La organización social más allá de las estructuras de poder como alternativa al sistema estatal capitalista

ANF Images

www.kurdistan-report.de – Songül Karabulut – 3 marzo 2020

El año 2019 estuvo marcado por guerras y resistencia, y ya está claro que 2020 será aún más agitado.

Solo tres días después de la víspera de Año Nuevo, el comandante de la Guardia Revolucionaria iraní Qasem Soleimani fue asesinado por los Estados Unidos en Bagdad, y a mediados de enero Trump publicó su “Plan de paz del siglo” para el conflicto de Oriente Medio. Mientras, Turquía siguió ocupando más territorios en el noreste de Siria y actualmente lucha por Idlib, Erdogan tenía el mandato del parlamento turco para una operación militar turca en Libia, aprobada por el parlamento turco el 2 de enero, y envió combatientes para intervenir en Libia.

Las conferencias sobre Libia tienen lugar una tras otra en Estambul entre Putin y Erdogan, luego en Berlín con Merkel, luego en Ginebra bajo la dirección de las Naciones Unidas, todo sin ningún éxito notable. El régimen sirio expande su poder por el país y actualmente está tomando medidas contra las milicias armadas en Idlib, a pesar de la resistencia y las críticas. Esto lleva a enfrentamientos militares entre Turquía y el régimen sirio. ¿Finalmente están cambiando las tornas para Turquía en Siria?

Cambiando el orden mundial

Sin duda, los acontecimientos no se limitan a los de Oriente Medio; un torbellino también está arrasando el mundo. En los países de América Latina están aumentando las protestas contra la violencia policial, la desigualdad social, el liderazgo autocrático y la manipulación y la corrupción. La UE está cambiando debido a la salida de Gran Bretaña y los estados de la UE están luchando tanto con las crisis económicas como con el fortalecimiento de los partidos de derecha. Las protestas climáticas y los levantamientos de mujeres decoran las calles. Los EE.UU. le declaran la guerra a China económicamente bloqueando su propia puerta a la competencia. Además de los acontecimientos políticos, los acontecimientos naturales y las enfermedades como los incendios forestales en Australia o el coronavirus dominan la agenda.

Es apenas posible captar los acontecimientos sobre la base de los acontecimientos políticos cotidianos si no se tiene en cuenta la fuerza motriz estratégica que está detrás de todos estos cambios.

Antes de examinar los acontecimientos actuales y tratar de ponerlos en contexto, podría ser útil recordar algunos puntos clave:

Se trata de una crisis sistémica y del intento del sistema capitalista de utilizar medios militares, políticos, económicos y psicológicos para construir un nuevo sistema político en sus intereses. Incluso si el Nuevo Orden Mundial se cimienta con la reorganización del Medio Oriente, no es de ninguna manera sólo un conflicto regional. La transformación del orden mundial, liderada por el poder hegemónico del capitalismo, los EE.UU., en forma de una nueva guerra mundial, la Tercera Guerra Mundial, se está llevando a cabo actualmente con total violencia y destrucción en la región. Este proyecto está encontrando resistencia. Los Estados nacionales regionales, por ejemplo, con sus regímenes, que llegaron al poder en el siglo XX con el apoyo de Occidente y se mantuvieron allí, y que ahora defienden el statu quo, están resistiendo porque ahora están siendo despojados uno a uno. Estos regímenes regionales han cumplido con su deber a los ojos del capitalismo y son ahora un obstáculo a superar.

Luego está la población y los grupos sociales, las masas que han sido privadas de aliento, tanto bajo el capitalismo como bajo sus gobiernos, son oprimidas y explotadas, que ahora defienden sus intereses y derechos y llenan las calles.

Urgencia por la acumulación de energía

El hecho de que se trata de un cambio sistémico no sólo se nota por los regímenes desposeídos, sino también porque todas las instituciones, organizaciones y “valores” internacionales, así como las prácticas políticas y diplomáticas, están cambiando y perdiendo su significado original. Desde la guerra de Kosovo en 1999, la ONU ha tenido un serio problema de identidad; es mucho más apariencia que realidad. La OTAN, que en realidad perdió su base de existencia con la desintegración de la URSS, tampoco se puede definir claramente. No es coincidencia que Macron los declarara con muerte cerebral. La UE también se encuentra en un proceso de transformación, especialmente después de la salida de Gran Bretaña. ¿Quién sigue hablando hoy en día de la ley marcial o de la ley internacional? Todas estas eran instituciones y “valores” del siglo XX. Estos cambios también afectarán a las fronteras existentes y traerán consigo la aparición de nuevas estructuras, instituciones y costumbres.

La modernidad capitalista, con sus 5000 años de historia de poder, cambió y tomó nuevas formas económicas y políticas sin cambiar realmente su carácter fundamental. Cuando la forma de “liderazgo” llegó a sus límites, se hicieron restauraciones para extender su vida útil. Lo que permanece inalterado es el impulso de acumular poder, lo que a su vez significa explotación y opresión. Cada vez que llega a sus límites – como lo ha hecho de nuevo durante varias décadas – intenta desprenderse de su caparazón reorganizándose, como una serpiente que se desprende de su piel. La apertura de nuevos territorios, materias primas, reservas de mano de obra, innovaciones técnicas, todo ello sirve para asegurar la compulsión de acumular. Esto a su vez significa más explotación, más opresión, más crisis y caos, guerra, pobreza, huida, destrucción del medio ambiente. Esta situación es comparable al efecto de la bola de nieve – se hace más grande y más impredecible al rodar en la nieve. La presión sobre las personas y el medio ambiente se está volviendo cada vez más insoportable y más fuerte. Estamos en esta fase en la que la modernidad capitalista intenta reorganizar el mundo según sus propios intereses.

La organización social más allá de las estructuras de poder

Contra el sistema de la modernidad capitalista sólo hay un verdadero oponente y una verdadera alternativa. Y eso es organización social más allá de las estructuras de poder, con su propia ética no escrita, con sus propias estructuras organizativas, con sus propios valores, colectividad y solidaridad. El núcleo de esta socialidad está representado principalmente por el grupo de mujeres. La modernidad capitalista se construyó sobre la base de la subyugación del género femenino y desde entonces ha sido estructuralmente patriarcal. Las mujeres son las más marginadas y explotadas por este sistema de poder. Luego están los grupos étnicos que están privados de derechos y oprimidos como resultado de este sistema de poder, pero que no lo toleran, como el pueblo kurdo o el palestino. Cualquier fuerza organizada que desafía al sistema es un oponente estratégico de la modernidad capitalista. En este contexto, podemos decir que el oponente estratégico de la modernidad capitalista es la sociedad ético-política, en particular las mujeres. La socialidad sigue siendo fuerte en el Medio Oriente, desafiando las influencias del capitalismo con su ideología liberal. En este contexto, no es una coincidencia que la Tercera Guerra Mundial haya comenzado en el Medio Oriente. La socialidad de Oriente Medio es uno de los principales objetivos de esta guerra. Un Nuevo Orden Mundial basado en la conquista total de la región por el capitalismo sólo puede tener lugar cuando la socialidad ha sido aplastada y la región, con su gente e ideales, así como los recursos materiales, está disponible para la explotación. Es una guerra de la civilización material de Occidente contra la civilización moral de Oriente. El AKP tiene el papel del caballo de Troya aquí. Más sobre esto en un momento. En este contexto podemos decir que la actual Tercera Guerra Mundial se desarrolla estratégicamente entre la modernidad capitalista y la modernidad democrática (las sociedades ético-políticas).

En esta guerra también hay una lucha por la hegemonía, que a su vez puede ser vista como una lucha de poder entre las fuerzas de la modernidad capitalista. Los EE.UU. tratan de afirmarse como una potencia hegemónica, mientras que otras potencias quieren extender su influencia y poder y competir con los EE.UU. Rusia y China deben ser mencionadas aquí. Los estados regionales también están luchando por la hegemonía regional, como Turquía o Irán. Mientras que todos los estados de la modernidad capitalista defienden el sistema contra el oponente estratégico, la modernidad democrática, luchan entre sí en la cuestión del poder y la influencia. Por lo tanto, es evidente que los estados están luchando entre sí e interactuando entre sí.

Los Estados tienen que actuar militarmente, políticamente, económicamente a nivel mundial, así como mantener a su propia población bajo control en la política interna.

Los Estados tratan de controlar las reacciones de su propia población, que se ve afectada militar, política, económica y psicológicamente por la crisis. Algunos lo intentan con una dirección dictatorial-fascista y con violencia y autoridad, otros con veneno ideológico como el nacionalismo, el sexismo o el fanatismo religioso, y aún más popular y extendido como en Europa y América Latina es la aparición de partidos populistas-fascistas de derecha para hacer que la población defienda el viejo sistema (la “elección entre la peste y el cólera”) en lugar de apartarse completamente del sistema y buscar alternativas.

Una breve cronología de la Tercera Guerra Mundial

Un primer signo de la Tercera Guerra Mundial después del colapso del socialismo real fue la Guerra del Golfo en 1990. Después de la intervención militar de Saddam Hussein en Kuwait, los EE.UU. comenzaron a hacer preparativos con la intervención militar. La influencia de Saddam se limitó a Bagdad y se sentaron las bases para la división tripartita de Irak. El proceso de paz de Oslo en 1993 debilitó la resistencia palestina. Y finalmente, con el apoyo de Tansu Çiller [Primer Ministro turco 1993-1996], se inició la guerra total contra el movimiento de liberación kurdo PKK con el objetivo de cortarlo de raíz e impedir que se expandiera hacia el Kurdistán del Sur (Norte de Iraq). Saddam podría haber sido fácilmente despojado de su poder en 1990, pero las condiciones no estaban aún maduras, así que se esperó hasta entonces. Sin estas precauciones, la destitución de Saddam en 1990 podría haber dado lugar a que el vacío de poder se llenara mediante la lucha activa contra los pueblos. Al mismo tiempo que se hacían preparativos para una intervención activa en el Oriente Medio, también se intentaba integrar en el sistema a los Balcanes, el Cáucaso, África, Asia y América Latina, que se oponían al capitalismo mundial sobre la base del socialismo real.

La segunda fase comenzó con los ataques del 11 de septiembre de 2001, que se utilizaron para emprender acciones militares contra el Afganistán (talibanes) y el Iraq (Saddam Hussein). El poder de acción del PKK se vio bastante minimizado por la conspiración internacional en 1998 y más tarde por los intentos de división en 2003, por lo que se consideró “inofensivo” cuando se desintegró el Iraq. En su lugar, se fundó virtualmente un “estado kurdo” en el norte de Irak con kurdos que cumplían con el sistema.

La tercera fase comenzó en 2010 con la llamada Primavera Árabe. Túnez, Egipto, Yemen, Libia y, más recientemente, Siria: los levantamientos populares se utilizaron para controlar los países en guerra civil con el fin de configurar el cambio según sus propios intereses.

Como cuarta fase podemos nombrar el período posterior a la liberación de Raqqa, es decir, después de la victoria sobre Daesch (el “Estado Islámico”, IS). Los EE.UU. trataron de reclamar los logros de la lucha contra la IS para sí mismo y se dirigió a nuevos oponentes. Estos son ahora, sin duda, Irán y los kurdos que actúan según los paradigmas de Abdullah Ocalan. Echemos un breve vistazo a los puntos clave de lo que ocurrió después de Raqqa: Kerkûk, ocupación de Efrîn, Serê Kaniyê, Girê Spî, ataques a al-Hashd ash-Shabi, embargo de 2018 contra Irán, acontecimientos similares a una guerra civil en Iraq e Irán, recompensa de EE.UU. a tres líderes de alto rango del PKK.

Los EE.UU. quieren evitar que el PKK utilice la guerra entre los EE.UU. e Irán para extender su influencia y fortalecerla como lo hizo cuando atacó a Irak. Por lo tanto, se espera un aumento de los ataques.

Ésta es también la razón por la que se apoya a Turquía a pesar de las diferencias. Será apoyado mientras se necesite un club contra los kurdos.

Guerra por el poder en Siria e Irak

Después de estas constantes básicas y de los breves antecedentes históricos, pasamos ahora a los acontecimientos políticos e intentamos clasificarlos.

Después de los ataques del 11 de septiembre de 2001, el entonces presidente de los EE.UU. Bush declaró a Irán como parte del “Eje del Mal”. En 2017, Trump subrayó esto una vez más y en 2018 reforzó las sanciones. Irán ha ampliado considerablemente su influencia en Iraq y Siria. Las fuerzas Hash-ash Shaabi que ha creado son activas y efectivas. Por lo tanto, la guerra entre los EE.UU. e Irán se ha estado llevando a cabo durante algún tiempo en forma de una guerra de poder en Siria e Irak.

Esto cambió cuando el 3 de enero, por orden de Trump, el comandante de la Guardia Revolucionaria Iraní, Qasem Soleimani, fue asesinado por un misil estadounidense en el aeropuerto de Bagdad. Soleimani había coordinado las operaciones exteriores iraníes en la región. Irán pudo expandir su influencia en Siria e Irak. Anteriormente, la guerra entre los EE.UU. e Irán se había observado concretamente en Irak. Mientras aumentaba la presión para persuadir al gobierno iraní de que dimitiera, Irán utilizó las fuerzas chiítas en el país contra los EE.UU. y exigió su retirada. Durante meses, continuaron los levantamientos masivos en Bagdad y otras áreas (principalmente ciudades chiítas) y los ataques a la embajada de EE.UU. en Bagdad [véase la entrevista con Sait Ervan en el último número]. Incluso si la esperada escalada militar entre los EE.UU. e Irán no se produjo después del ataque a Soleimani, esto no significa en modo alguno que el conflicto se haya resuelto. El fusible está encendido. En vista de las declaraciones hechas por ambos lados, podemos decir que ambos quieren evitar una guerra directa. Irán reaccionó al asesinato con amenazas de represalias, no con el desencadenamiento de una guerra abierta. Parece que EE.UU. tratará de romper la influencia de Irán en la región, para contenerla de modo que ya no represente una amenaza para Israel. Con este telón de fondo, cambiarán sus actividades más de Siria a Irak. El Irán debe limitarse a su país principal y ser persuadido para que haga concesiones. En este contexto, es de esperar que ambos lados realicen actividades militares en la región, fuera de Irán y de los Estados Unidos. Además, los EE.UU. actuarán económica y psicológicamente contra Irán.

Aunque este ataque ha perjudicado a Irán en el exterior, ha sido más beneficioso para Irán en el interior. El resentimiento existente y activo de la población contra el régimen podría ser silenciado con “retórica enemiga y nacionalismo” mediante el ataque de los Estados Unidos. Pero durante mucho tiempo Irán no puede ignorar las demandas legítimas de la población. Podría escapar a la intervención exterior si se ocupa seriamente de los problemas, si desarrolla soluciones sostenibles que involucren a los diversos grupos étnicos y religiosos y a las mujeres. Pero como con todos los demás gobernantes, esta opción es poco probable. O bien el país se integrará en el sistema del Nuevo Orden Mundial con una violencia limitada y una presión económica y política a través de concesiones, o bien se enfrentará también a una guerra directa.

Hasta ahora, Irán ha sido capaz de mantenerse con éxito fuera de los focos de atención mediante la participación en enfrentamientos fuera del país. Esta es también la razón por la que vuelve a actuar en Idlib y se ha ofrecido como mediador entre Turquía y el régimen sirio en la cuestión de Idlib. El Irán no tiene interés en que se resuelvan esos conflictos.

Irán y Turquía compiten por la hegemonía regional. Mientras que Irán basa su poder en la presencia chiíta, Turquía confía en la presencia suní. A pesar de las profundas diferencias históricas, ambos han demostrado a menudo que pueden ignorarlos cuando se trata de luchar contra los kurdos.

Los acontecimientos en Iraq seguirán la política iraní. Las protestas continúan y no parece haber una solución a la vista. Debido al ataque de los EE.UU., las fuerzas chiítas en Irak se han agitado y las fuerzas políticas sur kurdas no quieren enfrentarse a los EE.UU. ni a Irán. Tienen miedo de enfrentarse a la elección. Por lo tanto, apuestan por una política equilibrada. Pero que Irán haya elegido las bases estadounidenses en Hewlêr para sus represalias muestra que no será fácil. Además, los rumores dicen que el Partido Democrático del Kurdistán PDK estuvo involucrado en la muerte de Soleimani; esta incertidumbre puede provocar nuevas crisis.

Tampoco es improbable que Turquía inicie una aventura de ocupación militar en el Kurdistán del Sur en el curso de su política hegemónica neo-otomana. Contrariamente a las declaraciones contrarias de Nêçîrvan Barzanî (el presidente de la Región Autónoma), que legitimó la guerra de ocupación de Turquía en Rojava con la misma argumentación que la propia Turquía, la población ha percibido el peligro que emana de Turquía como dirigido contra todos los kurdos. Muchas personas dijeron que Turquía se volvería a Irak y ocuparía su territorio después de un éxito en Siria. La desconfianza de la población es cada vez más visible en forma de protestas y campañas contra Turquía. Así, por primera vez en el Kurdistán del Sur, se llevó a cabo un boicot muy efectivo contra las mercancías turcas. Además del daño económico para Turquía, tiene un significado más allá de eso.

La explotación de Libia y Turquía

Otra fuente de conflicto no resuelta y en constante aumento es Libia. El 18 de marzo de 2011, el país fue atacado desde el aire por los EE.UU., Francia y Gran Bretaña tras una decisión del Consejo de Seguridad de la ONU. El 22 de agosto de 2011 Muammar al-Gaddafi fue finalmente destituido y desde entonces el país está en guerra civil. Después de las elecciones de 2014, el país se dividirá en dos entre las tropas y milicias del gobierno de transición de Fayiz as-Saraj (GNA) y el gobernante militar del este de Libia, Chalifa Haftar.

En este país relativamente pequeño, con una población de seis millones y medio de habitantes, también se está librando una guerra por el petróleo debido a su riqueza petrolífera. Mientras que el gobierno de as-Sarraj cuenta con el apoyo de Turquía, Qatar, la UE y la ONU, Haftar cuenta con el apoyo de Egipto, Rusia, Arabia Saudita, EE.UU., los Emiratos Árabes Unidos y Francia. Al igual que en Siria, son las potencias regionales e internacionales las que están haciendo la guerra allí.

El 2 de enero, el parlamento turco votó a favor de enviar soldados turcos a Libia para ayudar al gobierno de Trípoli. La verdad es que son los grupos yihadistas, los restos de al-Qaeda y Daesch utilizados contra los kurdos en el norte de Siria. Al igual que en Siria, Turquía es uno de los primeros países en tomar medidas militares y tomar partido en otro país. Erdoğan había concluido previamente un “acuerdo de seguridad y militar” con el gobierno el 27 de noviembre. Al mismo tiempo, la parte libia concedió a las fuerzas turcas el derecho a estar presentes en la parte libia del Mar Mediterráneo como parte de una cooperación en materia de seguridad. Como dijo el presidente turco: “Todos los proyectos que tenían como objetivo mantener a Turquía fuera del Mediterráneo y excluirla han sido aplastados por nuestros últimos pasos. Con el apoyo previsto del gobierno legítimo libio en Trípoli, nos aseguraremos de que se apliquen los acuerdos con todos sus componentes.

El partidismo de Turquía para as-Sarrad apoya la oposición al partido respaldado por Rusia. Rusia, por su parte, tiene presencia militar en Libia a través de la empresa de seguridad Wagner. Esto podría tensar aún más la ya tensa relación con Rusia en Idlib. Además de su presencia militar, Turquía también ha tratado de tomar la iniciativa política con Rusia para negociar un alto el fuego entre las partes en conflicto e impedir que las tropas de Haftar avancen hacia Trípoli. La reunión no tuvo éxito, por lo que las partes en conflicto y los Estados que las apoyaban decidieron celebrar una amplia conferencia sobre Libia en Berlín sólo una semana después, en la que se decidió un alto el fuego, un embargo de armas y la retirada de todas las unidades de combate extranjeras. Esta conferencia también se mantuvo en gran medida sin consecuencias. No se respetó la cesación del fuego, y países como Turquía no cumplieron con el embargo y aumentaron su presencia militar. Las Naciones Unidas están tratando de negociar un cese del fuego.

Muchos observadores coinciden en que Turquía está jugando al póquer peligroso en Libia. La preocupación por no aprovechar las oportunidades a medida que se presentan conduce a reacciones precipitadas que podrían tener efectos adversos. Debemos mencionar a Siria, Egipto y ahora Libia.

Turquía y el AKP

Como se ha subrayado muchas veces, el partido de Erdoğan, el AKP, fue apoyado y desarrollado como un “modelo islámico liberal” para la región en el marco del proyecto del Gran Oriente Medio. Los EE.UU. se alejaron de su hasta ahora aliado estratégico, la élite kemalista, y decidieron jugar la carta islámica.

El AKP fue literalmente empujado a la escena política por los EE.UU., la UE y los países árabes y se propagó como un bastión islámico de la libertad, la democracia, la prosperidad y el estado de derecho. Se le abrieron todas las posibilidades del sistema. Ocupó la presidencia en instituciones internacionales, fue invitada a las reuniones y eventos políticos más importantes y fue presentada y demostrada. Esto llegó tan lejos que Erdoğan fue celebrado como el salvador de los estados árabes.

Mientras que, por un lado, el AKP se presentó según el proyecto estadounidense de Islam liberal, por otro lado, recibió el apoyo del estado turco colonial-fascista por su promesa de eliminar la cuestión kurda. Utilizó las ventajas de este apoyo para consolidar su poder dentro de Turquía e infiltrarse en el Estado. Ella ha tenido éxito en esto en los últimos años. Ha expandido su poder de manera fascista.

Las contradicciones del “pacto” entre los Estados Unidos, la Unión Europea y los árabes con el AKP comenzaron a revelarse con la política de Siria y se han hecho cada vez más evidentes desde entonces.

Turquía sigue su política hegemónica y en este contexto reivindica territorios a los que tuvo que renunciar después de la Primera Guerra Mundial. Los territorios reclamados incluyen zonas occidentales y orientales del Mar Negro, Chipre, Salónica, Sofía, Batumi y Nakhchevan, así como Mûsil, Kerkûk, Hewlêr, Silêmanî, Aleppo hasta la frontera con Irán.

Erdoğan ha comenzado a calificar el Tratado de Lausana de traición y, al ocupar estos territorios en el centenario de la fundación de la república, quiere establecer su hegemonía en la región y, en 2071, en el milenario de la anexión de Anatolia, demostrar que es una fuerza importante en la región.

Sus guerras de ocupación en Rojava y su presencia militar, económica y política en el Kurdistán del Sur, así como su política hacia Libia, deben verse en este contexto.

La actitud antikurda del AKP en su política hacia Siria ha dañado sus relaciones con los EE.UU. hasta tal punto que dio un giro de ciento ochenta grados y se volvió hacia el campo dominado por los rusos. Rusia logró posicionar a Turquía como un estado de la OTAN contra sus propios aliados, lo que se reforzó aún más con la venta de misiles S-400. Pero incluso esta alianza ACP-Rusia a corto plazo parece haber alcanzado sus límites en Idlib y posiblemente también en Libia.

Idlib – ¿un punto de inflexión?

La ciudad de Idlib ha estado en manos de grupos rebeldes desde marzo de 2015. Además de la organización sucesora de Al-Nusra, Hayat Tahrir al-Sham (Comité para la Liberación del Levante), también pertenecen a ella grupos islamistas como Failak al-Sham o Ahrar al-Sham.

Las condiciones para la inclusión del presidente turco Tayyip Erdoğan en la Declaración de Moscú (diciembre de 2016), la Declaración de Astana (enero de 2017), los acuerdos de desescalada en mayo de 2017 y el Consenso de Sochi (septiembre de 2018) del presidente ruso Vladimir Putin fueron evidentes desde el principio.

En cada declaración se hizo referencia a la lucha contra el terrorismo y a la integridad territorial de Siria. Turquía se encargó de la coordinación del transporte de los grupos armados desde Alepo oriental, Daraa, Ghuta oriental, Qunaitra a Idlib. ¿Por qué? Para poder seguir sentados a la mesa y tener voz y voto, para poder seguir el juego e involucrarse, para poder mantener los enfrentamientos armados en un segundo plano y, lo más importante, para tener una carta de triunfo en la mano que pueda ser usada contra los kurdos.

La hoja de ruta del Acuerdo de Sochi de 17 de septiembre de 2018 preveía una zona desmilitarizada en Idlib, de quince kilómetros de ancho, que debía quedar libre de armas pesadas para el 10 de octubre de 2018 y que todos los grupos armados pudieran abandonar la región para el 15 de octubre. En este marco, Turquía se había posicionado como la potencia protectora de la “oposición” en Idlib y había asumido la tarea de dividir a los yihadistas de la región en “moderados” y “radicales”; las autopistas M4 y M5 debían abrirse antes del 31 de diciembre de 2018. Según este acuerdo, Turquía mantiene doce puestos de observación en el Idlib y Rusia trece.

Después de que Turquía fracasara (o no quisiera) en el desarme de los grupos de acuerdo con el acuerdo de Idlib, las tropas de Assad con apoyo aéreo ruso comenzaron un ataque militar contra el Idlib y recapturaron la ciudad. En el proceso, las tropas rusas y turcas se enfrentaron. Hubo bajas en ambos lados. Aunque Rusia no se responsabiliza del ataque a los soldados turcos y lo culpa únicamente al régimen sirio, nadie cree seriamente que haya ocurrido sin el conocimiento de Rusia. Turquía se ha visto obligada – para salvar las apariencias – a declarar que este incidente fue causado por el régimen y que, por lo tanto, no ve ninguna razón para tomar medidas contra Rusia.

Los planes de Turquía y los Estados Unidos con respecto a Idlib son idénticos. Erdoğan quiere mantener el statu quo aquí, porque sabe que, si el frente en Idlib se cierra, será el turno de los territorios ocupados por él (a través de la Operación Rama de Olivo, la Operación Escudo Éufrates y más recientemente la Operación Fuente de Paz). No se rendirá hasta que se haya recogido todo el fruto de las reuniones Astana-Sochi. Los EE.UU., por otra parte, también quieren mantener Idlib, como una herida sangrante en la que el régimen sirio está trabajando. Si Idlib se cierra de alguna manera, también temen que su presencia militar esté en la agenda.

Los Estados Unidos citan la influencia iraní como la razón de su presencia en Siria, e Israel también justifica sus ataques en Siria. En este contexto, Irán también ha sido un poco reacio a seguir el consejo de Moscú. Pero después del asesinato de Qasem Soleimani, Irán interviene de nuevo en Idlib y habla de expulsar a los EE.UU. de Irak y Siria en venganza.

Por supuesto no es una coincidencia que Turquía sea apoyada por los Estados Unidos en su política Idlib y que Erdoğan haya visitado la ciudad ucraniana de Kiev el 6 de febrero y haya saludado a los soldados aquí con “Gloria a Ucrania”, quienes a su vez respondieron con “¡Gloria a los héroes! Este espectáculo se considera una provocación y una represalia por los ocho soldados turcos muertos en Idlib. Esto también podría ser el principio del fin de las relaciones ruso-turcas. Parece que las contradicciones entre el campo ruso y Turquía ya no existen. La alianza a corto plazo parece haber llegado a su fin. Turquía podría volver a recurrir a su aliado estratégico, los Estados Unidos.

La política interna de Turquía

Un nuevo cambio de rumbo en su política de alianzas también tendría repercusiones en la política interna. Tanto Rusia (Eurasia) como los EE.UU. (Occidente) se corresponden con las fuerzas correspondientes en Turquía. Queda por ver, pero la actual polémica entre el ex Jefe del Estado Mayor Ilker Başbuğ y Erdoğan también podría ser un indicio de ello.

Tan pronto como el pueblo Ergenekon haya sido “perdonado” con el acercamiento a Rusia, se puede esperar un acercamiento a Fethullah Gülen.

Mientras que el AKP se mantiene en su sillón más firmemente que nunca, su apoyo entre la población es aún más débil. Está perdiendo continuamente el apoyo. El país está dividido, económica y moralmente en su nivel más bajo.

En Turquía todo el mundo que no apoya la política de Erdoğans sigue siendo un terrorista. Los kurdos siempre han sido los principales terroristas del país. El AKP, con el apoyo del sistema capitalista, se asegura de que no quede ningún campo de articulación para ellos. El aislamiento total del representante kurdo Abdullah Ocalan continúa. Sólo brevemente durante el ayuno de la muerte sus abogados fueron autorizados a visitarlo en mayo (después de ocho años). Öcalan llamó a los huelguistas de hambre a terminar con su muerte rápidamente. Por iniciativa suya se terminó en mayo y desde agosto las conversaciones en Imralı están nuevamente prohibidas.

Los antiguos copresidentes del Partido Democrático del Pueblo (HDP), Figen Yüksekdağ y Selahattin Demirtaş, siguen en prisión. El gobierno del AKP sigue deponiendo a los alcaldes del HDP y nombrando administradores forzados, ahora 24, y docenas de alcaldes están actualmente en prisión. Las operaciones militares contra la guerrilla kurda tanto en casa como en el Kurdistán del Sur continúan sin cesar. Se están llevando a cabo ataques de alta tecnología y se está limitando la capacidad de movimiento de la guerrilla. La lucha contra la lucha de liberación kurda como uno de los oponentes estratégicos de la modernidad capitalista se lleva a cabo con el apoyo internacional. A pesar de la decisión judicial de Bruselas de que el PKK no es una organización terrorista, el gobierno belga, por ejemplo, declaró que nada cambiará. En otras palabras, se confirmó una vez más que la clasificación y la prohibición de los terroristas es una decisión política y no jurídica.

Los EE.UU. y Rusia permiten a Turquía ocupar las zonas administradas por los kurdos y establecer allí “refugiados”. Se está llevando a cabo una limpieza demográfica en el noreste de Siria con el apoyo de los Estados Unidos, Alemania, las Naciones Unidas y otros.

Turquía permanecerá en el poder porque la modernidad capitalista lo necesita.

El AKP sirve como un garrote contra los kurdos y será útil contra Irán. La discusión sobre una división ha estado en la agenda por algún tiempo. Cuando hubo un gran disgusto entre la gente, se propagó inmediatamente un supuesto nuevo partido y se crearon expectativas entre la gente. Con este telón de fondo, creo que este nuevo “futuro partido” (Gelecek Partisi) bajo el ex-primer ministro Davutoğlu debería continuar asegurando el poder Erdoğans. Es una medida de precaución para mantener a los votantes bajo control. Las partes establecidas han agotado su crédito, por lo que el sistema enviará a nuevas partes al campo para que continúen existiendo. Además de los nuevos partidos de la esquina del AKP, también puede haber nuevas fundaciones en el centro y la izquierda.

El país ha sido gobernado bajo una gran tensión durante años. Guerra, elecciones, polarización, militarización. Los problemas del país no se resuelven, sino que se acumulan y la población está controlada por la violencia y los sentimientos nacionalistas. Una parte importante de los “liberales” está abandonando el país, una parte se ha retirado y una parte se ha degenerado. Los feminicidios han aumentado dramáticamente, las mujeres jóvenes están desapareciendo.

Con las actuales políticas nacionalistas, militaristas, autocráticas, kurdas y misóginas del AKP, se está extendiendo una peligrosa desesperanza social. Contrariamente a la historia de éxito económico propagada del AKP, la gente ya no puede asegurar su vida cotidiana. Un nuevo acontecimiento está sacudiendo al país emocionalmente: la gente se está quitando la vida porque ya no puede sobrevivir económicamente. En noviembre de 2019, cuatro hermanos se quitaron la vida colectivamente, y unos días después la noticia de nuevos suicidios, esta vez de Antalya, sorprendió al público. Un padre se envenenó a sí mismo, a su esposa y a los niños de nueve y cinco años. Dejó una carta llena de desesperanza y desesperación. Finalmente, un hombre en Hatay se prendió fuego frente al gobernador y gritó: “Ya no puedo alimentar a mis hijos”.

Según un informe del líder adjunto del Partido Popular Republicano (CHP) de la oposición, Gamze Akkuş İlgezdi, 233 personas se quitaron la vida por razones económicas en 2017.

El desempleo se sitúa en el 13,4% (diciembre de 2019) y el desempleo juvenil en el 26,7% (abril de 2019).

Según las autoridades estadísticas turcas, la tasa de inflación en enero fue del 12,15% en comparación con el mismo mes del año pasado. La tasa de inflación aumentó así un 1,35 % en comparación con el mes anterior.

No hay nada peor para un país que su población no vea la luz al final del túnel. El AKP es responsable de esta renuncia porque tiene un efecto de camisa de fuerza en la vida de las personas.

Conclusión

Como ya se ha mencionado, los oponentes estratégicos de la modernidad capitalista son las mujeres y los grupos de población organizados. En este contexto, también hay que entender que los ataques a las mujeres han aumentado durante el período de treinta años de agitación y la situación es cada vez peor. Los grupos terroristas yihadistas como Daesh, al-Nusra, Boko Haram y como quiera que se llamen han atacado principalmente a mujeres y las han reducido a objetos sexuales de hombres. Pero esta forma extrema encontró sus proyecciones en diferentes Estados. Para las mujeres en particular, todo bajo el AKP se ha vuelto negativo. El fascismo del patriarcado toma su curso libre y desenfrenado. Así es como se ve en este momento en Turquía. Aquí se puede observar un aumento en el número de casos de mujeres secuestradas, violadas y asesinadas. La política es el patriarcado y la sociedad se está volviendo más misógina. En todo el mundo, es evidente el deterioro de los derechos de la mujer. Esto está directamente relacionado con el sistema. El año pasado se caracterizó por las protestas masivas de las mujeres de todo el mundo en respuesta a este peligroso acontecimiento. También podemos ver que los ataques al movimiento de liberación kurdo o a movimientos sociales similares han aumentado. Con toda la violencia que están tratando de evitar que surja una alternativa más allá de su sistema.

Pero la modernidad capitalista nunca ha sido tan desenmascarada. La gente se da cuenta de que este sistema es la causa de todos los problemas y no es capaz de desarrollar soluciones. La búsqueda de una solución o una alternativa se hace más intensa. Las mujeres jugarán un papel principal en este siglo y no sólo dejarán el campo al patriarcado. La “tercera vía” del movimiento kurdo es también una alternativa real al sistema. Los contratiempos de Rojava no significan que la alternativa sea inadecuada, sino más bien cuánto se teme esta alternativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies