¡Exigimos responsabilidades por la muerte de Garibe Gezer en una prisión turca!

17 ABRIL: DÍA INTERNACIONAL DEL PRESO POLÍTICO

Diariamente, desde el día 28 de marzo y hasta el 30 de abril 2022 inclusive, la situación de un preso o presa política kurda actual será puesta de relieve en nuestra web. Es nuestro humilde homenaje a estas personas, héroes silenciados de nuestro tiempo. Sin ellos no cabría esperanza de que otro mundo mejor es posible.

Kurdistan Report – Pero Dundar, diputado del HDP en el Parlamento turco

«Exigimos responsabilidades por la muerte de Garibe en una prisión turca»: La historia de Garibe es la historia de las mujeres que creen en la lucha

Garibe, en kurdo Xeribe, significa «la extraña». Pero ella no es ajena a la opresión de su pueblo o de las mujeres. La lucha por la libertad de las mujeres en Turquía y el Kurdistán ha tenido un alto precio. Todos lo sabemos por nuestras propias vidas. Todos podemos decir muchas cosas sobre las razones de nuestra lucha. Sin embargo, la razón de toda mujer que lucha se puede resumir a menudo en una sola palabra.

Es donde nuestra vida experimenta el corte más profundo que hacemos nuestra promesa. Se une a las promesas de otras mujeres que juntas se convierten en un torrente. Se convierten en resistencia, en lucha, y nada puede detenerlas.

La historia de Garibe Gezer es la historia de las mujeres que creen que no hay otro camino que la lucha. Lo sabemos porque Garibe es kurda, porque es una mujer. Y quien, además, lidera una lucha por la libertad es el objetivo y se convierte en el adversario central de la dominación masculina antimujer y antikurda. Lo que quiero decir: podemos decir esto con tanta claridad porque su vida no fue ajena a nosotros. La historia de la vida de Garibe ha puesto de manifiesto una vez más ante la sociedad el hecho de que existe una misoginia profundamente arraigada, una hostilidad profundamente arraigada hacia los kurdos. Es el 9 de diciembre de 2021 cuando se hace pública la noticia de la muerte de Garibe. La administración de la prisión de Kandıra llama a la hermana de Garibe y le informa de que Garibe se ha suicidado. Garibe es llevado a la autopsia sin esperar a que lleguen los abogados. A los que vinieron a recoger el cuerpo, los agentes de la ley del Estado les dicen despreocupadamente: «Tomen su cuerpo y váyanse de aquí». Esto nos recuerda las palabras «¿Cómo te llamas, hermano?» que dijeron los policías turcos al asesino que mató a nuestro compañero Deniz Poyraz en el edificio del HDP en la provincia de İzmir.

Todos los que están leyendo este artículo saben más o menos lo que Garibe sufrió. Pero me gustaría mencionarlo aquí de nuevo, por si hay quienes «no lo saben» después de todo.

Garibe nació en 1994 en Kerboran (tr. Dargeçit), cerca de Mêrdîn, una de las principales ciudades de la resistencia. Nacer aquí significa nacer en la tierra de la resistencia y la lucha. Y eso tiene un precio muy alto. Todas las mujeres nacidas en esta zona han pagado este precio de una forma u otra. Garibe no fue una excepción.

Cuando su hermano mayor, Bilal Gezer, fue asesinado por personas no identificadas durante las protestas de Kobanê del 6 al 8 de octubre de 2014, Garibe solo tenía 21 años. Cuando su otro hermano, Mehmet Emin Gezer, acudió a la comisaría del distrito de Kerboran para informarse sobre los asesinos de su hermano Bilal, la policía de operaciones especiales abrió fuego antes de que pudiera siquiera entrar en el edificio. Resultó gravemente herido y desde entonces está paralizado de cintura para abajo.

Garibe tenía 23 años cuando fue elegida para el comité ejecutivo del Partido de las Regiones Democráticas (DBP). El 3 de marzo de 2016 fue detenida cuando fue a visitar a su hermano, que estudiaba en Kütahya. Su «delito» fue ser funcionaria del DBP cuando se impuso el toque de queda en Kerboran en 2015. Además, su hermano mayor Haşim Gezer fue condenado a 22 años de prisión. Habría mucho que contar más allá. Lo mínimo es transmitir sus hechos y palabras y revelar las identidades de los responsables de sus muertes.

«Los demás deben conocer mis experiencias»

Garibe fue deportada a la prisión de Kandıra nº 1 tipo F después de haber estado en varias otras prisiones. Aquí fue sometida a una tortura descarada, a la que son sometidos todos los presos que luchan por la libertad (la tortura se utiliza de forma especialmente intensa con las mujeres). Intentó quitarse la vida. Las torturas no cesaron. Garibe, que sufrió todo tipo de torturas, desde las palizas de los guardias de la prisión hasta la violencia sexual, siguió alzando la voz para que la escucharan. El hecho de que hablara abiertamente de sus experiencias fue, por supuesto, motivo de más torturas. El nivel de tortura aumentó cuando la voz de Garibe se hizo pública. Incluso los médicos de la prisión, que habían hecho el juramento hipocrático, estaban implicados en estos crímenes.

En el marco de estas atrocidades, Garibe intentó incendiar su celda de aislamiento y fue condenada por ello. Fue castigada por aprovechar todas las oportunidades para hacer llegar su voz al mundo exterior. Por lo tanto, se cortaron todas las vías por las que podría haberse comunicado. Sin embargo, Garibe no se rindió. A pesar de las sanciones penales, lo intentó por todos los medios. No se rindió, no retrocedió ni un paso. «Quiero que los demás conozcan mis experiencias», dijo.

Sí, que no se callara, esto le costó la vida a Garibe. Incluso después de su muerte, el gobierno antimujer y antikurdo sigue en el poder. Cuando el cuerpo de Garibe llegó al aeropuerto de Mêrdîn, se aplicó inmediatamente el código penal del enemigo. El coche fúnebre del municipio bajo administración forzosa regresó sin llevarse el cuerpo de Garibe. Finalmente, a pesar de todos los obstáculos, fue enviada a la eternidad a hombros de mujeres.

Mientras la velaban en su ciudad natal, en la provincia de Mêrdîn, las mujeres de todo el país salieron a la calle: «Exigimos responsabilidades por la muerte de Garibe». Aunque las mujeres no hayan conocido personalmente a Garibe, conocen bien la tradición de lucha de la que procede. Y permítanme terminar con las palabras que se escuchan en todos los lados en la firme creencia de esta lucha:

Llevaremos ante la justicia a los culpables de la muerte de Garibe Gezer. A nosotras, las mujeres, nos corresponde levantar la voz de Garibe, continuar su rebelión y su lucha.

Este artículo se publicó por primera vez en la edición de marzo/abril de 2022 de Kurdistan Report.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies