La destrucción de los recursos naturales de Afrin por Turquía y sus mercenarios

Articulo Original: https://makerojavagreenagain.org/wp-content/uploads/2018/08/Report_destruction_of_nature_in_Afrin.pdf

AUTOADMINISTRACIÓN DEMOCRÁTICA

CONSEJO EJECUTIVO DEL CANTÓN DE AFRIN 20/7/2018

Invasiones del Estado turco en tierras forestales y agrícolas de Afrin

Quema deliberada y maliciosa de hogares, campos y bosques

Incautación de bienes por la fuerza

Antes de la invasión turca de Afrin, la zona tenía 25.000 km2 de bosques mediterráneos, tanto naturales como artificiales. En el pasado, esta diversidad agrícola dotaba a la zona con una fascinante belleza natural, que combinada con la existencia de algunos yacimientos arqueológicos famosos, hicieron de la zona una cautivanteatracción turística.

Los bosques de Afrin eran las únicas zonas verdes del norte de Siria que se salvaron de las destructivas llamas del Infierno Sirio. De hecho, como parte del cumplimiento de sus estrictas normas ecológicas, la administración autónoma regional no había escatimado esfuerzos para proteger la zona natural, prohibiendo la deforestación y el pastoreo excesivo. Aquí, los bosques contienen pinos, robles y aceitunas silvestres. También hay qatlabs, terebintos, espinos y varios arbustos.

Cuando Turquía lanzó su pérfida agresión el 20 de enero de 2018, el ejército turco atacó todos los recursos públicos vitales, incluyendo los bosques. Desde que capturó el territorio, el ejército turco y sus grupos armados afiliados han estado llevando a cabo una política de tierra quemada que incluye la destrucción sistemática de bosques y granjas. Además, se están confiscando y explotando los recursos agrícolas de los kurdos locales para el beneficio de los nuevos colonos, que son de hecho las familias de los terroristas islamistas de Ghouta y otras zonas de Siria, mediante la aplicación de diversas políticas de sanciones económicas.

Son varias las invasiones observadas y documentadas de bosques y tierras de cultivo:

1) El 19 de julio de 2018, grupos armados pro-turcos incendiaron el Monte Kribel cerca de Midan Akbas en la frontera con Turquía, al norte de Rajo.

2) El 16 de julio de 2018, grupos armados quemaron bosques de pino cerca de la aldea de Qurt Qlaq, en el municipio de Sherran.

3) El 15 de julio de 2018, quemaron pinares en el monte Jerqanear Rajo (foto adjunta #1):

4) El 13 de julio de 2018, grupos armados quemaron más de 1.000 olivos pertenecientes a los habitantes de la aldea de Khoziana, Mabatly. Cuando los lugareños trataron de apagar el fuego, fueron retenidos por antiguos combatientes del ISIS de la llamada Jaish Al-Sharqiyya y, en consecuencia, el fuego se extendió a los bosques adyacentes (foto adjunta # 2).

5) El 11 de julio de 2018, grupos armados incendiaron varias casas en la aldea de Sariya, Mabatly. Como los rebeldes impidieron que la gente extinguiera el fuego, éste se extendió a los bosques cercanos (fotos adjuntas # 3/4).

6) El 6 de julio, el ejército turco destruyó cientos de olivos cerca de la aldea de Sewiya.

7) Bajo la supervisión de los oficiales turcos del MIT, grupos armados quemaron 2 hectáreas de bosque en el Valle de Nashama/Tira (fotografía # 5).

8) El 6 de julio de 2018, incendiaron grandes áreas de bosque extendiéndose desde las aldeas de la Alta y la Baja Hajika hasta los pueblos de Quda, Darwish y Mosaka cerca de Rajo. Este área es conocida por ser el hábitat de la especie original de aceituna silvestre de Zaiti.

9) Los grupos armados incendiaron un área que contenía 2.500 olivos y granados, además de viñedos, en tierras agrarias propiedad de los vecinos de la aldea de Adama, Rajo, a lo largo de la carretera a Midan Akbaz. Estas tierras pertenecen a las siguientes personas: Mohammad Osman Salem con 1.000 árboles; Rajab Osman Salem con 100 árboles; Suleiman Mohammad con 100 árboles; Walid Mohammad Mohammad 100 árboles; Mohammad Hasan Ismail con 100 árboles; Yahya Rashid Mostafa, 300 árboles. Además, 1.500 granados y 300 parras pertenecientes al jeque Mohammad Bakir Dada.

10) El 6 de julio de 2018, el ejército turco incendió una franja de 4 kilómetros de largo de tierras de cultivo al oeste de la aldea de Atman, Rajo. Los robles y los pinos también fueron destruidos en el incendio (foto # 6).

11) El 30 de mayo de 2018, para construir un campo de entrenamiento para los rebeldes, el ejército turco destruyó unos 500 olivos pertenecientes a tres agricultores locales (Mohammad Ali Omar del pueblo de Haj Jamal, Mehiddin Bladino y Ahmad Salih del pueblo de Atmana, Rajo). También se quemaron 400 metros de tuberías de agua de plástico. Cuando los aldeanos presentaron una queja a los oficiales turcos, recibieron esta respuesta de uno de los oficiales: «Ya que hemos tomado Afrin por la fuerza, ¿crees que es racional que te pidamos permiso para confiscar tu tierra y arrancar tus árboles?» En el pueblo de Blilko, el ejército turco cortó los árboles del bosque para construir un campo de aviación para sus helicópteros.

12) El 8 de junio de 2018, el ejército turco quemó grandes áreas de cultivos pertenecientes a la familia Areffo de Qibbar (3 hectáreas); la familia Nassan (4 hectáreas); y la familia Zakaria Sheikh Hamzeh del pueblo de Darger. También quemaron 3 hectáreas de cultivos en la entrada norte de Afrin.

13) El 8 de junio de 2018, facciones armadas incendiaron las granjas de olivos y cebada al norte de la aldea de Birj Qas en Sherawa.

14) Quemaron campos de trigo y cebada cerca de las aldeas de Basileh y Benneh en el segundo día de Eid-al-fitre (fotos # 7/8).

15) El 29 de junio de 2018, las bandas de Ahrar al-Sharqiya incendiaron todo el pueblo de Banika, Rajo. Cuando los lugareños trataron de apagar el fuego, los rebeldes les dispararon y, como resultado, el fuego se extendió a los árboles del bosque cercano. (foto # 9)

16) El 22 de junio, 23 grupos armados quemaron los bosques de pinos al este del lago Midanki, así como los pinos de la única isla dentro del lago (fotos # 10/11)

P. S. La información y los sitios pueden ser verificados y certificados a través de imágenes satelitales. Irónicamente, estos actos criminales de incendio se produjeron pocos días después del Día Mundial del Medio Ambiente, el 5 de mayo.

Además de estas transgresiones directas al medio ambiente, granjas y personas, Turquía y grupos armados violentos roban y se apoderan de la maquinaria y los cultivos propiedad de los locales. Hoy en día, es frecuente en Afrin que los grupos armados asalten casas para robar automóviles, cosechadoras, camiones de transporte, tractores y otros vehículos. En muchos casos, el propietario paga casi la mitad del precio real de su vehículo a las bandas armadas para recuperar su máquina. Esto está documentado por organizaciones de derechos humanos.         

El saqueo de los cultivos de trigo de este año por Altunsa

Todos los informes de Afrin confirman que el Estado turco ha saqueado la cosecha de trigo de este año. Esto es equivalente a un grave crimen de guerra. La compañía turca Altunsa introdujo 25 cosechadoras modernas en Afrin. Los granjeros locales tienen que vender su trigo a Altunsa, exclusivamente, a un precio barato de una lira turca por kilo, o lo que equivale a 90 libras sirias. La empresa turca también utilizó a los rebeldes para descontar el 20% del valor total de su producto para pagar la contratación de cosechadores y trabajadores, más el 7% de impuestos impuesto por los propios rebeldes. Según las estimaciones de la antigua Junta de Agricultura de Afrin, la producción total de trigo en Afrin debía superar las 20.000 toneladas este año. Además, miles de hectáreas de campos de cereales fueron confiscados por los grupos armados con el pretexto de que los propietarios no habían adquirido licencias o fueron desplazados fuera de la zona. Por otra parte, el robo de especies de trigo sirio genéticamente modificadas es una grave violación del derecho internacional.

Una política económica sistemática de aniquilación

Los agricultores de Afrin se enfrentan a graves amenazas, además de sus ya deterioradas condiciones, ya que los comerciantes leales a los grupos armados controlan los mercados. Esos comerciantes son los únicos compradores y vendedores al por mayor de los productos agrícolas producidos por los agricultores. Fuentes locales informan que los agricultores tienen que obtener permisos especiales para transportar sus productos desde sus campos y aldeas hasta los mercados locales. Estos permisos de transporte son emitidos por los consejos locales nombrados por el ejército turco, equivalente a 120 dólares cada uno. Lo peor de todo es que los diferentes grupos armados que controlan las diferentes áreas no suelen reconocer estos permisos, exigiendo más impuestos sobre el transporte. Los agricultores dicen que los precios de los productos agrícolas no son proporcionales a los costos, y, por lo tanto, sus pérdidas son elevadas. Este cuadro muestra las diferencias de precios que se registran actualmente por los mismos productos agrícolas en Afrin frente a Alepo bajo el control del gobierno sirio.

Productos Precios en Afrin Precios en Aleppo
Ajo 25 Libras Sirias 75 Libras Sirias
Judía Verde 25 Libras Sirias 100 Libras Sirias
Cereza 50 Libras Sirias 700 Libras Sirias
Ciruela 40 Libras Sirias 500 Libras Sirias
Melocotón 80 Libras Sirias 500 Libras Sirias
Manzana 120 Libras Sirias 400 Libras Sirias
Trigo 90 Libras Sirias 175 Libras Sirias

Estas enormes diferencias en los precios demuestran cómo el Estado turco está tratando de empobrecer a los habitantes de Afrin, que en su mayoría dependen de la agricultura para ganarse la vida. Esta política tiene como objetivo permitir que los nuevos colonos controlen todo, apoderándose de las propiedades de la mayoría de los lugareños que ahora están desplazados, y los que no pudieron irse se verán obligados al final a vender sus tierras a los colonos. Ha habido muchos casos en los que los lugareños, bajo amenazas de muerte, se vieron obligados a arrendar sus tierras a las familias de los grupos armados por cantidades insignificantes de dinero. Por ejemplo, en el pasado se pagaban 300.000 libras sirias por el arrendamiento de una hectárea de tierra de regadío, pero hoy en día los colonos la obtienen por menos de 30.000.

Incautación de tierras o arrendamiento forzoso

El estado turco y los rebeldes también han emitido nuevas leyes que obligan a cualquier pariente de los desplazados a pagar 1.500 libras sirias por cada olivo, si quieren cultivar los olivares de sus parientes desplazados.

En la actualidad se cometen graves violaciones de los derechos humanos en Afrin y el

El Estado turco debe ser considerado responsable según el derecho internacional

Las mencionadas transgresiones en Afrin representan sólo una gota en un gran balde. Estas invasiones, a plena luz del día, de tierras agrícolas, bosques y personas por parte del Estado turco y sus apoderados no deben quedar impunes según las convenciones básicas del derecho internacional de Roma (1998), que dice que «todo daño grave y prolongado al medio ambiente es un crimen de guerra que viola el principio de la proporción».

Otras leyes internacionales prohíben la destrucción de tierras agrícolas e instalaciones de agua potable cuando se trata de un intento deliberado de causar daños graves a civiles. El derecho internacional también otorga al medio ambiente un estatuto civil, impidiendo toda injerencia en él en dos aspectos diferentes: en primer lugar, en virtud de sus leyes generales, y en segundo lugar, en virtud de algunas leyes complementarias especiales.

Jefe Adjunto de la Junta de Agricultura: Salah Ibo
Presidentes del Consejo Ejecutivo:  Dr. Osman Sheikh Issa / Sra. Hevia Mustafa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies