Compró un saco de harina para ganarse la vida: Ahora hace pan para toda la ciudad

Iman Süleyman en su panadería en Til Temir

Fuente: Jinha Women’s News Agency

Autora: Sorgul Şêxo

Fecha original de publicación: 28 de abril de 2021

Iman Süleyman compró un saco de harina para hacer pan en Til Temir y ahora tiene su propia panadería. “Las mujeres pueden trabajar en todos los campos y en todas las condiciones. Podemos curar las heridas de la guerra con solidaridad”, dijo.

Los pueblos de Siria, especialmente el kurdo, vivieron durante años bajo la presión del régimen baasista. En 2014, se enfrentaron a la horrible cara de la guerra cuando Daesh comenzó a atacar. A pesar de todo, el pueblo sirio ha acogido su nueva vida mientras reconstruía sus casas, ampliando su organización. Las mujeres, que han llevado la carga más pesada de la guerra, han conseguido participar en todos los ámbitos de la vida. İman Süleyman es una de estas mujeres.

Decidió trabajar después de ser desplazada

Iman Süleyman tuvo que huir de Deir ez-Zor con sus cuatro hijos debido a los enfrentamientos entre el régimen baasista y Daesh en 2017. Tuvieron que trasladarse a la localidad de Til Temir, en el noreste de la ciudad siria de Hesekê. “Nadie quiere dejar su tierra y emigrar a otros lugares. Esto no fue una elección sino una obligación para mí”, dijo İman Süleyman mientras hablaba de cómo fueron desplazados a la fuerza a Til Temir. “Aquí era seguro y había oportunidades para la educación de mis hijos, pero no había muchas oportunidades de trabajo para nosotros. Mi marido y mis hijos tenían dificultades para encontrar un trabajo. Me pregunté: ‘¿Por qué no voy a trabajar?’ y decidí trabajar”, explica İman Süleyman para contarnos cómo decidió trabajar.

“Compré una bolsa de harina para hacer pan”

Iman nos contó que su hija enfermó y tuvo que ser operada, pero no podían pagar los gastos de la cirugía. “Después de decidir trabajar, compré una bolsa de harina para hacer pan. Cuando vi que la gente me compraba el pan, seguí haciendo pan. Mis vecinos me compraban el pan para mantenerme. Así pagué los costes de la cirugía de mi hija”.

A la gente le gusta el pan de semillas de apio

El Proyecto de Economía de las Mujeres apoyó a İman para que abriera su propia panadería. “No quería hacerlo sola, realmente quería apoyar a las mujeres de mi entorno. Así que visité el Comité de Economía Femenina de Kongre Star y presenté mi proyecto. Mi proyecto fue aprobado, pero la delegación del Proyecto de Economía Femenina me exigió que llevara a cabo mi proyecto fuera de mi casa en beneficio del público. Entonces, abrimos nuestra panadería. A la gente le gusta el pan de semillas de apio”.

“Podemos curar las heridas de la guerra con solidaridad”

Actualmente, tres mujeres trabajan en la panadería: “Hacemos pan para satisfacer las necesidades de la gente. No utilizamos ninguna máquina. Amasamos la masa y luego la horneamos. Pretendemos hacer otros productos como tartas, pasteles y galletas en tandoor. Estamos preparando la fiesta del Ramadán. Como mujeres, podemos trabajar en todos los campos y en todas las condiciones. Podemos curar las heridas de la guerra con solidaridad”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies