El comandante kurdo sirio dice que Rusia se opone a nuevas apropiaciones de tierras por parte de Turquía

Mazlum Kobane, comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias, también dice que Damasco aún no está dispuesto a negociar.

Fuente: Al-Monitor

Autora: Amberin Zaman

Fecha de publicación original: 9 de noviembre de 2021

NORESTE DE SIRIA – Turquía ha retomado sus amenazas de otra gran operación militar contra las Fuerzas Democráticas Sirias, el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra el Estado Islámico.

A diferencia de lo ocurrido en octubre de 2019, cuando el presidente turco Recep Tayyip Erdogan obtuvo el visto bueno del entonces presidente Donald Trump para invadir una gran parte de la región kurda siria, Turquía se enfrenta a la resistencia de la comunidad internacional.

Sin embargo, a medida que sus números en las encuestas caen, Erdogan se está volviendo cada vez más imprudente y aún podría atacar. Tanto si lo hace como si no, miles de kurdos sirios viven con el temor constante de un ataque turco que provoque un mayor derramamiento de sangre y miseria mientras luchan contra el impacto de la peor sequía en décadas y la pandemia del COVID-19.

Muchos siguen huyendo ilegalmente de la región en busca de una vida mejor. Las pésimas condiciones económicas y la inestabilidad ofrecen una ayuda al Estado Islámico en su intento de recuperar su posición.

Mazlum Kobane, comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias, está tratando de dirigir lo que sigue siendo la parte más estable y libre del país en estos tiempos turbulentos bajo la protección de Estados Unidos.

El gobierno de Biden se ha comprometido a mantener sus fuerzas en Siria durante su actual mandato. Pero la reciente debacle en Afganistán ha sembrado dudas, y cada vez se reconoce más que los kurdos sirios necesitan llegar a un acuerdo con Damasco y sólo Rusia puede ayudarles a conseguirlo. Pero, ¿se puede confiar en que Rusia, que permitió a Turquía invadir el enclave mayoritariamente kurdo de Afrin en 2018, actúe de buena fe?

Al-Monitor se sentó con Kobane, también conocido como Mazlum Abdi, en una base militar en el noreste de Siria para hablar de los desafíos que él y su pueblo enfrentan. El hombre, de 53 años, parecía estar en forma y relajado con el uniforme de combate azul oscuro que usan las fuerzas antiterroristas locales. Eligió cuidadosamente sus palabras. Está claro que Kobane no quiere provocar a Turquía, Rusia o el gobierno sirio.

Al-Monitor: El presidente turco Recep Tayyip Erdogan está haciendo nuevas amenazas de lanzar otra operación militar contra las Fuerzas Democráticas Sirias en el noreste de Siria, y diariamente se especula en los medios de comunicación sobre dónde y cuándo podría producirse otra invasión turca. ¿Cree usted que Erdogan cumplirá sus amenazas? Ciertamente, siempre lo ha hecho en el pasado.

Mazlum Kobane: Erdogan siempre ha buscado el apoyo de los actores internacionales antes de embarcarse en una intervención militar aquí. Ha amenazado y sigue amenazando. Insiste en que intervendrá y seguirá insistiendo. Con ello busca preparar el terreno para una operación. Sin embargo, la situación existente en el noreste de Siria es diferente ahora. Los equilibrios han cambiado. En las instancias anteriores, no había acuerdos vinculantes entre Turquía y las potencias internacionales. Ni antes del ataque [de octubre de 2019] contra Serekaniye [Ras al-Ain] ni del ataque [de enero de 2018] contra Afrin. Pero ahora hay dos acuerdos en vigor: el acuerdo entre Erdogan y Vladimir Putin que se firmó en Sochi, y el acuerdo que se firmó entre Estados Unidos y Turquía en Ankara [a raíz de la Operación Primavera de la Paz de Turquía de octubre de 2019 contra las Fuerzas Democráticas Sirias]. En mi opinión, a menos que Turquía obtenga la aprobación de Rusia o de Estados Unidos, Erdogan no puede dar ese paso. Y hasta donde yo sé, no existe tal aprobación.

Al-Monitor: ¿Le han dado Rusia y Estados Unidos esas garantías?

Mazlum Kobane: Sí. Estados Unidos nos ha dado esas garantías. Nos las han transmitido oficialmente. Estados Unidos dijo que se oponía y no aceptaría ningún ataque de Turquía contra nosotros. Los funcionarios estadounidenses con los que hablamos también recordaron las sanciones existentes en el Congreso contra Turquía [por su adquisición de misiles rusos S-400]. Nos informaron de que durante la última reunión entre Erdogan y el presidente Joe Biden [al margen de la cumbre del G20 en Roma] se le dijo a Erdogan que Estados Unidos no aceptaría ningún ataque contra nosotros.

Los rusos también nos dijeron que no habían hecho ningún trato con Turquía. Sin embargo, dijeron que las fuerzas [del Ejército Nacional Sirio] respaldadas por Turquía podrían atacarnos y no los militares turcos en sí. De hecho, nos dieron una fecha. Se suponía que nos atacarían hoy [5 de noviembre], pero no ocurrió nada.

Al-Monitor: ¿Dónde se suponía que iban a atacar?

Mazlum Kobane: En las zonas de Tell Rifaat, Serekaniye [Ras al-Ain] y Girespi [Tell Abyad]. Como he dicho, un ataque turco no parece probable en las circunstancias actuales. Además, los rusos nos dijeron que habían comunicado a los turcos que no aceptarían un ataque contra nosotros. Sin embargo, no pueden determinar lo que podrían hacer las fuerzas respaldadas por Turquía. Dijeron que tampoco aceptarían un ataque por su parte. Pero está por ver lo que ocurrirá en la práctica, sobre el terreno.

Al-Monitor: ¿Está diciendo que no se oponen a Turquía con la misma firmeza que los estadounidenses?

Mazlum Kobane: No, en absoluto. Este es un punto muy crítico y requiere una aclaración adecuada. Los rusos dijeron que no era cuestión de permitir que Turquía atacara, sino que los grupos rebeldes apoyados por Turquía podrían atacarnos sin la autorización de Turquía. Pero nosotros creemos que los rebeldes apoyados por Turquía nunca iniciarían ningún ataque a menos que Turquía estuviera directamente involucrada.

Al-Monitor: Has dicho que los equilibrios en el noreste han cambiado. Esto también es cierto en Turquía, donde Erdogan y su gobernante Partido de la Justicia y el Desarrollo, el AKP, están perdiendo rápidamente terreno. ¿No cree que Erdogan podría llevar a cabo una operación contra usted, independientemente de los factores que ha señalado, para distraer la atención de los problemas económicos y quizás incluso como excusa para retrasar las elecciones que deben celebrarse en 2023?

Mazlum Kobane: Mi opinión es que, obviamente, no debería recurrir a esa acción. Pero al fin y al cabo estamos hablando de Erdogan. Es posible que intervenga contra nosotros para reforzar su propia posición en el país. Por lo tanto, nos tomamos en serio sus amenazas y estamos tomando todas las medidas necesarias teniendo en cuenta ese escenario. Actuamos como si se llevara a cabo una operación turca contra nosotros.

Al-Monitor: Mientras tanto, algo bastante significativo ocurrió en Turquía. El principal partido de la oposición, el Partido Popular Republicano, el CHP, inició un diálogo con los kurdos y, como se vio durante las elecciones municipales de 2019, forjó una alianza de facto con ellos. El mes pasado, el CHP envió una delegación de nivel al Kurdistán iraquí, una primicia. Y, más recientemente, votó en contra de la moción del gobierno en el parlamento para autorizar el despliegue de las fuerzas turcas en Siria e Irak por otros dos años. Esa es otra primicia.

Mazlum Kobane: Es cierto que se opusieron a este proyecto de ley por primera vez. El consenso en torno a Erdogan se está desvaneciendo. La alianza entre el AKP y el Partido del Movimiento Nacionalista de extrema derecha también se está debilitando. Estos factores, combinados con la resistencia mostrada por las potencias internacionales contra una operación turca, habrán envalentonado al CHP. Al mismo tiempo, el CHP está invirtiendo en las próximas elecciones.

Al-Monitor: ¿Quiere decir que está intentando atraer a los kurdos?

Mazlum Kobane: Sí, pero en cualquier caso es una señal positiva y un paso importante. Y si el CHP está actuando de esta manera, esto sugiere que los equilibrios internos de Turquía están cambiando. Y esto nos da esperanza.

Al-Monitor: ¿Le gustaría invitar a una delegación del CHP a Rojava?

Mazlum Kobane: ¿Por qué no? Sería algo positivo.

Al-Monitor: Las condiciones económicas en Rojava son cada vez más difíciles. Por un lado, están los embargos impuestos por Turquía y las sanciones impuestas por Estados Unidos al régimen de Assad. Por otro lado, está la pandemia del COVID-19, una de las sequías más graves en décadas y la continua supresión del agua por parte de Turquía junto con sus amenazas de ataque. ¿Pueden estos factores dar un nuevo impulso al Estado Islámico?

Mazlum Kobane: El DAESH [acrónimo árabe del Estado Islámico] está activo en toda Siria. Y estas condiciones económicas desfavorables están repercutiendo en nuestra lucha contra DAESH. Su capacidad para recuperar terreno está cada vez más vinculada a las condiciones económicas de Siria. Hay demasiados desempleados. Hay una pobreza generalizada. Todos estos factores disminuyen la autoridad de nuestra administración. El DAESH se aprovecha de ello. Por lo tanto, las fuerzas de la coalición internacional y todas las potencias que luchan contra el terrorismo deben tomar medidas inmediatas para abordar la situación económica aquí. Reforzar la economía se ha convertido en uno de los pilares de la lucha contra el terrorismo. Nosotros, como Fuerzas Democráticas Sirias, lo decimos abiertamente. Si queremos luchar eficazmente contra DAESH debemos dar prioridad a la economía.

Al-Monitor: El petróleo es una fuente de ingresos fundamental para esta región. Sin embargo, la administración Biden no extendió la exención de la era Trump para que la compañía petrolera estadounidense Delta Crescent desarrolle y comercialice su petróleo.

Mazlum Kobane: Nuestras demandas no se limitan al petróleo. Nuestra demanda es que todo el norte y el este de Siria queden exentos de las sanciones de Estados Unidos a César. Se requiere una decisión formal en este sentido. Cualquiera que quiera hacer negocios aquí, contribuir a la economía de aquí, debe ser autorizado a hacerlo.

Al-Monitor: ¿Y cómo ha respondido la administración Biden?

Mazlum Kobane: Hasta ahora han sido positivos.

Al-Monitor: Entonces, ¿por qué no ocurre nada?

Mazlum Kobane: Estamos esperando que cumplan sus promesas…

Al-Monitor: No es ningún secreto que la administración Biden quiere que llegue a un acuerdo con el régimen a través de la mediación rusa. Hay muchos rumores que circulan a este respecto. Por ejemplo, en los medios de comunicación se afirma que Aldar Xelil [el miembro del consejo de la copresidencia del gobernante Partido de la Unidad Democrática] viajó a Damasco recientemente y entregó cálidos mensajes al régimen. ¿Qué está ocurriendo?

Mazlum Kobane: Hasta ahora nadie ha ido a Damasco para ningún tipo de negociación. Y hasta ahora no ha habido negociaciones serias con Damasco. Ha habido algunos contactos, pero ninguna de esas reuniones se ha convertido en negociaciones.

Al-Monitor: ¿Por qué no?

Mazlum Kobane: Damasco no está preparado para ello. Por mucho que afirmen que no se volverá a la época anterior a 2011, su mentalidad sigue siendo la misma. Hay que presionarlos. Además, hay una cuestión de confianza, sobre todo para Damasco.

Al-Monitor: ¿Les están diciendo que rompan sus lazos con Estados Unidos?

Mazlum Kobane: No exactamente. Nos están diciendo: “No queremos un Estado dentro de un Estado. No queremos un ejército dentro de un ejército”. No tenemos esas exigencias. Nuestro proyecto es la autonomía y lo estamos aplicando en este momento. Sin embargo, quieren que les demos garantías con respecto a las preocupaciones mencionadas. Romper nuestros lazos con los estadounidenses no es su precondición. Su precondición es la unidad indivisible de Siria. Preservar su bandera, sus fronteras, su presidente. Su soberanía. Estamos dispuestos a ofrecer garantías en todos estos puntos. Pero ellos deben estar dispuestos a negociar con nosotros nuestra autonomía.

Al-Monitor: ¿Incluiría eso también a las zonas de mayoría árabe?

Mazlum Kobane: Los árabes también tienen sus demandas. También hay un problema en sus zonas. No hemos arrebatado esas zonas al régimen. Esas zonas se levantaron contra el régimen, y luego Al Qaeda y el DAESH tomaron el control. Le arrebatamos esas zonas a DAESH. Damasco tiene que negociar también con esas zonas.

Al-Monitor: ¿Son sinceros los rusos en sus esfuerzos de mediación? ¿O simplemente quieren que ustedes capitulen para poder obtener la mayor parte del pastel del petróleo del régimen, como afirman algunos?

Mazlum Kobane: Tenemos buenas relaciones con Rusia. Desde hace dos años, cooperamos sobre el terreno en el marco del acuerdo [de Sochi]. Este problema no puede resolverse sin Rusia. Creo que Rusia podría ser más proactiva y ejercer más presión sobre el régimen.

Al-Monitor: ¿Por qué no lo hacen?

Mazlum Kobane: Nosotros les hacemos la misma pregunta.

Al-Monitor: ¿Qué lugar ocupa Irán en este panorama? Después de todo, Irán es un actor importante en Siria y, al igual que Turquía, se resiste a cualquier concesión política para los kurdos. ¿No tienen que ser ellos también parte de la solución?

Mazlum Kobane: Rusia está aquí por invitación formal del gobierno de Damasco. En mi opinión, el papel de Rusia es determinante. Y creo que Rusia se acercará a nuestra forma de ver las cosas. No tienen otra opción.

Al-Monitor: Pero Rusia también tiene una relación con Turquía. Necesita mantener a Turquía en equilibrio, especialmente en Idlib. Y como usted sabe, se habla mucho de que Turquía haga concesiones a Rusia en Idlib a cambio de concesiones rusas en relación con usted.

Mazlum Kobane: No creo que eso sea ya posible. Esa es la diferencia hoy. Rusia no quiere que más territorio de Siria sea ocupado por Turquía. De hecho, eso es lo que los rusos nos dijeron que le habían dicho a Turquía.

Al-Monitor: Hay otros acontecimientos recientes que pueden afectar a su futuro. Varios gobiernos árabes, en particular Egipto y los Emiratos Árabes, están tratando de volver a incluir a Siria en la Liga Árabe y de restaurar la legitimidad del régimen de Assad. Parece que Assad no va a desaparecer. ¿Está usted de acuerdo?

Mazlum Kobane: Sí, estoy de acuerdo.

Al-Monitor: ¿No le preocupa eso?

Mazlum Kobane: A nosotros no nos importa si Assad se va o se queda. Puede que lo sea para otros. Lo que nos importa es que haya una solución para nuestra región y para Siria en su conjunto. Si esa solución se alcanza con Assad, que así sea. No estamos en contra de eso, y durante los últimos 10 años esa ha sido más o menos nuestra posición. Estamos dispuestos a sentarnos con quien esté dispuesto a una solución. En este contexto, las sanciones existentes de Estados Unidos sobre Siria deberían aprovecharse para una solución del problema sirio. Todo el mundo sabe que Assad no va a caer.

Al-Monitor: ¿Tiene Estados Unidos una estrategia para Siria o para esta región? Sabemos que está trabajando en una, pero hasta ahora no se ha anunciado nada.

Mazlum Kobane: No tiene un plan cohesivo. En todo caso, no uno que hayan compartido con nosotros hasta ahora. Tienen políticas ad hoc. Por ahora, su lucha contra DAESH. Pero nuestra principal exigencia es que Estados Unidos aproveche su presencia aquí para lograr una resolución del problema sirio y que permanezcan aquí hasta ese momento. Si no se encuentra una solución para toda Siria, los problemas de esta región seguirán sin resolverse. Al fin y al cabo, somos una parte de Siria. No puede haber resolución sin Damasco. Esta zona no puede sobrevivir sola a falta de una solución para todo el país.

Al-Monitor: ¿Dónde se puede alcanzar un acuerdo? ¿En Ginebra, en Astana?

Mazlum Kobane: Estas plataformas están perdiendo su credibilidad. Todo el mundo ha perdido la fe en estos procesos. Tampoco creo que lleguemos a ninguna parte a través de ellos. Sin embargo, si Estados Unidos y Rusia, y de hecho los países árabes, se comprometen a mediar en un acuerdo entre nuestra administración y el régimen, y si se llega a un acuerdo dentro de ciertos parámetros, esto podría facilitar una solución, servir de modelo para el resto del país. Si no se ha conseguido ningún progreso a través de las plataformas existentes en los últimos 10 años, decimos: “Venga, probemos una nueva vía”.

Al-Monitor: ¿Y qué pasa con Idlib?

Mazlum Kobane: Creo que si se negocia una solución para nuestra región, Idlib también se resolverá.

Al-Monitor: ¿Se retirará Turquía de Siria?

Mazlum Kobane: Si los pueblos de Siria, su gobierno y las partes interesadas internacionales llegan a un consenso, Turquía se verá obligada a retirarse. Y si el gobierno de Erdogan pierde el poder en Turquía, eso lo facilitará definitivamente. Las potencias internacionales y la coalición liderada por Estados Unidos tienen que interactuar con nuestra administración aquí en múltiples niveles. Por ahora, las relaciones se limitan al ámbito militar.

Las actividades de esta administración, ya sean sociales, económicas, de gestión de las prisiones, etc., forman parte de la lucha contra el terrorismo. En otras palabras, las Fuerzas Democráticas Sirias no son las únicas responsables de la lucha contra el terrorismo. Por lo tanto, es imperativo que [la comunidad internacional] trabaje para ayudar a potenciar la administración autónoma, su ala política y la economía. La comunidad internacional tiene que dar un giro político en esta dirección. Al fin y al cabo, la gente aquí está evaluando la actuación global de esta administración y no sólo su actuación militar. Las grandes guerras han terminado. Nuestra principal exigencia es que estos países reconozcan nuestra administración.

Al-Monitor: ¿No aumentará eso las tensiones entre ustedes y el régimen?

Mazlum Kobane: De todos modos, el régimen no acepta ninguna de nuestras exigencias. Rechazan la presencia de las fuerzas de la coalición aquí. Por lo tanto, no es realmente un problema para nosotros. La conclusión es que cuanto más fuertes seamos política y militarmente, más fuerte será nuestra mano a la hora de negociar con el régimen. Estamos centrados en una solución. Así que no vemos ninguna contradicción [entre nuestra demanda de reconocimiento y nuestro deseo de un acuerdo con el régimen].

Al-Monitor: En realidad, Estados Unidos sí se metió en la esfera política cuando asesoró las conversaciones entre el Partido de la Unidad Democrática y los partidos de la oposición vinculados al Consejo Nacional Kurdo. Pero las conversaciones están congeladas. ¿Por qué?

Mazlum Kobane: Digamos que las conversaciones se han interrumpido. Estamos esperando a que regrese [el enviado adjunto de Estados Unidos para Siria] David [Brownstein]. Cuando el representante estadounidense regrese, las conversaciones se reanudarán. Hemos tenido algunos problemas técnicos. Los viajes se vieron interrumpidos por la pandemia de COVID-19. Luego surgieron problemas en el sur del Kurdistán [iraquí] entre el PDK [Partido Democrático del Kurdistán de Irak] y el PKK [Partido de los Trabajadores del Kurdistán]. Se produjeron enfrentamientos entre ellos. Esto afectó a Rojava. Pero creo que Turquía se opone a estas conversaciones y deja clara su oposición a ellas. Algunas otras fuerzas quieren poner condiciones a nuestras conversaciones con el Consejo Nacional del Kurdistán.

Al-Monitor: ¿Se refiere usted al PDK?

Mazlum Kobane: Sí, me refiero al PDK.

Al-Monitor: ¿Cuáles son las condiciones del PDK?

Mazlum Kobane: Para ser honesto, no entiendo realmente cuáles son. La unidad nacional del Kurdistán es una cuestión estratégica para nosotros. Haremos todo lo posible con este fin e insistiremos en lograr esta unidad sin importar los obstáculos y a pesar de la resistencia turca.

Al-Monitor: ¿Puede usted celebrar elecciones aquí sin sellar un acuerdo con el Congreso Nacional del Kurdistán? Sabemos que estáis planeando celebrar elecciones municipales en un futuro próximo.

Mazlum Kobane: Invitaremos al Congreso Nacional del Kurdistán a concluir un acuerdo con nosotros. Y si lo conseguimos, será obviamente algo positivo. Pero no podemos esperar eternamente. Tenemos que celebrar elecciones en esta región, incluso en las zonas de mayoría árabe. Nuestro objetivo es celebrar elecciones en el primer trimestre de 2022. No podemos seguir aplazándolas. Hemos liberado estas zonas del DAESH. Durante mucho tiempo hubo problemas de seguridad, especialmente en Deir ez-Zor. Así que no se daban las condiciones para unas elecciones. Pero no podemos seguir con esta estructura. La población local tiene que elegir a sus propios líderes, su propia administración. Esto es de suma importancia para nosotros. Cuando liberamos estas zonas, las Fuerzas Democráticas Sirias hicimos una promesa. Dijimos: “Os dejaremos dirigir vuestros propios asuntos”. La celebración de elecciones es importante también para la legitimidad de la administración autónoma.

Al-Monitor: Hay muchas quejas sobre la corrupción en esta zona estos días. Sabemos que es un asunto que le preocupa personalmente.

Mazlum Kobane: Es cierto que la corrupción se ha convertido en un problema y que la gente está descontenta con ella. Seguimos investigando las denuncias de corrupción. Hemos preparado varios informes con la ayuda de nuestras fuerzas de seguridad. Hemos hecho algunos progresos.

Al-Monitor: ¿Se ha detenido a alguien?

Mazlum Kobane: Decenas de personas, incluidas personas de la administración. Personas que robaron bienes públicos.

Al-Monitor: Esta administración sigue inspirándose en la ideología de Abdullah Ocalan. ¿No es así?

Mazlum Kobane: Sí, esa es la situación general.

Al-Monitor: Uno de los principales principios de la ideología de Ocalan es la preservación del medio ambiente. Sin embargo, esta zona está repleta de basura y residuos. Si Ocalan viera esto, sin duda se enfadaría mucho. ¿No podría hacer algo más para solucionar este problema?

Mazlum Kobane: Es una carencia grave. Es cierto. Por eso hemos reservado fondos para abordar este problema en nuestro presupuesto municipal de 2022. Antiguamente, la gente solía mostrar más cuidado; limpiaban los alrededores de sus casas y recogían la basura. Había una cultura así. Pero la guerra nos quitó mucho. Todo el mundo estaba centrado en la guerra y el medio ambiente dejó de ser una prioridad. Tenemos comunas locales, organizaciones vecinales. Trabajarán junto con los municipios para resolver este problema.

Al-Monitor: Para ser justos, ustedes también se enfrentan a un enorme problema de COVID-19. Los funcionarios de salud con los que hablé aquí se quejan de que las Naciones Unidas no están haciendo lo suficiente para ayudar y no parece importarles.

Mazlum Kobane: Hay una injusticia. Hay una asignación de vacunas para esta región. Las vacunas deben llegar a través de Damasco y el cruce de Yaroubiyah en Irak. Pero Damasco no nos ha enviado las vacunas. Sólo unas pocas. Y Damasco se negó a que las vacunas se entregaran a través de Yaroubiyah, a pesar de que la ONU había llegado a un acuerdo para ello. La comunidad internacional no ejerció suficiente presión sobre Damasco. Sabemos que los estadounidenses lo intentaron. Sin embargo, el único corredor de ayuda [fuera del control del régimen] es a través de Bab al-Hawa, entre Turquía e Idlib.

Al-Monitor: ¿Enfermaste de COVID-19?

Mazlum Kobane: No.

Al-Monitor: Me reuní con el príncipe de los yazidíes, Dasin Farouk Beg, en Erbil. Me dijo: “Si ves al general Mazlum, por favor, dile que rescate a nuestras chicas del campo de al-Hol”.

Mazlum Kobane: Hasta hoy, hemos hecho lo que hemos podido para ayudar. Hemos sido muy sensibles a la situación de los yazidíes desde el principio. Hemos rescatado a más familias, niños, mujeres y niñas que ningún otro. Pero DAESH sigue infundiendo miedo en sus corazones y esto les impide presentarse e identificarse en los campamentos. También se debe a que han tenido hijos a manos de DAESH y no quieren dejarlos atrás. La sociedad yazidí no acepta a esos niños. Es un problema social y religioso. Sin embargo, no creo que haya tantos yazidíes aquí ahora. Nuestro personal de seguridad femenino continúa con sus investigaciones en los campamentos. Tenemos una Casa Yazidí que se ocupa exclusivamente de sus asuntos. Invito al príncipe a través de al-Monitor. Si viene al campamento, esto tendrá un impacto positivo.

Al-Monitor: Recientemente se ha especulado mucho sobre su situación en varias organizaciones de noticias y en las redes sociales. Se afirma que usted ha sido relevado de sus funciones. ¿A quién estoy entrevistando ahora? ¿Estoy entrevistando al comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias?

Mazlum Kobane: ¿Tiene la menor duda? No prestamos atención a esas especulaciones y no las consideramos dignas de respuesta. Dentro de unos días se reunirá el consejo militar de las Fuerzas Democráticas Sirias. Entonces se emitirán los mensajes necesarios.

Al-Monitor: ¿Así que usted sigue siendo el comandante en jefe de las Fuerzas Democráticas Sirias? ¿Es cierto?

Mazlum Kobane: Sí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies