Quinta condena a un miembro del ISIS en Alemania por crímenes contra la humanidad cometidos contra los yazidíes

Fuente: Doughty Street chambers

Autora: Amal Clooney

Fecha de publicación original: Múnich, 25 de octubre de 2021

Amal Clooney y los abogados alemanes Natalie von Wistinghausen y Wolfgang Bendler representan a la víctima yazidí que participó en el caso como codemandante.

El Tribunal Regional Superior de Múnich ha condenado hoy a una miembro alemana del ISIS por su participación en la esclavización, el abuso y el asesinato de una niña yazidí de cinco años, así como por la esclavización y el abuso de la madre de la niña en Faluya (Irak). La mujer de 30 años, conocida como “Jennifer W.”, fue declarada culpable de complicidad en crímenes contra la humanidad por esclavitud, tentativa de asesinato y complicidad en el crimen de guerra de tentativa de asesinato por omisión, así como de pertenencia a una organización terrorista extranjera. La Sala de 5 jueces condenó al acusado a 10 años de prisión.

Los jueces constataron que el acusado viajó a Siria a finales de agosto de 2014 y posteriormente se casó con el ciudadano iraquí Taha A.-J.. Juntos, la pareja se trasladó a Faluya, donde mantuvieron cautivas a una mujer yazidí y a su hija de 5 años, Rania, durante aproximadamente 6 semanas. Fueron sometidas a palizas casi diarias que el acusado instigaba a menudo. La acusada y su marido obligaron a la madre yazidí a realizar tareas domésticas y tanto ella como su hija fueron obligadas a rezar, a pesar de que la pareja sabía que las cautivas eran yazidíes.

En el verano de 2015, el marido de la acusada ató a Rania a la rejilla de la ventana del exterior de la casa, con 45 grados de calor, como castigo por mojar el colchón. La acusada y su marido dejaron que Rania colgara allí bajo el abrasador sol del verano y murió. A pesar de que la acusada se había dado cuenta de que Rania estaba en una situación que ponía en peligro su vida y habría podido ayudarla, no hizo nada para salvarla.

A finales de junio de 2018, la acusada estaba de vuelta en Alemania, pero tenía la intención de salir para volver a Siria. Fue interceptada por un agente encubierto que trabajaba para la policía federal alemana y que la grabó hablando de la muerte de su “sabiya” -que significa esclava-, lo que luego dio lugar a nuevas investigaciones y, finalmente, a un juicio que comenzará en 2019.

Se cree que Jennifer W. es el primer miembro del ISIS que es juzgado en cualquier parte del mundo por crímenes internacionales cometidos contra víctimas yazidíes. Los empleados de la ONG yazidí Yazda identificaron a la madre del niño, que fue representada por sus abogados Natalie von Wistinghausen, Amal Clooney y Wolfgang Bendler. Fue la principal testigo en el juicio y declaró durante 11 días ante el tribunal. Otras pruebas relevantes en las que el tribunal basó su sentencia fueron las declaraciones incriminatorias realizadas por el acusado a un agente encubierto, las pruebas periciales forenses sobre la muerte del niño y otras pruebas periciales que establecían que el objetivo del ISIS era erradicar a la población yazidí.

La madre del niño estaba presente en la sala cuando se dictó la sentencia. En respuesta al veredicto, dijo: “Fue muy difícil para mí escuchar el veredicto hoy. Todos los recuerdos me invadieron. Me alegro de que, después de seis años, el tribunal alemán haya determinado que el acusado es responsable de la muerte de mi hija, pero ninguna sentencia del mundo la devolverá”.

La abogada de la víctima, Amal Clooney, comentó: “Esta sentencia constituye la quinta condena de un miembro del ISIS en un tribunal alemán por crímenes contra la humanidad cometidos contra víctimas yazidíes. Es un hito importante para mi cliente, una mujer notablemente valiente que perdió a su hijo en condiciones brutales. Y es una victoria para todos los que creen en la justicia. Agradezco a los fiscales alemanes que hayan presentado este caso y espero que veamos un esfuerzo global más concertado para llevar al ISIS ante la justicia”.

Natalie von Wistinghausen, que representó a la víctima durante las audiencias en Múnich, añadió que: “Esta sentencia también contribuye a que los ciudadanos alemanes rindan cuentas ante sus propios tribunales por los crímenes cometidos en Irak en el curso de la campaña del ISIS contra los yazidíes en la que participaron voluntariamente. Nadie debería poder huir de la responsabilidad penal por delitos tan graves, aunque se hayan cometido en el extranjero”.

Natia Navrouzov, Directora de Defensa Legal de la ONG mundial Yazidi, que también está representada por la Sra. Clooney y ha ayudado a identificar y localizar a las víctimas en varios procesos penales en diferentes jurisdicciones, dijo: “Esta condena significará mucho para los supervivientes del ISIS, especialmente los que han compartido sus declaraciones con nosotros con la esperanza de que algún día se haga justicia. También es muy alentador para nuestra organización, que ha estado recopilando incansablemente pruebas desde los primeros meses del genocidio yazidí, incluso mediante entrevistas a más de 2.000 supervivientes yazidíes hasta ahora. Elogiamos a Alemania por su liderazgo en la persecución de los crímenes del ISIS y pedimos a otros Estados que sigan el mismo ejemplo porque la historia de la superviviente en este caso es una de las muchas que también han sufrido. Desean enfrentarse a sus autores algún día en una sala de justicia y es nuestra responsabilidad no defraudarlos. Hoy nuestros pensamientos están con la superviviente de este caso y esperamos que la sentencia le demuestre que el mundo se preocupa por su sufrimiento. El camino hacia la curación es largo, pero esperamos que hoy pueda comenzar de alguna manera para ella”.

Nota para los editores:

El marido de Jennifer W, Taha A.-J., está siendo juzgado por el Tribunal Regional Superior de Frankfurt, en el primer juicio por genocidio contra un miembro del ISIS. La principal testigo y co-demandante en el caso contra Jennifer W es también la co-demandante en el juicio contra Taha A.-J. donde está representada por Amal Clooney, Natalie von Wistinghausen y Jörg Oesterle. El juicio contra Taha A.-J. sigue su curso, y se espera que la sentencia se dicte a finales de noviembre de 2021.

Los tribunales alemanes también han condenado anteriormente a los retornados del ISIS Nurten J., Sarah O. y Omaima A. por complicidad en crímenes contra la humanidad cometidos contra los yazidíes. Amal Clooney, Natalie von Wistinghausen y Sonka Mehner representaron a la víctima participando como co-demandante en estos juicios.

Según la legislación alemana, las víctimas de delitos graves tienen derecho a participar en los procesos penales como “co-demandantes” junto a la acusación y la defensa.

La víctima forma parte de un programa de protección de testigos. Por la seguridad de la víctima, su identidad no puede ser revelada.

La legislación alemana tampoco permite revelar los apellidos completos de los acusados.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies