ISIS designa a Turquía como su próxima base

Estado Islámico ha seleccionado a Turquía como su próxima base para reorganizarse, reclutar y planificar.

La bandera del Estado Islámico ondea en la ciudad Tell Abyad, en el norte de Siria, vista desde el otro lado de la frontera en Akcakale, Turquía, el 15 de junio de 2015.

Al Monitor Fehim Tastekin26 de noviembre de 2019

Turquía, el salvavidas logístico de los movimientos yihadistas en Irak y Siria, no ha logrado limpiar su propio patio trasero de amenazas yihadistas. Hay indicios creíbles de que Estado Islámico (ISIS), después de perder su dominio territorial en Irak y Siria, ha designado a Turquía como su próxima base de reorganización.

Los asesinatos del líder de ISIS Abu Bakr al-Baghdadi y su portavoz Abu al-Hassan alMuhajir, tan cerca de la frontera turca, fueron señales claras de que el próximo destino de ISIS es Turquía. Hay, por supuesto, otros acontecimientos pertinentes.

Las detenciones de tantos miembros de ISIS por las fuerzas de seguridad turcas son otra señal de que ISIS tiene intención de crear células en el país.

Las fuentes de inteligencia iraquíes han proporcionado información sólida de que los cerebros de ISIS se han mudado a Turquía. Los Estados Unidos han rastreado las joyerías y agencias de cambio de divisas utilizados por ISIS en sus transferencias de dinero. El 10 de septiembre, el Departamento del Tesoro de los EE.UU. incluyó las joyerías y agencias de divisas al-Haram, al-Hebo, al-Jali y Saksouk en su lista de sanciones por transferir dinero para ISIS.

El 19 de septiembre, las unidades de seguridad turcas se vieron obligadas a tomar medidas. Hicieron una redada en 37 direcciones y detuvieron a 22 personas. La operación reveló que los operativos de ISIS en Siria y Turquía usaban un programa informático llamado al-Haram para las transferencias de dinero. La seguridad turca determinó que estas compañías estaban operando en las provincias turcas de Estambul, Ankara, Gaziantep, Adana, Mersin, Hatay, Sanliurfa, Antalya, Ankara, Izmir, Kayseri y Konya.

Turquía mantiene una estrecha vigilancia sobre las agencias de cambio de divisas, por lo que resulta difícil creer que desconociera una red tan desarrollada. La actualización realizada por el Tesoro de EE.UU. de su lista de sanciones con nuevas empresas y personas significaba que Turquía se había quedado rezagada, una vez más, por detrás de EE.UU. Además de las agencias Sahloul y al-Sultan, con base en Turquía, los EE.UU. incluyeron en su lista negra, el 18 de noviembre, a ACL e Ithalat-Ihracat por proporcionar apoyo financiero y tecnológico a ISIS.

Se dice que Sahloul sirvió como intermediario para las transferencias de dinero de militantes de ISIS en Irak y Siria. El verano pasado, al-Sultan también fue identificado como intermediario en las operaciones de ISIS. ACL, con sede en Sanliurfa, proporcionó a ISIS apoyo financiero, técnico y equipamiento entre 2015 y 2018. Los fundadores de esa empresa, Ismail Bayaltun y su hermano Ahmet Bayaltun, fueron incluidos en la lista de sanciones.

Si hay actividad financiera, entonces la presencia de células es inevitable. La última información sobre este tema vino del jefe de inteligencia militar de Irak, Teniente General Saad al-Allaq. Hablando con CNN, Allaq dijo que nueve altos comandantes de ISIS habían huido a Turquía y que Irak había compartido sus archivos sobre ellos con la seguridad turca. Allaq, que trabaja estrechamente con la CIA, dijo que altos mandos de ISIS y los fabricantes de bombas Khair-Allah Abdullah Fathi y Hussein al-Jumaili sobornaron a contrabandistas en zonas controladas por las Fuerzas Democráticas Sirias para entrar secretamente en Gaziantep, Turquía.

Allaq dijo que Irak se había enterado por la correspondencia de ISIS que los operativos de la organización estaban tramando un plan para liberar a sus camaradas en las cárceles de Irak y Siria. Asimismo, declaró que miembros importantes de ISIS en posesión de cantidades sustanciales de dinero en efectivo estaban estableciendo nuevas células en Turquía y reclutando militantes. La cooperación en curso entre los servicios de inteligencia de Iraq y Turquíacomenzó a verse en febrero de 2018, cuando Turquía detuvo a Ismail alEthawi, el hombre detrás de las operaciones financieras de ISIS, y lo enviaron a Bagdad.

Irak había informado a Turquía de que Ethawi había escapado a Turquía en 2017. Turquía capturó a Ethawi en la provincia turca noroccidental de Sakarya después de dos meses de seguimiento. La información que Ethawi proporcionó facilitó a los americanos la determinación del escondite de Abu Bakr al-Baghdadi.

Se sabe que la CIA interrogó a Ethawi. Al acceder a la cuenta de Telegram en el móvil de Ethawi, los iraquíes pudieron capturar a varios miembros de ISIS que eran responsables de la transferencia de dinero de ISIS y de operaciones sobre el terreno.

Para aquéllos que manejan el dinero de ISIS, Turquía es una elección significativa como base.

Está abierta a debate qué capacidad tiene Turquía para movilizarse contra ISIS, y si es suficiente para hacer frente a la amenaza. Los servicios de seguridad e inteligencia de Turquía han dedicado la mayor parte de sus capacidades a erradicar el movimiento de Gulen y a suprimir a la oposición interna, como la que lideran los kurdos. Por supuesto, el gobierno descarta totalmente cualquier crítica de que sea débil en la lucha contra ISIS.

Según el Ministerio del Interior, Turquía llevó a cabo 783 operaciones anti-ISIS en 2016; 1.391 en 2017; 1.327 en 2018; y 1.100 en los primeros diez meses de 2019. Sesenta y cinco sospechosos fueron detenidos en las tres primeras semanas de noviembre de 2019.

Sin embargo, la creciente cifra de detenciones de sospechosos de ISIS no altera la realidad de que ISIS haya designado a Turquía como base de operaciones, por el contrario, el alto número de sospechosos detenidos da la impresión de que ISIS ha elegido a Turquía como base para esconderse, reorganizarse y seguidamente moverse a otros países.

Sin embargo, las políticas aleatorias y los procesos legales defectuosos permiten a los miembros de ISIS escapar, esconderse y moverse como quieran en Turquía. Además, ISIS ha obtenido más espacio para maniobrar debido a la Operación Primavera de la Paz y el subsiguiente deterioro de la estabilidad al este del Éufrates. El último informe del Pentágono reconoce esta realidad.

Según la Agencia de Inteligencia de Defensa de EE.UU., ISIS ha encontrado la oportunidad de reestructurarse después de la última intervención turca. El siguiente comentario del informe es importante: ISIS «utilizó la retirada de las tropas estadounidenses de Siria y la incursión turca para reagruparse y reforzar sus capacidades para planificar ataques terroristas en el extranjero».

La reagrupación de células de ISIS en Turquía representa una amenaza para el mundo entero. Ankara es consciente de que sus errores en la lucha contra ISIS suponen un peligro. Hay varios defectos en el manejo de la cuestión por parte de Ankara. Colocar a los sospechosos de ISIS en centros de repatriación y deportarlos puede resultar contraproducente para Turquía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies