Las revelaciones del mafioso turco se extienden a los envíos de armas a Siria

El jefe del crimen turco Sedat Peker habla sobre el envío de armas a los rebeldes radicales en Siria en su última andanada de acusaciones contra figuras cercanas al gobierno.

El mafioso turco Sedat Peker es visto hablando en su canal de YouTube en esta foto de la pantalla de un teléfono móvil tomada en Estambul el 26 de mayo de 2021. – OZAN KOSE/AFP vía Getty Images)

Fuente: Al-Monitor

Autor: Fehim Tastekin

Fecha de publicación original: 2 de junio de 2021

Las nuevas acusaciones de un mafioso turco prófugo han reavivado la polémica en Turquía sobre los envíos de armas a Siria y el turbio comercio transfronterizo, en el que supuestamente está implicado el círculo íntimo del presidente Recep Tayyip Erdogan, pero sus revelaciones constituyen sólo unas pocas piezas de un gigantesco rompecabezas.

En una serie de vídeos virales desde principios de mayo, Sedat Peker, líder de una banda criminal condenada, ha implicado a miembros y compinches del partido en el poder en innumerables delitos y ha dejado al descubierto sus propios vínculos con los políticos. Peker -un autodenominado nacionalista que solía organizar mítines en apoyo de Erdogan y gozaba del favor de los círculos progubernamentales- dice que sus revelaciones son un ajuste de cuentas por su expulsión, aparentemente como resultado de las luchas de poder en las filas del gobierno.

En su último vídeo del 30 de mayo, Peker relató cómo envió chalecos de acero, prismáticos y otros equipos de ayuda a los turcomanos sirios en noviembre de 2015. Afirmó que SADAT, una empresa militar privada dirigida por una figura cercana a Erdogan, solicitó añadir camiones cargados de armas a su convoy, aunque las armas fueron a parar a Jabhat al-Nusra, la rama siria de Al-Qaeda, en lugar de a los turcomanos.

La SADAT -fundada en 2012 por Adnan Tanriverdi, un general retirado que ha sido asesor de Erdogan- rechazó las afirmaciones de Peker como “calumnias”.

Peker también hizo acusaciones sobre los flujos comerciales entre Siria y Turquía, incluyendo petróleo, té, azúcar, aluminio, cobre y coches usados. Afirmó que los implicados en estos tratos cuentan con la aprobación de Metin Kiratli, jefe administrativo de la oficina presidencial, y se coordinan con los empresarios Murat Sancak y Ramazan Ozturk, ambos pertenecientes a familias empresariales cercanas al gobierno. Al frente de los negocios en el lado sirio, dijo, se encuentra el jefe de economía de Hayat Tahrir al-Sham, el grupo radical que tiene influencia en la provincia noroccidental de Idlib y que se formó en 2017 mediante la fusión de Jabhat al-Nusra (Jabhat Fatah al-Sham) y otros grupos.

Los medios de comunicación de la oposición siria identificaron anteriormente a MT Group como proveedor de combustible a la región controlada por Hayat Tahrir al-Sham. La empresa es propiedad de Sancak, cercano al yerno de Erdogan, Berat Albayrak. Ozturk, por su parte, es hijo de uno de los accionistas de BMC, el fabricante de vehículos blindados utilizados en las intervenciones militares de Turquía en Siria y Libia.

En respuesta a las afirmaciones de Peker, Sancak dijo que nunca tuvo ningún trato comercial en Siria.

Al apuntar a figuras vinculadas a la oficina presidencial, Peker está tratando de presionar a Erdogan para obligarlo a intervenir en la disputa a su favor. De manera reveladora, se esforzó por absolver a la Organización Nacional de Inteligencia (MIT) y al ejército de cualquier implicación en el envío de armas que mencionó. Subrayando que sigue siendo leal al Estado turco, dijo que había estudiado las normas del derecho internacional y que sus revelaciones no implicaban al Estado per se.

Los envíos de armas a Siria salieron a la luz pública en enero de 2014, cuando las fuerzas de seguridad del sur de Turquía descubrieron armas y municiones en camiones con destino a Siria, que resultaron haber sido alquilados por el MIT. Ankara encubrió el asunto, alegando que los camiones transportaban asistencia a los turcomanos. Sin embargo, varios representantes turcomanos negaron haber recibido ayuda alguna.

Tras el vídeo de Peker, el ex primer ministro y ministro de Asuntos Exteriores Ahmet Davutoglu, que ahora lidera un partido de la oposición, insistió en que los camiones interceptados en 2014 llevaban ayuda a los turcomanos. “Nadie puede ver esto como un apoyo a los terroristas”, dijo Davutoglu, ministro de Asuntos Exteriores en ese momento, subrayando que las afirmaciones de Peker sobre SADAT pertenecían a un periodo posterior. Sin embargo, Davutoglu era primer ministro cuando el mafioso envió su convoy de ayuda a Siria a bombo y platillo.

Turquía, de hecho, ha sido testigo de escándalos mucho mayores que las afirmaciones de Peker. En noviembre de 2013, las fuerzas de seguridad descubrieron piezas de cohetes y plataformas de lanzamiento en un camión en la provincia meridional de Adana, que detuvieron gracias a un chivatazo. El cargamento, resultó estar destinado a Jabhat al-Nusra y otras facciones islamistas. En su testimonio ante los fiscales, los dos hombres que viajaban en el vehículo afirmaron que actuaban a instancias del Estado y que habían utilizado el mismo camión para transportar munición a un puesto militar en la frontera con Siria el mes anterior. También implicaron a Heysem Topalca, un turcomano sirio que se cree que ha desempeñado un papel clave en las operaciones de la inteligencia turca en Siria, y que murió en un accidente de coche en febrero.

Luego vino la interceptación de los llamados “camiones MIT”. El primero fue detenido en la provincia de Hatay, fronteriza con Siria, el 1 de enero de 2014. A las fuerzas de seguridad no se les permitió revisar el camión alegando que su carga era un “secreto de Estado” y los agentes del MIT amenazaron al fiscal local que insistió en registrar el vehículo. Ese mismo mes, se detuvo a tres camiones en Adana y en el registro se encontraron balas de cohetes, munición y varios cañones antiaéreos en su carga. Los soldados y los fiscales implicados en la interceptación acabaron con fuertes condenas de cárcel por espionaje.

Uno de los primeros indicios de envíos de armas a Siria se produjo en junio de 2011, tras los sangrientos enfrentamientos entre los rebeldes y las fuerzas gubernamentales sirias en Jisr al-Shughur, una ciudad cercana a la frontera turca. Los periodistas de la zona informaron de que habían encontrado casquillos de bala de fabricación turca tras los enfrentamientos. La agencia de noticias estatal turca Anatolia despidió a su corresponsal en Siria después de que ella también informara de la noticia.

En las primeras fases de la guerra siria, cuando los pasos fronterizos aún estaban bajo el control de Damasco, el tráfico clandestino a través de la frontera seguía las rutas utilizadas por los contrabandistas durante décadas. Los rebeldes de la oposición entrenados y equipados en la ciudad fronteriza turca de Reyhanli, por ejemplo, fueron transportados a Siria a través de estas rutas. Los testimonios de los testigos sobre los envíos de armas a través de las mismas rutas entrarían más tarde en los archivos del caso judicial relacionado con los camiones del MIT.

Las rutas se diversificaron después de que Damasco perdiera el control de los cruces de Bab al-Hawa y Bab al-Salama en el verano de 2012. Ankara, que había negado con vehemencia que armara a los grupos rebeldes, cambió de tono tras la revelación de los camiones del MIT, adoptando una narrativa sobre la ayuda a los turcomanos, que resultó decisiva para esquivar las críticas de la oposición sobre la participación de Turquía en la guerra.

En un movimiento que facilitó aún más el influjo de la opinión pública, Ankara reformuló su política hacia Siria como una campaña para evitar la aparición de un “cinturón kurdo” a lo largo de su frontera después de que Estados Unidos comenzara a apoyar a las Unidades de Protección Popular (YPG) kurdas sirias contra el Estado Islámico en octubre de 2014. En su país, el gobierno puso fin a un proceso de paz con sus propios kurdos a mediados de 2015, y siguió con la represión del movimiento kurdo. El YPG se presentó como la principal amenaza para Turquía en Siria y se equiparó con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán, que ha combatido a Ankara desde 1984 y está designado como grupo terrorista, y los envíos de armas a Siria se justificaron como esfuerzos para combatir el terrorismo. La operación Escudo del Éufrates -la primera de varias campañas militares turcas en el norte de Siria- marcó un hito en 2016, ya que las armas y el equipo militar comenzaron a fluir abiertamente a través de la frontera. Y como los partidos de la oposición respaldaron en gran medida las operaciones, la controversia sobre los envíos de armas se apagó.

Con este telón de fondo, el debate desencadenado por las revelaciones de Peker es un debate sobre solo un fragmento de un extenso tráfico.

En marzo de 2013, The New York Times informó detalladamente sobre el papel que desempeñó la CIA en los envíos de armas a los rebeldes sirios -descritos como una “catarata de armamento” por un funcionario-, en particular ayudando a “los gobiernos árabes a comprar armas, incluida una gran adquisición de Croacia”, mientras Arabia Saudí, Qatar, Jordania y Turquía organizaban su transferencia. Según el informe, el transporte aéreo incluyó más de 160 vuelos de carga militar de aviones jordanos, saudíes y qataríes que aterrizaron en su mayoría en Turquía, desde donde el armamento se envió por tierra a Siria.

En 2012 se establecieron bases secretas en las provincias fronterizas turcas de Gaziantep y Hatay para entrenar y equipar a los rebeldes sirios, junto con un centro de coordinación CIA-MIT en Estambul. Un periódico croata afirmó que sólo desde el aeropuerto internacional de Zagreb se enviaron a Turquía 3.000 toneladas de armamento destinado a los rebeldes sirios entre noviembre de 2012 y febrero de 2013.

Libia fue otra fuente de envíos de armas a los rebeldes en las primeras etapas de la guerra civil siria, expuesta por al menos dos incidentes de buques que transportaban armas desde Libia en 2012.

En medio de innumerables informes de que las armas acababan en manos de Jabhat al-Nusra, Estados Unidos acabó poniendo fin a su programa encubierto de suministro y entrenamiento de los rebeldes sirios, pero el compromiso de Turquía con las facciones radicales continuó. En la actualidad, Hayat Tahrir al-Sham controla el paso de Bab al-Hawa con Turquía y, por tanto, el flujo de mercancías, mientras que la postura del ejército turco en Idlib sirve de escudo al grupo contra las fuerzas gubernamentales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies