Carta Abierta al Secretario General de la ONU

Carta abierta a

ANTONIO GUTERRES, Secretario General de la ONU,

Desde el 9 de octubre de 2019, el Estado turco y su llamado «Ejército Nacional», compuesto por antiguos miembros del Estado Islámico (EI) y otros yihadistas, atacan ininterrumpidamente el territorio del norte y este de Siria. Antes del inicio de esta guerra de ocupación anunciada y desde sus primeros días, la opinión pública esperaba una respuesta y una actitud eficaces de las Naciones Unidas para poner fin a esta guerra.

Sin embargo, aunque se hicieron algunas declaraciones, ninguna de las declaraciones de la ONU tenía el claro objetivo de detener la guerra de ocupación y no aplicaban el derecho internacional ni los mecanismos de seguridad para proteger a los amenazados de la agresión turca. Parece imposible que la ONU, con sus 193 Estados miembros, no pueda impedir esta sangrienta invasión, llevada a cabo bajo el cínico nombre de «Peace Spring» (Fuente de Paz), que ha causado inestabilidad, desplazamiento y caos a los pueblos de Oriente Medio. Esto será recordado como uno de los mayores fracasos en la historia de la ONU. Hoy, el Estado turco y sus mercenarios están asaltando nuestras ciudades y pueblos, matando a personas inocentes y secuestrando mujeres. Lo que es más importante, decenas de miles de personas -especialmente de Serêkaniye (Ras al-Ain)- han sido desplazadas de sus tierras, separadas de sus hogares, de sus orígenes, de sus medios de subsistencia y de sus fuentes de ingresos. Debido a los bombardeos del ejército turco se han visto obligadas a abandonar su patria convirtiéndose en desplazadas internas o refugiadas. A pesar de la clara violencia de la campaña turca en el norte y este de Siria, la ONU se ha limitado hasta ahora a la simple misión de dar «ayuda financiera a los refugiados».

La ONU tiene a su disposición el poder y los medios para desempeñar un papel histórico y encontrar una solución pacífica a la guerra y la crisis en Siria. Al desempeñar un papel acorde con su misión como fuerza de mantenimiento de la paz, la ONU podría haber sido un actor transnacional en la democratización de Siria y de todos los Estados de Oriente Medio. Sin embargo, a lo largo de la guerra siria y especialmente desde la ocupación turca de Afrin, que comenzó en enero de 2018 hasta las últimas ocupaciones de las ciudades y regiones de Serêkaniye y Girespî (Tilebiyat), la ONU no ha actuado. Además, sus políticas han servido a los mismos Estados y fuerzas que están imponiendo la tiranía al pueblo sirio.

Como mujeres que vivimos en el noreste de Siria y en Rojava, desde el primer día de la guerra hemos seguido con gran atención las declaraciones del Secretario General de las Naciones Unidas y les hemos transmitido nuestros pensamientos y exigencias en una carta que escribimos el 10 de octubre y en la Declaración de las Mujeres firmada por más de 2.000 organizaciones de mujeres y defensores de los derechos humanos que les enviamos el 1 de noviembre. En la Carta de las Naciones Unidas se afirma que durante cualquier guerra, los derechos humanos universales deben ser una prioridad y deben seguir siendo principios a lo que se adhieran los participantes en la guerra. El 10 de octubre, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, Filippo Grandi, declaró: «Cientos de miles de civiles en el norte de Siria están ahora en peligro. Los civiles y la infraestructura civil no deben ser un objetivo».

No sólo en Serêkaniye se cometieron crímenes de guerra que violaron esta declaración docenas de veces. La población civil, incluidos los niños, fue atacada con armas químicas. En uno o dos días decenas de miles de civiles fueron expulsados de sus casas y de sus tierras. Hevrin Xalef, copresidenta del Partido del Futuro de Siria, fue torturada y ejecutada. Los cuerpos de las combatientes de las YPJ, que lucharon contra EI, fueron torturados de una manera que dañó su dignidad humana. Teniendo todo esto en cuenta, nos gustaría preguntarle: ¿cómo es posible proteger a los civiles y a la infraestructura civil en este clima? La gente se ha visto obligada a abandonar sus hogares, tiendas y bienes. Las fuerzas aliadas de Turquía en esta guerra sucia los han saqueado al verlos como «botín de guerra». Nos gustaría saber qué parte de la declaración de derechos humanos lo considera legítimo.

Se espera que la ONU tome medidas contra estos y otros innumerables crímenes contra la humanidad. En lugar de actuar, simplemente vemos la tendencia a normalizar esta situación y a apoyar las prácticas inhumanas de Turquía. El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, anunció recientemente que cree que es posible resolver la crisis en Siria a través de una solución política inclusiva, no militar. Las personas que viven en Siria son conscientes del papel que las Naciones Unidas deberían desempeñar en la búsqueda de esta solución. Sin embargo, la ONU, que se espera que ponga fin a la violencia militar, no ha dado ningún paso efectivo ni decisivo en esta dirección.

Por otra parte, hemos escuchado con gran consternación y rabia el comunicado de prensa del Secretario General de las Naciones Unidas tras reunirse con el Presidente turco, Tayip Erdogan, el 1 de noviembre, en el que se afirmaba que «el Secretario General expresó su profundo agradecimiento por la firme cooperación y el apoyo de Turquía a las Naciones Unidas». Tras esta reunión, el Secretario General anunció que «ACNUR formará inmediatamente un equipo para estudiar la propuesta y entablar conversaciones con las autoridades turcas» en relación con el plan turco de «nuevas zonas de asentamiento para los refugiados sirios».1

Esta declaración socava las posibilidades de una solución política, alimenta la hostilidad entre los pueblos de Oriente Medio y afirma el cambio demográfico forzado y el genocidio, también llamado «limpieza étnica». Como mujeres que vivimos en el norte y este de Siria, no aceptamos y condenamos la actitud y las políticas de la ONU que no han logrado proteger nuestras vidas y nuestros derechos.

En el citado encuentro, Erdogan presentó sus planes para establecer «proyectos de ciudades de refugiados» en las zonas de Serêkaniye y Girespî, lugares de los que decenas de miles de nuestros pueblos fueron desplazados por la fuerza. A este respecto, el Secretario General de las Naciones Unidas sólo mencionó «el retorno voluntario, seguro y digno de los refugiados». Esto es extremadamente preocupante con respecto al futuro de los residentes del norte y este de Siria. ¿Por qué el Secretario General de las Naciones Unidas ignora el derecho de decenas de miles de personas desplazadas de sus hogares en Serêkaniye, Girespi y Til Temir a regresar a sus ciudades de la misma manera voluntaria, segura y digna?

Los problemas no se pueden resolver con ceguera consciente e ingeniería social, eligiendo no ver quiénes son los verdaderos dueños de estas ciudades. El Secretario General de las Naciones Unidas anunció que este proyecto será revisado por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados. También es muy notable que en la misma declaración se haga referencia al apoyo financiero del Gobierno turco a las Naciones Unidas. Las ciudades que han sido destruidas por el ejército turco se están reconstruyendo ahora en forma de ciudades de refugiados con la ambición del capital y los beneficios turcos. Hacemos un llamamiento a la ONU para que esté a la altura de su neutralidad declarada y no sacrifique el destino de los pueblos a los acuerdos comerciales. Es ridículo que las Naciones Unidas hablen del equipo de investigación, mientras que hay muchas pruebas de que decenas de miles de personas han sido expulsadas de sus tierras, que han sido invadidas por el saqueo, la tortura y el asesinato de bandas del «Ejército Nacional» de Turquía.

Como mujeres que viven en el norte y el este de Siria y en la región de la Rojava, instamos al Secretario General a que desempeñe por fin el papel que las Naciones Unidas no han estado dispuestas a desempeñar desde el comienzo de la crisis de Siria. De esta manera:

  • Instamos a las Naciones Unidas a que elaboren políticas y prácticas eficaces para detener la agresión y la ocupación de Turquía contra el norte y el este de Siria, a fin de lograr una solución política sostenible que las Naciones Unidas también apoye.
  • Para preservar la neutralidad de la ONU, pedimos que el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados establezca una misión imparcial de expertos y la envíe a las regiones de Serêkaniye, Gire Spî y Til Temir para comprobar el hecho de que el «proyecto de ciudades de refugiados» se ha establecido a expensas del cambio demográfico y el genocidio. Pedimos a esta misión que se reúna con las decenas de miles de personas que fueron desplazadas por la fuerza y que examine si está garantizado su derecho a regresar a sus hogares «de forma voluntaria, segura y digna». Además, hacemos un llamamiento para que se examinen las consecuencias de la política de Erdogan de desplazar a la población y hacerla refugiada antes de aprobar su «proyecto de ciudades de refugiados».
  • No creemos que los 150 miembros actuales del Comité Constitucional sirio representen la voluntad de las mujeres que han estado luchando heroicamente contra el terrorismo de EI en Siria durante los 9 años de guerra. Además, las mujeres que han estado luchando durante años por la democratización de Siria y la libertad de las mujeres no han sido reconocidas por este comité constitucional. Una representación del 20% de mujeres en este comité no resuelve el problema. La importancia política se hace evidente por el hecho de que los compañeros de Hevrîn Xalef, el copresidente del Partido del Futuro de Siria, elegido por el pueblo, han sido excluidos de participar en la comisión constitucional de Ginebra, mientras que los líderes de los autores están incluidos.

Es políticamente significativo que los representantes de la FSA que han estado colaborando con grupos asesinos como EI y Al Nusra sean incluidos en el proceso, mientras que los representantes de las Fuerzas de Autodefensa que han estado luchando contra EI durante años y el Consejo Democrático Sirio, que representa la diversidad de la población en Siria, han sido excluidos. Durante 9 años, las mujeres, especialmente las kurdas, han hecho miles de sacrificios por una Siria democrática, libre y pacífica. Cualquier iniciativa constitucional que niegue este hecho e invite a los líderes de las bandas con sangre en sus manos a la mesa de la Constitución profundizará el caos en el territorio sirio. Para evitarlo, pedimos que se conceda un escaño a los verdaderos defensores de la democracia en el comité constitucional, teniendo en cuenta a los representantes elegidos de todas las comunidades étnicas y a todas las mujeres que viven en Siria.

En nombre de la coordinación de Kongra Star

EVÎN SWÊD

Qamishlo, 04 de noviembre de 2019

(1) https://news.un.org/en/story/2019/11/1050451; https://www.un.org/sg/en/content/sg/readout/2019-11-01/readout-of-the-secretary-general%E2%80%99s-meeting-he-mr-recep-tayyip-erdogan-president-of-turkey

Descarga Carta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies