Un feminismo contra todas las formas de dominación

Point de rupture – 5 noviembre 2020 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En un momento en que las luchas feministas reúnen a innumerables mujeres en Francia, ¿dónde estamos para defender la revolución de Rojava? Las mujeres de Rojava llaman a tomar posición contra el fascismo. Nuestras luchas tienen mucho que aprender de ellas para hacer del feminismo un proyecto de transformación social radical.

Desde 2012, y más aún desde la batalla de Kobanê, un proyecto revolucionario en el Kurdistán nos ha recordado los fundamentos de las luchas por la igualdad entre mujeres y hombres, por la comuna, por el internacionalismo y la separación de la política y la religión. En Rojava se ha producido una revolución durante ocho años en medio de la guerra, y las mujeres son las principales protagonistas. Lo que está sucediendo allí sólo puede cuestionar a las feministas aquí, en un momento en el que el legalismo y los análisis de identidad están oscureciendo la distinción fundamental entre los proyectos reformistas y la construcción de una revolución social. En un momento en que Rojava lanza un llamamiento internacional contra el fascismo, en un momento en que se ve amenazado por todas partes, es esencial que nosotras, como feministas revolucionarias, apoyemos su palabra y sus luchas. Sobre todo, no se trata de glorificar un heroísmo magnífico, y por lo tanto inalcanzable, sino por el contrario de invitarnos a llevar a cabo de manera consecuente la reflexión en la que su lucha compromete la nuestra, a pesar de las diferentes situaciones y puntos de vista críticos. Desde su experiencia, para hacer la pregunta más compleja de la manera más simple: ¿qué puede realmente transformar la sociedad? También porque es sobre todo a las mujeres, que hoy están siendo atacadas en las zonas ocupadas por las fuerzas kurdas en Rojava, a las que debemos apoyar.

Por un feminismo revolucionario

Uniformes y pañuelos de colores, pelo largo y ametralladoras, sonrisas y determinación. El espectáculo del heroísmo de las mujeres kurdas contra ISIS ha hecho que la atención de los medios de comunicación occidentales se centre en el mensaje de su lucha. Reducida a la fascinante imagen de las Amazonas contra las tropas islamistas, vaciada de todo su significado social, la lucha de las mujeres de Rojava va mucho más allá de las líneas del frente e involucra a toda la organización social. Las YPJ, la rama femenina de las Unidades de Protección del Pueblo formadas en 2011 al comienzo de la guerra civil siria, es la encarnación de la lucha de las mujeres en Kurdistán. Pero están lejos de ser la única cara de la misma y a su lado está todo el Movimiento de Mujeres (ya sean kurdas, pero también asirias, sirias, armenias, árabes, turcomanas, alevís o yezidis) que lucha por la revolución social.
Las mujeres, que han estado presentes durante mucho tiempo en la resistencia, han ocupado un lugar cada vez más importante en el Movimiento del pueblo kurdo desde el decenio de 1980, primero en las luchas en Turquía y luego en todo el Kurdistán. Desde principios de la década del 2000, la emancipación de la mujer ha sido un eje esencial del Movimiento articulado en torno al PKK (Partido de los Trabajadores del Kurdistán). Sin dejar de ser críticos con la organización del partido y la forma del programa, debemos reconocer la contribución concreta al cambio político que tuvo lugar durante este período en el Movimiento kurdo. Al abandonar la lucha de liberación nacional para reivindicar la posición antinacionalista de una “nación democrática” multicultural, al abogar por la “modernidad democrática” como perspectiva de superación del capitalismo, al basar la ecología en el principio de “autogestión y autodefensa”, al construir el proyecto de una confederación de comunas autogestionarias y, por último, al liberarse de la tutela del Estado para organizarse en forma asamblearia de consejos, el movimiento revolucionario de Rojava ha cuestionado las modalidades de una vida autónoma. Al liderar una revolución dentro de la revolución, las mujeres están cuestionando nuestras propias luchas de una manera extremadamente concreta.

En las asambleas de los municipios autónomos, en los consejos como en todas las instancias, las mujeres están en pie de igualdad con los hombres y dan impulso a las dinámicas más radicales. Al mismo tiempo, también tienen sus propias asambleas, los consejos de mujeres (Meclîsên Jin) que existen en todas las ciudades de la Rojava, y en las ciudades sirias con una gran población kurda. En la colectivización de los medios de producción, desempeñan un papel importante con la creación de muchas cooperativas de mujeres que explotan sus propias tierras, pero también talleres de costura, viveros, tiendas comunales. Se organizan en las Casas de la Mujer (Mala Jin), que son lugares centrales en los barrios para tratar cuestiones cotidianas, incluida la violencia contra la mujer, pero también para intercambiar prácticas, desde cursos de informática hasta capacitación en primeros auxilios, desde talleres culturales hasta cursos de idiomas. Con las Academias de la Mujer, forjan un pensamiento autónomo inspirado en las mujeres anarquistas o socialistas, así como en las antiguas mitologías, independientemente del conocimiento académico, para romper los monopolios estatales y elitistas del conocimiento. Bajo el nombre de Jineologi, fundaron una ciencia de la revolución femenina, que abarca todos estos conocimientos y prácticas. Y por supuesto dentro de las YPJ luchan para defender todo esto con las armas.

Lejos de ser una experiencia anecdótica o exótica, la lucha de las mujeres de Rojava alimenta la reflexión crítica para un feminismo consecuente. Abarca la lucha contra todas las formas de hegemonía que amenazan su autonomía: el patriarcado, el Estado, el capitalismo, el nacionalismo, el colonialismo, el islamismo o cualquier otra forma de autoritarismo religioso (1). Cuestionan un feminismo reformista que espera que el Estado reconozca los derechos de la mujer dentro de los límites del Estado. Destruyen el individualismo de las luchas identitarias al invertir plenamente la dimensión social del colectivo, y critican con la acción los escollos de la teorización postmoderna al hacer de la vida cotidiana el mejor campo de la revolución.

La población y las mujeres en particular están en peligro

Pero todo lo que las mujeres y el movimiento revolucionario han construido en Rojava está en peligro. En agosto de 2018, una ofensiva turca contra las YPG en Afrin permitió que bandas yihadistas (2) reocuparan la zona. Todas las estructuras sociales están ahora barridas, especialmente las construidas por las mujeres en esta parte de Rojava donde el movimiento feminista estaba más desarrollado. Durante la batalla de Afrin, cientos de kurdos, yezidis, cristianos y alevíes fueron asesinados y cientos de miles desplazados. Muchas mujeres fueron violadas, secuestradas, casadas a la fuerza.

El Estado Islámico perdió sus últimos territorios en Siria en marzo de 2019, pero sus combatientes no desaparecieron por ello. Hace un año, el 6 de octubre de 2019, el anuncio de Trump de la retirada de las tropas estadounidenses que operaban en el norte de Siria significó que se daba luz verde a una nueva ofensiva turca. Lo que resultaba bastante predecible era que la coalición abandonaría efectivamente a Kurdistán. Sólo pasaron tres días antes de que el ejército turco invadiera Rojava. Las bandas yihadistas que antes operaban bajo la bandera de Daesh ahora sirven como tropas sustitutas del Estado turco en las zonas ocupadas (3). Unos días después de la ocupación, en Ras Al-Ain (Sere Kaniye), las mujeres fueron nuevamente ejecutadas públicamente. Los hombres se mostraban felices de filmar la profanación de los restos de las mujeres, como el cuerpo de Amara Renas, combatiente de las YPJ.

En junio de 2020, la organización de mujeres Kongra Star publicó un informe sobre “Las mujeres bajo la ocupación turca”. El 23 del mismo mes, tres activistas de Kongra Star fueron asesinadas por aviones teledirigidos turcos en un pueblo de Kobanê. Este informe relata la violencia de la que es víctima la población y, en particular, las mujeres desde 2018: en Afrin 300.000 personas, es decir, la mitad de la población, han sido desplazadas, los asesinatos y la violencia sexual son cotidianos e inconmensurables. El informe menciona que: “Para las mujeres, la vida es como una prisión, son oprimidas, humilladas, maltratadas, forzadas a casarse, incluidas muchas niñas menores de edad, sometidas a tortura así como a violencia física y sexual, lo que conduce a la violación y al femicidio. Muchas mujeres ya no salen del hogar por miedo a la violencia. Las mujeres se ven privadas de todos los derechos que adquirieron anteriormente. “Desde la ocupación de Afrin, se han documentado más de mil secuestros y desapariciones de mujeres sólo en esta zona. (5) En septiembre, un informe de las Naciones Unidas confirmó los abusos sistemáticos cometidos en las zonas kurdas de Siria ocupadas por los turcos y los documentó en dos territorios separados por casi 300 kilómetros, Afrin y Ras Al-Ain. Se ha establecido que “los asesinatos, las amenazas, la extorsión, los secuestros, la tortura y la detención” son muy a menudo llevados a cabo por grupos islamistas bajo la mirada vigilante -o incluso con la cooperación- de las autoridades militares y civiles turcas.

Contra el fascismo

Las violaciones de guerra son prácticas que se planean y se usan endémicamente como una herramienta estratégica, como armas para destruir a un pueblo. Las mujeres de Rojava, por la fuerza revolucionaria que representan, por la igualdad de género que reivindican, por la autonomía política que asumen, son una amenaza a erradicar especialmente para los fascistas.

En el silencio ensordecedor de una comunidad internacional que pretende no oír nada, Turquía amenaza ahora con invadir Rojava, mucho más allá de la llamada “zona de amortiguación”, y Kobanê es el blanco. “Así como las mujeres de Kobanê derrotaron al Estado Islámico y defendieron a la humanidad contra él, las mujeres y los pueblos del mundo deben defender al pueblo contra la ocupación defendiendo Kobanê y la revolución de las mujeres en Rojava. ¡Defender Kobanê es defender la revolución de las mujeres!” escribe Women Defend Rojava (7). Kongra Star, el Movimiento de Mujeres de Rojava, también está lanzando un Llamamiento para el fortalecimiento de la solidaridad entre las mujeres, contra la ocupación y el genocidio, en una campaña que continuará hasta el 9 de enero (8), día en que tres mujeres activistas kurdas -Sakine Cansiz, Fidan Dogan y Leyla Saylemez-, fueron asesinadas en París por el servicio secreto turco.

Hoy, desde donde estamos, defender la revolución de las mujeres de Rojava es ante todo hacer oír su palabra, dar a conocer el desastre que les espera, pero también es reconocer a nuestros enemigos comunes (y el autoritarismo religioso es uno de ellos) y contrarrestarlos a través de nuestras respectivas luchas. Las nieblas de la complejidad geopolítica y las maniobras demagógicas no deben hacernos renunciar a la defensa de las bases más fundamentales de cualquier lucha revolucionaria: contra todos los poderes, ya sean estatales, religiosos, patriarcales o capitalistas, defendamos el feminismo y los proyectos revolucionarios. Contra la propaganda política y su estigmatización de los musulmanes, y contra el fascismo islámico y sus ataques criminales, los llamamientos de las mujeres de Rojava nos imponen la solidaridad con todos aquéllos que llevan y dan vida a las ideas de emancipación y autonomía.

Por las mujeres y por la revolución

Feministas Autónomas
Noviembre 2020


  1. “Nosotras, las mujeres, nos hemos dado cuenta de que si sólo nos centramos en una forma específica de las relaciones de dominación, no podremos tener éxito. Sólo cuestionando todas las formas de hegemonía -el Estado, el capitalismo, el colonialismo, así como los regímenes islamistas autoritarios- podremos tener éxito.” Gültan Kişanak, exalcaldesa de Diyarbakir y ex miembro del artido parlamentario kurdo BDP, condenada a 14 años de prisión en febrero de 2019 por participación en una organización terrorista.
  2. Utilizamos este término para referirnos a los individuos que abogan por el uso de la violencia para establecer un Estado islámico o para restablecer un califato (con todas las lagunas e imperfecciones que comporta esta designación).
  3. https://womendefendrojava.net/…/nouveau-dossier-le-soutien…/…/new-folder-support…/
    4.https://www.bbc.com/news/world-middle-east-50250330
    5.https://womendefendrojava.net/…/nouveau-dossier-les-femmes…/…/new-folder-women…/
    6.https://www.independent.co.uk/…/syria-war-crimes-turkey-kur…/syria-war-crimes-turkey-kur…
    7.https://kurdistan-au-feminin.fr/…/journee-mondiale-pour-ko…/…/global-day-for-ko…/
    8.https://kurdistan-au-feminin.fr/…/rojava-renfonco…/Féministe…/rojava-renfonco…/Revolutionary feminista, #metoo?!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies