El máximo tribunal turco rechaza el intento de cerrar el partido pro-kurdo

El Tribunal Constitucional turco ha rechazado la acusación de un fiscal de alto nivel, alegando defectos técnicos en un caso que buscaba el cierre del Partido Democrático de los Pueblos pro-kurdo, lo que ha sentado las bases para posibles rupturas entre las alianzas políticas en Ankara.

Simpatizantes del Partido Democrático de los Pueblos (HDP) pro-kurdo gritan consignas durante un mitin en el marco de las celebraciones del Nowruz (Newroz), o Año Nuevo kurdo, en Ankara, el 21 de marzo de 2021.

Fuente: Al-Monitor

Autor: Diego Cupolo

Fecha de publicación original: 1 de abril de 2021

ESTAMBUL – El Tribunal Constitucional de Turquía rechazó el 1 de abril la acusación presentada el 17 de marzo por un alto fiscal que pretendía cerrar el segundo partido de la oposición del país, el Partido Democrático de los Pueblos (HDP). El caso acusaba a funcionarios del HDP de presuntos vínculos con militantes kurdos y buscaba una prohibición política de cinco años para más de 600 miembros del partido.

Citando omisiones de procedimiento, el máximo tribunal turco devolvió la acusación de 609 páginas al Tribunal de Casación, que puede volver a presentar el caso después de proporcionar los detalles que faltan, como la información personal de los sospechosos, sus funciones en el partido y los cargos penales presentados contra ellos.

El presidente del Partido del Movimiento Nacionalista (MHP), Devlet Bahceli, que ha liderado los llamamientos para cerrar el HDP en los últimos meses, condenó la medida en un comunicado, sugiriendo que el propio Tribunal Constitucional debería ser cerrado tras la decisión.

“¿El Tribunal Constitucional está a favor del Estado de Derecho o es una bofetada para el separatismo?”. dijo Bahceli, y añadió: “El cierre del Tribunal Constitucional, así como la disolución del HDP, debería ser un objetivo urgente”.

El caso ha suscitado críticas internacionales y ha suscitado la preocupación por el retroceso democrático en Turquía, mientras que en el ámbito interno su inminente reenvío podría sentar las bases para las divisiones entre las alianzas políticas en Ankara.

Los analistas prevén que el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, se enfrente a las continuas presiones de los aliados del MHP para acabar con el HDP. Mientras tanto, los prolongados debates sobre las acusaciones de terrorismo a las que se enfrentan los políticos del HDP podrían debilitar la coalición entre los miembros del partido nacionalista IYI y el principal partido de la oposición, el Partido Popular Republicano (CHP), algunos de los cuales han apoyado más al HDP.

En declaraciones a los medios de comunicación turcos, el alcalde de Estambul del CHP, Ekrem Imamoglu, dijo que no consideraba al HDP como una organización terrorista, refutando las afirmaciones del AKP y del MHP de que fomenta los vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

“El HDP es un partido político en este país”, dijo Imamoglu a la televisión KRT el 31 de marzo. “Si consideran que un partido que obtuvo 6 millones de votos es terrorista, estoy en contra de eso”.

Berk Esen, profesor adjunto de Ciencias Políticas en la Universidad Sabanci de Estambul, dijo que este tipo de declaraciones pueden crear una “reacción nacionalista” dentro del Partido IYI que haga más difícil que los miembros del Partido IYI se posicionen con el CHP.

“Si este caso se prolonga durante varios meses más, esa tensión continuará, porque sabemos que hay algunos nacionalistas de línea dura dentro del Partido IYI que no son muy críticos con este caso judicial”, dijo Esen a Al-Monitor.

Erdogan probablemente no tiene planes a largo plazo en relación con el caso, dijo Esen, aunque puede utilizar la presión sobre el HDP como moneda de cambio tanto para apaciguar a los nacionalistas como para sembrar divisiones entre los opositores, adoptando medidas futuras en función de la evolución política en los próximos meses.

Poco antes de la decisión del caso del HDP el miércoles, el Tribunal Constitucional también rechazó un recurso del diputado del HDP, Omer Faruk Gergerlioglu, cuyo estatus parlamentario fue revocado el 17 de marzo acusado de difundir propaganda terrorista en un post de Twitter de 2016. En respuesta a la noticia, Gergerlioglu dijo que recurriría el caso y presentaría una solicitud al Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Gergerlioglu es uno de las docenas de miembros del HDP que se enfrentan a investigaciones, ya que el partido está sometido a una creciente presión que ha visto cómo la mayoría de sus funcionarios municipales han sido sustituidos por administradores nombrados por el Estado desde las elecciones locales de 2019. Los antiguos copresidentes del partido, Selahattin Demirtas y Figen Yuksekdag, también están encarcelados desde 2016 por cargos relacionados con el terrorismo.

En la acusación que pretende cerrar el HDP, se acusa a los miembros del partido de hacer fracasar el Estado de Derecho, de coludir con militantes del PKK y de tratar de dividir la república turca. Osman Can, profesor de Derecho de la Universidad de Mármara, en Estambul, y antiguo ponente-juez del Tribunal Constitucional de Turquía, dijo que la acusación estaba tan plagada de defectos fundamentales que incluso los jueces que apoyaban el cierre del partido tuvieron que rechazarla.

“Se trata de miembros del tribunal, y todas las miradas, internacionales y nacionales, están puestas en ellos… necesitaban una acusación técnicamente limpia”, dijo Can a Al-Monitor, citando las conversaciones que mantuvo con antiguos colegas. “La acusación es tan problemática que en una situación normal llegaría de nuevo al Tribunal Constitucional”.

Can continuó diciendo que el ambiente político en Ankara se ha vuelto impredecible y que la acusación podría resurgir. Sin embargo, dijo que sería necesario establecer una conexión firme entre las pruebas y los miembros del HDP sospechosos de delitos para que el caso siga adelante.

“No conocemos los defectos exactos de la acusación, pero el 90% de las pruebas presentadas en ella proceden de investigaciones en procesos judiciales en curso contra miembros del HDP”, dijo Can a Al-Monitor. “Y el 95% de esas pruebas son sólo palabras, declaraciones verbales, sólo el 5% son acciones”.

Los responsables del HDP han negado las acusaciones de fomentar los vínculos con el PKK, una organización designada como terrorista en Turquía, Estados Unidos y la Unión Europea. Antes de la decisión del Tribunal Constitucional, el copresidente del HDP, Mithat Sancar, dijo que la acusación era “absurda e ilegal”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies