¿Sobrevivirá el tercer partido más importante de Turquía al “caso de cierre”?

Al Monitor – 9 de abril de 2021 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El destino del principal movimiento político kurdo de Turquía sigue en el limbo a pesar de que el Tribunal Constitucional rechazó la semana pasada una acusación que pretendía el cierre del partido.

El Partido Democrático de los Pueblos (HDP), principal movimiento político kurdo de Turquía y tercera fuerza en su parlamento está decidido a luchar contra un controvertido intento de ilegalización del partido, impulsado por el rechazo provisional del Tribunal Constitucional al pliego de cargos la semana pasada.

El “caso de cierre” contra el HDP es la culminación de una larga represión contra el partido. Decenas de altos cargos del partido, entre ellos el ex copresidente Selahattin Demirtas, han ido a parar a la cárcel, mientras que otros han perdido sus escaños parlamentarios por cargos relacionados con el terrorismo, a menudo poco probados.

El 17 de marzo, el fiscal jefe del Tribunal de Apelación lanzó su propuesta de ilegalización del HDP, horas después de que Omer Faruk Gergerlioglu, un destacado defensor de los derechos humanos se convirtiera en el último diputado del HDP en ser despojado de su escaño.

El fiscal acusó al HDP de separatismo y de colaboración con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva a cabo una campaña armada contra Ankara desde 1984 y está designado como grupo terrorista. Pero el acta de acusación -más de 600 páginas, sin contar los voluminosos apéndices- parecía haber sido redactada a toda prisa. Las primeras 500 páginas estaban dedicadas a las investigaciones judiciales y a las demandas contra los líderes del HDP, pero algunas de ellas, resultó que habían sido desestimadas o terminaron en absoluciones. En la lista de miembros del partido para los que el fiscal pedía prohibiciones políticas figuraba un político fallecido.

Sin embargo, en su aspecto más controvertido, la acusación criminalizaba el proceso de paz de dos años entre Ankara y los kurdos, que fracasó en 2015. En las conversaciones participaron el fundador del PKK encarcelado, Abdullah Öcalan, la dirección del PKK con sede en las montañas de Qandil, en el norte de Irak, oficiales del gobierno y miembros del HDP que actuaron principalmente como intermediarios. Basándose en las actas de las reuniones entre los miembros del HDP y Öcalan, la acusación enmarca los esfuerzos de los miembros del HDP como actos criminales, por los que el partido debería ser ilegalizado, a pesar de que la iniciativa de paz fue lanzada y respaldada por el gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP).

Ahmet Faruk Unsal, antiguo legislador del AKP que se ha enemistado con el partido, fue testigo de cómo se desarrolló el proceso de paz. “Viendo la acusación, lo único que se podría decir al HDP es: ‘Bien hecho, habéis seguido la hoja de ruta del Estado para el proceso de resolución'”, dijo a Al-Monitor. Unsal señaló que la acusación equivale a criminalizar un proyecto legítimo para resolver la cuestión kurda. “El AKP ha defendido firmemente el proceso de resolución. Elaborar una acusación criminalizando un proyecto que se llevó a cabo dentro de un marco legal es también una falta de respeto al AKP”, declaró.

Para Meral Danis Bestas, parlamentaria del HDP, “el AKP debería ser el otro acusado en este caso si las actividades mencionadas en la acusación constituyen un delito”. Bestas dijo a Al-Monitor que el AKP había incluso patrocinado una ley especial para respaldar el proceso de asentamiento, conocida oficialmente como Ley para Acabar con el Terror y Reforzar la Integración Social.

Además, las reuniones de los miembros del HDP con Öcalan en la isla penitenciaria de alta seguridad de Imrali tuvieron lugar con permisos especiales del Ministerio de Justicia. El entonces subsecretario de Seguridad Pública asistió a algunas de las reuniones. “Fue el Estado el que organizó y pidió esas reuniones. El HDP tenía el papel de facilitador. Estaba allí en nombre del acuerdo. Hoy haríamos lo mismo, si fuera necesario”, dijo Bestas.

El 31 de marzo, el Tribunal Constitucional devolvió la acusación al fiscal debido a lo que los medios de comunicación describieron inicialmente como omisiones de procedimiento. El tribunal aún no ha hecho una declaración oficial sobre los motivos por los que rechazó la acusación, pero según Gokcer Tahincioglu, un veterano periodista especializado en asuntos judiciales, el tribunal no sólo encontró deficiencias técnicas, sino que también concluyó que el fiscal no había expuesto qué acciones del HDP convertían al partido en un “foco” de actividades separatistas que amenazaban la unidad de Turquía, como estipula la Constitución.

Refiriéndose a otros casos de ilegalización en el pasado, incluido un intento fallido de ilegalizar el AKP en 2008, Tahincioglu dijo que los fiscales debían enumerar explícitamente las acciones que convirtieron a los partidos en un “punto focal” de actividades contra la Constitución. “La condición de ‘punto focal’ es el único criterio para prohibir un partido político en Turquía. Por lo tanto, el Tribunal Constitucional dictaminó que [la fiscalía] no había explicado qué pruebas de la acusación del HDP estaban relacionadas con que el partido se convirtiera en un punto focal en este sentido. La fiscalía intentará ahora establecer ese vínculo”, dijo Tahincioglu a Al-Monitor. Una vez que la acusación se reescriba y se acepte, el Tribunal Constitucional retomará el caso y decidirá si existen pruebas suficientes para ilegalizar el partido, agregó.

Es difícil predecir si el HDP será finalmente ilegalizado en un ambiente en el que el sistema judicial se está convirtiendo cada vez más en una herramienta política. Para el co-presidente del HDP, Mithat Sancar, no se puede restar importancia a las acusaciones poco probadas. “Estas acusaciones huecas son el producto de una mentalidad judicial que dice: ‘Te voy a castigar aunque no hayas hecho nada’. Y esto es mucho más aterrador para la oposición”, dijo en una reciente conversación con Al-Monitor.

Como muchos otros, Unsal cree que la medida de ilegalizar el HDP fue aprobada por el AKP como un gesto hacia su aliado de facto, el Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), de extrema derecha, cuyo apoyo al gobierno se ha vuelto aún más crucial en medio de una crisis económica que está erosionando el apoyo popular del AKP. El MHP había pedido repetidamente la prohibición del HDP y el caso de cierre se produjo justo en la víspera de la convención anual del partido.

“Es difícil predecir cómo acabará el caso del cierre. Muchas cosas que la gente veía como improbables han llegado a suceder en Turquía. Una sola persona podría decidir sobre la cuestión y es el presidente Recep Tayyip Erdogan”, dijo Unsal, que ahora es miembro del opositor Partido Democracia y Progreso.

En lo que es atípico para él, Erdogan ha rehuido el debate sobre si el HDP debe ser ilegalizado. Para Unsal, que mantuvo una estrecha relación de trabajo con Erdogan durante sus años en el AKP, la reticencia del presidente no es gratuita. “En muchas cuestiones críticas, Erdogan toma decisiones basándose en las encuestas de opinión pública. Realiza encuestas de opinión pública casi sobre cualquier tema y, como es lógico, realizó una sobre [la prohibición del HDP]. Según los resultados, el 35% de la base de votantes del AKP desaprueba esa medida. Lo mismo ocurre con los miembros del partido: un cierto segmento del AKP está irritado por esta situación”, dijo.

Los recelos del AKP se derivan del propio historial de enfrentamientos del partido con los tribunales. El AKP se libró por poco de ser ilegalizado por violar el sistema laico del país en 2008, mientras que varios de sus predecesores islamistas fueron vetados por los mismos motivos a lo largo de los años, incluido el Partido del Bienestar, en el que comenzó la carrera política de Erdogan.

Los kurdos tampoco son ajenos a estas ilegalizaciones. Eyyup Demir, autor de un libro sobre los partidos kurdos en Turquía, dijo a Al-Monitor que del movimiento kurdo han surgido 11 partidos políticos desde que se fundó el primero, el Partido del Trabajo del Pueblo, en junio de 1990. “En los 31 años transcurridos desde entonces, cinco partidos creados por los kurdos han sido ilegalizados”, dijo Demir, subrayando que los kurdos nunca se rindieron y sustituyeron los partidos ilegalizados por otros nuevos.

Y continuó: “El HDP mantiene hoy esta lucha. Hay que darse cuenta de que la ilegalización de los partidos no puede ser una solución mientras existan sus bases populares. Cada vez que se cierra un partido, se crea un nuevo partido para sustituirlo. La pérdida no irá más allá del nombre del partido”. Bestas, por su parte, dijo que la dirección del HDP estaba decidida a no perder el partido. “Nuestra hoja de ruta es mantener vivo el partido, conservarlo y hacerlo más grande”, dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies