Voluntarios internacionales: ideal y realidad

Los voluntaries internacionales se unen a las fuerzas de las YPG-YPJ con motivaciones muy diferentes, algunos incluso son ex-soldados que desean adornar su currículo. Arthur Aberlin explica porqué su compromiso como combatiente de las YPG sigue siendo un apoyo valioso a la revolución social.

ideal20realite
Campo de entrenamiento de las YPG para voluntarios internacionales, Cantón de Cizîrê, 10 de mayo de 2017

Antesde llegar a Rojava, a menudo me pregunté quienes son los valientes que dejan atrás su cómoda vida cotidiana para defender la revolución social poniendo sus vidas en peligro en esta lucha armada.

De las historias de mártires de las que oí hablar, reconocí que la mayoría eran revolucionarios que habían seguido sus ideales. La realidad es, como ocurre la mayoría de veces, mucho más compleja de lo que parece desde lejos.

Déjenme decirte qué he observado hasta ahora.

Existen básicamente dos tipos de motivaciones entre los voluntarios internacionales: por un lado, hay personas que son realmente revolucionarios convencidos; por otro lado, hay quienes simplemente luchan contra Daesh (con frecuencia, antiguos soldados) para defender “su país” o simplemente porque quieren añadir unas pocas líneas a su currículo para empresas militares privadas.

Obviamente estas dos categorías no reflejan la complejidad de todas y cada una de los cursos de vida de cada persona: Algunos de esos que han venido a luchar contra Daesh pueden desarrollar simpatía por la revolución una vez que ven lo que está sucediendo aquí. Esto es lo que esperan los camaradas de las YPG: que el contacto con los ideales y luchadores revolucionarios pueda convencerlos o al menos, hacerles ganar cierto respeto por el proyecto del confederalismo democrático.
 

Algunos son abiertamente reaccionarios

La presencia de este tipo de voluntarios internacionales es en todo caso un gran tema entre los revolucionarios. Mientras que la mayoría de ellos demuestra una actitud respetuosa, otros, en el mejor de los casos, muestran abiertamente su desdén a la revolución, y en el peor de los casos, se revelan como profundos reaccionarios…

Para izquierdistas convencidos como yo, este tipo de cosas claramente perturba nuestra necesidad de pureza revolucionaria… especialmente cuando has viajado varios miles de millas para volver a conectar con el significado más profundo de la palabra “revolucionario”.

Entonces, ¿Qué se puede pensar de semejante compromiso?

En primer lugar, una consideración práctica: los voluntarios internacionales (y en particular los exsoldados y marines, especialmente los americanos) nos dan cierta certeza (por cierto, muy pequeña) de que las potencias imperialistas no nos abandonarán demasiado pronto. Por supuesto, si uno o dos izquierdistas mueren en un ataque turco, es una cosa. Pero es otra cosa, que involucra un coste político mucho más grande, si varias docenas de ex marines fuesen asesinados después de un ataque aéreo.

 

Todos somos heval

No estoy sugiriendo que nuestros camaradas kurdos nos utilicen como escudos de seguridad humanos. Al contrario, ellos ponen mucha fe en nosotros. Revolucionarios o no, todos somos heval (esto significa entre “amigo” y “camarada”). Tampoco servimos de carne de cañon, ni somos tratados como valiosos, pequeños objetos que uno necesita preservar. Nosotros podemos pedir la ocupación que nos gustaría tener, de acuerdo con nuestras habilidades, por supuesto. Esas son las conclusiones a las que hemos llegado entre revolucionarios.

Y la idea de que debido a la presencia de nuestros aprendices de Chuck Norris podríamos evitar que un F-16 turco lance una bomba de 500 kg sobre nuestras cabezas hace a los ex-marines más soportables!

Es útil recordar el caso de España en 1936, donde miles de voluntarios se unieron a la revolución y/o a las brigadas internacionales. Con frecuencia pensamos en ellos como personas motivadas por ideales revolucionarios. De nuevo, la realidad demuestra ser mucho más matizada, como pude aprender de mi propia historia familiar y del estudio de los antecedentes de algunos de estos voluntarios. De hecho, la gran depresión de 1933 y el desempleo masivo fueron factores explicativos importantes para la salida de muchos jóvenes trabajadores a España.

 

Solidaridad concreta puesta en práctica

Aunque divague, esta pequeña excursión histórica me permite destacar dos aspectos. En primer lugar, la debilidad del apoyo que la izquierda revolucionaria da a este gran movimiento social, uno de los más progresistas en décadas. No estoy hablando de declaraciones de posición o artículos o reuniones, sino de iniciativas de solidaridad efectivas y concretas. En segundo lugar, lo que voy a decir puede ser chocante pero la revolución aquí no se conseguirá ni desarrollará gracias a unas cuantas frases bonitas, sino con actos concretos de solidaridad.

Dejadme deciros una amarga verdad: Los primeros voluntarios internacionales en Rojava no eran revolucionarios, sino exsoldados… Sus convicciones podrían ser exactamente las opuestas a las mías, pero no importa como lo digas, un acto concreto permanece como un acto concreto. Por supuesto que preferiría que todos ellos fuesen verdaderos revolucionarios, pero al fin y al cabo, ¿quién es el que más está ayudando a la revolución social, un ex soldado que se unió a nuestras filas, o los activistas que debaten sobre la cuestión de si nuestra revolución es una revolución verdadera detrás de las pantallas de sus ordenadores a varios miles de kilómetros de nosotros, y que en 15 años puede que hayan llegado a una conclusión de si esta lucha vale la pena o no? Y, ¿No es el hecho de que personas no politizadas encuentren su camino en Rojava una prueba de que algo importante está ocurriendo aquí?

 

Fuente: libcom.org

Autoría: Arthur Aberlin

Fecha de publicación original: 22-julio-2017

Traducido por: Rojava Azadî

8 comentarios en «Voluntarios internacionales: ideal y realidad»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies