Las bases fundamentales del gobierno iraní son un mecanismo de exterminio de las mujeres


Kurdistan Human Rights Association – 10 abril 2021 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

En primer lugar, es esencial indicar que Irán es uno de los pocos países que no se ha adherido a la Convención de la ONU sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. Esta ley se encuentra todavía en un impasse real. La aprobación de este proyecto de ley en las circunstancias actuales plantea interrogantes.

Entre los casos dignos de mención que se presentan ante el análisis y la revisión del proyecto de ley se encuentra la revisión de uno de los casos más notables de violación de la ley en Irán, la violación de los derechos de los niños, la discriminación infantil y la cuestión de la legalización del matrimonio infantil. En el marco de la ley patriarcal y religiosa del régimen iraní, ha sido sellada y aprobada como ley ejecutiva.

La ley de matrimonio fue aprobada en el año 2000 por la Asamblea de Discernimiento de Conveniencia del Sistema. En base a ella, se permite el matrimonio de las niñas a la edad de 13 años y de los niños a la edad de 15 con el permiso del tutor y la aquiescencia del tribunal.

Además, en el artículo 1041 del Código Civil, el matrimonio de las niñas antes de cumplir los 13 años y de los niños antes de cumplir los 15 años depende del permiso del tutor, si la condición de conveniencia fuera aprobada por un tribunal de diagnóstico competente.

Actualmente, con estos casos de violación de los derechos humanos fundamentales, se proporciona un escenario para la violencia social mediante la aprobación de leyes misóginas y misántropas y, por otra parte, se promueven proyectos de ley supuestamente para proteger a las mujeres a fin de eludir las Convenciones y desacreditarlas para desviar la opinión pública.

Por otro lado, el proyecto de ley se ha alejado de las normas internacionales, y aunque define ampliamente las formas de violencia contra las mujeres como un delito, se abstiene de criminalizar algunas formas de violencia de género, como el matrimonio infantil y la violación conyugal, por lo que la situación de violencia se sigue manteniendo.

Además, el proyecto de ley no modifica la restrictiva y problemática definición del hecho punitivo de la violación, que excluye claramente el delito de violación conyugal. Al mismo tiempo, el castigo obligatorio para la violación es la pena de muerte, pero niega a las mujeres la posibilidad de denunciar la violación.

Además, el proyecto de ley no define la violencia doméstica, y conculca algunos de los delitos determinados en el proyecto de ley, como la “proposición” de relaciones sexuales inmorales “y la incitación a las mujeres a realizar actos inmorales”, el derecho a la intimidad y otras libertades protegidas. Aunque no existe una definición legal clara de “acciones contra la castidad” en la ley iraní, las sentencias han interpretado que incluyen las relaciones sexuales consentidas como delito. “En los casos en los que se acusa al padre o al cónyuge, las autoridades deben congelar el caso durante un mes, y si no se encuentra una solución, devolverlo a la judicatura”.

El folleto legislativo de la ONU, en el apartado de violencia contra la mujer, establece que la violencia contra la mujer debe estar prohibida en todas las materias y en todas las fases de los procedimientos de la judicatura mediadora, por lo que excluyen del expediente los procedimientos judiciales. En consecuencia, ya que la mediación puede crear mayores barreras para la obtención de una protección rápida para las víctimas de la violencia doméstica a través de una orden de protección, la ley permite tales veredictos. No obstante, sólo en los casos en que la víctima presente una denuncia penal y exista una amenaza grave y lesiones posteriores.

El Departamento de la Mujer de la ONU recomienda que las supervivientes de la violencia doméstica puedan solicitar protección sin necesidad de emprender acciones legales, como una denuncia penal o un divorcio. Este proyecto de ley no cambia las leyes discriminatorias y hunde a las mujeres más vulnerables a la violencia doméstica.

El derecho civil iraní permite a los hombres controlar los movimientos de su mujer, incluido el derecho a elegir el lugar de residencia y a prohibir las ocupaciones que consideren que entran en conflicto con los “valores familiares”. Además, dado que Irán considera que las relaciones sexuales extramatrimoniales son un delito punible, las mujeres se enfrentarían al riesgo de ser procesadas si denuncian una violación.

El proyecto de ley tipifica como delito la violencia contra las mujeres, incluido el matrimonio forzado y el acoso sexual, físico y psicológico en público, pero no tipifica como delito otras formas de violencia, como la violación y las pruebas de virginidad. Al mismo tiempo, la restricción de las mujeres en todos los campos, incluidos el arte, la política y la sociedad, ha aumentado. En el caso de que el agresor del cónyuge, sea el padre o la madre de la víctima, el proyecto de ley prevé penas alternativas. En contraposición, apoya la violencia contra las mujeres mediante la flexibilización de las penas.

Por ejemplo, a pesar de los intentos de la madre de Romina Ashrafi de que se condenara y tomaran represalias contra el padre de Romina, el 28 de agosto el tribunal condenó a Reza Ashrafi, padre de Romina, a nueve años de prisión por el asesinato de su hija. Según la ley iraní, por un asesinato intencionado se puede ordenar la condena a muerte, a menos que la familia de la víctima perdone al asesino. Sin embargo, la ley admite que si un padre o un abuelo paterno mata a su hijo o nieto, la condena puede quedar en diez años de prisión.

En 2014, el Jefe Adjunto de la Policía para el Combate de Criminales alegó que alrededor del 19% de los homicidios en Irán estaban “motivados por el honor” y que el 63% de las mujeres asesinadas lo eran por un familiar. Las leyes civiles discriminatorias permiten a los hombres tener más control sobre la vida de las mujeres. Facilitan la violencia doméstica y definen al hombre como cabeza de familia, dándole la responsabilidad de mantener económicamente a su mujer y de elegir el lugar donde debe vivir la familia. Una mujer puede perder su apoyo financiero si desobedece sin una razón válida.

El hombre también puede impedir que su mujer ejerza una profesión que sea contraria a los valores de la familia o que vaya en detrimento de alguno de los dos, según su opinión. A pesar de ello, si una mujer abandona a su marido porque se encuentra en un lugar en el que teme sufrir un daño físico o financiero o por su dignidad, la ley concede protección económica al marido.
Según el artículo 18 de la ley de pasaportes, las mujeres casadas deben tener el permiso de sus maridos para obtener un pasaporte. En las últimas décadas, para compensar los efectos de estas situaciones discriminatorias, las parejas firman documentos de desacuerdo. En muchas de estas ocasiones, los hombres consienten en conceder a sus mujeres igualdad de derechos, específicamente para las mujeres que buscan la igualdad de derechos en el divorcio, si las mujeres renuncian a la dote legal. En ocasiones, la gente indica que los notarios se niegan a incluir estos comentarios en el certificado de matrimonio.

El día 8 de mayo, la Oficina de la Vicepresidencia de la Mujer y la Familia anunció que el poder judicial había emitido una nueva directiva que exigía a los registros matrimoniales que incluyeran notas adicionales en los documentos matrimoniales sobre las solicitudes de la pareja. La ley también permite discriminar a las mujeres sobre el derecho de divorcio. Según el artículo 1133 de la ley civil iraní, un hombre puede divorciarse de su mujer de forma unilateral cuando lo desee. Por el contrario, la esposa sólo puede acudir al tribunal para divorciarse por motivos limitados y demostrar que su marido ha dejado de mantenerla económicamente o que se veía obligada a pasar por “circunstancias difíciles y desagradables” (artículo 1130).

Sin embargo, los jueces tienen la potestad de decidir qué constituye una dificultad insoportable y, en muchos casos, la mujer tiene un camino difícil para demostrar su acoso. Las mujeres también pueden solicitar un divorcio de mutuo acuerdo en los tribunales, incluso, cuando el gobierno iraní estableció “tribunales de familia” en las Leyes de Familia de 2013.

La ley sólo ha reforzado las notas discriminatorias del derecho civil y ordenado a los tribunales que remitan la petición de divorcio consensuado a los consejos de resolución de conflictos. Ciertamente, hay otras disposiciones en la ley, como la orden de que una jueza comparezca en el tribunal y la capacidad de conceder o retrasar el pago de las tasas judiciales si una persona no puede pagarlas. Esta disposición se aplica específicamente a las víctimas de violencia sexual que pueden depender económicamente de sus agresores. Según el tipo de divorcio, un expediente de divorcio consensuado puede tramitarse en dos meses, pero si una mujer demanda el divorcio, suele tardar más de un año.

Actualmente, la cuestión fundamental parece ser si el régimen iraní tiene miedo de la resurrección de las mujeres para cambiar las leyes y cambiar el régimen. Si analizamos la verdadera esencia del régimen patriarcal iraní, observamos que los cimientos fundamentales de este sistema se basan en la devastación de la mujer.

La política de cuarenta años de este régimen se basa en el control de las mujeres en todas las dimensiones sociales, familiares, económicas, políticas y culturales y en desactivar la función de las mujeres en todos los asuntos. La humillación, la represión y la asfixia de las mujeres son una parte indivisible de las leyes petrificadas y opresivas del islam político iraní, que no hay ninguna posibilidad de reformar significativamente mediante ningún proyecto de ley o disposición de forma sustancial.

Por lo tanto, en el principio de la constitución del régimen iraní, que se deriva de la tradición de la religión y de la propia sharia, se encuentra un mecanismo de destrucción de la mujer. En consecuencia, en el islam, los derechos y las libertades de las mujeres no tienen ninguna connotación y las mujeres se definen sólo en el monopolio de los deseos de los hombres.

La autoinmolación y el suicidio de mujeres es uno de los hechos más importantes para la insignificancia de las leyes y proyectos de ley aprobados por el régimen iraní en materia de protección de la mujer. Las presiones que ejercen estas leyes y las restricciones sistemáticas a la libertad de las mujeres, han restringido el campo de las mujeres iraníes hasta tal punto que se sienten inseguras no sólo ante la ley, sino también en la sociedad e incluso en la familia. El suicidio de mujeres indica la falta de apoyo a los derechos reales de las mujeres y a su dignidad.

Las petrificadas, decisivas y patriarcales leyes islámicas, todas ellas parte de la máquina de masacre sistemática del régimen, nunca han abierto el camino para la liberación de las mujeres y la consecución de sus derechos fácticos e igualdad. Estas leyes han provocado por sí mismas el genocidio de las mujeres en todas sus dimensiones. En esta circunstancia, la aprobación de tales proyectos de ley teatrales y de simulación pretende de hecho engañar a la opinión pública nacional y extranjera. De lo contrario, el hogar se destruye desde su base y este régimen ha creado tales tragedias.

Los crímenes sistemáticos del régimen, ya sea en la sociedad, en la familia, en las prisiones o en las celdas de sombrías torturas, mediante la representación de tales proyectos de ley y soluciones engañosas, no pueden ocultar la realidad de que el propio régimen es la fuente de todo.

Este informe ha sido redactado por Afsaneh Ruhandeh, copresidenta de la Asociación de Derechos Humanos del Kurdistán, y publicado en el sitio web Rojhelat.info.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies