Turquía podría estar al borde de la dictadura

The Economist – 19 enero 2023 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El presidente Erdogan podría llevar a su país al borde del abismo.

Turquía tiene las segundas fuerzas armadas más grandes de la OTAN. Desempeña un papel crucial en una vecindad turbulenta, especialmente en Siria, asolada por la guerra. Ejerce una influencia creciente en los Balcanes occidentales, en el Mediterráneo oriental y, más recientemente, en África. Por encima de todo, es importante en el Mar Negro y en la guerra de Rusia en Ucrania; el año pasado ayudó a negociar un acuerdo para permitir el envío de más grano ucraniano a un mundo hambriento.

Así que los forasteros deberían prestar atención a las elecciones presidenciales y parlamentarias de Turquía, que Recep Tayyip Erdogan sugirió esta semana que se celebrarán el 14 de mayo. Tanto más cuanto que, bajo su cada vez más errático presidente, el país está al borde del desastre. El comportamiento de Erdogan a medida que se acercan las elecciones podría llevar a lo que hoy es una democracia profundamente defectuosa al borde de una dictadura en toda regla.

Cuando se convirtió en primer ministro en marzo de 2003, Erdogan prometía mucho para Turquía. Los laicistas temían que tuviera una agenda excesivamente islamista, pero él y su Partido Justicia y Desarrollo (AKP) no han llegado muy lejos en su persecución. En sus primeros años, el gobierno de Erdogan dio nueva estabilidad económica y política a un país que durante décadas había carecido de ambas. Desenmascaró a los generales, que con demasiada frecuencia se habían inmiscuido en la política y habían dado golpes de Estado. Introdujo reformas para impulsar la economía. Incluso hizo llegar la paz a los kurdos, la minoría étnica más importante de Turquía, perseguidos durante mucho tiempo por el ejército. En 2005 obtuvo merecidamente un premio que había eludido a todos sus predecesores: la apertura formal de conversaciones para que Turquía ingresara algún día en la Unión Europea.

Sin embargo, cuanto más tiempo lleva Erdogan en el poder, más autocrático se ha vuelto. Tras 11 años como primer ministro, fue elegido presidente y se dispuso a convertir ese cargo, hasta entonces débil, en uno dominante. Tras un intento de golpe de estado en 2016, hizo purgar a decenas de miles de personas de sus puestos de trabajo o las detuvo, a menudo por el más mínimo indicio de conexión con el grupo religioso al que se atribuía la conspiración, como haber asistido a una de sus escuelas de niño.

Como se explica en nuestro informe especial de este número, ha ido cooptando las instituciones y erosionando los controles y equilibrios. Ha convertido gran parte de los medios de comunicación en una herramienta de propaganda estatal. De hecho, ha censurado Internet. Ha encarcelado a muchos críticos, incluidos líderes de la oposición. Ha marginado a rivales dentro del AKP. Ha subyugado al poder judicial, utilizando los tribunales para acosar a sus oponentes.

A punto de cumplir su tercera década en el poder, se sienta en un inmenso palacio y da órdenes a unos cortesanos demasiado asustados para decirle cuándo se equivoca. Sus creencias, cada vez más excéntricas, se convierten rápidamente en política pública. Así, ha impuesto a un banco central previamente independiente una teoría monetaria que es una completa locura. Cree que la cura para la inflación es abaratar el dinero. Esta es la principal razón por la que la inflación turca es del 64%. El nivel de vida se deteriora, los ánimos se crispan.

Los votantes, especialmente en las ciudades, se resisten. Hace tres años, el partido de Erdogan perdió las elecciones a la alcaldía en las tres ciudades más grandes: Ankara, Estambul e Izmir. Las encuestas sugieren que podría perder la presidencia en cuatro meses, si la oposición se une tras su mejor candidato y las elecciones son más o menos limpias.

Es un gran «si». Erdogan está decidido a inclinar aún más a su favor unas elecciones ya de por sí desiguales. El alcalde de Estambul, Ekrem Imamoglu, quizá el rival más plausible de Erdogan, ha sido condenado recientemente a prisión y apartado de la política por llamar «idiotas» a los funcionarios electorales que anularon su primera victoria como alcalde. El gobierno ha pedido al Tribunal Constitucional el cierre del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), el mayor partido kurdo, muchos de cuyos dirigentes languidecen en la cárcel. El tribunal ha congelado las cuentas bancarias del HDP. La oposición necesitará el apoyo de los votantes kurdos si quiere derrocar al presidente.

Erdogan comparó en una ocasión la democracia con un viaje en tranvía: cuando llegas a tu destino, te bajas. Bajo su mandato, las elecciones rara vez han sido completamente justas, pero han sido en general libres, con la participación de un gran número de votantes. Lo preocupante esta vez es que, ante el temor a la derrota, Erdogan se baje y se asegure de que las elecciones no sean ni justas ni libres.

Los líderes occidentales deben alzar la voz. Estados Unidos y la UE se han abstenido con demasiada frecuencia de criticar a Erdogan por miedo a alienar a un aliado fundamental, aunque problemático. Nadie quiere que un país tan importante como Turquía se vuelva completamente rebelde. Todos son conscientes de que un presidente turco resentido y aislado podría hacer mucho daño. Podría fomentar disputas territoriales más feroces con Grecia y con Chipre. Podría crear más confusión y conflictos en Siria. Podría permitir que los 5 millones de inmigrantes y refugiados en Turquía zarparan hacia el sur de Europa, algo que muchos intentarían si pudieran. Y podría ir más allá de su actual negativa a tomar partido en Ucrania, a pesar de ser miembro de la OTAN, al seguir bloqueando la adhesión a la OTAN de Finlandia y Suecia.

Pero Turquía también necesita a Occidente, entre otras cosas para devolver cierta estabilidad a su maltrecha economía. Aunque sus negociaciones de adhesión estén atascadas, sigue esperando una unión aduanera mejorada y ampliada con la UE que impulse el crecimiento. Necesita encontrar la manera de reactivar la inversión extranjera directa, que ha caído en picado como respuesta a la incertidumbre política y económica. Turquía depende de la tecnología occidental para mejorar su baja productividad. Y quiere armas occidentales, sobre todo aviones de combate estadounidenses. No podría conseguir nada de esto si Erdogan diera la espalda a la democracia y se uniera al club de los dictadores. Todo esto le da un fuerte incentivo para seguir con Occidente.

La hora de la franqueza de Biden

Y eso debería dar a los líderes occidentales poder de negociación. Erdogan es un bravucón que ve la timidez como una razón para presionar y la dureza como un incentivo para arreglar las cosas, como ha hecho recientemente con muchos de sus vecinos de Oriente Medio. Por tanto, los líderes occidentales deberían demostrar a Erdogan cuánto les preocupa su comportamiento, manifestándose antes de las elecciones, en privado y en público, en contra de las posibles prohibiciones impuestas a Imamoglu y al HDP. No es demasiado tarde para sacar a Erdogan del abismo. Pero Occidente tiene que empezar a advertirle ya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies