Una visita a las HPC-Jin de Dêrik

Fuente: Internationalist Commune

“Antes detestábamos nuestras vidas, pero ahora cada momento y cada día me parece el momento más bonito de mi vida”.

Una participante de las HPC-Jin en Dêrik

Hace unos días, como jóvenes internacionalistas, tuvimos la oportunidad de visitar diferentes estructuras de mujeres aquí en Rojava y recoger impresiones personales y hacer preguntas. Especialmente la visita a HPC Jin en Derik fue muy impresionante y la amabilidad de las tres madres mayores que nos recibieron allí fue conmovedora.

HPC-Jin es la estructura femenina autónoma de HPC (Hêzên Parastina Civakî), las fuerzas de defensa social autoorganizadas de Rojava, que ahora están activas en todas las ciudades. También forman parte de la “Nación Democrática” y están directamente conectadas con las comisiones de defensa de los municipios.

Las mujeres de HPG-Jin tienen tres grandes objetivos que persiguen con su trabajo, siendo los principales la protección de la ciudad respectiva, las mujeres y las niñas, y la educación de las mujeres. Tratan de sacar a las mujeres de sus casas y educarlas, ya que la mayoría de ellas aún permanecen en sus familias y no salen mucho o nada de casa. El objetivo es que tomen conciencia de la actual opresión de las mujeres y así liberarlas de su pasividad ante las estructuras patriarcales feudales y transformarlas de nuevo en individuos políticos activos.

En este contexto, una de las amigas cuenta lo difícil que le resultó el trabajo al principio. La cuestión era que, sobre todo las madres y las mujeres mayores, no gozaban de confianza y no eran aceptadas por la sociedad en su trabajo. Sin embargo, con el paso del tiempo, la influencia de las mujeres creció cada vez más. Se les preguntaba más a menudo por los problemas, se confiaba más en ellas y ahora también vienen cada vez más mujeres a participar en el trabajo. También dice que antes tenía mucho miedo a las armas. Pero después de que estallara la guerra y de que ella y todas las demás mujeres asumieran también tareas, como cuidar a los heridos o protegerlos desde el hospital, su miedo empezó a disiparse y decidió unirse a esta estructura.

Durante la época de la guerra, cuando toda la ciudad estaba rodeada por el Daesh, fue natural que también y especialmente las mujeres mayores ayudaran a organizar y participar en la protección de la ciudad. De ahí surgió el compromiso de asumir una mayor responsabilidad en la defensa militar de su propia población con una perspectiva a largo plazo.

Cuando se le pregunta qué significó para ella directamente la realización de la revolución, responde que fue a través de la ideología de Abdullah Öcalan que ella y otras mujeres tomaron por primera vez conciencia de la opresión de las mujeres y comenzaron a luchar contra ella. Durante el régimen sirio, las mujeres no eran dueñas de nada y no se les permitía tomar decisiones sobre ningún aspecto de su propia vida. La vida se desarrollaba en el hogar, en la familia, bajo el dominio omnipresente del marido. Öcalan comentó muy acertadamente las jerarquías en la familia: “La familia se concibe como un pequeño estado del hombre”. Liberarse de esta opresión es un paso importante hacia la liberación de la mujer.

Hoy en día, hay más mujeres que hombres en las estructuras de la ciudad, y ella se siente mucho más libre y segura que antes. Sin embargo, todavía hay muchas mujeres que siguen quedándose sólo en la casa, porque la influencia feudal del hombre y de la familia sigue siendo fuerte. En defensa de su ideología, las mujeres de HPC-Jin consideran que es su responsabilidad derribar cada vez más esas estructuras e influencias y construir una vida nueva y más hermosa.

Otra amiga complementa lo dicho informando de cómo ha cambiado su vida a raíz de la revolución en Rojava. El dolor y el sufrimiento por la vida han desaparecido junto con la ideología de Abdullah Ocalan. En sus palabras: “Por supuesto, todavía hay momentos en los que nos sentimos débiles, pero en nuestros corazones siempre somos fuertes”.

La fuerza y la determinación que las mujeres de HPC Jin llevan en sus corazones seguirán desempeñando un papel importante en el desarrollo del Kurdistán en los próximos meses. Especialmente en tiempos como estos, en los que la amenaza de guerra adquiere proporciones incalculables, las mujeres están dispuestas a luchar y a transmitir un amor y una fuerza que animan al pueblo a seguir adelante y a defender su revolución junto con las mujeres de HPC Jin.

Ellas son las que dan a las mujeres de todo el mundo la esperanza de un mundo liberado, por el que lucharemos juntas, como mujeres, como personas, como comunidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies