¿Está la alianza entre Estados Unidos y Turquía en un punto de ruptura?

El presidente ruso Vladimir Putin se reúne con su homólogo turco, Recep Tayyip Erdogan, en Sochi el 29 de septiembre. – VLADIMIR SMIRNOV/POOL/AFP vía Getty Images

Tras reunirse con Putin, el presidente turco Recep Tayyip Erdogan arremete contra Estados Unidos (de nuevo), pero los lazos entre Turquía y Rusia tienen sus propias tensiones y límites

Fuente: Al-Monitor

Fecha de publicación original: 1 de octubre de 2021

Las obligadas referencias a EE.UU. y Turquía como “aliados” y “socios” de la OTAN son cada vez más escasas, ya que las relaciones bilaterales pueden estar acercándose al punto de ruptura por las diferencias sobre Rusia y Siria.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan, que se reunió el 29 de septiembre con su homólogo ruso Vladimir Putin, dijo que Turquía no sólo sigue adelante con la compra del sistema ruso de defensa antimisiles S-400, que ha provocado las sanciones de EE.UU., sino que está considerando una cooperación más profunda en materia de defensa con Rusia, incluyendo el desarrollo de motores de aviación, la construcción de barcos y aviones de guerra, como informamos aquí.

En cuanto al papel de Turquía en el programa de aviones de combate F-35 de EE.UU., que costó a Turquía unos 1.400 millones de dólares, Erdogan adoptó una postura de “tómalo o déjalo” el 30 de septiembre, diciendo “o nos dan nuestros aviones o nos dan el dinero”.

Erdogan: la trayectoria de Estados Unidos y Turquía “no augura nada bueno

La reunión de Erdogan con Putin se produjo después de lo que Erdogan percibió como un desaire del presidente estadounidense Joe Biden durante las reuniones de la Asamblea General de la ONU en Nueva York el mes pasado.

No importa que Biden ni siquiera pasara la noche en Nueva York y se reuniera con muy pocos líderes mundiales. Muchos jefes de Estado y de gobierno pronunciaron sus discursos de forma virtual este año.

Erdogan se habría conformado con una sesión de fotos y una falsa o forzada bondad con Biden, sobre todo para tener al menos la ilusión de un efecto de palanca o de equilibrio antes de una reunión con Putin sobre algunas cuestiones espinosas, como Ucrania y Siria (véase más abajo).

“Espero que, como dos países de la OTAN, nos tratemos con amistad, no con hostilidad”, dijo Erdogan en Nueva York. “Pero la trayectoria actual no augura nada bueno. El punto al que hemos llegado en nuestras relaciones con Estados Unidos no es bueno. … No puedo decir que las cosas hayan empezado bien con Biden”.

“En cuanto a la imagen de Erdogan dentro de Turquía, su actuación en Nueva York no parece haber creado mucho impacto, ni positivo ni negativo”, escribe Cengiz Candar.

La reunión de Erdogan con Putin, tras el fracaso en la ONU, puede haber reforzado una mayor inclinación hacia el este en la política exterior de Turquía.

“Bajo Erdogan, Turquía navega constantemente hacia una trayectoria no occidental en un mundo multipolar en el que China está emergiendo en su Este”, añade Candar. “El tono cauteloso de Erdogan con respecto a la cuestión uigur durante su discurso en la ONU también reflejó sus esfuerzos por no atraer la indignación de Pekín. Cuando se trató de apuntar a Estados Unidos y al mundo occidental, mientras tanto, Erdogan no tuvo pelos en la lengua.”

Putin intenta reconciliar a Turquía con respecto a Ucrania ….

“Las negociaciones con Turquía son a veces difíciles, pero siempre hemos salido de Sochi con un resultado positivo”, dijo Putin antes de la cumbre de Sochi. “Aprendemos a reconciliarnos”.

Pero la posición de Erdogan sobre Ucrania ha resultado hasta ahora difícil de conciliar para Putin.

“La venta de drones por parte de Turquía a Ucrania y la promesa de Erdogan de no reconocer nunca la anexión rusa de Crimea han sido debidamente señaladas por la parte rusa, que considera ambas cuestiones críticas para su seguridad nacional e integridad territorial”, escribe Fehim Tastekin.

“Erdogan reiteró su promesa sobre Crimea durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU después de que el Ministerio de Asuntos Exteriores turco declarara que las elecciones a la Duma celebradas en Crimea este mes no tienen “ninguna validez para Turquía”, añade Tastekin. “Además, el ministro de Asuntos Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, dijo que Ucrania estaba planeando crear una planta de aviones no tripulados para la producción conjunta de aviones no tripulados TB2 de fabricación turca.”

“Si Ankara hubiera sido capaz de contener su reacción ante Moscú por este asunto”, concluye Tastekin, “Turquía podría haber utilizado la anexión rusa de Crimea como palanca en sus negociaciones con Rusia. En cambio, ha mantenido su posición de suma cero, atrayendo la ira de Moscú.”

… mientras mantiene la presión sobre Turquía en Siria

Putin está sondeando si es el momento adecuado para un asalto militar sirio en Idlib, la probable última resistencia de los grupos yihadistas y apoyados por Turquía que se oponen al presidente sirio Bashar al-Assad.

“Los aviones de la fuerza aérea rusa han estado golpeando las posiciones rebeldes en Idlib y sus alrededores, ampliando su asalto a las zonas ocupadas por Turquía en el enclave de Afrin, principalmente kurdo, y cerca de Tell Tamir, en la llamada “Zona de la Primavera de la Paz”, ocupada por Turquía en su última ofensiva transfronteriza contra las Fuerzas Democráticas Sirias respaldadas por Estados Unidos y dirigidas por los kurdos en octubre de 2019″, informa Amberin Zaman.

Es posible que Putin se sienta alentado por la retirada de Estados Unidos de Afganistán como una señal de que Washington está dando un paso atrás en las “guerras interminables”, ya que los contactos diplomáticos ruso-estadounidenses sobre Siria se han recuperado, como Vivian Salama analizó en un reciente podcast de Al-Monitor.

Putin se reunió con Assad el 13 de septiembre, dos semanas antes de su encuentro con Erdogan. A Assad le gustaría seguir adelante en Idlib, pero Putin es un jugador más cuidadoso y deliberado, buscando una mayor certeza sobre cómo se desarrollaría en Ankara y Washington.

Idlib está controlado por el antiguo Hayat Tahrir al-Sham (“Liberación del Levante”, o HTS), vinculado a Al Qaeda. Según su acuerdo con Rusia, Turquía tiene la misión de reducir la influencia de los yihadistas. HTS ha buscado un cambio de imagen con respecto a su imagen anterior, y “está rechazando los llamamientos de Hurras al-Din (Organización de Guardianes de la Religión), afiliada a Al Qaeda, para resolver sus diferencias mediante el arbitraje de la Sharia”, informa Khaled Al-Khateb desde Alepo.

Un ataque de un avión no tripulado estadounidense mató a un líder de Al Qaeda en Idlib la semana pasada.

Desde la perspectiva de Rusia, Turquía está fracasando en su misión declarada de limpiar Idlib. Desde la perspectiva de Turquía, un asalto sirio respaldado por Rusia a Idlib agravaría su crisis de refugiados sirios.

“La principal preocupación de Turquía es que cualquier ofensiva a gran escala sobre Idlib impulsará hasta un millón de sirios hacia la frontera turca”, escribe Zaman.

Para Erdogan, la interminable guerra en Siria se ha convertido en un lastre en la política interna turca.

“El resentimiento hacia los 3,7 millones de refugiados sirios que se calcula que se encuentran en Turquía se está disparando, y la oposición está explotando cínicamente esos sentimientos de cara a las elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebrarán en 2023”, escribe Zaman. “Con sus cifras de votos cayendo a mínimos sin precedentes, Erdogan está por tanto ansioso por preservar el statu quo en Idlib, al menos hasta entonces”.

Pinar Tremblay tiene la opinión aquí sobre las próximas elecciones, señalando que “los partidos de la oposición, como el Partido Popular Republicano (CHP) han capitalizado el sentimiento anti-inmigrante y anti-refugiados y la creciente vulnerabilidad de la seguridad.”

“Turquía ha suspendido recientemente la emisión de la tarjeta de identificación de protección temporal -conocida como Kimlik- para los refugiados sirios que necesitan tratamiento vital dentro de los territorios turcos, sustituyéndola por un documento de turismo médico”, Sultan Al-Kanj de Idlib.

Metin Gurcan informa de que varias solicitudes de jubilación de alto nivel presentadas recientemente por oficiales generales podrían ser otra señal de la creciente insatisfacción con la política de Erdogan respecto a Siria.

Putin también teme que un asalto sirio respaldado por Rusia en Idlib pueda ser una trampa para una ofensiva turca contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) respaldadas por Estados Unidos en la Administración Autónoma del Noreste de Siria (AANES), escribe Kirill Semenov.

Turquía considera a las Unidades de Protección Popular (YPG), los grupos armados kurdos sirios que conforman el grueso de las SDF, como terroristas vinculados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK).

Las diferencias entre Estados Unidos y Turquía sobre las FDS han resultado irreconciliables y amargas.

El 29 de septiembre, Erdogan se refirió a Brett McGurk, el coordinador del Consejo de Seguridad Nacional de EE.UU. para Oriente Medio y el Norte de África, como “que en realidad apoya el terrorismo… es un director del PKK y del YPG”.

Putin percibe una apertura para proseguir con su viejo plan de diseñar un acuerdo entre los kurdos sirios y Damasco que sea aceptable para Ankara, una revisión del acuerdo de Adana de 1998, que desactivó las tensiones turco-sirias sobre el PKK.

Rusia, escribe Semenov, “está tratando de empujar a los kurdos sirios a un diálogo con Damasco, pero sin la participación de Estados Unidos. La implicación es que los propios kurdos sirios deben empezar a distanciarse de Estados Unidos’ en caso de que éste dé un paso atrás en Siria, como hizo en Afganistán”.

Estancamiento mientras continúa el “profundo sufrimiento” en Siria

Ni Biden, ni Putin, ni Erdogan parecen dispuestos a poner fin al statu quo actual sin una nueva señal sobre lo que viene después, una especie de frágil estancamiento que podría romperse en cualquier momento.

Erdogan no puede deshacerse por completo de Estados Unidos, ya que él y Putin no están de acuerdo en Siria y Ucrania. Necesita al menos la ilusión de una opción en el trato con Putin para seguir en el juego. Esto también es una baza para Estados Unidos. La frustración para el presidente turco es que su política exterior es personal y a nivel de cumbre, como escribe Gurcan. Él y Putin se reúnen y hablan a menudo. Erdogan y Biden, en cambio, ni siquiera intentan fingir estos días.

Mientras tanto, los sirios siguen sufriendo.

Además de este “horrible número de muertos”, refiriéndose a al menos 350.000 muertes sirias documentadas en la guerra civil, el enviado de la ONU para Siria, Geir Pedersen, informó al Consejo de Seguridad esta semana, “podemos añadir otras medidas de profundo sufrimiento por más de una década de conflicto”. Más de 12 millones de sirios están desplazados, es decir, la mitad de la población siria antes del conflicto. Decenas de miles siguen detenidos, secuestrados o desaparecidos. Los niveles de pobreza se acercan al 90% tras una década de conflicto, mala gestión y corrupción, y ahora el impacto del colapso económico libanés, el COVID y, de hecho, las sanciones. Siria está dividida en varias zonas de facto, con actores internacionales que se disputan el escenario, así como episodios violentos que siguen poniendo a prueba la relativa calma de los últimos 18 meses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies