Yihadistas y mercenarios sirios pro-Turquía podrían echar más leña al fuego en el conflicto de Libia

AHVALSami Moubayed – 13 enero 2020

El número de combatientes sirios en Libia ha superado el punto de referencia de los 1.000 hombres, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (SOHR). Los combatientes provienen de varias divisiones militares de la oposición armada siria, todos financiados y enviados a Libia por el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan.

El SOHR, con sede en Londres, ha señalado que al menos uno de ellos ya ha muerto en combate en el norte de África.

Los observadores en Libia han intentado analizar si los combatientes sirios son yihadistas, como los que viajaron a Siria desde los cuatro rincones del mundo, o simplemente mercenarios en nómina turca dispuestos a luchar dondequiera que se les destine. Parece que ambas respuestas son correctas.

«Es evidente que hay grandes similitudes con el libro de jugadas de Wagner», ha dicho Dimitri Frolovskiy, un experto ruso en Oriente Medio, en referencia al Grupo Wagner, una organización paramilitar rusa que luchó al lado del gobierno en Siria y que se cree que tiene estrechos vínculos con el Ministerio de Defensa ruso y el presidente Vladimir Putin.

Al igual que los combatientes sirios que se encuentran actualmente en Libia, los combatientes de Wagner fueron enviados a Siria hace cuatro años y participaron en un campo de batalla con el que no tenían ninguna conexión.

Frolovskiy explicó: «Eso podría llevar a la afirmación de que los rusos están copiando la experiencia (americana) de Blackwater y de la antigua Unión Soviética con los voluntarios militares.»

Hay una larga historia de milicias interpuestas que se utilizan en conflictos en el extranjero para lograr objetivos de corto a medio plazo. Los saudíes lo hicieron en Afganistán después de la invasión soviética de 1979, creando los guerreros árabe-afganos, que se transformaron en al-Qaeda.

Erdoğan lo hizo en 2012, cuando dio un empujón a los combatientes extranjeros para que cruzaran la frontera, con la esperanza de que pudieran derrocar al gobierno sirio. Lo está haciendo de nuevo con Libia, usando los mismos guerrilleros que ayudó a entrenar y armar en Siria.

Aunque todavía no hay un desglose oficial de los combatientes, la mayoría de los que desembarcan en Libia pertenecen a la División del Sultán Murad, un grupo armado creado con fondos turcos en 2013.

Estacionado originalmente en la gobernación de Alepo, el grupo fue nombrado en honor al sultán otomano Murad II, quien es recordado por tratar de recuperar el territorio perdido durante 1400. Sin duda, así es como a Erdoğan le gustaría ser recordado, después de haber lanzado su política neo-otomana hace casi dos décadas.

Aunque tienen la declaración de fe del Islam (Shahada) impresa en su bandera, los combatientes del Sultán Murad no son de Estado Islámico (ISIS) ni yihadistas del tipo de Al-Qaeda. No obstante, están comprometidos con un gobierno islámico y se les describe mejor como leales sin fisuras a Erdoğan. Esto de alguna manera les valió el rango de «moderados» y los hizo elegibles para recibir armas estadounidenses bajo la administración Obama, cuando se les suministraron vehículos blindados de transporte de personal, cañones automáticos, lanzagranadas y misiles antitanque.

En 2016, participaron en las operaciones militares que invadieron las ciudades sirias de Jarabulus, Azaz y al-Bab [en el norte de Siria] y desde entonces han trabajado para legitimar su ocupación por el ejército turco.

Más o menos lo mismo se aplica a la División al-Mutassim, igualmente en Libia. También fue marcada como «moderada» y armada por los Estados Unidos, dotada de rifles, ametralladoras y morteros.

En 2016, sus combatientes trabajaron en estrecha colaboración con Sultán Murad para ocupar tierras sirias y entregarlas al ejército turco. En resumen, están dispuestos a servir, matar y morir dondequiera que Erdoğan los envíe.

La Legión Sham es el verdadero componente islamista de los combatientes sirios en Libia, conocida por sus vínculos pasados con la Hermandad Musulmana. Formada en 2014, su columna vertebral estaba formada por guerreros salafistas musulmanes suníes, todos comprometidos con la yihad y la creación de un gobierno islámico en Siria.

Durante un breve periodo de tiempo intentaron distanciarse de la Hermandad, con la esperanza de obtener el apoyo del Golfo, pero cuando eso no funcionó, se unieron públicamente al Ejército de Conquista pro-turco y ayudaron activamente a ocupar Jarabulus y sus alrededores en 2016, siguiendo con Afrin en 2018. El SOHR ha indicado que 250 de ellos están en Libia, a los que pronto seguirán otros 300.

Los guerreros de la Legión Sham están en Libia por una serie de razones diferentes a las de Sultán Murad y los grupos al-Mutassim. Lo hacen esencialmente como parte de una agenda yihadista y porque pagan bien (2.000 a 2.500 dólares al mes, según SOHR).

Los combatientes de la Legión Sham también lo están haciendo para difundir el islam y morir mártires por una ‘causa santa’. No es sólo porque la paga sea buena o porque reciban órdenes del presidente turco. Es este grupo el que podría atraer a los combatientes de todo el mundo a Libia, en lugar de Sultán Murad o al-Mutassim.

Los observadores se preguntan dónde poner a esta categoría de combatientes. ¿Son como los combatientes extranjeros que llegaron a Siria en 2014-16, uniéndose a ISIS y a otros grupos yihadistas? ¿O son mercenarios turcos, como los iraníes enviados al campo de batalla sirio, con un objetivo en mente: mantener el gobierno de Fayez al-Sarraj en el poder en Trípoli? ¿O son simplemente una réplica de Wagner?

———-

(Este artículo apareció por primera vez en Arab Weekly)

Traducido por Rojava Azadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies