Un grupo kurdo afirma que Turquía está utilizando armas químicas. ¿Por qué nadie investiga?

Protesta contra el despliegue militar turco en el norte de Irak y el silencio de la UE y la OTAN. Stuttgart, Alemania. 30 de octubre de 2021 | Christoph Schmidt/dpa/Alamy Live News.

La comunidad internacional no está cumpliendo con su deber de investigar las acusaciones de que las fuerzas kurdas están siendo asesinadas en los ataques turcos

Fuente: Open Democracy

Autora: Sarah Glynn

Fecha de publicación original: 5 de noviembre de 2021

El Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) ha pedido a las organizaciones internacionales que investiguen sus afirmaciones de que Turquía ha utilizado armas químicas contra las fuerzas kurdas en la región del Kurdistán de Irak en más de 300 ocasiones. El partido ha invitado a delegaciones internacionales a visitar la región y a inspeccionar los túneles de montaña en los que, según afirma, aún quedan restos de sustancias químicas, y a examinar los cadáveres de los guerrilleros del PKK que, según afirma, murieron en los ataques.

El PKK ha publicado vídeos de los gases que salen de las entradas de los túneles, así como detalles de las personas que supuestamente han muerto y relatos de los supervivientes.

También se ha informado de que los gases han afectado a los habitantes de la zona que han intentado permanecer en sus casas. El 11 de octubre, la agencia de noticias prokurda Mezopotamya informó de que 548 personas que vivían en una zona cercana al lugar de los supuestos ataques turcos habían sido hospitalizadas debido a quejas de “lagrimeo excesivo de los ojos, visión borrosa, dolores de cabeza repentinos, hemorragias nasales, dificultad para respirar y sarpullido”. La agencia también informó de que el Partido Democrático del Kurdistán (PDK), que domina el Gobierno Regional del Kurdistán en Irak, estaba trabajando con funcionarios turcos para suprimir las noticias de lo que estaba ocurriendo.

Un informe anterior de un medio de comunicación cercano al PDK, que es crítico con el PKK, describía a una familia local afectada por un “presunto ataque químico” el 4 de septiembre, y la falta de voluntad del gobierno para investigar.

Se necesitan respuestas

El hecho de que estos informes no hayan dado lugar a una investigación independiente es chocante, aunque a la luz de los precedentes históricos, no es sorprendente. En junio, Malin Björk, eurodiputada del Partido de la Izquierda Sueca, intentó plantear su preocupación por los supuestos ataques en una pregunta escrita a Josep Borrell, vicepresidente de la Comisión Europea y alto representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad.

La respuesta de Borrell, fechada el 11 de octubre, reiteraba la hostilidad de la UE hacia el PKK, afirmando que el bloque considera al partido “un grupo implicado en actos terroristas sujeto a las medidas restrictivas de la UE”. Aunque Borrell aceptó que “Turquía es militarmente activa en el norte de Irak, donde lleva a cabo ataques contra el Partido de los Trabajadores del Kurdistán”, desestimó la pregunta sobre los crímenes de guerra denunciados con la afirmación: “Sin embargo, no se han presentado informes de ataques químicos confirmados”.

Sin una investigación independiente de los ataques, los líderes internacionales pueden seguir mirando hacia otro lado, pero son los únicos que están en condiciones de exigir dicha investigación.

Investigaciones selectivas

El uso de armas químicas está prohibido desde el Protocolo de Ginebra de 1925. La Convención sobre Armas Químicas, que entró en vigor en 1997 y que Turquía ha firmado, también exige a todas las partes que destruyan sus armas químicas y permite a cualquier Estado parte solicitar una inspección de otro Estado parte en cualquier momento.

Sin embargo, la línea roja en torno a la guerra química -al igual que otros aspectos de las relaciones internacionales- no depende tanto de lo que se hace, sino de quién se es. Cuando se acusó al régimen sirio de utilizar armas químicas, en ataques que comenzaron en diciembre de 2012, fue noticia en todo el mundo. Las acusaciones contra Turquía apenas se mencionan.

Los informes sobre el uso de armas químicas por parte del régimen sirio también dieron lugar a investigaciones de la ONU y a un programa internacional para destruir las reservas de armas químicas de Siria, aunque esto no logró evitar más ataques, y otras medidas internacionales fueron bloqueadas por los vetos rusos.

En cambio, aunque desde finales de la década de 1980 ha habido informes que acusan a Turquía de utilizar armas químicas contra el PKK -incluido un informe de 1999 de la cadena de televisión pública alemana ZDF que citaba a un miembro de una unidad especial militar turca-, éstos han tenido poca respuesta.

Las pruebas definitivas sobre si Turquía ha desplegado las armas químicas son siempre difíciles de obtener, ya que las autoridades turcas impiden los intentos de investigación, pero ha habido poca presión para que se actúe por parte de las organizaciones internacionales.

En 1994, Christopher Milroy, un patólogo forense del Reino Unido, escribió un informe en el British Medical Journal sobre una visita que realizó a Turquía para investigar las denuncias de uso de napalm (un arma química) por parte del gobierno contra las guerrillas del PKK. Comprobó que las descripciones que le dieron de los cuerpos quemados eran “consistentes con el uso de napalm”, pero el extremo acoso de la policía turca le impidió realizar cualquier investigación directa. La zona del atentado había sido acordonada y los cuerpos habían sido enterrados en una fosa común hormigonada. Le dijeron que “un hombre que iba a intentar recoger muestras de los cuerpos en un pueblo local había sido detenido por las autoridades turcas, junto con toda su familia”.

En 2010, la revista de noticias alemana Der Spiegel informó de que las “espeluznantes imágenes de combatientes kurdos muertos” habían sido autentificadas por un experto en falsificación de fotografías, mientras que un informe forense del Hospital Universitario de Hamburgo había concluido que era muy probable que los ocho kurdos hubieran muerto “debido al uso de sustancias químicas”. Gisela Penteker, de Médicos Internacionales para la Prevención de la Guerra Nuclear, declaró al periódico que la población local había afirmado en repetidas ocasiones que se habían utilizado armas químicas, pero que las autoridades habían retrasado la entrega de los cadáveres, por lo que era difícil realizar una autopsia completa.

Los ataques químicos no son el único método extrajudicial supuestamente utilizado por Turquía para aplastar a los kurdos sin ninguna repercusión más amplia ni rendición de cuentas.

Turquía es un miembro estratégico de la OTAN y un importante socio comercial para muchos en el Norte Global, además de ser ahora también esencialmente un centro de retención de refugiados, y tanto Estados Unidos como Europa han sido acusados de apaciguar a su gobierno.

En 2018, Turquía y las facciones aliadas fueron acusadas de utilizar armas químicas en Afrîn, en el norte de Siria. El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (SOHR), con sede en el Reino Unido, informó de que los proyectiles procedentes de Turquía o de sus facciones aliadas habían dejado a seis personas con “pupilas dilatadas” y “dificultades respiratorias”, y el hospital afirmó que sus síntomas eran consistentes con un ataque químico; pero las acusaciones fueron simplemente descartadas por Estados Unidos como “extremadamente improbables”.

Los médicos kurdos también alegaron el uso de armas químicas por parte de Turquía en la invasión de Ras al-Ayn, en el noreste de Siria, en 2019, cuando numerosas fuentes, entre ellas el SOHR, citaron informes médicos de lesiones que solo podían ser resultado de armas no convencionales. . ,

Las pruebas realizadas por los laboratorios Wessling AG en Suiza en una muestra de piel de una de las víctimas encontraron que, “el tipo de herida (quemaduras químicas) en combinación con la cantidad significativamente alta de fósforo encontrada en la muestra demuestra que se han utilizado reactivos de fósforo (municiones de fósforo blanco).” Sin embargo, esto parece haber suscitado poca respuesta fuera de la comunidad kurda.

La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas de Estados Unidos aceptó investigar los supuestos ataques turcos, que habían producido quemaduras consistentes con el uso de fósforo blanco. Pero su investigación se abandonó pronto, diciendo que no investigaba porque las lesiones por fósforo blanco se producen por propiedades térmicas y no químicas, por lo que quedaban fuera de su competencia.

Una invasión no denunciada

Por muy brutales que fueran, esos primeros ataques de Turquía fueron relativamente aislados. Pero lo que ocurre hoy, según la guerrilla del PKK, es una campaña concertada de ataques químicos.

La actual operación de Turquía en la región del Kurdistán de Irak comenzó el 23 de abril. Está invadiendo e intentando ocupar las tierras fronterizas del norte de Irak, donde el PKK tiene sus bases en las montañas. Turquía califica al PKK de organización terrorista y presenta esta invasión como una acción antiterrorista, pero el ejército turco está construyendo sus propias bases e infraestructuras.

Turquía está recibiendo apoyo práctico del PDK, cuyos acuerdos petroleros han hecho que su gobierno dependa de Turquía. Además, el PDK se alegraría de la derrota del PKK y de sus ideas contrapuestas sobre la autonomía kurda, incluso a costa de un mayor dominio turco sobre la región.

Una historia oscura

Los kurdos están terriblemente familiarizados con los impactos de los ataques químicos, y también con el silencio selectivo. Aunque no parece haber pruebas que apoyen la afirmación común de que las armas químicas se utilizaron para defender el Mandato Británico en Irak (las dificultades técnicas superaron el entusiasmo de Winston Churchill), en el genocidio de Saddam Hussein contra los kurdos en al-Anfal, y su bombardeo de la ciudad kurda de Halabja en marzo de 1988, miles de personas murieron a causa de un cóctel letal de productos químicos, y muchos miles más quedaron dañados permanentemente.

Estados Unidos era muy consciente de que Irak estaba utilizando armas químicas en la guerra con Irán -incluso fue investigado y condenado por la ONU en 1983-, pero se consideró aceptable cualquier medio para derrotar a los iraníes, y en 1987, Estados Unidos estaba ayudando a las fuerzas iraquíes suministrando la información vital que les permitía dirigir sus ataques contra las tropas iraníes.

Estados Unidos tardó en responder a la masacre de Halabja y, cuando lo hizo, intentó culpar por igual a Irán. No fue hasta la Primera Guerra del Golfo, cuando Irak se convirtió en el enemigo, que EEUU empezó a pregonar el genocidio kurdo.

La comunidad internacional tiene el deber de investigar todas las denuncias de armamento químico y de actuar en función de lo que encuentre, con prontitud y no sólo en función de los intereses políticos. Si no se ejerce presión desde abajo, es poco probable que esto ocurra, y los Estados que se consideren demasiado útiles para criticar podrán salir impunes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies