¿Amigo o enemigo? Un grupo incluido en la lista de terroristas detalla una reunión con militares estadounidenses

Cemil Bayik

El presunto contacto pone de manifiesto el complejo entramado de alianzas y adversidades derivado de la guerra civil siria.

Fuente: Responsible Statecraft

Autores: Matthew Petti y Hadeel Oueiss

Cemil Bayik tiene una recompensa de 4 millones de dólares por su cabeza. Pero el líder de la guerrilla kurda dice que sus fuerzas se han reunido con las tropas estadounidenses, y que está dispuesto a enmendar sus errores.

Bayik es miembro fundador y la mitad del comité de dos personas que dirigen el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, normalmente conocido por sus iniciales kurdas, PKK. El grupo militante lleva décadas luchando contra el gobierno turco, lo que le ha valido estar en la lista de terroristas del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Una contradicción en la política de Estados Unidos ha dado a su grupo una oportunidad. Las fuerzas estadounidenses han confiado en los militantes alineados con el PKK, incluidas las Unidades de Defensa de Sinjar de Irak y las Fuerzas Democráticas Sirias, para luchar contra el Estado Islámico en todo Oriente Medio. Por ello, el PKK ha estado presionando para estrechar las relaciones con Estados Unidos, a pesar de las objeciones de Turquía, aliada de la OTAN.

Responsible Statecraft tuvo la rara y exclusiva oportunidad de entrevistar a uno de los escurridizos líderes del PKK. Escondido de los drones turcos en las montañas de Kandil, Bayik respondió a una serie de preguntas que le fueron enviadas por escrito.

“Solíamos intercambiar mensajes indirectos a través de Rojava y Sinjar”, dijo Bayik, refiriéndose a las regiones del noreste de Siria y el noroeste de Irak controladas por las fuerzas kurdas. “Ya hemos enviado cartas a todos los presidentes de Estados Unidos. A través de diferentes mediadores, algunas de nuestras unidades han tenido algunas reuniones con unidades estadounidenses a nivel local.”

“Es posible que hayan querido conocer nuestros puntos de vista”, añadió Bayik, aunque se negó a dar más detalles sobre estas reuniones.

Después de años de ayudar a Turquía a luchar contra el PKK en nombre de la lucha antiterrorista, Estados Unidos podría estar ahora hablando con el grupo, también en nombre de la lucha antiterrorista. La estrategia de Estados Unidos en Oriente Medio, que ha pasado de luchar contra el Estado Islámico a contrarrestar la influencia rusa e iraní, depende de la buena voluntad de los militantes kurdos, considerados enemigos jurados de un aliado que se remonta a la Guerra Fría.

Se rumoreó que dicha reunión tuvo lugar en agosto de 2020, después de que Turquía lanzara ataques aéreos contra el PKK en suelo iraquí. Fuentes del gobierno estadounidense negaron entonces las acusaciones, según el medio de comunicación Al Monitor, con sede en Washington.

Las fuerzas estadounidenses sí visitaron la zona, ya que los ataques aéreos turcos habían “erizado algunas plumas” entre las fuerzas kurdas respaldadas por Estados Unidos, y Washington quería tranquilizar a sus socios, según Aaron Stein, director de investigación del Instituto de Investigación de Política Exterior. Pero Stein no estaba seguro de si las unidades estadounidenses se habían reunido realmente con sus homólogos del PKK.

El Mando Central de Estados Unidos, que supervisa las fuerzas estadounidenses en Oriente Medio, negó rotundamente haberse reunido con el PKK. “El CENTCOM no participó en ninguna de esas reuniones, ni tiene conocimiento de ellas”, dijo el comandante del ejército estadounidense John Rigsbee a Responsible Statecraft.

El Mando Europeo de Estados Unidos, que supervisa las fuerzas estadounidenses en Turquía, declinó hacer comentarios. La principal oficina de prensa del Pentágono no respondió a una solicitud de comentarios.

Turquía ha acusado repetidamente a Estados Unidos de apoyar el terrorismo del PKK. La embajada turca no respondió a una solicitud de comentarios al cierre de esta edición*, pero dijo a Responsible Statecraft por correo electrónico que se pondría en contacto “si tenemos algo”.

El Departamento de Estado de Estados Unidos ha incluido al PKK en la lista de organizaciones terroristas extranjeras desde la década de 1990, cuando el grupo estaba dirigido por marxistas y se vio envuelto en una guerra de guerrillas contra el gobierno turco. Esa guerra mató a decenas de miles de personas, y ambos bandos cometieron supuestamente crímenes de guerra.

Años después, Estados Unidos se encontró en el mismo bando que el PKK en su guerra contra el Estado Islámico en Irak y Siria.

Las fuerzas estadounidenses volvieron a entrar en Irak a mediados de 2014 cuando parecía que el pueblo yezidí -que estaba siendo defendido por el PKK en el monte Sinjar- estaba a punto de enfrentarse a un genocidio. El gobierno de Obama se asoció entonces con un conjunto de milicias kurdas ahora conocidas como Fuerzas Democráticas Sirias en una contraofensiva contra el Estado Islámico.

Turquía considera a las Fuerzas Democráticas Sirias como una extensión del PKK y acusa a Estados Unidos de apoyar el terrorismo.

Bayik negó que su grupo tenga “cualquier vínculo organizativo” con las Fuerzas Democráticas Sirias, pero afirmó que “miles de simpatizantes del PKK de todos los ámbitos, sin dejarse intimidar por los ataques y los obstáculos del ejército y las fuerzas policiales turcas, marcharon sobre las vallas fronterizas y se unieron a la lucha contra el ISIS.”

Admitió que muchos antiguos combatientes del PKK de origen sirio se unieron a las Fuerzas Democráticas Sirias porque querían “librar la lucha por la protección de su pueblo y la libertad de sus propias tierras, donde habían nacido.”

En el momento en que se inició la colaboración de Estados Unidos con las Fuerzas Democráticas Sirias, el PKK y Turquía mantenían conversaciones de paz. Pero las negociaciones se rompieron en 2015 y, desde entonces, Estados Unidos ha luchado por encontrar el equilibrio entre su aliado de la OTAN y sus socios kurdos.

La administración Trump dio luz verde a intervenciones turcas limitadas contra las fuerzas kurdas sirias y ofreció recompensas multimillonarias contra el terrorismo a los líderes del PKK -Bayik calificó las recompensas de “absoluta injusticia y falta de respeto”-, pero también mantuvo el apoyo de Estados Unidos a las Fuerzas Democráticas Sirias.

Nicholas Heras, analista principal del Newlines Institute, dijo que Estados Unidos “naturalmente se comprometería con el PKK” durante el proceso de paz anterior a 2015, y “todavía tendría la capacidad de comprometerse con el PKK” después de la ruptura de las conversaciones turco-kurdas, “especialmente en lo que se refiere a tratar de aclarar el papel que el PKK jugaría en la determinación de las opciones tomadas por los socios sirios más cercanos de Estados Unidos.”

“Estados Unidos tiene un claro interés en resolver el prolongado conflicto entre su aliado de la OTAN, Turquía, y el PKK”, añadió Heras, que ha asesorado a la coalición liderada por Estados Unidos en Irak y Siria. “Este conflicto desestabiliza una zona central y estratégica de Oriente Medio, y contribuye al autoritarismo que se está expandiendo dentro de la cultura política de Turquía”.

Ben Friedman, director de políticas de Defense Priorities, no está de acuerdo con que hablar con el PKK sea una buena idea.

“Por lo general, no me preocupa demasiado que Estados Unidos ofenda a Turquía, pero esto parece ser un asunto de premio para ellos, y no tengo claro qué beneficios obtiene para nosotros al reunirse con el PKK”, dijo a Responsible Statecraft. “Habla de lo poco claro que está lo que hacen las fuerzas estadounidenses en Siria, cuál es el objetivo que intentamos conseguir teniendo esta modesta fuerza”.

El PKK argumenta que la revocación de la designación de terrorismo de Estados Unidos y las recompensas por sus líderes es parte de la solución.

“Nuestras fuerzas guerrilleras nunca han realizado ninguna acción militar, directa o indirecta, contra los Estados Unidos de América”, declaró Bayik. “Si Estados Unidos hace políticas a favor de la solución de la cuestión kurda y la democratización, nunca nos opondremos a ellas”.

El presidente Joe Biden “sabe que hemos librado la mayor lucha contra el ISIS”, afirmó.

El PKK no sería el primer grupo que sale de la lista de terroristas de Estados Unidos en los últimos años. En enero, la administración Trump designó al movimiento Houthi de Yemen como grupo terrorista, lo que la administración entrante de Biden revirtió rápidamente. El mes pasado, la PBS publicó una entrevista con el antiguo líder de Al Qaeda en Siria en la que se argumentaba que él también debería ser eliminado de la lista.

Bayik añadió que el PKK promueve ahora el “socialismo democrático” en lugar de “conceptos como la dictadura proletaria”.

“Desde la década de 1990, nuestro movimiento por la libertad ha sufrido grandes transformaciones”, afirmó, pero Estados Unidos “ha mantenido en gran medida las visiones, los argumentos y las políticas propias de la época de la Guerra Fría”.

Bayik dijo que su grupo está interesado en una solución negociada que implique la democratización de Turquía en su conjunto, pero el gobierno turco sólo quiere “someter a los kurdos a un genocidio”.

Turquía sostiene que los kurdos no están discriminados. El presidente Recep Tayyip Erdoğan dijo en un discurso el año pasado que el PKK es “el mayor enemigo de nuestros hermanos kurdos.”

Las secuelas de una batalla en febrero en el monte Gara, en Irak, revelaron cómo la política de Estados Unidos ha dejado descontentos tanto a Turquía como al movimiento kurdo.

Las fuerzas turcas habían intentado rescatar a 13 prisioneros de guerra en poder del PKK, pero la operación dejó a todos ellos muertos. Turquía acusó al PKK de haber ejecutado a los prisioneros, y culpó a Estados Unidos por su supuesta línea blanda respecto a la militancia kurda.

“Dijisteis que no apoyabais a los terroristas, cuando en realidad estáis de su lado y los apoyáis”, dijo Erdoğan en un discurso en febrero. “Si estamos junto a vosotros en la OTAN, si vamos a continuar nuestra unidad, entonces actuaréis con sinceridad hacia nosotros. Entonces, estaréis con nosotros, no con los terroristas”.

Sin embargo, Bayik utilizó esa batalla en el monte Gara como ejemplo de cómo el PKK ha dejado sin efecto las “armas de alta tecnología” de Occidente. Afirmó que los prisioneros murieron cuando las fuerzas turcas utilizaron gas venenoso para asaltar la base del PKK.

“Turquía utiliza todo el armamento de la OTAN. Estados Unidos y algunos países europeos proporcionan a Turquía todo tipo [sic] de apoyo”, dijo. “A pesar de ello, nuestra lucha ha llevado muchas veces al Estado turco al borde del colapso”.

El líder del PKK también se refirió a varias cuestiones políticas regionales.

Bayik apoyó “la democratización de Irak”, que “dificultará la intervención de otros en sus asuntos internos”, pero afirmó que el nuevo primer ministro, Mustafá al-Kadhimi, “no está en condiciones de [oponerse] a Irán y Turquía”.

También comentó el acuerdo nuclear de 2015 entre Estados Unidos e Irán, que el gobierno de Biden está negociando para volver a suscribir.

“El éxito del acuerdo de 2015 tendría resultados positivos para todos los pueblos de Oriente Medio”, dijo Bayik. “Dado el hecho de que la democratización es el mejor enfoque para resolver los problemas de Irán, la opinión pública, tanto en el país como en el extranjero, no debe comprometerse únicamente con la cuestión nuclear. La República Islámica de Irán necesita someterse a un proceso de democratización”.

Y expresó su escepticismo ante la posibilidad de que Estados Unidos pierda interés en Oriente Medio.

“Hoy en día, Europa está, en cierto modo, integrada en Oriente Medio. No ha disminuido la importancia estratégica ni de Europa ni de Oriente Medio”, afirmó Bayik. “No queremos profundizar en las dimensiones positivas y negativas de los cambios en los focos de interés de Estados Unidos. No creemos que vaya a haber una disminución de la importancia de Oriente Medio”.

Sin embargo, Stein advirtió que existe una “contradicción inherente” en la política estadounidense en la región que no puede resolverse.

“Como cuestión de política, el gobierno de Estados Unidos apoya el derecho del gobierno turco a golpear al PKK, incluyendo a los líderes del PKK, y asiste a esos golpes”, dijo a Responsible Statecraft, pero “la totalidad de la política de Estados Unidos hacia Siria depende de un afiliado del PKK”.

“La guerra es un lío”, añadió Stein.


Tras la publicación, la embajada turca escribió en un correo electrónico a Responsible Statecraft que los comentarios de Bayik “han verificado una vez más esta conexión inseparable entre el PKK y sus ramificaciones sirias.”

“Su conexión no es meramente ideológica, sino también estructural y operativa. Están bajo la misma cadena de mando. Estos puntos -sustentados con documentos concretos- han sido transmitidos a EE.UU. y a otros socios internacionales en todas las ocasiones”, dice la declaración. “Los funcionarios estadounidenses han subrayado repetidamente el carácter táctico, temporal y transaccional de su relación con la entidad ilegítima separatista. Sin embargo, los hechos sobre el terreno demuestran lo contrario”.

La embajada hizo hincapié en el elevado número de muertos de la “brutal campaña de terror” del PKK y su amenaza a “la seguridad y la soberanía de Irak”, así como a las fuerzas de la OTAN en Irak.

“Turquía espera que sus aliados muestren su solidaridad en la lucha contra esta organización terrorista, en lugar de prestarle… atención de boquilla”, concluye el comunicado. “Esto incluye [evitar] cualquier tipo de contacto con estos terroristas, ya que lo contrario podría interpretarse como una condonación del terrorismo”.

Nota del editor: Este artículo se ha actualizado para aclarar la condición de miembro fundador del PKK de Cemil Bayik.

Actualización: La Unión de Comunidades Democráticas del Kurdistán, el frente político al que pertenece el PKK, publicó su propia versión de la entrevista después de la publicación de este artículo. Al parecer, las preguntas de Responsible Statecraft se tradujeron a otro idioma y de nuevo al inglés, mientras que las respuestas de Bayik se modificaron ligeramente.

Lo más significativo es que la respuesta escrita original de Bayik a Responsible Statecraft afirmaba que “muchos de los líderes kurdos sirios han permanecido con el PKK durante decenas de años”. Sin embargo, la versión publicada por la Unión de Comunidades Democráticas del Kurdistán nombra específicamente a Mazloum Abdi e Ilham Ahmed, los líderes militares y políticos de las fuerzas kurdas sirias, como antiguos miembros del PKK.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies