Carta abierta al periódico El Mundo

Carta abierta al periódico El Mundo a propósito del artículo de Luis Miquel Hurtado “¿A quién le preocupa el virus en una guerra?”, publicado el 7 de febrero de 2021.

El cantón sirio de Afrin (los “Montes Kurdos”) fue invadido por Turquía y milicias opositoras al régimen de Assad en enero de 2018

Con estupor leemos el artículo “¿A quién le preocupa el virus en una guerra?” de Luis Miquel Hurtado, publicado el día 7 de febrero de 2021. Estupor y tristeza al constatar la sintonía que el autor muestra con la línea argumental del Estado turco, invasor y ocupante de Afrin, y la repetición sin argumentación de la manida excusa de lucha contra el terrorismo que el muy islámico y ultranacionalista gobierno del AKP-MHP esgrime en su incesante campaña anti-kurda. Pero no contento con hacerse eco de la falacia anti YPG -ya presentada en otros artículos anteriores-, el Sr. Hurtado aprovecha ahora la pandemia Covid-19 como telón de fondo, con la clara pretensión de hacer creer al lector ignorante de la situación en Afrin que las YPG son unos asesinos sin piedad que provocan victimas civiles atestando unos hospitales que deberían usarse para los infectados por el virus. La pandemia como recurso publicitario del discurso turco.

Hasta 300.000 desplazados provocó la invasión turca de Afrin

En algo estamos de acuerdo con el Sr. Hurtado: la vida diaria en Afrin es infernal, como lo es en el resto de zonas de mayoría kurda invadidas por Turquía y ocupadas por sus bandas mercenarias. Lo cuentan los muchos desplazados internos que siguen goteando -previo pago del pertinente salvoconducto al Ejercito Nacional Sirio- hacia la Administración Autónoma del Norte y Este de Siria. Y lo corroboran diferentes organizaciones internacionales, empezando por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU, en una exhaustiva investigación sobre el terreno publicada el 14 de agosto del año pasado[1]. El Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos urgió a Turquía a realizar una investigación independiente sobre las violaciones y abusos que se cometen en las zonas de Siria bajo su control.[2] Turquia se limitó a negar los hechos evidentes. 

Diversas ONGs de reconocido prestigio han denunciado las violaciones, secuestros, expolios, asesinatos y arbitrariedades que el ejército turco y las bandas que componen el llamado Ejército Nacional Sirio (antes Ejército Libre Sirio), opositor al régimen, vienen perpetrando en Afrin desde la invasión ‘Rama de Olivo’ en enero de 2018. Amnistía Internacional[3], Human Rights Watch[4], Syrians for Truth & Justice[5] o el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos[6] han publicado sendas investigaciones e informes.“Afrin es Jaén teñido de tragedia”[7], como dice el Sr. Hurtado, desde que el presidente Erdogan decidió arrasar uno de los pocos lugares de Siria donde se vivía en relativa paz y prosperidad, lugar de acogida de desplazados internos que huían de la guerra mundial en miniatura que se libra en ese país desde hace casi 10 años. La “tierra quemada” a la que se refiere el Sr. Hurtado fue prendida por Turquía, y por ello resulta insultante que se presente al invasor como “patrocinador de la recuperación” del territorio invadido, destruido y ocupado. Hay que ver cómo se da la vuelta a los hechos para justificar lo injustificable.

Turquía construye un muro en Afrin
La estatua de Kawa el herrero, símbolo de la resistencia kurda, destruida por las milicias yihadistas mercenarias de Turquía

La consecuencia inmediata de la invasión turca de Afrin fue una riada de 300.000 desplazados, en su mayoría kurdos, que huyeron de sus hogares con lo puesto y en pleno crudo invierno; muchos de ellos hacia la región de Shehba, donde sobreviven desde entonces en campos de refugiados, hostigados por intermitentes bombardeos del ejército turco[8]. Sus hogares, negocios, escuelas e instituciones han sido ocupados por los yihadistas proturcos y sus familias, así como por refugiados sirios trasladados desde Turquía. El “hogar para los supervivientes del conflicto sirio” creado por AFAD (Gestión de Desastres y Emergencias del Estado turco) se levanta sobre los hogares robados a sus legítimos dueños. A esto se le llama “cambio demográfico forzoso”[9] y es un crimen contra la humanidad según la legislación internacional.

La región de Afrin era un símbolo de tolerancia religiosa y coexistencia étnica. En este nuevo Afrin se impone la discriminación[10] y avanza la turquificación[11]: se han retirado los nombres de calles y carteles en lengua kurda[12], colocando en su lugar textos en turco y árabe; en sus escuelas ya no se enseña en kurmanji, sino en turco; tampoco se leen historias y mitos de sus pobladores originarios, sino la historia del Imperio otomano.

Afrin es famosa en Oriente Medio por sus olivas de elevada calidad, que han proporcionado a la región una prosperidad económica superior a otras zonas de su entorno. Los miles de olivos y las infraestructuras creadas entorno a la industria olivarera sirven para financiar a las bandas mercenarias a sueldo de Turquía. Se expulsa a los habitantes, se les roban sus propiedades, se expolia su riqueza. El aceite de Afrin se lanza al mercado exterior[13] y los beneficios se utilizan para pagar la soldada de los asesinos. Tal vez a esto se refería el autor del artículo con “desarrollando todo tipo de estructuras para mejorar la vida”. Los hechos indican que el objetivo último de Turquía es anexionarse la región, por mucho que el presidente Erdogan diga que no pretende romper la unidad de Siria. ¿Qué sentido tendría entonces una “turquificación” a tan gran escala? El gran muro[14] construido en Afrin sólo confirma la sospecha.

Mención aparte merece la situación de las mujeres en Afrin, especialmente kurdas, yazidíes y de minorías étnicas o religiosas. Desde 2011 y hasta enero de 2018, las mujeres de Afrin fueron consiguiendo avances en igualdad de género nunca vistos hasta entonces. Con la declaración de la Autonomía Democrática, lograron cambios legislativos sin precedentes: derecho al divorcio y a la custodia de sus hijos, igualdad en el reparto hereditario, apertura de centros de apoyo ante la violencia de género, ayuda al fomento de la independencia económica, etc. Todo eso quedó borrado de un plumazo con la invasión de Turquía[15]. Hoy no sólo se han perdido esos derechos; las mujeres sufren violaciones, secuestros, matrimonios forzosos -incluso de menores- y son recluidas en sus casas y amenazadas si no visten según los estándares islámicos más tradicionales. Missing Afrin Women[16] es un proyecto que trata de dar respuesta a más de 150 casos de mujeres desaparecidas en Afrin. Algunas de ellas han sido esclavizadas y trasladadas a Libia por los mercenarios a sueldo de Turquía[17]. Otras han aparecido en cárceles de las bandas yihadistas.[18] Nada que envidiar a los métodos utilizados por Estado Islámico, cuyos miembros utilizaban Turquía como plataforma para sus viajes de ida y vuelta a Siria e Irak.

El templo de Ain Dara, de 3.000 años de antigüedad, fue destruido por la aviación turca en enero 2018

Mucho hay por decir de la destrucción del patrimonio cultural y arqueológico de Afrin. Antiguos templos yazidíes y cristianos, como el sitio de Brad[19], del patrimonio de la UNESCO, fueron destruidos por los bombardeos de la aviación turca. Pero la destrucción del templo hitita de Ain Dara[20], de 3.000 años de antigüedad y dedicado a la diosa Ishtar, ha sido especialmente sentido por la gente de Afrin en general y las mujeres kurdas en particular, que tienen a la diosa como símbolo de su lucha por la igualdad.

La razón esgrimida por Turquía para sus invasiones del norte de Siria,[21] la supuesta “necesidad de alejar el terrorismo de sus fronteras” tiene escasa, si no nula, base real. No hay evidencias contrastadas de que las Unidades de Protección Popular y de las Mujeres (YPG/YPJ) hayan atacado territorio turco, excepto como respuesta a ataques previos del ejército turco[22]. Ambas milicias se han concentrado en defender el territorio del norte y este de Siria frente a Estado Islámico, colaborando con la Coalición Internacional como componentes de las Fuerzas Democráticas Sirias. Por otra parte, los representantes de la Administración Autónoma y el Consejo Democrático Sirio han declarado en diferentes ocasiones su nulo deseo de enfrentarse a Turquía. Algo que, por lo demás, no tendría sentido alguno: una milicia sin armamento pesado ni aviación atacando al segundo ejército más grande de la OTAN sería una opción suicida.

La ex-parlamentaria Leyla Güven ha sido condenada a 22 años de prisión por cargos de terrorismo

La cantinela del terrorismo es repetida por el gobierno turco para reprimir toda disidencia al discurso neo-otomano(23) de Erdogan. No se trata solo del PKK, ni de las YPG/YPJ, ni de los kurdos y minorías en general (léase en especial los armenios); son terroristas también todos los periodistas, académicos, abogados(24), funcionarios y representantes elegidos democráticamente en el parlamento(25) y los ayuntamientos(26) que claman por democracia e inclusión.

Tras haber jugado a dos bandas con Rusia y Occidente[27] en los últimos años, Erdogan ha perdido credibilidad en Europa[28] -su deriva autocrática tampoco ha sido ajena a ello-, al tiempo que han aumentado las simpatías hacia las estructuras democráticas y paritarias que los kurdos ha promovido en el norte y este de Siria[29]. La acreditación de un escogido grupo de medios de comunicación europeos para mostrarles las ‘excelencias’ de la ocupación de Afrin pretende servir al objetivo de blanquear la imagen de Turquía y sus bandas mercenarias ante el público y las instituciones europeas. Pero la vulneración de derechos humanos y los crímenes contra la humanidad cometidos en Afrin son demasiado evidentes como para que una información sesgada y parcial nos lleve a engaño.

Manifestación en Barcelona contra la invasión turca de Afrin, marzo 2018

Notas:

[1] Ver el Informe de la Comisión Internacional Independiente de Investigación sobre la República Árabe Siria, 14/08/2020. A/HRC/45/31 – S – A/HRC/45/31 -Desktop (undocs.org)

[2] UN rights chief calls for Turkey to probe violations in northern Syria | | UN News

[3] Siria: Graves Indicios de crímenes de guerra y otras violaciones cometidas por las fuerzas turcas y sus aliados (amnesty.org)

[4] Syria: Turkey-Backed Groups Seizing Property | Human Rights Watch (hrw.org)

[5] 877 Arrested and Forcibly Disappeared across Afrin Region in 2020 – Syrians for Truth and Justice (stj-sy.org)

[6] You searched for afrin • The Syrian Observatory For Human Rights (syriahr.com)

[7] Textos entre comillas están extraídos del artículo de referencia.

[8] Opinión de Manuel Martorell: Afrín: etnocidio anunciado y consumado | Noticias de Opinión en Diario de Navarra DNPlus

[9] “Lo sodomizaron, lo empalaron y le cortaron en tres la oreja”: las víctimas de tortura atrapadas en una de las guerras más largas del mundo – BBC News Mundo

[10] 674 civiles asesinados, 7.343 secuestrados en Afrin en tres años – Kaos en la red

[11] https://elpais.com/internacional/2019/10/02/actualidad/1570023782_172968.html

[12] La invasión de la que nadie habla (alainet.org)

[13] Turquía intenta vender ilegalmente en España el aceite de oliva saqueado en Siria | Público (publico.es)

[14] Atti: Muro de separación viola las leyes internacionales – ANHA | HAWARNEWS | español

[15] Acusan a las milicias turcas de Siria de tener mujeres desnudas en sus prisiones secretas (cuartopoder.es)

[16] Missing Afrin Women Project – Tracking kidnappings and disappearances of women in occupied Afrin, Syria.

[17] Mujeres de Afrin esclavizadas y trasladadas a Libia por mercenarios: revela informe – ANHA | HAWARNEWS | español

[18] https://twitter.com/i/status/1266453687918043139

[19] SIRIA – TURQUÍA Afrin, bombardeos turcos destruyen un sitio cristiano declarado patrimonio de la UNESCO (asianews.it)

[20] TTurquía destruye parte del templo histórico de Ain Dara en Siria (elperiodico.com)

[21] Turquía ha invadido y ocupado territorio sirio en tres ocasiones: 2016, operación “Escudo del Éufrates”, Jarabulus y al-Bab; 2018, operación “Rama de Olivo”, Afrin; 2019, operación “Manantial de Paz”, Serekaniye y Gire Spi. La ocupación prosigue en todas las zonas invadidas. En las últimas semanas arrecia el temor de una nueva invasión, ésta vez de la ciudad de Derik, cercana a la frontera iraquí, así como de la región de Shengal, de mayoría yazidí, la misma donde Daesh perpetró el genocidio en agosto de 2014.

[22] https://youtu.be/yC5l7Dleg84

[23] El Califato del Sultán: la inquietante deriva islamista de Erdogan (larazon.es)

[24] Turquía: Detenciones arbitrarias y acoso judicial – apdhe

[25] Varapalo judicial a Turquía: el TEDH le ordena liberar al dirigente kurdo Selahattin Demirtas | Mundua | Naiz

[26] Turquía detiene a cuatro alcaldes del HDP bajo la acusación de nexos terroristas (atalayar.com)

[27] https://www.larazon.es/internacional/20201215/gp32ko7i2fbpjg2haj4kvuhdn4.html

[28] https://www.dw.com/es/ue-califica-de-inaceptables-los-comentarios-de-erdogan-sobre-macron/a-55393216

[29] https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-39914001

2 comentarios en «Carta abierta al periódico El Mundo»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies