Los yihadistas sirios aclaman la “conquista” de los talibanes a pesar de su propio esfuerzo por cambiar de marca

Miembros del principal grupo yihadista de Siria, Hayat Tahrir al-Sham (HTS), dirigido por la antigua filial de Al Qaeda en Siria, desfilan con sus banderas y las del declarado “Emirato Islámico de Afganistán” de los talibanes por la ciudad noroccidental de Idlib, controlada por los rebeldes, el 20 de agosto de 2021. – OMAR HAJ KADOUR/AFP vía Getty Images

La rápida toma de posesión de los talibanes en Afganistán fue muy bien recibida por Hayat Tahrir al-Sham, que ofreció caramelos en las calles de Idlib.

Fuente: Al-Monitor

Autores: Sultan al-Kanj, Amberin Zaman

Fecha de publicación: 23 de Agosto de 2021

IDLIB, Siria – Los islamistas de diversos matices han saludado la toma de posesión de los talibanes en Afganistán como una gran victoria para la yihad mundial. Los líderes de Hayat Tahrir al-Sham (HTS), el poderoso grupo extremista suní que gobierna amplias franjas de la provincia noroccidental de Idlib y que solía rendir pleitesía a Al Qaeda y al Estado Islámico (EI), no son una excepción, y airean la esperanza de que se produzca un escenario similar en Siria con el derrocamiento del presidente Bashar al-Assad y su “régimen criminal”.

“Con la mayor alegría y regocijo, recibimos la noticia de la conquista de nuestro pueblo en Afganistán y la [liberación] de su tierra de la ocupación y sus agentes a manos de los talibanes”, dijo HTS en una declaración del 18 de agosto.

“Tal vez en esta victoria presenciada hoy haya una lección y una oportunidad para la comunidad internacional y otros bandos que callan ante los crímenes de Bashar y sus ayudantes, ya que debería animarles a apoyar la voluntad de los pueblos y a repetir sus demandas y a no ponerse al lado del traidor para enfrentarse a los pueblos libres”, añadía el comunicado.

El líder del HTS iraquí, Abu Maria al-Qahtani, se mostró aún más optimista. “En un momento en que se conmemoran las masacres cometidas por los militares contra quienes levantan consignas pacíficas entre los musulmanes, empiezan a llegar buenas noticias desde Afganistán. La victoria no llega a través de concesiones o eufemismos. La victoria llega a través de la sinceridad, en el rugido de los cañones y el estacato de las balas”, tuiteó. Otros compusieron poemas para transmitir su alegría.

Taqi al-Din Omar, jefe de la oficina de medios de comunicación del grupo con sede en Idlib, dijo a Al-Monitor: “Los acontecimientos en Afganistán son similares a los de Siria. Los sirios piden la libertad de la opresión del régimen criminal y de sus aliados, Rusia e Irán. Cualquier movimiento de liberación en el mundo nos da la esperanza de que todavía hay gente libre que tiene la intención de vivir en libertad con dignidad”. Omar añadió: “Esta posición no se aplica sólo a HTS, sino a todo el pueblo sirio”.

El júbilo mostrado por HTS ha levantado las cejas en un momento en el que su líder, Abu Muhammad al-Jolani, ha estado intentando decididamente remodelarse como una figura de estadista, un moderado que no alberga malos sentimientos hacia Occidente. El cambio de imagen pretende persuadir a Estados Unidos y a las Naciones Unidas, entre otros, para que retiren a HTS de sus respectivas listas de organizaciones terroristas. En 2018, el principal facilitador del grupo, Turquía, lo clasificó también como tal.

El ambiente de celebración se hizo sentir en las mezquitas y otras instituciones religiosas de Idlib. Los predicadores locales aprovecharon el momento para relatar la historia de los talibanes y alabar su éxito. El HTS organizó marchas para celebrar la ocasión y ofreció dulces en las calles de Idlib.

Sin embargo, la efusión no es tan sorprendente ni tan contradictoria como parece. “Existe un consenso bastante sólido entre los movimientos islamistas de Oriente Medio de que los talibanes han librado una lucha legítima contra una ocupación extranjera. Esa simpatía se extiende en realidad mucho más allá de la esfera islamista. Que los miembros del HTS no se alegren por la victoria de los talibanes habría sido sorprendente”, dijo Aron Lund, investigador de Oriente Medio en la Agencia de Investigación de Defensa de Suecia. A menudo pasa desapercibido en el debate occidental “que los talibanes no son vistos como un grupo especialmente extremo dentro del entorno islamista de inspiración yihadista al que pertenece HTS. Por el contrario, son vistos como un grupo auténtico de raíz local al que HTS aspira a ser, liderando un movimiento islamista de gran arraigo local que puede ser políticamente flexible pero que sigue siendo implacable en su búsqueda del dominio religioso”, dijo Lund a Al-Monitor. “Es un ejemplo de cómo se juega a largo plazo, de cómo la paciencia estratégica da sus frutos”, añadió Lund.

“Se ven a sí mismos como representantes de algo parecido a los talibanes en Siria. Que son una fuerza local que tiene sabor islámico. Que están tratando de crear una sociedad más justa y religiosa a nivel local y que, con suerte, un día, desde su perspectiva, serán capaces no sólo de tomar Damasco, sino todo el país de Siria”, coincidió Aaron Zelin, miembro del Instituto de Washington para la Política de Oriente Próximo y fundador de yihadology.net. “Y al igual que los talibanes, ahora también están centrados en la lucha local y no tienen interés en realizar operaciones externas”, dijo Zelin a Al-Monitor.

Pero las similitudes sólo llegan hasta ahí. Sin duda, HTS es, junto con las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), lideradas por los kurdos y respaldadas por Estados Unidos, el grupo de oposición armada más influyente y cohesionado del país. Ambos han intentado, en mayor o menor medida, desprenderse de sus raíces más radicales. Las SDF han reducido algunas figuras de alto nivel, especialmente kurdos de Turquía, del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ayudaron a la coalición liderada por Estados Unidos a derrotar al EI y a construir la administración autónoma de los kurdos sirios, pero que son designados como terroristas por Estados Unidos. Washington buscaba dar ánimos a Turquía, aliada de la OTAN, que intenta sin éxito acabar con la insurgencia armada del PKK desde 1984.

HTS ha llegado a más extremos, declarando la guerra y sometiendo a los restantes vástagos de Al Qaeda en su territorio. Sin embargo, Washington sigue sin inmutarse. Un alto funcionario de la administración que habló en segundo plano con Al-Monitor confirmó que Estados Unidos “no está abierto a normalizar o comprometerse o cambiar nuestra postura hacia ese grupo”.

Además, HTS no lleva tanto tiempo en acción como los talibanes. Geográfica y políticamente, está mucho más limitado. “HTS sólo es capaz de mantener una entidad territorial debido a la protección turca de Idlib, mientras que los talibanes controlan todo un país”, observó Elizabeth Tsurkov, una investigadora que ha escrito mucho sobre los grupos armados de la oposición en Siria. “La capacidad de los talibanes de resistir 20 años de campaña militar estadounidense es lo que llevó a Estados Unidos a negociar finalmente con ellos directamente para permitir una retirada estadounidense”, dijo Tsurkov a Al-Monitor. Además, los talibanes nunca fueron designados formalmente como grupo terrorista. Y sus lazos con la inteligencia turca no son ni mucho menos tan profundos y de tan largo alcance como los que existen entre la Inteligencia Interservicios de Pakistán y los talibanes.

Mohammed Sarmini, director del Centro Jusoor de Estudios y Desarrollo, un grupo de reflexión con sede en Estambul centrado en asuntos sirios, dijo: “Los talibanes están profundamente arraigados en el tejido afgano a través de herramientas religiosas y nacionales. La presencia de HTS en Siria, sin embargo, se limita a un grupo reducido y a un pequeño punto geográfico”.

“El único efecto posible de lo ocurrido en Afganistán en Siria es el posible retroceso de Irán para centrarse en asegurar sus fronteras en caso de que haya una tendencia occidental a explotar la expansión de los talibanes contra la influencia iraní”, dijo Sarmini a Al-Monitor.

Lo que sí comparten ambos grupos es el profundo escepticismo de Occidente hacia ellos. Las promesas de los talibanes de permitir que las mujeres sigan trabajando y que las niñas vayan a la escuela son recibidas con risas amargas. Del mismo modo, las propuestas de Jolani, que lleva traje, son contrarias a su férreo control sobre Idlib.

“Aunque las medidas periódicas de HTS contra Al Qaeda y el EI en Idlib podrían percibirse como signos de buena voluntad hacia la comunidad internacional, estas acciones sirven en gran medida para consolidar su gobierno eliminando a sus enemigos jurados y sofocando las voces disidentes locales, lo que no lo diferencia de otros regímenes autoritarios en ese sentido”, escribió Orwa Ajjoub, investigador de la Universidad de Lund de Suecia, en un informe político para el Instituto de Oriente Medio.

“El enfoque represivo y excluyente del grupo en Idlib probablemente exacerbe la radicalización, ya que margina, excluye y reprime a muchos que no están necesariamente convencidos por la ideología de [IS] y Al Qaeda, pero que se ven empujados por sus agravios y la enemistad compartida con Jolani a unirse a esos grupos”, añadió Ajjoub.

“No creo que se hayan vuelto más moderados. Nadie se cree estos intentos, ni siquiera yo”, dijo Karam Shaar, académico sirio no residente en el Instituto de Oriente Medio. “Sin embargo, sabemos que Jolani ha demostrado una y otra vez ser una persona extremadamente pragmática. La razón por la que sigue en activo es que Turquía le apoya”, dijo Shaar a Al-Monitor. Dicho esto, “si se observan los abusos de los derechos humanos en otras partes del noroeste de Siria, se puede ver que HTS no ha sido tan malo”, añadió Shaar. Se refería a las graves violaciones cometidas por numerosas facciones rebeldes suníes respaldadas por Turquía, que la ONU ha calificado de crímenes de guerra.

De vuelta a Idlib, que alberga a más de 1,7 millones de desplazados internos y donde más del 90% de la población vive por debajo del umbral de la pobreza, según la ONU, los residentes tienen preocupaciones más inmediatas. “No nos importa quién controle Afganistán, sean los talibanes o cualquier otra parte”, dijo Mohamed Jaber, un refugiado de Saraqib que se gana la vida trabajando en un restaurante local. “Lo que nos preocupa es el alto coste de la vida en Idlib y los bombardeos del régimen. ¿Qué nos ofrecerán los talibanes? ¿Nos llevarán de vuelta a nuestras ciudades y pueblos? ¿Nos proporcionarán apoyo para derrotar a las fuerzas del régimen?”, preguntó.

Sarah Khaled, otra refugiada interna, dijo a Al-Monitor: “He oído hablar de los talibanes en las conversaciones de la gente, pero no sé nada de ellos. Lo que me importa es levantarme y hornear por la mañana para poder alimentar a mis hijos. Lo que nos interesa es la ayuda mensual que recibimos para asegurar nuestras necesidades”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies