Declaración final del foro »Exterminio étnico y cambio demográfico: agendas, repercusiones y estrategias de afrontamiento».

Women Defend Rojava - 

El encuentro se celebró en la ciudad de Rmeilan (cantón de Jazira, noreste de Siria), bajo los auspicios del Centro de Estudios Estratégicos de Rojava (NRLS) bajo el título «Foro sobre exterminio étnico y cambio demográfico: agendas, repercusiones y estrategias de afrontamiento “.
El foro contó con la participación de más de 100 personalidades, entre ellas políticos, investigadores, representantes de organizaciones de derechos humanos, de la sociedad civil y de la administración autónoma del noreste de Siria.

Los asistentes discutieron, por medio de sus informes, estudios e intervenciones, sobre los procesos de exterminio étnico y cambio demográfico cometidos por el ejército de ocupación turco y sus mercenarios en las zonas ocupadas del norte de Siria, así como sus diversas dimensiones históricas, políticas y legales, buscando formas de detener estas operaciones y de procurar que sus autores rindan cuentas de sus actos de acuerdo a las leyes y pactos internacionales, así como gestionar la consecuencias de esos procesos.

Los participantes apreciaron el papel pionero que las YPG, YPJ (Unidades de Protección del Pueblo y de la Mujer) y las SDF (Fuerzas Democráticas Sirias) han jugado en la lucha contra el terrorismo con el apoyo de la coalición internacional, su impacto positivo en la seguridad y la paz de la comunidad internacional, y el papel de estas fuerzas en la consecución de acuerdos y entendimiento con diferentes actores, tanto a nivel interno como internacional, con el objetivo de evitar al pueblo el flagelo de la guerra y su protección frente a nuevas campañas genocidas y cambios demográficos. También se elogiaron las condiciones de estabilidad y seguridad de las zonas autogestionadas del norte y este de Siria, en comparación con el caos y la falta de seguridad y estabilidad en otras regiones de la geografía siria, especialmente aquéllas que están bajo la ocupación del Estado turco.

Desde la gestión del Centro de Estudios Estratégicos de Rojava expresamos nuestro profundo agradecimiento y aprecio por todos las aportaciones e intervenciones, así como las valiosas investigaciones que se han llevado a cabo por parte de los asistentes.

Presentamos a la opinión pública mundial un resumen de las ideas de este foro, que expresa la voluntad de un grupo de pensadores de élite, intelectuales, académicos, juristas y políticos de las regiones del norte y este de Siria, con un papel constructivo por la consolidación del estado de paz y seguridad con el que los residentes de la región han sido bendecidos desde 2011, y ello en forma de propuestas y recomendaciones -lo que consideramos uno de los puntos más importantes acordados en la reunión por los asistentes-, cuyo objetivo es detener el exterminio étnico, poner fin a los procesos de cambio demográfico y liberar los territorios ocupados, devolviendo a la población desplazada a sus zonas de origen, y también exigiendo responsabilidades a los perpetradores, con su puesta a disposición de la justicia, y compensando a los afectados por estas prácticas y violaciones; todo ello en el marco del derecho internacional humanitario y de las normas pertinentes de las Naciones Unidas. Estas recomendaciones son las siguientes:

  1. Los informes documentados, el número de víctimas civiles, las difíciles circunstancias de la población desplazada por la fuerza de sus zonas, la confiscación de su propiedad, y la ocupación de parte de las tierras de un país vecino, indican que el Estado turco y sus mercenarios han cometido graves violaciones de los derechos humanos y una flagrante violación de los pactos y leyes internacionales, y esto es un imperativo para que los órganos judiciales y las organizaciones internacionales y de derechos humanos cumplan con sus responsabilidades y obligaciones de proveer justicia a las víctimas y hacer que los perpetradores rindan cuentas.
  2. La afirmación de la comunidad internacional de los pactos internacionales, promesas, acuerdos y resoluciones, y su adhesión a ellos constituirá una presión efectiva sobre el Estado turco para detener el genocidio y el cambio demográfico cometidos contra el pueblo del noreste de Siria, y poner fin a su injerencia negativa en los asuntos de la región. Para lograrlo, se requiere el desarrollo de estrategias e implementación de acciones políticas y de derechos humanos conjuntas de la comunidad internacional y de las organizaciones de las Naciones Unidas; los países que patrocinan los acuerdos de cese el fuego en el noreste de Siria (EE.UU. y Rusia) deben obligar al Estado turco a detener su agresión a la región, poner fin a su ocupación y permitir el retorno de la población a sus zonas y propiedades en condiciones seguras.
  3. La administración autónoma del norte y este de Siria es una garantía para prevenir el surgimiento de entidades terroristas en la región que amenacen la paz y la seguridad internacionales. Ha tenido un papel determinante en la derrota a la organización terrorista ISIS y en la persecución de sus células durmientes, y tiene el crédito de la situación de paz y seguridad en la región que gestiona; un ataque o agresión contra esta administración sólo sirve al terrorismo y causará una catástrofe humanitaria, que es lo que está ocurriendo tras la agresión del Estado turco y sus mercenarios contra la región. Este asunto requiere que la comunidad internacional proporcione ayuda y apoyo a esta administración en todos los aspectos -político, militar y económico-, e incluya a las milicias del llamado «ejército nacional», que han cometido violaciones contra los residentes de la región, en la lista de organizaciones terroristas, ya que sus acciones y violaciones constituyen una fuente de apoyo material, moral y militar para las organizaciones terroristas, especialmente para el Frente al-Nusra (Jabhat Al-nusra) e ISIS (Estado Islámico) que apoyan a estas milicias con combatientes e información y llevan a cabo bombardeos y asesinatos a través de sus células durmientes.
  4. La administración autónoma es el representante legal de los componentes del norte y este de Siria, y las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) las fuerzas legales del norte y este de Siria, que han hecho muchos sacrificios para apoyar la paz y la seguridad internacionales. La falta de participación de los representantes de los componentes de la región en el comité constitucional para el proyecto de solución de la crisis de Siria, presentado por la comunidad internacional, se considera una injusticia para dichos componentes; no están afectados ni vinculados a fórmula constitucional o legal alguna por la que no puedan participar; es responsabilidad de las instituciones de las Naciones Unidas tener en cuenta la voluntad política del norte y este de Siria en todas las acciones y conferencias relacionadas con la resolución de la crisis de Siria.
  5. A fin de alcanzar la justicia y la paz, y eliminar el extremismo que conforma el núcleo de un cultura de odio, es imperativo establecer una corte penal internacional competente para tomar en consideraciones las violaciones y crímenes cometidos en Siria en general, y en el noreste de Siria en particular; juzgar al Estado turco y sus mercenarios de las milicias reaccionarias fundamentalistas tales como ISIS, Frente al-Nusra y facciones enmarcadas en el llamado Ejército Nacional Sirio (Al-jayish Al watani) por sus crímenes de guerra y crímenes contra la humanidad, especialmente el crimen de limpieza étnica y cambio demográfico contra los habitantes de la región, provocando una catástrofe humanitaria, la alimentación del extremismo y de la cultura del odio. Es por todo ello que la Corte Penal Internacional y otros cuerpos judiciales internacionales deben cumplir con su cometido.
  6. Por la naturaleza de las violentas agendas y el tamaño de la trama dirigida contra los componentes del norte y este de Siria, y recordando a lo que sus antepasados fueron sometidos por los predecesores del Estado turco, es imperativo para los componentes de la región, con sus diversas afiliaciones, cerrar filas y aferrarse al suelo de su patria, así como incrementar el nivel de apoyo a la administración autónoma del noreste de Siria y a las SDF, resistir la escalada a todos los niveles, cultural, económico, político y militar, para hacer frente a la ocupación y a los proyectos de dominación, para preservar la paz y la identidad nacional.
Centro de Estudios Estratégicos de Rojava (NRLS) - 18 de diciembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies