Soy Garibe Gezer, muerta misteriosamente en una prisión turca tras meses de violaciones y torturas

Kurdistan-au-féminin – 10 diciembre 2021 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Soy Garibe Gezer, una presa kurda de 28 años muerta misteriosamente en una prisión turca tras meses de violaciones y torturas…

Fui detenida el 3 de marzo de 2016 y posteriormente condenada a cadena perpetua por mi participación política en el Partido de las Regiones Democráticas (DBP).

En la cárcel, en régimen de aislamiento, pasé un infierno a manos de mis torturadores, que me violaron y torturaron. Intenté alertar a la opinión pública a través de mi familia y mis abogados porque sabía que mi vida corría peligro. Pero fue en vano. Tras 5 años de horrores en la cárcel, me mataron estando en régimen de aislamiento. Pero mis verdugos dijeron que me había suicidado y, según la autopsia realizada por los médicos, no se pudo identificar la causa de mi muerte.

Cuando mis abogados vinieron a recoger mi cuerpo sin vida, fueron golpeados e insultados por los guardias que les dijeron que se fueran en silencio con el cadáver. Pero eso no es todo. Cuando mi féretro llegó a mi ciudad natal, el administrador nombrado en lugar de nuestro alcalde electo impidió que el coche fúnebre municipal me transportara al cementerio. Mi madre me puso en la tumba, a veces lamentándose, a veces cantando yodels y diciendo que, a pesar de que dos de sus hijos fueron asesinados* por el Estado turco, otro quedó paralítico y varios más fueron encarcelados, el pueblo kurdo saldrá victorioso de su lucha por un Kurdistán libre.

¡Así es como pagué el precio por mi lucha por los derechos de mi pueblo, colonizado en su tierra por un Estado ocupante que nos ha venido exterminando durante más de cien años!

*Garibe Gezer presenció el asesinato de su hermano mayor Bilal Gezer durante las acciones de Kobane el 6 y el 8 de octubre de 2014, cuando solo tenía 21 años. Mientras el cuerpo de Bilal seguía en el lugar del asesinato, su otro hermano, Mehmet Emin Gezer, fue tiroteado y dejado parapléjico por la policía de operaciones especiales frente a la comisaría de Dargeçit, donde acudió a informarse sobre el asesinato de su hermano. Desde entonces, todos los miembros de su familia han sido perseguidos por el régimen turco o encarcelados.

Garibe Gezer, o un crimen de Estado que quedará impune

Garibe Gezer, una joven kurda detenida en Mardin/Nusaybin en 2016, ha sido objeto de todo tipo de privaciones y de violencia sexual, física y psicológica durante sus 5 años de detención en régimen de aislamiento en la prisión de Kocaeli/Kandıra. Las autoridades penitenciarias se pusieron en contacto con los abogados de Gezer para anunciar su «suicidio» mientras se encontraba en régimen de aislamiento.

Según el abogado Eren Keskin y muchos oteos abogados y políticos, es imposible que un preso se suicide en régimen de aislamiento. Se habla de un asesinato disfrazado de suicidio, sobre todo porque la víctima y su familia habían alertado varias veces a la opinión pública de que su vida corría peligro. Además, no es la primera vez que una persona kurda muere misteriosamente en las cárceles turcas.

La información sobre la violación y tortura de Garibe Gezer se dio a conocer hace unas semanas

Garibe Gezer, una joven kurda detenida en la prisión de mujeres de Kandıra, en Kocaeli, fue torturada y violada por los guardias en una celda acolchada. Su abogada, Jiyan Tosun, informó que Gezer, que fue violada por los guardias y no fue atendida a pesar de que sangraba por la cabeza tras su intento de suicidio, exige que se le escuche sobre su calvario.

Garibe Gezer, detenida en Mardin/Nusaybin en 2016, ha visto todo tipo de vejaciones durante sus 5 años de prisión con condena en aislamiento. Garibe, enviada a la prisión de tipo F de Kandıra tras su última condena en aislamiento en la prisión de seguridad de mujeres de Kayseri/Bünyan el 15 de marzo, pidió ser trasladada a una celda para tres personas tras finalizar su condena de 22 días de aislamiento. Pero su petición fue denegada. Los guardias la llevaron a una celda acolchada por rebelarse, donde fue torturada y violada por los propios guardias. Quería informar de su calvario a sus abogados y a su hermana, pero sus cartas no fueron enviadas o fueron censuradas. (Jinnews)

Desvestirse delante de los guardias

Gezer fue trasladado de la prisión de Kayseri a la de Kandıra el 15 de marzo. Estuvo retenida allí durante 22 días en una celda. Al terminar su condena en la celda de aislamiento, pidió que la trasladaran a una celda para tres personas.

Se opuso a que la volvieran a meter en la celda el 21 de mayo. Las guardias la arrastraron al suelo mientras le sujetaban del pelo y los brazos. Le quitaron el shalwar (pantalón suelto) y la pasearon delante de los guardias masculinos. Luego la metieron en la celda.

Tras pasar dos días en la celda, Gezer protestó por su situación. Los guardias acudieron porque había golpeado la puerta de la celda y la maltrataron. Le dijeron que la meterían en una celda acolchada si seguía llamando a la puerta.

Las celdas acolchadas son celdas con paredes recubiertas de espuma y se consideran un medio de tortura. El gobierno niega su existencia.

Violación en una celda acolchada

El 24 de mayo, ocho guardias, tanto hombres como mujeres, entraron en su celda y golpearon a Gezer. Las guardianas se cruzaron de brazos mientras los hombres le pisaban el cuello con sus botas.

Luego fue llevada a una celda acolchada. En la puerta de la habitación, le quitaron la ropa y la violaron.

Esposada a la espalda

Según la petición que el abogado Keskin presentó a la fiscalía, Gezer intentó arrancar la espuma de la celda. Al ver esto por la cámara, los guardias volvieron a la celda y la golpearon duramente. Se desmayó. La metieron en la celda con esposas en la espalda y permaneció en ella entre tres y cuatro horas.

Intento de suicidio

Incapaz de soportar la violencia sexual, Gezer intentó suicidarse en su celda ahorcándose con sábanas. Cayó después de que la sábana se rompiera y se golpeó la cabeza. A pesar de la hemorragia, la mantuvieron sin hacer nada durante varias horas.

Cartas censuradas

Se negó a recibir tratamiento debido a la actitud discriminatoria del médico de la enfermería y al hecho de que no había sido tratada durante mucho tiempo. La llevaron de vuelta a su celda. La hemorragia en la cabeza continuó hasta el día siguiente.

Gezer quería escribir cartas a su abogado y a su familia, pero algunas de las cartas que escribió no se enviaron, mientras que otras se enviaron tras ser censuradas por el comité de lectura de cartas.

Los aseos frente a la cámara

Sin realizar una investigación psicosocial para saber si volvería a intentar suicidarse, la administración penitenciaria siguió manteniéndola en una celda individual.

Incapaz de hablar sobre los efectos psicológicos de sus torturas y abusos sexuales, Gezer quemó su celda el 7 de junio.

Tuvo que atender sus necesidades de aseo ante la cámara. Mientras tanto, los funcionarios de la prisión la torturaron insuflando aire frío a través del sistema de ventilación.

Denuncia por violación

Los abogados de Garibe, Eren Keskin, Jiyan Tosun y Jiyan Kaya, presentaron el 20 de septiembre una denuncia penal ante la fiscalía en el marco de la investigación, amparándose en el «Convenio Europeo de Derechos Humanos y la Convención de las Naciones Unidas contra la Tortura y Otros Tratos o Penas Crueles, Inhumanos o Degradantes». La situación de Garibe también fue incluida en el orden del día del Parlamento por los diputados del Partido Democrático de los Pueblos (HDP).

El copresidente de la Asociación de Derechos Humanos, Eren Keskin, presentó una denuncia penal contra los guardias y el médico de la prisión.

Keskin describió las torturas, los malos tratos y las agresiones contra la presa en la petición que presentó a la Fiscalía de la prisión de Kandıra.

«El cliente dijo que la celda que se llama «celda acolchada» era un lugar de dos a tres metros de largo, estaba completamente cubierta de espuma, estaba vigilada por una cámara durante las 24 horas del día, había excrementos por toda la habitación, el olor a orina y excrementos era insoportable, sólo había un agujero como inodoro en la habitación y era visible por la cámara», informó Keskin.

Jiyan dijo que, tras reunirse con Garibe, presentaron una denuncia penal contra el médico de la enfermería por torturas y malos tratos en la prisión de Kandıra y contra la administración penitenciaria y el alcaide por «dejación de funciones». Añadió que seguirán ocupándose del proceso. Señalando que las demandas de Garibe incluyen escuchar y dar a conocer lo que ha sufrido, Jiyan declaró que también ha solicitado que se presente una denuncia penal contra la administración de la prisión, especialmente contra los guardias y el médico que no la atendió y que la maltrató. Recordando que también pidió que anunciaran públicamente las torturas sexuales y los malos tratos sufridos por Garibe.

Investigación por hablar de tortura

Durante una visita, Gezer contó a su hermana Asya Gezer las torturas y los abusos que había sufrido. Por ello, se abrió una investigación disciplinaria contra ella. Al hacer una declaración en el curso de esta investigación, también habló sobre las torturas sufridas

Durante el procedimiento posterior, expuso la tortura y los malos tratos a la Fiscalía de la Prisión de Kandıra y a la Judicatura de Ejecución Penal de Kocaeli.

Resmiye Vatansever, que está recluida en la misma prisión, también habló con el juez de las torturas infligidas a Gezer.

Pide una investigación eficaz

Keskin ha solicitado una investigación efectiva del incidente en virtud del derecho interno turco, el Convenio Europeo de Derechos Humanos (CEDH) y la Convención de la ONU contra la Tortura.

Exige que los funcionarios de prisiones sean condenados de acuerdo con los delitos tipificados en los artículos 86, 94 y 102 del Código Penal turco, y que el médico de la enfermería sea condenado de acuerdo con el artículo 257 del Código Penal.

Una familia kurda

«Lo que ocurre en las cárceles es grave, pero lo que ha vivido Garibe es mucho peor. Porque sufrió tanto que intentó morir. Es horrible para una chica joven. Como familia kurda, ya han sufrido mucha presión. Garibe quiere que todo el mundo reaccione ante lo que ha vivido recientemente. La apoyaremos” (Bianet)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies