[Análisis] Entender la resistencia

Investigar los movimientos kurdos en Europa – sin hacer daño

Fuente: The Sociological Review

Autora: Dilar Dirik

Fecha publicación original: 9 de noviembre de 2021

El hecho de que el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) haya sido etiquetado durante décadas como grupo terrorista por la Unión Europea y varios Estados europeos ha hecho que gran parte de la amplia labor política del movimiento kurdo por la libertad en la diáspora haya funcionado históricamente de forma clandestina. Esto cambió drásticamente con la batalla por la ciudad sirio-kurda de Kobane a finales de 2014. Tras la difusión de imágenes de mujeres kurdas que luchaban contra el llamado Estado Islámico, miles de investigadores, activistas, periodistas, artistas y políticos acudieron a los centros comunitarios kurdos de toda Europa.

La experiencia de los activistas kurdos con la vigilancia, la violencia policial y la política de la Guerra contra el Terrorismo exige que los investigadores tengan una mayor conciencia ética y política de la dinámica del poder.

Como investigadora y organizadora que con frecuencia ayuda a otros a acceder a este campo, pude observar cómo el repentino descubrimiento del movimiento kurdo por la libertad -el amplio movimiento social que se organiza en torno a la teoría y la práctica asociadas al líder encarcelado Abdullah Ocalan- estuvo frecuentemente marcado por las tensiones entre investigadores y participantes en la investigación. El contacto repentino, casi a escala industrial, entre investigadores y activistas kurdos demostró que los primeros a menudo no comprenden el impacto psicológico, político y cultural de la criminalización en los mundos de la vida social. Esto afecta al diseño, las preguntas y la ética de sus investigaciones. Me di cuenta de que la investigación sobre los movimientos sociales y la organización política no suele estar en contacto con el oscuro mundo de las medidas de lucha contra el extremismo de los Estados, la policía y los servicios de inteligencia (Choudry, 2019).

El compromiso con los investigadores y los periodistas en los últimos años ha dado a los activistas kurdos la oportunidad de explicar sus perspectivas, construir nuevas alianzas y legitimar sus causas de una manera sin precedentes. Sin embargo, los investigadores que desconocen todo el alcance de la criminalización de las estructuras del movimiento por la libertad kurdo en Europa se encuentran a menudo con activistas de la diáspora que se debaten entre el deseo de hablar de sus luchas de resistencia, reprimidas durante mucho tiempo, y la necesidad de protegerse de la exposición.

El deseo de los activistas de desestigmatizar la lucha política ha hecho que rara vez se hayan rechazado las solicitudes de investigación. Sin embargo, la falta de familiaridad con los protocolos de conducta de la investigación, y en un ambiente marcado por el genocidio, la guerra y los desplazamientos forzados a gran escala, ha hecho que pocos activistas kurdos -que son en su inmensa mayoría inmigrantes/refugiados de clase baja- se hayan opuesto a la investigación extractiva. En la vorágine de los acontecimientos de 2014 y en adelante, se dejaron de lado prácticas que normalmente se considerarían problemáticas y poco éticas en la investigación con comunidades vulnerables. Aprovechando la reticente apertura de la gente, algunos investigadores se han encargado de revelar las estructuras organizativas y las relaciones de los movimientos, de manera similar a la recopilación de información de los servicios de seguridad. En algunos casos, la decepción con los resultados de los investigadores ha llevado a los activistas a reconsiderar su disposición a colaborar con los investigadores, algunos de los cuales atribuyen de forma simplista esta reticencia a la cultura paranoica, secretista o sectaria/partidista del movimiento kurdo.

La comunidad de activistas kurdos de la diáspora ofrece un recurso rico y transnacional para entender las luchas políticas y el poder del Estado liberal en Europa. Pero la experiencia vivida por los activistas kurdos de la vigilancia, la violencia policial y las políticas exteriores construidas sobre la base de décadas de política de Guerra contra el Terrorismo exige que los investigadores tengan una mayor conciencia ética y política de las dinámicas de poder al llevar a cabo su trabajo.

Un análisis más detallado de las experiencias recientes del movimiento político kurdo en Europa ayuda a contextualizar el recelo de los activistas hacia los extraños que hacen preguntas sobre su trabajo político. El 9 de enero de 2013, tres mujeres kurdas, Sakine Cansiz, Fidan Doğan y Leyla Söylemez, fueron asesinadas en la Oficina de Información Kurda de París por un agente del servicio de inteligencia turco que se había infiltrado en la comunidad kurda francesa. A día de hoy, no está claro hasta qué punto el Estado francés tenía conocimiento de las operaciones de los servicios de inteligencia turcos antes de los asesinatos. En los últimos años, los informes de investigación revelaron las actividades de los espías estatales turcos que operan en Europa; se descubrió que varios activistas y políticos kurdos conocidos figuraban en listas de asesinatos1Entre los casos más denunciados se encuentra el complot de asesinato contra el político austriaco-kurdo y diputado del Partido Verde Berivan Aslan https://www.dw.com/en/in-the-crosshairs-of-turkeys-mit/av-55619618.

Además de las amenazas del Estado turco, los kurdos políticamente activos tienen desde hace tiempo el estatus de comunidades sospechosas (Hillyard, 1993) a los ojos de los Estados europeos. Un gran número de activistas son objeto de vigilancia, redadas, prohibiciones de protesta y de viaje, y amenazas de deportación. En Alemania, el país con la mayor diáspora kurda, la Oficina Federal para la Protección de la Constitución (Verfassungsschutz) da prioridad al PKK en la categoría Ausländerextremismus ohne Islamismus, traducible como extremismo de extranjeros sin islamismo, y considera que tiene fuertes vínculos con la escena del llamado extremismo de izquierdas (también dirigido)2] https://www.verfassungsschutz.de/DE/themen/auslaenderextremismus-ohne-islamismus/auslaenderextremismus-ohne-islamismus_node.html. La policía suele preparar a los individuos kurdos como espías, utilizando su estatus legal como mecanismo de recompensa o castigo.

Si la criminalización afecta directamente a la capacidad de las personas para actuar políticamente, la representación estigmatizante repercute en su disposición a decir abiertamente lo que piensan. Los informes de los medios de comunicación suelen reducir las heterogéneas y populares actividades políticas kurdas en Europa -que incluyen festivales culturales, seminarios educativos y proyectos contra la violencia doméstica- a una imagen caricaturizada de una secta similar a una banda que se aprovecha de los jóvenes para reclutarlos y convertirlos en mártires glorificados de la lucha armada3Volviendo el papel destacado de las mujeres en el PKK en su contra, en 2021, la revista conservadora alemana FOCUS causó indignación con afirmaciones no fundamentadas sobre “loverboys” que viajaban por Europa para “seducir a mujeres jóvenes para que se unieran a la lucha por el partido obrero de extrema izquierda” https://www.focus.de/politik/deutschland/zum-ersten-mal-seit-1993-axel-spilcker_id_13482559.html. Antes de las acciones anunciadas, los periódicos locales suelen incluir frases de advertencia como “La policía espera una escalada de violencia en la manifestación kurda”, desestimando las protestas kurdas (abrumadoramente pacíficas) con reivindicaciones complejas como muestras de rabia étnica irracional. Como resultado de estas representaciones, los activistas pueden estar muy a la defensiva en las interacciones con periodistas o investigadores.

Las condiciones de segurización que conforman la producción de conocimiento sobre los movimientos antisistema pueden ser una ocasión para que los investigadores aprendan del conocimiento que las comunidades políticas criminalizadas tienen de los Estados europeos liberales. La criminalización y la estigmatización política, facilitadas por el paradigma de la guerra contra el terrorismo, comprometen la capacidad de las comunidades políticas para plantear incluso demandas legales en las democracias europeas.

Los investigadores de los movimientos sociales deben vigilar las medidas de “lucha contra el extremismo”, no sólo porque éstas afectan a sus interlocutores, sino porque la criminalización puede afectar a su propia capacidad de investigación en el futuro.

Escribiendo sobre el plan emblemático de lucha contra el extremismo del Reino Unido, PREVENT, Christos Boukalas discute críticamente las implicaciones de tales medidas en la democracia, y cualquier perspectiva de cambio social: “Al impedir la formación de subjetividades no liberales, el contraextremismo pretende cancelar la potencialidad de un futuro político y congelar la sociedad en un eterno presente liberal” (Boukalas, 2019). Al cimentarse ideológicamente en un imaginario medio liberal, el Estado se afirma como la única entidad que decide sobre lo moderado/extremo, es decir, el bien/el mal. Las personas que desafían la brújula moral del Estado son patologizadas; las medidas para impedir sus actividades se enmarcan en cuestiones de seguridad nacional4El relato de Tufyal Choudhury (2017) sobre la historia de las medidas antiterroristas y la desnacionalización en el Reino Unido también ofrece un debate relevante sobre cómo los “valores” se enmarcan políticamente según los intereses de la seguridad nacional..

En los discursos hegemónicos sobre la integración, los inmigrantes/refugiados políticamente activos personifican la resistencia a asimilarse al marco de poder liberal europeo. Los individuos pueden participar en la vida cívica europea con su identidad kurda, siempre y cuando se distancien de lo que el Estado enmarca ampliamente como ideas vinculadas al PKK (por ejemplo, expresiones de simpatía con Ocalan y otros presos políticos o guerrilleros) y estructuras (por ejemplo, centros comunitarios, movimientos juveniles y asambleas de mujeres organizadas bajo el paraguas del confederalismo democrático) y círculos extremistas de izquierda cercanos a él. La marginación de la política de la diáspora kurda también protege a los Estados europeos de la responsabilidad por su complicidad a la hora de permitir los crímenes de guerra y las violaciones de los derechos humanos por parte de Turquía, miembro de la OTAN y candidata a la UE, mediante el apoyo político y la venta de armas5Por ejemplo, miles de pueblos kurdos fueron destruidos por el ejército turco de la OTAN en la década de 1990 con el uso de tanques y rifles de asalto alemanes. Desde entonces, “tanques alemanes fuera del Kurdistán” o “Alemania financia, Turquía bombardea” han sido algunos de los eslóganes más comunes en la diáspora..

Para los Estados europeos, el nexo entre la solidaridad con el Kurdistán y el extremismo de izquierdas representa un problema interno explícito. Después de todo, muchos de los individuos no kurdos que viajaron al Kurdistán en 2014/15 en adelante eran activistas organizados, arraigados en las luchas antifascistas y anticapitalistas en sus propios países. Entre ellos había activistas contra el comercio de armas, organizadores feministas, anarquistas y socialistas, saboteadores de cacerías, sindicalistas y miembros de partidos de izquierda, con experiencia en la movilización de la solidaridad con Palestina o el levantamiento zapatista. La formación de nuevas solidaridades y frentes de lucha supone una amenaza para las políticas internas autoritarias de los Estados europeos, así como para los beneficios obtenidos con la guerra, el comercio de armas y los conflictos políticos. Como explica Iida Käyhkö, organizadora e investigadora feminista que examina la criminalización del movimiento kurdo, las medidas punitivas adoptadas contra la solidaridad con el Kurdistán interactúan con “la reciente inclusión de organizaciones y grupos ecologistas y antifascistas en las orientaciones antiterroristas que se reparten a la policía y a los funcionarios públicos”6https://novaramedia.com/2020/02/20/the-criminalisation-of-solidarity-with-rojava-should-worry-us-all/ en el Reino Unido, una cuestión que ha resurgido recientemente con el proyecto de ley sobre policía, delincuencia, sentencias y tribunales de 2021. A los investigadores de los movimientos sociales les conviene seguir activamente estas tendencias políticas, no sólo porque afectan a sus interlocutores, sino porque la criminalización puede afectar a su propia capacidad de investigar libremente en el futuro.

El conocimiento íntimo de la omnipresente cooperación internacional de los servicios de inteligencia del Estado anima a los activistas, como una cuestión de autoprotección, a cuestionar las intenciones de los extraños que entran en sus vidas preguntando por sus aspiraciones, tácticas, planes y estructuras organizativas. Además, a los ojos de muchos activistas kurdos, la represión por motivos políticos -desde la prevención de actividades legales hasta la brutalidad policial- afirma una de las ideas clave de su filosofía: que el Estado, incluidos los Estados democráticos liberales europeos, expresa una forma institucionalizada de violencia y dominación y que la verdadera democracia debe construirse fuera de sus parámetros.

Las organizaciones kurdas suelen caracterizar la inacción de las instituciones europeas relacionadas con los derechos humanos, como el Comité para la Prevención de la Tortura (CPT) del Consejo de Europa, frente a los abusos del Estado turco, como un resultado lógico de la modernidad capitalista. Los investigadores que tratan de comprender estas perspectivas pueden diseñar de forma creativa la investigación de manera que se comprometa significativamente con los conceptos de lucha de los movimientos. Esto, a su vez, puede permitir el aprendizaje mutuo y la producción de conocimiento participativo y basado en la cooperación sobre el poder institucional.

Al realizar entrevistas o etnografías entre comunidades sospechosas -especialmente los movimientos que dicen proponer alternativas políticas- los investigadores deben reflexionar sobre si su trabajo podría contribuir a la normalización de las medidas autoritarias. Tomar en serio las preocupaciones y los análisis de seguridad de los activistas, y negarse a reforzar los tropos estigmatizadores sobre las culturas políticas radicales, puede hacer posible una investigación solidaria que desafíe, en lugar de sostener, las agendas del Estado y del gobierno que, más allá de afectar a las actividades de las comunidades ya atacadas, afectan a la perspectiva de la acción social por la justicia y a la producción de conocimiento crítico de forma más amplia.

Referencias

Boukalas, C. (2019). La paradoja de Prevent: destruir el liberalismo para protegerlo. Crime, Law and Social Change, 72(4), 467-482. https://doi.org/10.1007/s10611-019-09827-8

Choudry, A. (2019). Activistas y el estado de vigilancia: aprendiendo de la represión, Londres: PlutoPress.

Choudhury, T. (2017). La radicalización de la privación de la ciudadanía. Critical Social Policy, 37(2), 225-244. https://doi.org/10.1177/0261018316684507

Hillyard, P. (1993). Suspect Community: people’s experience of the Prevention of Terrorism Acts in Britain, Londres: Pluto Press.

Sobre la autora: Dilar Dirik

Dilar Dirik es doctora en sociología por la Universidad de Cambridge, y actualmente es investigadora postdoctoral y coordinadora de cursos en la Universidad de Oxford. La Dra. Dirik es autora de The Kurdish Women’s Movement: History, Theory, Practice, una etnografía feminista cuya publicación está prevista para 2022. Twitter: @Dlrdrk1

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies