Cristianos expulsados de sus hogares en el KRG por ataques turcos

The National – Dana Taib Menmy – 22/07/2020 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

Al menos cinco civiles iraquíes han sido asesinados desde que Ankara inició sus operaciones contra los militantes del PKK.

Turquía afirma que su ofensiva aérea en el norte de Irak tiene como objetivo los combatientes del PKK en la región. Reuters

En estas últimas semanas, los ataques por tierra y aire de Turquía contra los militantes kurdos en el norte de Irak han forzado a cientos de cristianos y otras minorías a huir de sus aldeas.

La ofensiva aérea y los bombardeos turcos han destruido extensas zonas rurales y bosques en la provincia de Duhok dentro de la región autónoma del Kurdistán iraquí, según informan residentes y autoridades a The National.

Al menos cinco civiles iraquíes han sido asesinados y más de dos docenas han resultado heridos desde que Turquía inició su campaña contra los miembros del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) el 17 de junio.

El grupo armado combate al estado turco desde 1984 y reclama más derechos culturales y políticos para los kurdos. En un momento dado, el grupo quiso un estado independiente en las regiones kurdas al sureste de Turquía.

El PKK mantiene bases en el triángulo montañoso al norte de Irak entre sus fronteras con Turquía e Irán.

Sin embargo, la minoría iraquí afirma que la operación aérea Garra de Águila y la ofensiva terrestre Zarpa de Tigre, emprendidas por Turquía, afectan a áreas en las que no hay presencia del PKK y han expulsado a su población del hogar de sus antepasados.

«Turquía bombardea aldeas cristianas con el pretexto de la presencia de militantes del PKK, pero ahora mismo no hay militantes del PKK en la zona», dice un católico caldeo de la aldea de Sharanish.

«Hemos abandonado nuestros huertos y aldeas por los bombardeos de los turcos y ahora vivimos en el distrito de Zakho, 50 kilómetros al noroeste de Duhok».

«Dejamos atrás nuestra iglesia en la aldea de Sharanish. La aldea está vacía ahora y la mayoría de nuestros sembrados se quemaron por las bombas turcas».

Alrededor de 320 mil cristianos vivían en el Kurdistán iraquí, según cálculos realizados en 2015, pero desde entonces muchos han huido al extranjero para escapar de la amenaza del ISIS y de los bombardeos turcos.

En la provincia de Duhok, hay doce aldeas de mayoría cristiana y prácticamente todas fueron evacuadas a raíz de los constantes ataques militares turcos contra combatientes del PKK.

Un sacerdote caldeo en el distrito de Zakho asegura que los habitantes de la zona montañosa llevan «varios años» sufriendo los bombardeos turcos, pero que ahora se habían intensificado.

«Los ataques recientes han sido encarnizados y continuos. Por suerte, no ha habido muertos, pero provocaron el pánico entre mujeres y niños”, dice.

«Hacemos un llamamiento al gobierno turco, al gobierno regional del Kurdistán, a la ONU y a los estados miembros de la Coalición Global Contra ISIS para que trabajen por el fin inmediato de los ataques contra aldeas cristianas, yazidíes y musulmanas».

«Los cristianos necesitan protección internacional, sobre todo las aldeas cristianas de Zakho y sus alrededores».

Aunque Turquía asegura que el blanco de sus ataques es el PKK, considerado una organización terrorista por Ankara, Estados Unidos y la Unión Europea, los observadores cuestionan sus objetivos.

Un alto funcionario de la Comisión de Estados Unidos para la Libertad Religiosa Internacional declara estar «preocupado por los ataques aéreos turcos cerca de zonas civiles, en especial contra las poblaciones cristianas y yazidíes que ya han sido víctimas de un genocidio».

«Parece que estos ataques tienen más que ver con las ambiciones regionales de Turquía que con su seguridad», dice Nadine Maenza, vicepresidenta de la Comisión.

La cuenta en Twitter del presidente de Turquía publicó recientemente un mapa que mostraba las bases militares turcas desde 1995, así como nuevas bases militares turcas en el norte de Irak. El mapa mostraba además una «zona segura» que Turquía proponía crear y que abarcaba grandes extensiones de territorio del Kurdistán iraquí.

El tweet fue borrado después de ser criticado por las autoridades kurdo-iraquíes y por el gobierno central de Bagdad.

Irak se ha opuesto oficialmente a la campaña militar turca y a la presencia de sus tropas en territorio iraquí.

Ankara culpó tanto al gobierno regional del Kurdistán como al gobierno federal iraquí de no haber logrado expulsar de Irak a los combatientes del PKK.

Los civiles cristianos dicen rechazar las incursiones llevadas a cabo por Turquía e Irán.

Los cristianos aseguran que tropas iraníes bombardean zonas fronterizas del Kurdistán iraquí alegando que su objetivo son bases de partidos opositores kurdo-iraníes, pero a menudo atacan aldeas.

Afirman que el primer ministro y el presidente iraquíes tienen el deber constitucional de proteger las fronteras y la soberanía del país.

«Hay personas de dieciséis aldeas, incluidas algunas cristianas dentro de mi territorio, que no pueden regresar a sus hogares para recoger sus cosechas agrícolas porque se encuentran al otro lado de las nuevas fronteras establecidas por Turquía», dice Zeravan Musa, jefe del subdistrito de Darkar en Zakho.

«Turquía bombardeó intensamente nuestra región a partir del 18 de junio, causando ansiedad y pánico entre los ciudadanos. Pedimos tanto a Turquía como al PKK que pongan fin a la guerra».

Hawraman Gachenay, director de la Comisión de Asuntos Religiosos del parlamento de Kurdistán, criticó el desplazamiento de civiles de cualquier fe religiosa.

«Expulsar a los cristianos es inhumano y una mala acción», dijo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies