Las SDF cavan túneles en el noreste de Siria en caso de ofensiva turca

Las Fuerzas Democráticas Sirias siguen cavando túneles en las líneas de demarcación con las facciones opositoras respaldadas por Turquía en el noreste de Siria, por temor a una operación militar.

Una patrulla de vehículos militares estadounidenses se ve cerca de las banderas amarillas ondeantes de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) y las banderas verdes de sus Fuerzas de Protección de las Mujeres (YPJ) constituyentes en la ciudad de Tal Tamr en la provincia nororiental siria de Hasakah, junto a la frontera con Turquía, el 8 de febrero de 2020. – DELIL SOULEIMAN/AFP vía Getty Images

Fuente: Al-Monitor

Autor: Mohammed Hardan

Fecha de publicación original: 5 de junio de 2021

Las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), dirigidas por los kurdos, siguen cavando trincheras y túneles en las zonas bajo su control en el noreste de Siria desde hace más de tres años, con el objetivo de conectar sus puestos militares situados a lo largo de las líneas de demarcación con las zonas en poder de la oposición respaldada por Turquía. La excavación se produce en medio de la preocupación por una operación militar de la oposición.

La red de túneles se extiende desde al-Darbasiyah hasta al-Malikiyah (Derik). El trabajo lo realizan civiles que reciben un salario diario de entre 3 y 5 dólares, sin seguro médico, ya que las Fuerzas de Autodefensa se aprovechan de la pobreza y la falta de oportunidades de trabajo en la zona. A los trabajadores se les prohíbe llevar sus teléfonos móviles o usar relojes o cualquier otro dispositivo al que se pueda conectar un dispositivo de seguimiento.

Una fuente militar kurda que declinó ser nombrada dijo a Al-Monitor: “Los túneles tienen 3 metros [10 pies] de profundidad, con habitaciones construidas con estructura de hormigón armado cada kilómetro [0,6 millas]. Los materiales de construcción se obtienen de los EE.UU. que vienen de Irak en convoyes de suministro, proporcionados con el pretexto de apoyar el desarrollo de las bases militares y la lucha contra el Estado Islámico. Todos los puestos militares [de las Fuerzas de Autodefensa] están conectados a través de los túneles, algunos de los cuales sirven para fines de suministro militar, almacenes de armas, hospitales de campaña y centros de mando. Los líderes kurdos de Irak y Turquía están presentes en los cuarteles generales supervisando los túneles, lo que les facilita la salida en caso de ataque.”

La fuente añadió: “El mapa de los túneles incluye zonas vitales en el campo norte de Hasakah, concretamente los barrios del norte de Qamishli, y las zonas circundantes de Amuda, al-Darbasiyah, al-Malikiyah y Rmelan. Los túneles pasan por debajo de estas ciudades y zonas para protegerlas de cualquier posible ataque. El plan es incluir en el mapa todas las zonas bajo nuestro control. A pesar de las continuas promesas estadounidenses de que estas ciudades estarían protegidas de cualquier amenaza turca, las experiencias pasadas nos han enseñado que las promesas estadounidenses no siempre conducen a victorias militares. Los túneles habían logrado su objetivo estratégico en anteriores batallas contra el bando turco, hasta que se cerró el acuerdo [de octubre de 2019] que exigía que las facciones kurdas se retiraran de las llamadas zonas de la “Primavera de la Paz”. Actualmente estamos tratando de completar el proyecto de los túneles en el norte de Ain Issa, en el campo del noroeste de Raqqa, temiendo cualquier enfrentamiento próximo con las fuerzas turcas. La zona podría convertirse en un campo de batalla con Ankara, que quiere conectar las zonas bajo su control en el norte de Raqqa con Manbij, en el campo oriental de Alepo. Tal ofensiva aislaría y supondría una amenaza para la ciudad de Ayn al-Arab”.

La coalición liderada por Estados Unidos, que respalda a las FDS, no ha hecho ninguna declaración pública sobre el apoyo que está prestando a la red de túneles de las SDF.

Mohammad Fayez al-Asmar, analista militar afincado en Turquía y desertor del ejército sirio, dijo a Al-Monitor: “Las SDF son conscientes de que su presencia está correlacionada con la presencia de Estados Unidos en Siria y que la retirada de Estados Unidos les dejará ante una confrontación con el régimen sirio o con Turquía. Por eso buscan reforzarse militarmente construyendo estructuras, cavando refugios y plantando minas. Los túneles pretenden conectar sus zonas de control entre sí, especialmente las que están cerca de las líneas de demarcación con la oposición. Sin embargo, estos túneles han resultado ineficaces en muchos casos, incluso durante la operación turca Primavera de la Paz, ya que no afectaron al curso de la operación militar. Los trabajos de excavación son simplemente parte de las medidas de seguridad arbitrarias en las zonas controladas por las SDF”.

Y añadió: “Los trabajos de excavación realizados por las SDF también se extienden más allá de la frontera siria, llegando a zonas bajo el control de las facciones del Partido de los Trabajadores del Kurdistán en Sinjar, en Irak. Los guardias fronterizos iraquíes detuvieron a algunos de los trabajadores en el pasado. Las Fuerzas de Autodefensa también están tratando de unir la frontera siria con Turquía para el contrabando de armas, equipos y combatientes, lo cual es una tarea difícil dado el material necesario [para esas grandes obras] y las dificultades geográficas. Además, Turquía posee tecnologías avanzadas y recluta colaboradores entre las filas de las SDF y la población local, lo que permite a Ankara detectar y destruir los túneles.”

Los agricultores del campo oriental de Qamishli se quejaron de que los túneles y las excavaciones afectaban a partes de sus tierras y, sin embargo, no pueden oponerse. Estos túneles han enfadado a los residentes, ya que se han gastado millones de dólares en las obras a costa de las deficientes infraestructuras de la región. La población ha exigido en repetidas ocasiones que los fondos se inviertan en la mejora de servicios como el agua, la electricidad y el mantenimiento de las carreteras. Las Fuerzas de Autodefensa financian estos túneles con los ingresos procedentes de los recursos de sus zonas de control, como el petróleo y la agricultura.

Dos trabajadores murieron y un tercero resultó herido en noviembre de 2020 tras el derrumbe de un túnel de las SDF, situado en la frontera con Turquía, en Ayn al-Arab (Kobani). En abril de 2021, dos trabajadores civiles murieron y cuatro resultaron heridos mientras excavaban tras el derrumbe de un túnel en el campo de Abu Rasin, en el eje de Tal Tamr, al norte de Hasakah, cerca de la frontera con Turquía.

Hussam al-Kass, activista de los derechos humanos de Qamishli, declaró a Al-Monitor: “La excavación de trincheras consiste en un sabotaje sistemático de las ciudades y en una clara violación de los derechos de propiedad individual, dado que los túneles se excavan bajo tierras agrícolas sin pagar a sus propietarios ninguna compensación, por no hablar de las emisiones contaminantes y de efecto invernadero que hacen inhabitables las casas que allí se encuentran. Además, debido a los túneles, las zonas civiles se convertirían en un objetivo potencial [durante cualquier batalla que se produzca], ya que se utilizan con fines militares y están situadas en las líneas del frente y en las zonas fronterizas. Los túneles suelen incluir artefactos explosivos, lo que supondría una amenaza para los civiles. En algunas zonas siguen existiendo restos de guerra hasta la fecha”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies