimiento y conciencia, para poder jugar nuestro papel histórico dentro de nuestro movimiento de liberación nacional y también universalmente. Pensamos que tenemos algún tipo de deber histórico hacia nuestras hermanas en el mundo, que tenemos responsabilidades hacia ellas. Que también tenemos un papel único que desempeñar en algunos aspectos. Tenemos que estar a la altura de estas responsabilidades. No tratamos al Kurdistán como una isla, diciendo que no nos importa lo que ocurre a nuestro alrededor. Tenemos que cumplir nuestro papel en Oriente Medio y, al hacerlo, para las mujeres del mundo.

Ahora, para las cuatro partes del Kurdistán, es importante fortalecer el papel dirigente y la participación de las mujeres en la revolución, no sólo en Rojava, sino también en el Kurdistán del Norte en la lucha contra el fascismo. Una de las principales características del fascismo es que es enemigo de las mujeres. Si observamos lo que ocurrió en los años treinta en España, Alemania e Italia, tenemos ejemplos muy concretos de cómo lo primero que hizo el fascismo fue obligar a las mujeres a volver a sus roles tradicionales. Trataron a las mujeres como máquinas de parir para hacer nuevos soldados fascistas para el régimen. La misoginia se encuentra en la naturaleza misma del fascismo. Por eso, en Turquía y en el Kurdistán del Norte la fuerza más importante y más dinámica es el movimiento de mujeres. No es sólo el movimiento de mujeres kurdas. El movimiento feminista turco también es muy fuerte. Pero ahora es importante que nos unamos, que formemos un frente de mujeres para poder derrotar al régimen fascista, que es realmente anti-mujeres.

En Kurdistán del Sur (Irak), estamos atravesando una profunda crisis. Es muy importante fortalecer a las mujeres aquí porque si uno mira las raíces de la crisis en sí misma, ve que fue creada por hombres. Lamentablemente, aquí no tenemos una fuerte representación de las mujeres en la política. Por ejemplo, la semana pasada hubo muchas conversaciones políticas para formar el gobierno. Pero no verías a una sola mujer en la mesa. Sólo eran hombres. El estilo de la política en el Kurdistán del Sur es muy masculino y no encuentra ninguna solución a los problemas. De hecho, este modo de hacer política los está profundizando aún más. Creemos que aquí el cambio sólo es posible mediante el desarrollo de una cultura democrática de la política. No creemos que los hombres puedan hacerlo. Sólo pueden hacerlo las mujeres, sólo los excluidos, los marginados.

Los problemas profundamente arraigados a los que nos enfrentamos aquí también están presentes en general en Irak, que es un Estado que no es natural, que no refleja las realidades culturales, étnicas o religiosas de la región y que, por lo tanto, siempre produce nuevas crisis, conflictos y contradicciones entre sectas, religiones y etnias. Y si hay mucha crisis, entonces es muy fácil para las fuerzas externas gobernar, controlar toda la región, porque es un infierno. Por lo tanto, para poder superar esta situación, que se repite desde hace ya un siglo, es muy importante establecer y fortalecer la posición de liderazgo de las mujeres. Ésta es la principal necesidad aquí. Yo diría lo mismo de Irán y Kurdistán oriental, porque allí también hay un proceso muy histórico. Hay muchas oportunidades. La última vez que las mujeres de Irán pudieron celebrar el 8 de marzo fue hace 40 años, en 1979. Muchas mujeres están en prisión y se enfrentan hoy a la pena de muerte. Es una situación muy peligrosa. Sin embargo, seguimos viendo que cada vez más mujeres levantan la voz, protestan y expresan que no aceptan este sistema. Esto da esperanza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies