Las YPG comienzan a retirarse de la frontera entre Siria y Turquía

THE DEFENSE POST – 27 agosto 2019 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Un miembro del servicio de los EEUU observa cómo las Fuerzas Democráticas Sirias retiras fortificaciones militares junto a la frontera turco-siria. 22 agosto, 2019. Imagen: US Army/Spc. Alec Dionne

Las fuerzas de las Unidades de Protección Popular (YPG) han comenzado a retirarse de la zona fronteriza entre Siria y Turquía como parte de un acuerdo con Estados Unidos y Turquía, dijo la Administración Autónoma de Siria del Norte y del Este en una declaración el martes 27 de agosto.

Los combatientes y las armas pesadas de las YPG fueron retirados de la zona de Serêkaniyê (Ras Al-Ain) el 24 de agosto, y de Tel Abyad el 26 de agosto, dijo el martes el copresidente de la Oficina de Defensa de la Administración Autónoma del Norte y el Este de Siria.

La medida es parte de «los entendimientos tripartitos sobre la seguridad fronteriza con Turquía», a los que Estados Unidos llegó a principios de este mes, dice la declaración.

Las YPG retiraron combatientes, algunos montículos de tierra y armas pesadas a nuevos lugares y entregaron los puntos fronterizos a las fuerzas locales, agregó.

Las Fuerzas Democráticas Sirias retiran las fortificaciones militares a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, el 22 de agosto de 2019. Imagen: Ejército de los EE.UU./Soldado Alec Dionne

El 7 de agosto, funcionarios turcos y estadounidenses llegaron a un acuerdo para crear una zona de seguridad a lo largo de la frontera que reduzca las tensiones entre Turquía y las Fuerzas Democráticas Sirias lideradas por las YPG, que están respaldadas por la Coalición contra el Estado Islámico liderada por Estados Unidos.

El ancho de la franja fronteriza variará e incluirá áreas rurales y posiciones militares, pero no ciudades o pueblos, informó Reuters sobre una declaración del portavoz del SDF, Mustafa Bali de este martes.

Bali dijo que las Fuerzas de Autodefensa también se retirarán de un área de 5 a 14 kilómetros a lo largo de la frontera.

El gobierno turco ha estado amenazando durante meses con lanzar una incursión unilateral en el norte de Siria para despejar la zona fronteriza de la milicia YPG, predominantemente kurda, desbancar a las figuras políticas afiliadas y reasentar allí a los refugiados sirios que actualmente viven en Turquía.

Turquía considera que las YPG están dirigidas por los kurdos como la rama siria del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha librado una insurgencia de décadas en Turquía y que está considerada una organización terrorista por Turquía y Estados Unidos.

Un número significativo de las Fuerzas de Operaciones Especiales de Estados Unidos, junto con algunas tropas británicas y francesas, permanecen en el noreste de Siria, donde han entrenado y asesorado a las SDF en la guerra terrestre contra Estado Islámico.

Un miembro del servicio militar estadounidense observa cómo las Fuerzas Democráticas Sirias retiran las fortificaciones militares a lo largo de la frontera entre Turquía y Siria, el 22 de agosto de 2019. Imagen: Ejército de los EE.UU./Soldado Alec Dionne

Turquía ha emprendido dos incursiones anteriores en el norte de Siria, tomando el control de gran parte de la provincia de Idlib con la Operación Escudo del Éufrates en 2016 y el enclave principalmente kurdo de Afrin con la Operación Rama de Olivo en enero de 2018, que provocó el desplazamiento masivo de civiles.

Se espera que el acuerdo fronterizo sea muy similar al de la ciudad de Manbij, en el norte de Siria. Estados Unidos y Turquía acordaron previamente en junio de 2018 realizar patrullas conjuntas alrededor de Manbij, controlada por las Fuerzas de Autodefensa, y que el gobierno municipal abandonaría la zona. Ankara acusa desde hace mucho tiempo a Washington de haberse estancado en ese acuerdo.

Turquía había exigido previamente una zona de 30 kilómetros supervisada por el ejército turco, que incluiría casi todas las zonas de mayoría kurda en Siria. Las Fuerzas de Autodefensa rechazaron esa propuesta, proponiendo una zona de cinco kilómetros controlada internacionalmente de la que las YPG acordaron retirarse, dijo el mes pasado el comandante de las Fuerzas de Autodefensa Mazlum Abdi.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies