Putin y Erdogan están de acuerdo sobre Idlib, pero maniobran contra los kurdos

  • Fuente: Al Monitor
  • Autor: Maxim A. Suchkov
  • Fecha: 24 de enero de 2019
El presidente ruso Vladimir Putin y su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan celebran una conferencia de prensa conjunta después de una reunión en el Kremlin en Moscú, el 23 de enero de 2019. Foto: Aleksander Nemenov/Pool via REUTERS

MOSCÚ – Aunque el tan esperado encuentro entre los presidentes de Rusia y Turquía en Moscú el 23 de enero no proporcionó respuestas a todas las preguntas inminentes a las que ambos se enfrentan en Siria, sí proporcionó pistas importantes sobre dónde estaban los respectivos desacuerdos bilaterales y cómo pueden proceder para resolverlos.

El Presidente Vladmir Putin dio una calurosa bienvenida a su homólogo turco Recep Tayyip Erdogan, al tiempo que basaba el compromiso de Erdogan con la relación entre ambos países en las impresionantes cifras del comercio bilateral.

«En los primeros diez meses de 2018, el comercio bilateral creció más que en todo el año anterior. El número de turistas rusos que visitaron Turquía el año pasado aumentó en un 30% hasta alcanzar un máximo histórico de 6 millones. «Sr. Presidente, mi querido amigo, el mérito de esto es en gran parte suyo. Es su logro personal, porque usted dedica una atención significativa a este asunto», dijo Putin, demostrando el nivel de dominio alcanzado en el arte de la adulación, trabajado en los últimos años en sus múltiples contactos con líderes de Oriente Medio.

«Sin duda, el hecho de que nuestras relaciones se estén ampliando está teniendo un efecto dominó en la seguridad regional. Desde luego, nuestra solidaridad está aportando una contribución significativa a la seguridad regional», respondió Erdogan.

Los dos se alejaron para mantener una conversación personal, y los miembros de las delegaciones se unieron a los líderes más tarde para una reunión conjunta de tres horas.

Putin elogió la productividad de sus conversaciones con Erdogan, así como de otras cumbres dentro del formato de Astana con el presidente iraní Hassan Rouhani relativas a la formación del Comité Constitucional para Siria.

«El formato de Astana sigue siendo actualmente el mecanismo más eficaz para resolver el conflicto en Siria. … Nuestras reuniones son siempre exhaustivas y fructíferas, sin exagerar. Esto proporciona buenos resultados en términos de trabajo práctico. En particular, las cumbres ruso-turcas-iraníes en el marco del proceso de Astana son muy útiles, ya que se centran en el apaciguamiento en Siria. Acordamos organizar pronto otra cumbre como ésta en Rusia. Junto con el Sr. Presidente, ya hemos llegado a un acuerdo sobre el lugar y la fecha provisional. También tendremos que coordinarlo con nuestros socios iraníes», dijo Putin.

Quizás la parte más reveladora de la conferencia de prensa fue cuando Putin habló de los esfuerzos europeos por socavar el trabajo del grupo de Astana. Antes de la reunión con Erdogan, Moscú recibió una carta dirigida al Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, de la que se dice ha sido escrita por representantes de Francia, Reino Unido y Alemania. Putin, citando dicha carta, declaró que los tres habían presionado a Guterres para que exigiera que Steffan de Mistura, antes de dejar su puesto como enviado de la ONU en Siria, bloqueara las decisiones del grupo Astana sobre la formación del Comité Constitucional.

«Francamente, nos sorprendió saber esto. Pero seremos pacientes y seguiremos trabajando con ellos», dijo Putin.

Lo que probablemente se pueda calificar como otro resultado fue el acuerdo para continuar una «lucha antiterrorista conjunta» en Idlib. Ambos reconocen que la «zona de desescalada» se ha deteriorado hasta convertirse en una zona gris controlada por Hayat Tahrir al-Sham. La idea ahora es encargar a los militares de los dos países que continúen las conversaciones sobre las acciones y medidas específicas que deben tomarse en Idlib. Es probable que los detalles del plan se ultimen en la próxima reunión del trío Astana en Moscú.

«Turquía está haciendo mucho para tratar de remediar la situación, pero se necesita más acción [bilateral] para liquidar las acciones de los grupos terroristas», dijo Erdogan.

El proceso se ha complicado debido a las zonas controladas por los kurdos y a la idea turca de una «zona segura».

La semana pasada, Moscú manifestó su preocupación por la zona.

«Estamos convencidos de que la mejor y única solución es la transferencia de estos territorios al control del gobierno sirio, de las fuerzas de seguridad y de las estructuras administrativas sirias», dijo el ministro de Relaciones Exteriores ruso Sergey Lavrov el 16 de enero.

Tras las conversaciones con Putin, Erdogan dijo en una conferencia de prensa conjunta que Moscú y Ankara no tienen desacuerdos sobre la zona segura en el norte de Siria.

Putin, sin embargo, dijo que Rusia apoya un diálogo entre Damasco y los representantes kurdos.

«Este diálogo contribuirá a la consolidación de la sociedad siria y a la reconciliación nacional; será útil no sólo para Siria, sino también para todos los Estados vecinos», subrayó.

El presidente ruso también habló sobre las posibilidades de lo que podría ocurrir «en el contexto de la retirada declarada de Estados Unidos de Siria».

«En caso de que esos planes se implementen realmente, se convertirán en un paso positivo y ayudarán a estabilizar la situación en esa problemática zona del estado sirio que actualmente está controlada por unidades kurdas», dijo Putin. Hasta entonces, los militares rusos y turcos discutirán las perspectivas de creación de una «zona de amortiguación» en la frontera turco-siria.

Erdogan, por su parte, subrayó «la importancia crucial» de que la prevista retirada de Estados Unidos de Siria no deje espacio «para que los grupos terroristas se muevan libremente».

El día después de la reunión presidencial en Moscú, el ministro turco de Asuntos Exteriores, Mevlut Cavusoglu, dijo que Turquía tiene la capacidad de crear una «zona segura» en Siria por sí sola, pero que no excluirá a Estados Unidos, Rusia u otros «si quieren cooperar».

Dijo que aún no había nada seguro sobre el establecimiento de la zona, pero que las opiniones de Ankara y Washington estaban «en línea, excepto por un par de puntos». Dijo que las partes habían comenzado a discutir la composición de la administración de Manbij de Siria, una ciudad actualmente controlada por la milicia kurda.

De manera similar, Cavusoglu argumentó que Ankara y Moscú estaban en la misma página con respecto a un acuerdo político sirio «excepto por la cuestión de si el presidente Bashar al-Assad debía permanecer en el cargo». Notablemente, Cavusoglu aludió a los contactos indirectos en curso entre Turquía y el gobierno sirio, pero no llegó a dar detalles.

Las observaciones son importantes a la luz de la mención de Putin en la conferencia de prensa del acuerdo de Adana entre Turquía y Siria. Putin argumentó que el acuerdo, firmado entre los dos países en octubre de 1998, seguía en vigor y tenía por objeto garantizar la seguridad fronteriza de Turquía. En virtud del acuerdo, la parte siria se comprometió a cumplir cinco puntos, todos ellos relacionados con las actividades del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK); Turquía considera que el PKK es un grupo terrorista con fuertes vínculos con las Unidades de Protección del Pueblo y las Fuerzas Democráticas Sirias.

«Siria, sobre la base del principio de reciprocidad, no permitirá ninguna actividad que emane de su territorio que pretenda poner en peligro la seguridad y la estabilidad de Turquía. Siria no permitirá el suministro de armas, material logístico, apoyo financiero y actividades de propaganda del PKK en su territorio», dice el primer principio.

El acuerdo también prevé una estrecha coordinación en materia de seguridad entre Damasco y Ankara sobre el tema, incluyendo «un enlace telefónico directo entre las autoridades de seguridad de alto nivel de los dos países» y «dos representantes especiales cada uno ante sus misiones diplomáticas».

A lo largo de los más de 20 años transcurridos desde la entrada en vigor del acuerdo, Siria y Turquía han seguido un camino sinuoso en lo que respecta a su aplicación en las operaciones transfronterizas del PKK. Tampoco es la primera vez que Putin ha instado a Erdogan y Assad a reactivar este acuerdo. Moscú ha estado planteando esta cuestión en conversaciones con Ankara y Damasco desde al menos 2016.

Como señala Ruslan Mamedov, periodista de Al-Monitor, Putin conoce los detalles de la cuestión. En 1998, cuando el líder del PKK, Abdullah Ocalan, fue expulsado de Siria y trasladado a Moscú, la Agencia Federal de Seguridad de Rusia (FSB) le pidió que abandonara el país como resultado de un supuesto acuerdo entre Moscú y Ankara en el que participaron radicales chechenos. Putin asumió la dirección del FSB en julio de 1998, unos meses antes de los acontecimientos, e incluso entonces estaba probablemente muy bien informado de la complejidad de la cuestión.

La idea de lanzar dos reconciliaciones paralelas -una política entre Damasco y los kurdos y una coordinación de la seguridad entre Ankara y Damasco- es una idea creativa que Moscú ha puesto sobre la mesa con vistas a satisfacer los propios intereses de Turquía, Siria y los kurdos. La idea pretende proporcionar la máxima seguridad para la primera; conceder el control de la «zona segura»/zona tampón y una perspectiva de mantener la integridad del Estado para la segunda; y garantizar la seguridad con vistas al futuro político en forma de autonomía para los terceros. La implementación del plan probablemente resultará mucho más difícil que dominar el arte de la adulación. Pero a falta de una alternativa mejor a un escenario que implique el uso de la fuerza, esto bien podría merecer la pena pensarlo durante el período previo a la próxima reunión de Astana.

Maxim A. Suchkov, es editor de la cobertura de Al-Monitor en Rusia y Oriente Medio. Es experto no residente en el Consejo de Asuntos Internacionales de Rusia y en el Valdai International Discussion Club. Fue becario visitante Fulbright en la Universidad de Georgetown (2010-11) y en la Universidad de Nueva York (2015). En Twitter: @MSuchkov_ALM Correo electrónico: msuchkov@al-monitor.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies