¿Puede la política de EE.UU. hacia Siria seguir el ritmo de Trump?

Fuente: Al Monitor

Fecha: 6 enero 2019

Traducido por Rojava Azadi


fsa
Combatientes del Ejército Sirio Libre (FSA), respaldados por Turquía, caminan juntos después de avanzar por el norte de Afrin, Siria, el 17 de marzo de 2018. Los Estados Unidos (EE.UU.) quieren evitar una situación en la que las Unidades de Protección del Pueblo (YPG) vuelvan a ser atacadas por Turquía. REUTERS/Khalil Ashawi

Los últimos días han revelado, si alguna vez hubo alguna duda, que los EE.UU. no pueden confiar únicamente en el presidente turco Recep Tayyip Erdogan para gestionar la retirada de los 2.000 militares estadounidenses de Siria. El gobierno turco considera a los aliados kurdo-sirios de EE.UU. como terroristas, al igual que Al Qaeda y el Estado islámico (IS).

Por lo tanto, el presidente estadounidense, Donald Trump, necesitará ayuda en Siria de un trío quizás poco probable: El presidente ruso Vladimir Putin, que puede ser difícil dado el actual clima político de EE.UU.; el príncipe heredero de Arabia Saudita Mohammed bin Salman, que puede ver un cambio en Siria como parte de su programa de rehabilitación estadounidense e internacional; y, aquí está el pateador, el presidente sirio Bashar Al-Assad, cuyo gobierno, al final, de una forma u otra, resolverá o frustrará un acuerdo entre Turquía y los kurdos.

La semana pasada, James Jeffrey, el enviado especial de los EE.UU. para Siria y la campaña contra el Estado Islámico (ISIS), aconsejó a los líderes kurdo-sirios que pospusieran el acuerdo con el gobierno sirio mientras los EE.UU. se apresuran a gestionar la retirada de sus 2.000 efectivos y evitar una confrontación entre Turquía y los grupos kurdos aliados de los EE.UU.

Puede haber buenas razones tácticas para que EE.UU. compre tiempo. Pero las tendencias son claras como el agua, y los kurdos no mantendrán, y no pueden mantener, tal promesa por mucho tiempo. El ejército estadounidense se va, Turquía amenaza, Assad se queda, los países árabes reconsideran su acercamiento al gobierno sirio y Putin tiene muchas, si no la mayoría, de las tarjetas diplomáticas. El resultado final, como hemos informado aquí una y otra vez, es que el camino desigual y traicionero para aliviar las preocupaciones turcas sobre las YPG y el Partido de la Unión Democrática (PYD) pasa finalmente por Damasco a través de Moscú.

«Moscú podría proponer a las YPG algún tipo de acuerdo para un compromiso con Damasco que salvaría a las fuerzas kurdas de enfrentarse al ejército turco y sería relativamente adecuado para Ankara. A falta de una alternativa mejor, los kurdos pueden aceptar esto como una oportunidad para tener una voz fuerte en la Siria postconflicto. De lo contrario, la amarga lección de la campaña de Afrin de principios del año 2018 podría repetirse», escribe Maxim Suchkov.

«También hay acontecimientos que podrían obligar a Turquía a considerar la posibilidad de establecer algún grado de diálogo con el régimen de Assad, una idea que sigue siendo repugnante para Erdogan», añade Semih Idiz. «La decisión de los Emiratos Árabes Unidos y Bahrein de reabrir sus embajadas en Damasco -con otros Estados árabes que se espera que la sigan- podría forzar la mano de Turquía si quiere evitar una reacción árabe contra sus planes para Siria».

Trump ya está trabajando en su estrategia árabe para Siria. Recordó a sus seguidores a través de un tuit el 24 de diciembre que Arabia Saudita ha accedido a ayudar a financiar la reconstrucción de Siria. Siria estará en la agenda cuando el Secretario de Estado de EE.UU. Mike Pompeo visite Arabia Saudí, así como los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Bahrein este mes.

Mientras los Estados del Golfo reconsideran sus relaciones con Damasco y el regreso de Siria a la Liga Árabe, y mientras EE.UU. mira a Arabia Saudita y al Golfo para financiar la reconstrucción siria, surgirá una pregunta sobre las sanciones estadounidenses y multilaterales. La próxima semana, el Senado de los EE.UU. estudiará una legislación de sanciones bipartitas contra Siria. Sin embargo, más sanciones podrían limitar los esfuerzos regionales e internacionales para apoyar la transición siria y la reconstrucción del país, incluidas las iniciativas de las Naciones Unidas y el Banco Mundial. Al igual que con Irán, EE.UU. podría verse atrapado, buscando excepciones a sus propias políticas de sanciones para permitir que sus aliados financien la reconstrucción.

Los escollos de una primera estrategia de Erdogan en Siria ya se están poniendo de manifiesto. El Asesor de Seguridad Nacional de EE.UU., John Bolton, dijo el 6 de enero en Jerusalén que la retirada de las tropas estadounidenses en Siria no sólo estará condicionada a la derrota del ISIS y a la seguridad de las fuerzas estadounidenses en su retirada, sino también a las garantías de Turquía de que no atacará a los combatientes kurdo-sirios que han sido socios en la campaña para derrotar al ISIS.

Los comentarios de Bolton siguieron a la reacción turca al comentario de Pompeo del 3 de enero sobre «la importancia de asegurar que los turcos no maten a los kurdos».

«Turquía está decidida a continuar su lucha contra las organizaciones terroristas PKK/PYD/YPG y DAESH que representan una amenaza existencial para su seguridad nacional y apuntan a la unidad política y la integridad territorial de Siria», decía la declaración. El PKK es el Partido de los Trabajadores del Kurdistán proscrito por Turquía, mientras que DAESH es el acrónimo árabe de ISIS. «La tergiversación de la lucha de Turquía contra una organización terrorista como un intento de apuntar a un grupo particular en Siria es totalmente inaceptable, dado que Turquía abarca a todo el pueblo sirio, incluidos los kurdos. Condenamos enérgicamente tratar a una organización terrorista como un socio en la lucha contra DAESH».

Idiz escribe: «La preocupación del lado turco es que lo que Ankara considera una lucha legítima contra el terrorismo se transformará en las mentes occidentales en otro caso de Turquía atacando a los kurdos que tanto han sufrido».

Turquía considera que las YPG, que es el brazo armado del PYD y que constituye la mayor parte de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), alineadas con EE.UU., están directamente vinculadas al PKK, que tanto Ankara como Washington consideran una organización terrorista. «Para Rusia, el enfoque completo de los tratos con Erdogan no se basaba tanto en sembrar la discordia entre Turquía y EE.UU. como en ofrecer conjuntos de incentivos lo suficientemente poderosos como para hacer que Ankara quisiera aferrarse a Moscú en lugar de a Washington», añade Suchkov. «El presidente ruso Vladimir Putin personalmente ha estado trabajando meticulosamente en esta política durante mucho tiempo.»

«Por otro lado, Turquía ha sido lo suficientemente hábil como para jugar tanto contra Rusia como contra Estados Unidos para obtener las mejores ofertas posibles para los propios intereses de Ankara», continúa Suchkov. «Sin embargo, la prueba de estrés del avión ruso derribado a finales de 2015 hizo que Erdogan se mostrara más cauteloso a la hora de jugar sus cartas con Putin. Desde entonces, Moscú y Ankara han sido más prudentes a la hora de caminar por el terreno del otro. La situación actual en Siria hace que esta experiencia sea especialmente útil. Rusia muestra empatía por la preocupación fundamental de Turquía por la seguridad del gobierno local y de otras fuerzas kurdas. Turquía, a su vez, tiene que ponerse del lado de la agenda rusa para preservar la integridad territorial siria y de Assad como gobernante del país, al menos por ahora».

Sin embargo, al igual que en las relaciones entre EE.UU. y Turquía, un «problema es que Ankara y Moscú no están de acuerdo en quién se considera terrorista en Siria», añade Idiz.

Fehim Tastekin, explicando las diferencias entre los líderes civiles y militares turcos sobre una operación militar en el este de Siria, añade: «Rusia está tratando de persuadir a Ankara de que renuncie a sus planes operativos y promete un tipo diferente de seguridad: Desplegar el ejército sirio en Manbij y al este del Éufrates. Según el pensamiento ruso, cuando llegue el ejército sirio, el control de las YPG terminará. El régimen sirio también dice que enviará tropas a la región sólo cuando las YPG se retiren».

«Turquía», continúa Tastekin, «sospecha que los kurdos idearán una fórmula para permanecer en la zona o bajo la protección del ejército sirio. Mientras Turquía está luchando entre los planes de EE.UU. y Rusia, otro elemento hace el asunto aún más complejo: Washington quiere desplegar tropas saudíes, de los Emiratos Árabes Unidos y egipcias en la región, fuerzas apenas amigas de Turquía. El plan ya ha puesto nerviosos a los funcionarios turcos».

«Además de las complicaciones de Ankara», informa Idiz, «la situación en Idlib está mostrando signos de perder el control. El presidente Recep Tayyip Erdogan y el presidente ruso Vladimir Putin acordaron en Sochi en septiembre asegurar un alto el fuego en Idlib y establecer zonas de seguridad en la provincia entre las fuerzas del régimen y los elementos del FSA apoyados por Turquía. Según el acuerdo, Turquía también es responsable del desarme de grupos como Hayat Tahrir al-Sham y de la expulsión de sus combatientes de la provincia.

«Moscú ha dicho en más de una ocasión reciente que estos objetivos aún no se han cumplido», continúa Idiz. «No obstante, ha procurado complementar los esfuerzos de Ankara a este respecto para no mancillar la atmósfera positiva entre los dos países. También hay informes de que el ejército sirio ha reanudado el bombardeo de objetivos específicos en Idlib, lo que plantea de nuevo el espectro de una operación de las fuerzas rusas y del régimen en la provincia que socavaría los planes de Ankara».

«Muchos en Ankara sugieren que la decisión de Trump refuerza aún más el papel de Rusia como negociador en Siria y que todos los caminos que involucran la situación en Idlib y el este del Éufrates ahora conducen al Kremlin», escribe Suchkov.


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies