Los kurdos corren el riesgo de ser eliminados por la OTAN

Combatientes de la YPJ

¿Recuerdan aquellas valientes fuerzas kurdas que defendieron tan heroicamente la ciudad siria de Kobane de ISIS? Ahora se arriesgan a ser eliminados por la OTAN.

La región autónoma kurda de Rojava en el noreste de Siria, que incluye a Kobane, enfrenta una invasión. Un ejército de la OTAN se está reuniendo en la frontera, combinando toda la potencia de fuego abrumadora y el equipo de alta tecnología que solo las fuerzas militares más avanzadas pueden desplegar. El comandante en jefe de esas fuerzas dice que quiere devolver Rojava a sus “legítimos dueños” que, según él, son árabes y no kurdos.

La primavera pasada, este líder hizo declaraciones similares sobre Afrin, el distrito kurdo sirio más occidental. Después de eso, el mismo ejército de la OTAN, utilizando tanques alemanes y helicópteros de combate británicos, y respaldado por miles de aliados islamistas, invadió el distrito. Según las agencias de noticias kurdas, la invasión provocó que más de 100.000 civiles fueran expulsados ​por completo ​de Afrin. Según informes, emplearon la violación, la tortura y el asesinato como medios sistemáticos de terror. Ese reinado de terror continúa hasta nuestros días. Y el comandante y jefe de este ejército de la OTAN ha sugerido que tiene la intención de hacerle al resto del norte de Siria lo que le hizo a Afrin.

Me refiero, por supuesto, al presidente Recep Tayyip Erdogan, que es, cada vez más, el dictador efectivo de Turquía. Pero es crucial enfatizar que estas son fuerzas de la OTAN. Esto no solo significa que son suministradas con armamento de vanguardia; también significa que esas armas están siendo enviadas por otros miembros de la OTAN.

Aviones y helicópteros de combate, incluso las fuerzas Panzer, todos se degradan extremadamente rápido en condiciones de combate. Las personas que continuamente inspeccionan, mantienen, reparan, reemplazan y les proporcionan piezas de repuesto tienden a ser contratistas que trabajan para firmas estadounidenses, británicas, alemanas o italianas. Su presencia es crítica, porque la ventaja militar turca sobre las “Unidades de Protección del Pueblo” (YPG) y las “Unidades de Protección de la Mujer” (YPJ) -los defensores de Kobane que Turquía se ha comprometido a destruir-, depende totalmente de ellos.

Eso es porque, aparte de su ventaja tecnológica, el ejército turco es un desastre. La mayoría de sus mejores oficiales e incluso pilotos, han estado en prisión desde el fallido intento de golpe de estado en 2016. Y ahora lo dirigen comandantes elegidos por lealtad política en lugar de competencia. Los defensores de Rojava, en contraste, son veteranos experimentados. En una pelea justa, no tendrían más problemas para defenderse de una incursión turca que lo que habían rechazado en el pasado a los yihadistas respaldados por Turquía.

Una “lucha justa” en este caso significaría tener acceso a armas antitanques y antiaéreas. Pero esto es precisamente lo que el gobierno de Donald Trump le prometió a Turquía que no permitiría que los kurdos hicieran. Incluso aquellas fuerzas que trabajan directamente con las tropas estadounidenses y británicas para derrotar al Estado Islámico nunca recibirían las armas defensivas necesarias para defenderse del ataque turco y el asalto de blindados que inevitablemente seguiría. Si llegara a pasar lo de Afrin, Turquía se puede respaldar en el napalm y las bombas de racimo.

Sin embargo, en el momento en que esas fuerzas se retiren, sus aliados anteriores serán patos sentados, incapaces de defenderse contra el armamento avanzado que Gran Bretaña y los EE. UU. Ayudan a proporcionar a Turquía y mantienen.

Por lo general, los medios de comunicación occidentales tratan a Turquía como una especie de Estado pícaro y peculiar que tiene estallidos periódicos de violencia dirigidos contra civiles kurdos: el bombardeo y la destrucción de sus propias ciudades en el sudeste en 2015, la limpieza étnica denunciada de Afrin y los ataques en curso a aldeas en el norte de Irak. Todo debe ser tolerado para que no se alinee con enemigos como Irán o Rusia. De manera similar, los expertos y los políticos parecen silbar y mirar hacia otro lado mientras Erdogan arresta o encarcela a decenas de miles de personas, incluidos maestros, periodistas y parlamentarios electos por decir cosas que no le gustan -o incluso cuando Erdogan declara públicamente que “ningún europeo en ninguna parte del mundo puede caminar con seguridad en las calles”, si lo desafían.

Pero Turquía no es un Estado deshonesto. Turquía es la OTAN. Su ejército guarda el flanco oriental de Europa. Su policía y las fuerzas de seguridad están encargadas de detener el flujo de refugiados de las guerras de Medio Oriente a Europa, lo que implica disparar cada vez más con ametralladoras a los refugiados en la frontera, un servicio por el cual se le paga millones de euros en compensación directa.

Solo porque Turquía es miembro de la OTAN su gobierno logró que las guerrillas kurdas del PKK (Partido de los Trabajadores de Kurdistán), los guerrilleros insurgentes que han estado luchando por su autonomía en el sureste de Turquía desde la década de 1990, ingresara a la “lista internacional de terror” en 2004, justo en el momento en que el PKK renunció a las demandas de un Estado independiente y a las operaciones ofensivas, e intentó iniciar negociaciones de paz. Cabe señalar que esta designación de “terror” se aplica casi exclusivamente entre los países de la OTAN; el PKK ciertamente no está visto como una organización “terrorista” por las Naciones Unidas, India, China o incluso Suiza.

Debido a que Turquía es la OTAN, la prensa occidental tiene que tomar en serio sus extrañas afirmaciones de que el experimento de democracia feminista en curso en Rojava es en sí mismo una forma de “terrorismo”.

Debido a que Turquía es la OTAN y protege las fronteras de Europa, las potencias estadounidense y europeas miraron para otro lado, o incluso expresaron su apoyo, cuando su ejército descendió al enclave hasta ahora pacífico de Afrin, en violación de todas las leyes internacionales. Mientras lo hacía, el ejército turco sugirió que no solo limpiaría étnicamente a la población kurda y pondría fin al experimento de democracia feminista, sino también usaría el distrito para reasentar a las familias de los rebeldes islamistas más ávidos, que de otro modo podrían haber emigrado a Europa.

Debido a que Turquía es la OTAN, la prensa occidental se siente obligada a jugar con la farsa de que es un enemigo de ISIS, a pesar de las interminables pruebas de una activa colaboración turca con ese grupo, y el hecho, conocido por todos en la región, que las ofensivas turcas contra ISIS en Siria han consistido en sobornar a los comandantes de ISIS para cambiar de bando.

Como resultado, nos quedamos con el extraño espectáculo del “ex” Al Qaeda e ISIS, Jihadis, trabajando con Erdogan para combatir a las YPG como parte de una fuerza mercenaria de 100.000 efectivos. Además, hombres como Seyf Ebu Bekir, que era comandante de ISIS cuando realizaba sus notorias masacres en los clubes nocturnos de París, ahora son comandantes en el Ejército Libre Sirio respaldado por Turquía. Por su parte, Ebu Bekir advirtió a Francia que no interfiera con los planes turcos de desatar a las fuerzas de la OTAN para destruir a los viejos archienemigos kurdos de ISIS.

Si todo esto es difícil de comprender, es en parte porque muchos de nosotros, incluidos muchos que nos consideramos “antiimperialistas”, parece que hemos olvidado cómo funcionan realmente los imperios. El imperio británico tampoco envió a sus tropas a combate muy a menudo. Los poderes de la OTAN están armando y manteniendo las fuerzas de seguridad de su aliado oficial, Turquía, para volar sus aviones y conducir sus tanques de la y disparar a los refugiados, de la misma manera que Turquía está empleando a las legiones de Al Qaeda e ISIS para hacer su trabajo sucio y de limpieza étnica. Hemos desafiado a los terroristas, efectivamente, poniéndolos en contención, de la misma manera en que Roma empleó a Alaric el gótico, o los Estados Unidos a Osama Bin Laden. Y sabemos lo bien que funcionó.

Hay alternativas. Las potencias internacionales podrían levantar el embargo de facto de la OTAN que impide que las fuerzas que derrotaron a ISIS se defendieran a sí mismas. Hay llamados para una zona internacional de exclusión aérea, preferiblemente bajo la autoridad del Consejo de Seguridad de la ONU, ejecutada por un país que no sea Estados Unidos, posiblemente Francia o incluso Rusia. Esto también permitiría las YPG/YPJ a luchar en igualdad de condiciones. Los defensores de Rojava son perfectamente capaces de defenderse del ejército turco si se neutraliza la ventaja de alta tecnología de esa fuerza.

A la larga, el gobierno turco debe dejar de reaccionar ante aquellos que tienen una visión diferente de cómo podría vivirse la vida, al tratar de asesinarlos y regresar a las negociaciones de paz. Lo mismo podría decirse de Siria, donde el modelo descentralizado de Rojava podría ser clave para resolver el conflicto.

Pero por ahora necesitamos una respuesta urgente al riesgo que enfrentan los kurdos en Rojava. La situación es cada vez más grave, y es muy posible que la OTAN lleve a cabo una de las peores masacres genocidas del siglo XXI.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies