¿Alcanzarán los kurdos sirios un acuerdo con Moscú?

  • Fuente: Middle East Institute
  • Autor: Fuad Shahbazov
  • Fecha: 1 febrero 2019
  • Traducido por Rojava Azadi Madrid

El anuncio del presidente Donald Trump a finales de 2018 de que retiraría las tropas estadounidenses de Siria fue una sorpresa para todas las partes involucradas, lo que despertó especial preocupación entre los aliados kurdo-sirios de Estados Unidos. La medida siguió a la declaración del presidente Trump de victoria sobre ISIS después de una campaña militar de cuatro años luchando junto a las fuerzas kurdo-sirias. Esta decisión repentina e inesperada ha sido ampliamente criticada no sólo por los aliados sino también desde dentro de la Casa Blanca, y muchos analistas argumentan que la retirada de Estados Unidos expondrá a los kurdo-sirios a un ataque de Turquía.
La noticia tomó desprevenidos al Pentágono y a los aliados sirios locales y finalmente llevó a la renuncia de varios altos funcionarios estadounidenses, entre ellos Jim Mattis, el secretario de Defensa, y Brett McGurk, el enviado especial del presidente en la coalición para derrotar a ISIS. Según la carta de renuncia de McGurk, el retiro inmediato de las tropas estadounidenses sería peligroso y conduciría a un riesgo de resurgimiento de ISIS en Siria.
En medio de la turbulencia política en curso, también hay confusión sobre lo que ocurrirá con los aliados kurdos de Estados Unidos. Por lo tanto, no es de extrañar que los funcionarios de las Unidades de Protección del Pueblo Kurdo (YPG) y del Partido de la Unión Democrática (PYD) hayan iniciado conversaciones informales con el gobierno de Damasco, así como conversaciones oficiales con Moscú, con vistas a mantener su posición en el noreste de Siria y evitar una posible incursión del ejército turco. Por ahora, mientras los kurdos consideran lo que vendrá después de la retirada de Estados Unidos, Turquía representa la amenaza más grande e inmediata.
A la luz del creciente vacío de seguridad y las crecientes amenazas, Sipan Hemo, un alto comandante de las YPG, visitó recientemente Damasco y Moscú para discutir una nueva hoja de ruta. Según la propuesta, los grupos militantes kurdos están dispuestos a ceder el control de la parte oriental de la frontera turco-siria a las tropas gubernamentales; las mismas tropas que anteriormente habían entregado este mismo territorio en 2012 tras los disturbios masivos de los grupos militantes kurdos locales.
Es poco probable que los funcionarios del YPG/PYD retiren sus fuerzas de las provincias de al-Hasaka, Raqqa y Manbij por completo y den el control total al gobierno sirio del presidente Bashar al-Assad. En cambio, es probable que busquen garantías rusas de que las fuerzas del régimen se abstendrán de lanzar un ataque contra ellos en los territorios del norte. Como parte de un acuerdo más amplio con Damasco y Moscú, los combatientes kurdos de las YPG y de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) -el principal socio de Washington en Siria- también se integrarían parcialmente en las fuerzas gubernamentales de Siria.
Si bien la llamada para el retorno de las tropas del gobierno a las zonas fronterizas subraya la gravedad de la crisis en el frente kurdo, los comandantes estadounidenses han recomendado que el Pentágono permita que los combatientes kurdo-sirios conserven casi todas las armas suministradas por Estados Unidos, lo que podría ser útil contra Turquía. Hablando en forma anónima, tres funcionarios dijeron que las recomendaciones habían sido incluidas en un borrador del plan por el ejército de Estados Unidos. Sin embargo, no está claro si el Pentágono ha transmitido este consejo a la Casa Blanca. En cualquier caso, las armas que dejarían las fuerzas estadounidenses después de su retirada no serían suficientes para cambiar fundamentalmente el equilibrio de poder contra las fuerzas del gobierno sirio o el ejército turco.
Está claro que las aspiraciones de los kurdo-sirios de un Kurdistán independiente en el norte de Siria se han derrumbado. En su lugar, el PYD se ha centrado en obtener importantes concesiones del régimen, como los derechos de ciudadanía de los kurdos y una autonomía considerable con un parlamento respaldado por Rusia. Como gesto a Rusia, alrededor de 400 combatientes de las YPG dejaron su fortaleza en Manbij a principios de enero, permitiendo al gobierno sirio desplegar tropas en la ciudad. El apoyo militar y político de Estados Unidos al PYD otorgó legitimidad internacional al grupo, obligando a Damasco y Moscú a negociar con ellos en lugar de lanzar operaciones militares, como hicieron con otras zonas controladas por la oposición en 2018.

Parece que los kurdos prefieren a Rusia como nuevo garante de la estabilidad en el norte de Siria, viendo a Moscú como el único actor regional capaz de resistir la presión turca. Presumiblemente, Rusia sólo lo hará con la condición de que los combatientes kurdos se desarmen y la frontera turco-siria se desmilitarice para evitar que las relaciones con Ankara empeoren. Al mismo tiempo, la falta de una visión clara de los EE.UU. en relación con el futuro de Siria, así como la voluntad de la administración Trump de abandonar a sus aliados -kurdos y turcos- está empujando gradualmente a los kurdo-sirios a los brazos de Rusia.
La participación rusa en los asuntos kurdos en Siria podría anticiparse a Turquía el tiempo suficiente para permitir que el PYD y otros grupos kurdos concluyan sus negociaciones con Damasco sobre la normalización de las relaciones bilaterales. A pesar de ello, Moscú comprende perfectamente las preocupaciones de Turquía en materia de seguridad en relación con las actividades de diversos grupos kurdos en las zonas fronterizas y ha tratado de convencerla de que estos problemas podrían resolverse devolviendo los territorios al control del régimen.
La actual situación geopolítica y las cambiantes dinámicas de poder en Siria limitan explícitamente el margen de maniobra del PYD, a pesar de que Moscú y Washington han prometido protegerlos de las amenazas. Los kurdo-sirios deben ahora evaluar el nuevo entorno y los retos a los que pueden enfrentarse en un futuro próximo, en el contexto de un cambio en el equilibrio de poder a favor del régimen de Assad. A la luz de las numerosas amenazas y las nuevas alianzas que se avecinan, el PYD considera que el régimen de Assad es la menos mala de sus opciones de cara al futuro. De hecho, esta parece ser la única opción para los kurdos, teniendo en cuenta que sus esfuerzos por establecer un cuasi-estado en el norte de Siria se han enfrentado a la oposición y la condena de Rusia, tal y como ha expresado el General Valery Gerasimov, el jefe de Estado Mayor ruso.
Por lo tanto, Rusia parece ser el principal ganador en la actual situación geopolítica, ya que la retirada de Estados Unidos de Siria significa que los otros miembros de la coalición -es decir, el Reino Unido y Francia- están en posición de contrarrestar tanto a las fuerzas ISIS como a las fuerzas pro-Assad al mismo tiempo. Esto ha empujado al gobierno de las YPG a buscar la protección de Moscú como única potencia real capaz de influir en la situación de Siria y garante de la estabilidad frente a su diálogo con el gobierno de Damasco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies