Los yazidíes del Kurdistán iraquí se enfrentan a la «extinción», según los líderes de la comunidad

Amberin Zaman. Al Monitor

Al Monitor– Amberin Zaman- 19 diciembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

DAHUK, Kurdistán iraquí – En una árida extensión junto a la carretera, bajo un cielo despejado de invierno, unos niños sueñan con ser el próximo Messi mientras dan patadas a un balón de fútbol. Las niñas seducen a los visitantes, ahuecando sus pulgares e índices para hacer signos de corazón y compartiendo sus esperanzas de convertirse algún día en médicos y abogadas. Sin embargo, hay pocas perspectivas para estos niños en el campamento de Sharya para yazidíes, la minoría étnica kurda cuyos hombres fueron masacrados y mujeres y niñas violadas y esclavizadas por Estado Islámico (ISIS) cuando arrasó su patria ancestral de Sinjar en 2014.

Hazi, de 13 años, dice que ha vivido aquí con sus seis hermanos y cinco hermanas durante ocho años. «La vida es muy difícil», dijo a Al-Monitor. «Nuestras tiendas se dañan constantemente. En verano es un infierno y en invierno las tiendas están húmedas y frías.»

«Tenemos miedo de que vuelva Daesh», añadió Hayo, de 12 años, utilizando el acrónimo en árabe de ISIS. Dice que quiere ser dentista.

Al menos 450.000 yazidíes fueron desplazados, sin contar los que murieron o fueron secuestrados cuando ISIS desató su reino del terror en agosto de 2014. Más de 300.000 de ellos viven en zonas urbanas o en unos 15 campos de desplazados en la región de Dahuk, en el Kurdistán iraquí, entre el hedor de las aguas residuales a cielo abierto y montones de basura. El agua escasea. Los incendios provocados por cortocircuitos eléctricos o por las bombonas de gas propano utilizadas para cocinar arrasan las endebles tiendas de campaña.

Con la atención del mundo puesta en Ucrania, muchos se sienten abandonados. Naciones Unidas declaró en un informe de mayo de 2019 que al menos cuatro personas de los campamentos se quitaron la vida entre enero y abril. Otras cuarenta habían intentado suicidarse o habían muerto por suicidio el año anterior. Es probable que las cifras sean mucho mayores, pero no quedaron registradas porque ocurrieron fuera de los campamentos. Este año, una chica de 16 años y un chico de 19 se suicidaron en Shariya, según declaró un funcionario del campo a Al-Monitor, sin dar más detalles.

El empleo es difícil de conseguir en una región donde la discriminación contra los yazidíes está muy arraigada y las conexiones tribales y el patrocinio son fundamentales para encontrar trabajo. Los cristianos y los turcomanos tienen cuotas en el gobierno. A los yazidíes no, por ser de etnia kurda y, por tanto, no encajar en el estatus de minoría, a pesar de que su antigua religión, por la que han sido salvajemente perseguidos como «adoradores del diablo», es distinta del islam.

«El principal reto al que se enfrentan los supervivientes yazidíes es que viven en un desplazamiento prolongado. Muchos yazidíes viven en campamentos sin poder encontrar trabajo. No hay suficiente acceso a las escuelas y se enfrentan a una pobreza extrema», dice un funcionario de una organización no gubernamental (ONG) que declina ser identificado por su nombre debido a la creciente presión del gobierno local.

«Los recursos de la comunidad de donantes están disminuyendo rápidamente, por lo que estamos viendo cómo se reducen los servicios. Vemos que las ONG financiadas por donantes y por la ONU están poniendo fin a sus programas. Los servicios a los que las mujeres y los niños pueden acceder en el campo son ahora muy limitados», dice el funcionario a Al-Monitor.

Sharya camp, Nov. 17, 2022. (Amberin Zaman/Al-Monitor)

En este entorno desolador, Jan Ilhan Kizilhan, psicólogo y terapeuta traumatólogo, se esfuerza tenazmente por curar a sus compatriotas yazidíes y, sobre todo, a las mujeres y niñas yazidíes expuestas a la violencia sexual bajo el cautiverio de ISIS. Kizilhan, kurdo yazidí que emigró a Alemania desde Turquía, es el fundador y decano del Instituto de Psicología y Psicotraumatología de la Universidad de Dahuk. Creado en 2016 y el primero de este tipo en Irak, el instituto está formando a una nueva hornada de profesionales para ayudar a las víctimas a sobrellevar su dolor. «La resiliencia, la supervivencia, son instintos que se transmiten de una generación a otra. Se transmiten genéticamente», dice Kizilhan a Al-Monitor. «Por eso, después de sufrir 74 genocidios, mi pueblo sigue aquí».

El equipo ha realizado 25.000 sesiones de terapia desde el lanzamiento de sus servicios en 2017.

En una mañana reciente, Kizilhan y un puñado de expertos europeos en salud mental se apiñaron en una tienda de campaña en Sharya que Mohsen, un taxista, su esposa y sus cuatro hijas e hijo llaman hogar. Dos de las niñas estuvieron retenidas por los yihadistas durante cinco años. La mayor de ellas tiene ahora 15 años. «A veces recuerdo lo que pasó», dice antes de sumirse en el silencio.

«Se llevaron a más de cien niñas de nuestro pueblo», dice Mohsen.

Nouri Khudur, yazidí, es una de las primeras graduadas del programa de Kizilhan. «Estaba sumida en una profunda depresión cuando empecé a tratarla», dice Khudur de la niña mayor. «Sufría trastorno de estrés postraumático, tenía recuerdos, pesadillas, fuertes punzadas de dolor físico. Siempre estaba triste», dice Khudur a Al-Monitor.

«Mis hijas están mejor ahora», dice Mohsen. Kizilhan sonríe, visiblemente orgullosa. La familia ha solicitado asilo en Australia. Como miles de yazidíes aquí, Mohsen no ve futuro ni en su Sinjar natal ni en ningún otro lugar de Irak. «Ya hay 100 familias yazidíes allí; queremos irnos», declara.

Estratégicamente encajonada entre Irak y Siria, Sinjar sigue siendo un importante punto de conflicto.

Las milicias chiíes respaldadas por Irán y una fuerza local yazidí conocida como Unidades de Resistencia de Shengal (YBS) se disputan el control de la región, que según el Gobierno Regional del Kurdistán (KRG) debería estar bajo su propio dominio. Turquía lanza periódicamente bombas sobre Sinjar, alegando que las YBS son una tapadera del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que lleva librando una insurgencia armada contra el ejército turco desde 1984.

«Los militares turcos destruyeron nuestra propia casa. No nos queda nada a lo que volver», dice Moshen.

El acuerdo alcanzado entre el gobierno central de Bagdad y el Gobierno Regional del Kurdistán en 2020, que debía haber supuesto la disolución de todos los grupos armados en Sinjar y el regreso de los yazidíes desplazados, ha fracasado en lo esencial, entre otras cosas porque nunca se consultó debidamente a los propios yazidíes.

Según Kizilhan, los ataques turcos provocaron que hasta 50.000 yazidíes que se habían reasentado en Sinjar regresaran a los campos en agosto de este año. Turquía exige al PKK que se retire de Sinjar. Los militantes niegan su presencia. Turquía, por su parte, prosigue sus ataques sembrando el terror y la inestabilidad.

Muchos yazidíes simpatizan con el PKK porque ayudó a miles de ellos a escapar a la seguridad del monte Sinjar cuando las fuerzas peshmerga del KRG huyeron por miedo a ISIS. El PKK ayudó a crear la fuerza yazidí YBS para defender a su propio pueblo. Pero los líderes de la comunidad siguen mostrándose escépticos.

«El PKK está animando a las niñas yazidíes a unirse a ellos», dijo Dasin Farouk Beg, el emir o príncipe de los yazidíes. «Creemos que ahora hay hasta 800 de ellas en Qandil y el PKK no las deja marchar», dijo Beg a Al-Monitor. Se refería al bastión del PKK cerca de la frontera iraní. Al-Monitor no pudo verificar de forma independiente esa afirmación.

El traumatólogo yazidí Jan Kizilhan juega al fútbol con niños yazidíes en el campo de desplazados de Sharya, en Dahuk, el 17 de noviembre de 2022. (Amberin Zaman/Al-Monitor)

Las fosas comunes sin abrir son otro gran obstáculo. Hay 800 en todo Sinjar y hasta ahora sólo se han desenterrado 30, según Abid Shamdin. Shamdin es el director ejecutivo de Nadia’s Initiative, la ONG que lleva el nombre de su esposa Nadia Mourad, que sobrevivió al cautiverio de ISIS y fue galardonada con el Premio Nobel de la Paz por su labor de defensa.

«Muchas de estas fosas comunes quedan al descubierto y en medio de los pueblos, lo que resulta demasiado traumatizante para los yazidíes como para volver a ellos», escribió Shamdin recientemente.

«Si nuestro pueblo no puede regresar a Sinjar, nuestra identidad colectiva dejará de existir como ya ha ocurrido en Turquía. Nos extinguiremos»

«Sinjar es la patria ancestral de los yazidíes, el mismo lugar que los protegió durante cientos de años y les dio cobijo durante tantos genocidios», afirma Murad Ismail, fundador de la Academia Sinjar, un grupo de defensa. «Pero el regreso a un Sinjar inseguro o privado de las necesidades básicas es aún peor que los campamentos», declara Ismail a Al-Monitor.

Kizilhan cree que si persiste el statu quo, los yazidíes no tendrán más remedio que abandonar Irak en masa. «Si nuestro pueblo no puede regresar a Sinjar, nuestra identidad colectiva dejará de existir como ya ha ocurrido en Turquía. Nos extinguiremos», afirmó.

Kizilhan ofrece una solución radical: «Tenemos que iniciar un debate sobre la creación de una nueva comunidad fuera de Oriente Próximo. Puede ser nuestra última oportunidad».

Kizilhan ya tomó cartas en el asunto cuando convenció al gobierno alemán en 2015 para que acogiera a 1.100 de las mujeres y niños con peores cicatrices. Llegaron a Alemania en dos tandas separadas a principios de 2016. Kizilhan cree que estas mujeres van a ser pioneras de una comunidad yazidí nueva y empoderada que vivirá en una sociedad democrática en la que serán vistas como iguales, al menos ante la ley.

El año pasado, el Parlamento iraquí aprobó una ley de supervivientes yazidíes que establece un marco de reparaciones para los supervivientes de los crímenes de ISIS, incluidas las mujeres y niñas que fueron objeto de violencia sexual, así como los niños que fueron secuestrados antes de cumplir los 18 años. Entre estas medidas se incluyen un estipendio mensual, la entrega de un terreno u otro tipo de alojamiento y servicios educativos y terapéuticos a los supervivientes. La medida fue ampliamente acogida como un primer paso necesario. Pero más de un año después, «los beneficios para los supervivientes aún no se han materializado», dice el funcionario de la ONG. Además, la ley no se ocupa de los niños nacidos de mujeres yazidíes cautivas.

La cuestión de las mujeres que tuvieron hijos con sus captores de ISIS es muy delicada. A pesar de las súplicas de Kizilhan, el máximo líder espiritual de los yazidíes, conocido como Baba Sheikh, se niega a aceptar a los niños, ya que la conversión no está permitida en la fe yazidí. Por ello, muchas dejaron atrás a sus hijos, mientras que otros, que se cree que son cientos, permanecen en el campo de detención de Al-Hol, en el noreste de Siria, asolado por la violencia, donde están internadas las familias de los combatientes de ISIS.

Baba Chavush, guardián del templo de Lalish, el santuario más sagrado de los yazidíes, en Duhok, 17 de noviembre de 2022. (Amberin Zaman/Al-Monitor)

En una entrevista con Al-Monitor, el guardián de Lalish, el antiguo templo de los yazidíes, sonaba cansado mientras lamentaba el éxodo de su rebaño. Baba Chavush, como se le conoce, decía: «Estoy muy triste porque mi gente se va». Sin embargo, su voz se llenó de ira cuando se le preguntó por la dureza con que se trata a los hijos de las yazidíes cautivas. La conversión es «imposible», afirmó Baba Chavush. «Nadie debería hacer daño a estos niños. Pero, ¿por qué no hablamos de las 3.000 niñas yazidíes que siguen desaparecidas?», preguntó. Se refería a las más de 3.000 niñas yazidíes secuestradas por ISIS que siguen en paradero desconocido.

Sin embargo, el hecho de que los líderes espirituales hayan aceptado acoger a las niñas yazidíes «mancilladas» por sus captores musulmanes supone un gran cambio, según Kizilhan.

El nuevo plan de Kizilhan es reasentar a las niñas yazidíes y a su prole yihadista en Alemania. Al salir de la tienda de Mohsen sonó su teléfono móvil. Contestó y en cuestión de segundos se le iluminó la cara. El gobierno de Baden-Wurtemberg, que ha estado patrocinando su trabajo con los yazidíes, había dicho que ayudaría a reasentar a 200 niñas más y a sus hijos en Alemania. «Es un gran día», dijo Kizilhan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies