El comandante Mazloun Abdi arremete contra la respuesta de Estados Unidos a los ataques turcos mientras los diplomáticos estadounidenses son evacuados de Siria

Al Monitor – Amberin Zaman – 29 noviembre 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid


El principal aliado de Estados Unidos en Siria advirtió que, a menos que Washington y el Kremlin presionen con más firmeza, Turquía lanzará una ofensiva terrestre contra sus fuerzas que socavará aún más la batalla contra Estado Islámico.

El principal socio de Estados Unidos en la lucha contra Estado Islámico en Siria dijo que tiene información creíble de que Turquía está preparando una invasión terrestre del noreste de Siria, controlado por los kurdos, de acuerdo con las amenazas de Ankara.

Mazlum Abdi, también conocido como Mazlum Kobane, el comandante de las Fuerzas Democráticas Sirias, dijo en una conferencia de prensa a través de Zoom que Turquía estaba reuniendo fuerzas alrededor de las ciudades de Manbij y Kobani, controladas por los kurdos, y que los combatientes de la oposición sunita respaldados por Turquía se estaban agrupando entre Manbij y Tell Rifaat. Hablando por medio de un traductor, Kobane prometió que sus fuerzas estaban «listas para repeler los ataques y defender nuestras tierras.»

Kobane lamentó la falta de respuesta occidental por parte de Estados Unidos y Rusia, señalando que las amenazas de Turquía eran «mucho más fuertes» que las declaraciones de condena «hechas por nuestros aliados.»

Dijo que «se necesitan declaraciones más contundentes» para disuadir una incursión turca que deshaga años de esfuerzos conjuntos con la coalición liderada por Estados Unidos para acabar con el EI de forma definitiva. «Paralelamente a los ataques aéreos y de artillería turcos, hemos visto un aumento de la activación de las células del EI», añadió.

Sin embargo, las Fuerzas de Autodefensa se han visto obligadas a interrumpir sus operaciones contra el EI para prepararse para una ofensiva turca que podría tener lugar dentro de una semana «si no ven una reacción contundente de Rusia o Estados Unidos», dijo Kobane. Tenía un aspecto atípicamente desanimado y pálido.

El portavoz presidencial turco, Ibrahim Kalin, dijo el martes que Turquía no divulgaría una fecha para su asalto terrestre. «Podría ser mañana, la próxima semana o en cualquier momento», dijo. «Las operaciones pueden hacerse de diferentes maneras. Estas operaciones pueden realizarse en cualquier momento. Como se ha hecho antes, se seguirá haciendo en el futuro».

Turquía lleva más de 10 días atacando la zona controlada por los kurdos con artillería y aviones de combate F-16 y drones, matando al menos a 11 civiles y a numerosas tropas de las SDF y del régimen sirio. El 22 de noviembre, un avión no tripulado turco atacó el perímetro de una base conjunta de Estados Unidos y las SDF en Hasakah, donde Kobane trabaja codo con codo con las fuerzas especiales estadounidenses, diplomáticos y funcionarios de ayuda desplegados en la región.

Al-Monitor ha sabido que todo el personal civil estadounidense, incluidos los diplomáticos, ha sido evacuado a Erbil, la capital de la región del Kurdistán de Irak, ya que Turquía sigue atacando los activos de las SDF, así como las infraestructuras civiles críticas, especialmente las instalaciones petroleras, las centrales eléctricas y los silos de grano. Las instalaciones médicas también han sido atacadas.

David Eubank, fundador de Free Burma Rangers, una organización de ayuda que opera en zonas de conflicto, estuvo en el noreste de Siria hasta el domingo. Dijo a Al-Monitor que la población local estaba «aterrorizada» por los continuos ataques turcos y se sentía profundamente traicionada por Estados Unidos. Cuando se le preguntó si las zonas civiles estaban siendo atacadas, Eubank respondió: «Absolutamente».

Un funcionario regional que hablóde forma anónima a Al-Monitor confirmó hoy que los estadounidenses seguían en Erbil.

Un portavoz del Departamento de Estado dijo a Al-Monitor en segundo plano: «Como ha dicho el Departamento de Defensa, los recientes ataques aéreos en Siria amenazaron directamente la seguridad del personal estadounidense que está trabajando en Siria.» El portavoz se negó a confirmar que el personal de EE.UU. había dejado el noreste de Siria, diciendo: «No hacemos, como política general, comentarios sobre el movimiento del personal.»

En el pasado, cuando Turquía amenazaba con atacar, las tropas de la coalición hacían una demostración de fuerza, ondeando grandes banderas estadounidenses en sus vehículos mientras atravesaban las ciudades en peligro. Esta vez no ha habido tales demostraciones.

El portavoz no respondió a la pregunta de Al-Monitor sobre si Estados Unidos estaba mediando entre Turquía y las Fuerzas de Autodefensa para evitar una ofensiva terrestre turca, diciendo que Estados Unidos no comentaba las conversaciones diplomáticas privadas. Fuentes bien informadas que informaron a Al-Monitor dijeron que Turquía estaba rechazando todos los esfuerzos de mediación y está en pie de guerra.

Kobane reforzó esa opinión, diciendo que, contrariamente a los informes de los medios de comunicación, el comandante de las fuerzas rusas en Siria no le había hecho ninguna demanda durante su reciente reunión, sino que había dicho a los rusos que se adhirieran a los términos del acuerdo de alto el fuego mediado por Rusia para poner fin a la última invasión de Turquía en el noreste de Siria en octubre de 2019. Manbij y Kobani, antes bajo la protección de Estados Unidos, fueron cedidas a las fuerzas del régimen y rusas. El gobierno de Biden bien podría citar la responsabilidad del ex presidente Donald Trump por la retirada de las tropas estadounidenses de esas áreas por su incapacidad para mantener a Turquía fuera de ellas. Al Jazeera y al-Araby al-Jadeed informaron hoy que Rusia estaba tratando de convencer a Damasco y a las SDF de que retiraran a sus combatientes de Tell Rifaat para evitar una ofensiva terrestre turca. Turquía ha dado a Moscú «más tiempo» para mediar en ese acuerdo, informaron los medios árabes.

Las fuerzas de las Unidades de Protección Popular (YPG) sirias debían abandonar Tell Rifaat y Manbij en virtud del acuerdo de Sochi. Pero Ankara insiste en que nunca lo hicieron y utilizan Tell Rifaat para lanzar ataques contra las fuerzas turcas dentro de Afrin, la ciudad de mayoría kurda que fue ocupada por Turquía en 2018.

Pero Irán, el otro gran interesado en Siria y que no se menciona en los informes, también tendría que ser persuadido. El tono de Kobane sugería que las SDF no estaban de humor para ceder más territorio.

Kobane dijo que había más tropas del régimen que fuerzas de las SDF desplegadas a lo largo de las fronteras comunes de la zona controlada por los kurdos con Turquía, en cumplimiento de ese acuerdo. Pero Turquía está violando ese acuerdo y un acuerdo separado que fue mediado por Estados Unidos en 2019, atacando objetivos en lo profundo de la zona controlada por los kurdos, incluyendo la instalación conjunta de Estados Unidos y las SDF en Hasakah. Kobane dijo que los ataques turcos estaban poniendo en riesgo la vida de un millón de civiles.

El portavoz del Departamento de Estado dijo a Al-Monitor: «Nos oponemos firmemente a la acción militar que desestabiliza aún más las vidas de las comunidades en Siria y pone en riesgo el progreso duramente ganado por la Coalición Global contra [IS].» El portavoz continuó: «Hemos comunicado constantemente a Turquía y a nuestros socios locales sirios nuestras serias preocupaciones sobre el impacto de la escalada en nuestros objetivos [de derrotar al IS] y en los civiles a ambos lados de la frontera.»

Ankara justifica sus acciones alegando que el componente principal de las SDF, las YPG y sus aliados del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) estaban detrás del atentado del 13 de noviembre en Estambul que mató a seis civiles. Desde entonces ha prometido venganza.

El lunes, las autoridades turcas dijeron que tenían más pruebas de que las YPG eran responsables de la bomba que detonó en Istiklal, una de las calles más concurridas de Estambul. Se ha encontrado una tarjeta de identificación de las YPG en el hermano de Bilal Hasan, uno de los principales sospechosos del atentado. Kobane dijo que Hasan no tenía ninguna conexión con las YPG. En una entrevista anterior con Al-Monitor, Kobane dijo que la mujer siria detenida por las autoridades turcas por la supuesta colocación de la bomba estaba relacionada con ISIS. Turquía dice que ella admitió haber actuado en nombre de las YPG y del PKK. El PKK lleva librando una insurgencia armada contra el Estado turco desde 1984 y ha atacado a civiles en el pasado.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan lleva meses amenazando con una ofensiva terrestre y Washington y el Kremlin se han negado a darle luz verde. Pero la guerra en Ucrania ha trastocado sus cálculos. Con su control sobre el estrecho del Bósforo, una ruta de suministro crítica para el grano ruso y ucraniano, Turquía se ha convertido en el principal agente de poder en el conflicto de Ucrania, suministrando aviones no tripulados a Kiev mientras se niega a unirse a las sanciones occidentales sobre el Kremlin.

El resurgimiento del peso estratégico de Turquía parece haberse producido a costa de los kurdos.

Se espera que Ilham Ahmed, que dirige el brazo político de las SDF, el Consejo Democrático Sirio, viaje a Washington en los próximos días para presionar a la administración Biden y al Congreso, donde el apoyo bipartidista a los kurdos es fuerte. Al-Monitor no pudo ponerse en contacto con Ahmed para que confirmara su presencia.

Sin embargo, tras haber prohibido las ventas militares a Turquía por su anterior invasión de Siria y su negativa a deshacerse de las baterías antimisiles rusas S-400, las opciones del Congreso para imponer más castigos son limitadas.

Muchos relacionan el último arrebato de belicosidad de Erdogan con los esfuerzos por reforzar su base nacionalista antes de las elecciones presidenciales y parlamentarias que se celebrarán el 18 de junio de 2023. Si bien las elecciones figuran sin duda en el pensamiento de Erdogan, la hostilidad de Turquía hacia la entidad autónoma kurdo siria tiene su origen en el temor de que fomente el separatismo entre su inquieta población kurda. Lo que hace que la situación sea aún más intolerable es que muchos antiguos líderes del PKK están al mando. Peor aún, Estados Unidos, el principal aliado de Turquía en la OTAN, que designó al PKK como organización terrorista en 1997 y ayudó a la captura del líder del PKK Abdullah Ocalan en 1999, ha estado armando y entrenando a las YPG desde 2014, cuando lanzaron su campaña conjunta para derrotar a ISIS. Kobane ha declarado en repetidas ocasiones que desea mantener relaciones pacíficas con Ankara.

En declaraciones a los periodistas después de una reunión del gabinete de hoy, Erdogan renovó sus promesas de actuar contra los kurdos sirios, diciendo: «Así como no vamos a pedir la autorización de nadie, tampoco vamos a dar justificación a nadie.» Erdogan añadió que la determinación de Ankara de crear un cinturón de seguridad de 30 kilómetros (10 millas) de profundidad dentro de Siria «crece con cada nuevo [ataque contra nosotros].»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies