Proyecto humanitario: Equipamiento para el Hospital Avrîn, en Shehba (norte de Siria)

Carta del Dr. Franco Cavalli, Presidente del Comité del Tesino para la Reconstrucción de Kobane (CTRK). Ente ospedaliero cantonale Ticino Svizzera/  Istituto Oncologico Svizzera Italiana:

El Comité del Tesino para la Reconstrucción de Kobane (CTRK), nacido en 2015 y presidido por el Dr. Franco Cavalli, quiso contribuir a la reconstrucción del sistema educativo de la ciudad y la región, con la promoción de las autoridades locales de Kobane, ciudad situada en el norte de Siria. Kobane estuvo sitiada desde septiembre de 2014 hasta enero de 2015: mercenarios de ISIS intentaron ocupar la ciudad, pero los intentos fueron repelidos por la resistencia de las milicias de las Unidades de Defensa del Pueblo-YPG. El proyecto, en coordinación con las autoridades de la ciudad, ha dado lugar a la construcción de la escuela “El agua de la fuente”, inaugurada a principios de 2019 y a la que asisten ahora 400 estudiantes. La construcción de la escuela, que costó 250 mil francos, fue posible gracias a la recaudación de fondos promovida junto con varios grupos de solidaridad de Suiza y Alemania. Para completar la obra con la realización de campos de juego deportivos en el patio situado frente a la escuela, el Gioventù Biancoblu, seguidores del Hockey Club Ambri-Piotta, contribuyó en 2020 con 15.000 francos.

Fortalecido por esta experiencia tan positiva, el CTRK ha decidido promover un nuevo proyecto, esta vez en el ámbito de la salud y siempre en colaboración con las autoridades locales. A indicación de estas últimas, se ha identificado una situación crítica que requiere un apoyo urgente.
En la región de Shehba viven más de 120.000 personas que huyeron de Afrin y sus alrededores tras la invasión turco-yihadista que culminó con la ocupación de la capital Afrin el 20 de marzo de 2018.

El Hospital Avrîn de Shehba, el centro de salud de referencia para la población local, se encuentra en una situación de extrema urgencia desde hace casi dos años, tratando de garantizar la mejor atención sanitaria que también necesitan los 120.000 refugiados. En el centro de salud, con 28 médicos asistidos por 141 personas empleadas en diferentes tareas, se atiende a más de 20.000 pacientes cada mes.

Para hacer frente a la enorme cantidad de necesidades sanitarias, los médicos y el personal sanitario de Avrîn necesitan varios tipos de equipos. El proyecto adjunto especifica qué máquinas y su coste aproximado. Las máquinas pueden ser adquiridas directamente en la región y el director del hospital enviará las facturas originales y toda la documentación necesaria para garantizar la absoluta transparencia del proyecto. Al igual que en el caso de la estructura escolar, cada franco donado se destinará íntegramente a la realización del proyecto sanitario. El CTRK tiene una estructura compuesta enteramente por voluntarios que contribuyen gratuitamente a sus actividades y está presidido por el Dr. Franco Cavalli, un profesional de reconocido prestigio que tiene una larga experiencia en el campo humanitario internacional. El CTRK está reconocido por las autoridades suizas como una organización sin fines de lucro y las donaciones a sus proyectos pueden deducirse de los impuestos.

Agradeciéndoles de antemano su disposición, les enviamos nuestros saludos más cordiales.

Dr. Franco Cavalli
Presidente del CTRK

Reconstruct Kobanê
Rue Jourdan 48, 1060 Brussels 
Email: reconstructkobane@gmail.com
Facebook: @KobaneReconstructionBoard / Twitter: #helpkobane

———————————————–

Las aportaciones se realizan por medio de la siguiente cuenta bancaria:

Comitato Ticinese per la Ricostruzione di Kobane (CTRK)
Via Prada 9  6932 Breganzona – Lugano

Conto: PostFinance – Mingerstrasse 20, 3030 Berna, Svizzera
NR: 69-605609-5
IBAN:  CH78 0900 0000 6960 5609 5
Swift POFICHBEXXX 

———————————————–

PROYECTO URGENTE: “EQUIPOS PARA EL HOSPITAL AVRÎN, EN SHEHBA”

El Hospital Avrîn en Shehba vive una situación de emergencia. Tras la invasión y conquista de la capital Afrin el 20 de marzo de 2018, unas 300.000 personas huyeron a la ciudad de Tell Rifat, a la zona de Shehba y a áreas vecinas, donde se establecieron campamentos de refugiados con el apoyo de la población local y las administraciones de la Federación del Norte de Siria.

Según las estimaciones del gobierno local actualizadas al 30 de septiembre de 2019, hay más de 120.000 personas en las zonas de Tell Rifat, el campamento Berxwedan, Shehba, Ehres, el distrito de Kefernayê, el distrito de Sherawa (Afrin) y el distrito de Nûbûl-Zehr (Aleppo). Se considera que estas zonas son sustancialmente inadecuadas para acoger a decenas de miles de personas desplazadas.

Se estima que alrededor de 113.000 personas viven en situaciones extremadamente precarias. Algunas están alojadas en escuelas, mezquitas y tiendas semidestruidas y en casas en ruinas; otras han vivido durante meses en sus coches y muchas incluso a la intemperie y en la carretera, sin disfrutar de las necesidades básicas (alojamiento, alimentos, medicamentos, ropa, vacunas). Todos se refieren al único hospital de la región, el Hospital Avrîn.

La emergencia de Covid-19 se ha sumado a los ya graves problemas de los refugiados. En el pasado, el hospital de Alepo ayudaba al Hospital Avrîn, pero ahora la pandemia de Covid lo ha hecho imposible. Las autoridades sanitarias locales, gracias también a la ayuda internacional, han podido construir rápidamente dos nuevos hospitales diseñados específicamente para atender a los pacientes de Covid. Pueden contar con dos unidades de cuidados intensivos, actualmente llenas de pacientes. Para hacer frente a la emergencia, los médicos sólo tienen cinco grandes aparatos respiratorios y dos pequeños. En Shehba hay actualmente 5 campos y de hecho, están bajo embargo; por esta razón los refugiados tienen problemas con los suministros de alimentos y medicinas.

En los campos hay centros médicos, una especie de prácticas, pero ofrecen servicios de primeros auxilios y eventualmente incluso los más de 7.000 refugiados acogidos en los campos tienen que ser remitidos al Hospital Avrîn.

Más de 20.000 pacientes al mes son atendidos en el Hospital Avrîn, que hace esfuerzos increíbles para que todos reciban el tratamiento adecuado.
En el hospital trabajan 28 médicos y un total de 141 personas, pero carecen de equipamiento y de medicamentos importantes como los destinados a los pacientes con enfermedades crónicas.

Actualmente, el Hospital Avrîn tiene 69 habitaciones y está dividido en 10 secciones: recepción, administración, radiología, servicios (cafetería y lavandería), tanatorio, pabellón de recepción de niños, pabellón de acogida de adultos, farmacia y salas: enfermedades internas, pediatría, ginecología, laringología, cirugía, ortopedia, nefrología.

Hay 4 quirófanos dedicados a operaciones ginecológicas, quirúrgicas, oftálmicas y ortopédicas.

En la actualidad existe una necesidad urgente de estos equipos para garantizar la mejor asistencia a las decenas de miles de refugiados que ya están en los campos y a los que siguen llegando.

CAMPOS DE REFUGIADOS EN LA ZONA DE SHEHBA

Los refugiados que se vieron obligados a abandonar sus hogares en la región y la ciudad de Afrin encontraron un refugio precario en la región de Shehba, ocupada y destruida por mercenarios islámicos antes de ser liberados por las fuerzas dirigidas por los kurdos.

A la destrucción de las infraestructuras, las viviendas y los edificios de servicios hay que añadir el peligro de las minas sin explotar que todavía están presentes en la zona delimitada por el ISIS.

Se han documentado 27 casos de víctimas de minas antipersona, de los cuales 11 mujeres (a dos de las cuales les fueron amputados los pies) y 10 niños (heridas múltiples en las piernas y el rostro).

También se ha documentado la muerte de 17 personas desplazadas, entre ellas 7 mujeres y 6 niños.

A continuación, se presentan los datos de cada campo actualizados al 10 de diciembre de 2020:

ANTECEDENTES

Hasta el 20 de enero de 2018, el cantón de Afrin era la zona menos afectada por la guerra civil siria. El aislamiento, consecuencia de la hostilidad tanto del gobierno turco dirigido por el AKP del presidente Erdoğan como del régimen sirio de Assad, no ha impedido la construcción de un modelo social, político y cultural pluralista, de género y democrático.

El cantón de Afrin, junto con los cantones de Cizre y Kobane, forma parte de la Federación del Norte de Siria, una institución de facto constituida formalmente por la aprobación del Contrato Social en 2014 y ratificada en 2016.

El gobierno turco de Recep Tayyip Erdoğan había amenazado con invadir el cantón, y tras el acuerdo de Astana (diciembre de 2017) entre Turquía, Rusia y el Irán, se dió de hecho luz verde a la invasión con tímidas protestas de los países de la OTAN de los que Turquía forma parte.

Los protagonistas de la invasión -que comenzó el 20 de enero de 2018-, junto con el ejército turco, fueron milicias yihadistas como la Brigada Hamza, Sultán Murad, Arhar Al-Sharqiya y otras en cuyas filas también se identifican antiguos miembros del ISIS. La conquista de las aldeas y las principales ciudades -Jindires y la capital Afrin- ha supuesto ejecuciones sumarias, saqueos y acciones de limpieza étnica, como han confirmado diversas organizaciones humanitarias internacionales.

Las declaraciones públicas de Erdoğan y otros ministros del gobierno turco y de los dirigentes de las milicias yihadistas confirman la intención de llevar a cabo una depuración étnica en la región de Afrin, imponiendo medidas represivas a los ciudadanos nativos y previendo la anexión de facto de Afrin a Turquía, concretamente a la provincia turca de Antakya.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies