Campaña internacional por la liberación de Abdullah Öcalan y el fin de la ocupación de Kurdistán. [Inicio: 12 septiembre 2020]

El Consejo Ejecutivo de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK) ha publicado una declaración en la que anuncia una campaña internacional para acabar con la crisis extrema que vive Kurdistán y a favor de una vida libre y democrática. La campaña, iniciada el 12 de septiembre, bajo el lema “Basta de aislamiento, fascismo, ocupación; es hora de garantizar la libertad” se llevará a cabo tanto en Kurdistán como a nivel internacional.

Declaración de la Unión de Comunidades del Kurdistán (KCK)


“La Tercera Guerra Mundial, con epicentro en Oriente Medio, que comenzó con la invasión de Kuwait por Saddam Hussein y la intervención militar de Estados Unidos junto con sus aliados, lleva ya 30 años en marcha. Durante estos 30 años, millones de personas de todas las edades han resultado muertas o heridas, y millones más desplazadas. Esta guerra continúa hoy en día con la participación de varios actores. Los procesos bélicos son cada vez más largos, ya que los países capitalistas imperialistas no participan directamente en los combates -como fue el caso en la primera y segunda guerra mundial-. Esto se debe a las características actuales del capitalismo global. La Tercera Guerra Mundial también cuenta con una intensa participación de fuerzas locales.

El Estado turco, gobernado por la alianza fascista AKP-MHP, es uno de los principales actores que participan -directa o indirectamente- en la Tercera Guerra Mundial en curso en Oriente Medio. El AKP llegó al poder en Turquía tras la conspiración internacional desarrollada por los Estados Unidos contra el líder Apo (Abdullah Öcalan) antes de una intervención más amplia en Oriente Medio. Los EE.UU. querían usar a Turquía, gobernada por un partido político islamista colaboracionista, en su intervención en Oriente Medio. Como la estructura estatal genocida y colonialista turca planeaba eliminar al PKK mediante el cautiverio del líder Apo, se le dio al AKP, de carácter islamista, el papel de reintegrar a los kurdos en ese sistema genocida y colonialista. El proyecto político del golpe fascista del 12 de septiembre, de incluir el islam político en el sistema y completar el genocidio contra los kurdos, fue así entregado al gobierno del AKP. Cuando se le preguntó sobre la resolución de la cuestión kurda en 2003, Tayyip Erdoğan respondió que no habría cuestión kurda si no se pensaba en ella, revelando la forma en que el Estado turco y el gobierno del AKP trataban el tema.

En 2014 se tomó la decisión de poner en práctica el Plan de Colapso

Hasta 2014, el gobierno del AKP libró una guerra especial contra la lucha por la libertad de los kurdos usando varias formas y métodos. Sin embargo, una vez que se comprendió que la lucha por la libertad kurda no podía ser controlada y eliminada a través de métodos de guerra psicológicos y especiales, se preparó el llamado Plan de Colapso en el verano de 2014, y se decidió, en la Reunión de Seguridad Nacional del 31 de octubre de 2014, ponerlo en práctica. En respuesta, el líder Apo presentó un proyecto de solución en tres etapas para frustrar ese plan. Las fuerzas democráticas formaron entonces una alianza e intentaron hacerla operativa en la política de Turquía.

Los que prepararon el Plan de Colapso primero formaron una alianza con ISIS contra el movimiento de liberación kurdo. Después de las elecciones del 7 de junio de 2015, el AKP se alió con el MHP (Partido del Movimiento Nacionalista) y Ergenekon, y lanzaron un ataque para llevar al movimiento de liberación kurdo al colapso. El gobierno del AKP también quería aliarse con los círculos que apoyan a Fetullah para la reforma del Estado, que se basaba en la eliminación del movimiento de liberación kurdo a través de la inclusión en el sistema del islam político que surgió con el golpe del 12 de septiembre. A partir de 2014, el AKP tendió a moldear el Estado sobre una base de islam político junto con el MHP y Ergenekon. El plan era llevar a cabo el Plan de Colapso basado en dicha alianza y completar el genocidio de los kurdos.

Los esfuerzos para construir una nueva hegemonía pro-otomana

No fue sólo una campaña de aniquilación contra el movimiento de liberación kurdo lo que se lanzó con el Plan de Colapso de 2014. También se ocuparon partes de Kurdistán del Sur y de Rojava con la idea de eliminar el movimiento de liberación kurdo, y el objetivo final de construir una nueva hegemonía pro-otomana en las tierras donde los otomanos dominaron en su apogeo. El Estado turco, que había seguido una política basada en las fronteras políticas existentes hasta esa fecha, cambió su política exterior con el Plan de Colapso. El factor básico que llevó a este cambio de política del Estado turco fue el hecho de que los kurdos se han convertido en una fuerza en todas las partes de Kurdistán y Oriente Medio.

La lucha de los kurdos por ganar sus libertades políticas y sociales utilizando su fuerza, en medio de la desintegración del sistema construido en la Primera Guerra Mundial, frustraría la estrategia del Estado turco de someter a los kurdos por el genocidio, y hacer de Kurdistán una zona de expansión en la formación de la nación turca. En un esfuerzo por evitar el desmoronamiento de su política genocida, se lanzó una campaña de aniquilación contra los kurdos, cuyo objetivo era cometer un genocidio kurdo aprovechando las contradicciones de varios Estados involucrados en la Tercera Guerra Mundial, al igual que el genocidio perpetrado contra armenios, asirios, sirios, caldeos y griegos en Anatolia durante la Primera Guerra Mundial. Todos los kurdos deben ser conscientes de esta verdad para poder seguir una política correcta y llevar a cabo una lucha correcta en las circunstancias de la Tercera Guerra Mundial.

Las guerras mundiales y los conflictos regionales siempre han tenido una fuerte influencia en la determinación del destino de los pueblos y los territorios. Kurdistán está situado en el corazón de Oriente Medio, donde tiene lugar la Tercera Guerra Mundial. La nueva formación política que emprenderán Turquía, Irán, Irak y Siria dirigirá todos los desarrollos políticos, militares, sociales, culturales y económicos de Oriente Medio. En este sentido, los kurdos deben actuar con gran conciencia para no acabar en un sistema genocida y colonialista como sucedió tras la Primera Guerra Mundial.

Gracias a ciertos logros en todas las partes del Kurdistán, los kurdos han aumentado sus oportunidades de conseguir una vida libre y democrática. Sin embargo, existe la realidad de un Estado turco genocida y colonialista que es pionero en la hostilidad contra los kurdos, y quiere aniquilar a todos los kurdos mediante el cambio demográfico y métodos culturales y físicos. Definiendo el Tratado de Lausana como un fracaso, expresa abiertamente su deseo y plan de gobernar en las antiguas tierras otomanas, con Kurdistán en primer lugar. Por esta razón, el Estado turco no sólo se centra en la lucha contra la libertad de nuestro pueblo en Kurdistán del Norte. Esta verdad queda demostrada por el hecho de que también lleva a cabo operaciones de ocupación contra Rojava, construye docenas de bases militares en Kurdistán del Sur, extendiéndose a la región de Mosul, bombardea constantemente las Zonas de Defensa de Medya, Shengal, Makhmur y Shehrezor y trata de apoderarse de los terrenos montañosos más estratégicos de Kurdistán del Sur. En este sentido, las políticas y los ataques del Estado turco conciernen a todo el pueblo kurdo.

En esta etapa, nuestro pueblo y los poderes políticos de todas las partes del Kurdistán deben dirigir su actitud y lucha contra el Estado turco. No se puede seguir una política correcta ni se puede librar una lucha contra el genocidio a menos que las políticas y los ataques del Estado turco sean vistos como una cuestión de existencia e inexistencia por el pueblo del Kurdistán. Esto resultaría en condiciones mucho más peligrosas que el sistema construido después de la Primera Guerra Mundial.

Los kurdos tienen la oportunidad de realizar grandes avances

El Estado turco, pionero en cuanto a hostilidad hacia los kurdos, tiene una mentalidad genocida y colonialista que ni siquiera el Imperio otomano poseía. Sin embargo, a diferencia del período de la Primera Guerra Mundial, el pueblo kurdo ha adquirido una conciencia nacional, una política nacional democrática y una sociedad organizada. Es la primera vez que su organización militar y su capacidad de lucha han alcanzado este nivel. Mientras el sistema genocida impuesto a los kurdos después de la Primera Guerra Mundial se derrumbaba, los kurdos ganaron un importante poder nacional, social, político y militar.

Por otra parte, los kurdos, a los que se describe como “un pueblo sin amigos”, hoy en día se encuentran entre las personas que gozan de mayor simpatía en todo el mundo. La lucha de los kurdos se fortalece con el hecho de que se les presta mucha atención y se les ve como ejemplo de un pueblo con una mentalidad democrática, una perspectiva de nación democrática, un carácter igualitario para las mujeres, una sociedad ecológica y un enfoque ecoindustrial. Si los kurdos consolidan su unidad, conocen bien la realidad del enemigo, siguen una política correcta y sostienen una lucha efectiva, tienen la oportunidad de ser el pueblo que más gane en las circunstancias actuales de Oriente Medio.

La línea ideológico-política del líder Apo y su capacidad como líder han jugado un papel importante para que el pueblo kurdo se convierta en una fuerza en todas las partes de Kurdistán y Oriente Medio. Sin duda, otras fuerzas políticas kurdas y nuestro pueblo en todo Kurdistán han realizado grandes luchas, a un alto precio. Sin embargo, la lucha del PKK en todas partes de Kurdistán y la organización de los kurdos de todo el mundo en la lucha, ha permitido que el pueblo kurdo se convierta en una fuerza política, social y militar esencial en Oriente Medio.

El paradigma del líder Apo de una sociedad libertaria, ecológica y democrática de las mujeres, ha ayudado a los kurdos a adquirir el poder ideológico y político más contemporáneo y a convertirse en un pueblo en ascenso en el siglo XXI. El carácter organizado y resistente de los kurdos, que están ganando fuerza en la línea del líder Apo, frustrará los planes del Estado turco y convertirá a los kurdos en una fuerza indomable. Si no se frena este crecimiento, este proceso no sólo permitirá el logro de una vida libre y democrática para los kurdos, sino también la democratización de Oriente Medio. Frente a esta verdad, el Estado turco ha entrado en acción para eliminar la línea revolucionaria y democrática del líder Apo, utilizando todos los medios posibles. El KDP, al tratar esta situación basándose en los estrechos intereses del partido, e incapaz de tolerar el hecho de que la línea del Líder Apo se está convirtiendo en la fuerza más eficaz en Kurdistán, ha establecido relaciones con varias potencias, el Estado turco en primer lugar, para asegurarse de que este progreso se vea frenado.

Los EE.UU., que quieren dar forma a Oriente Medio de acuerdo con sus propios intereses en la actual Tercera Guerra Mundial, quieren debilitar e inactivar al PKK. De esta manera, todos los poderes políticos que se oponen a la democratización de Turquía, Kurdistán y Oriente Medio, se convierten en socios en la eliminación del PKK. Esta verdad también revela por qué razones se practica el aislamiento agravado del líder Apo.

El Estado turco también es utilizado por varias potencias como la principal fuerza para la eliminación del movimiento de liberación kurdo. El hecho de que el KDP no vea el papel de vanguardia del Estado turco en la hostilidad hacia los kurdos, expresa un estado de gran negligencia. Este caso se ha convertido en un factor que debilita la lucha del pueblo kurdo por la libertad y la democracia, y lo expone a amenazas en las cuatro partes de Kurdistán. Sin embargo, las políticas del Estado turco genocida representan un gran peligro no sólo para Kurdistán del Norte y Rojava, sino también para Kurdistán del Sur, donde los logros alcanzados hasta ahora están siendo amenazados.

A menos que todo el pueblo kurdo se enfrente al Estado turco en un espíritu de unidad nacional, el Estado turco aprovechará esta fragmentación, ampliará su ocupación de Kurdistán del Sur y llevará a cabo su política de anexionar Mosul y Kirkuk lo antes posible. No se trata de una suposición, sino de un objetivo expresado abierta y repetidamente por las autoridades del Estado turco.

El hecho de que la Tercera Guerra Mundial esté en curso en Oriente Medio y que Kurdistán ocupe un lugar central, demuestra la existencia de una intensa lucha política en Kurdistán. El hecho de que el territorio del Kurdistán esté sometido a una gran guerra y lucha política queda demostrado por los ataques genocidas de Turquía en Kurdistán del Norte, su ocupación en Rojava, la intensa lucha en el noreste de Siria, la lucha política y militar diaria en Kurdistán del Sur, el fracaso de la solución de la cuestión kurda en Kurdistán del Este y los constantes ataques del Estado turco a las fuerzas de la libertad de Kurdistán en ese lugar.

Durante la Tercera Guerra Mundial, con un gran caos político y social, cada poder político quiere fortalecer su propia posición y terminar de manera ventajosa en los nuevos equilibrios que se formen. Esta realidad se ha hecho más notable para los kurdos que estuvieron expuestos al genocidio en el siglo XX y tienen una gran oportunidad de emancipación en el siglo XXI. En este entorno de guerra intensa, los kurdos perderán esta oportunidad histórica que se les presenta a menos que apliquen una política eficaz, intensifiquen sus propias fuerzas y den una gran batalla. En este sentido, los kurdos de hoy deben ser sensibles en todos los aspectos y mejorar la lucha con su unidad democrática nacional basada en el aumento de su lucha por la libertad y la democracia. Ser un mero espectador del conflicto en el que participan varias fuerzas en la Tercera Guerra Mundial hará inevitable una derrota, por no hablar que nuevos logros serán imposibles, ni proteger los que se han conseguido hasta hoy.

Los ataques de Turquía pueden ser repelidos por medio de una lucha conjunta

El Estado turco, genocida y colonialista, ha configurado su política interior y exterior sobre la base de la guerra, en un intento de aplastar la lucha por la libertad del pueblo kurdo y de someterlo al genocidio. Básicamente, persigue una política de guerra contra el pueblo kurdo en todas partes. El Estado turco se ha convertido en el principal enemigo no sólo de Kurdistán del Norte, sino también de todas las partes de Kurdistán. Los ataques del colonialista Estado turco se han hecho constantes y no es posible enfrentarlo con luchas fragmentadas. Si los kurdos en las cuatro partes de Kurdistán y en el extranjero llevan a cabo una lucha conjunta y paralela, entonces los ataques del Estado turco podrán ser detenidos, este colonialismo genocida agresivo puede ser derrotado y la amenaza sobre el pueblo kurdo y los pueblos de Oriente Medio podrá ser eliminada.

A pesar de que el Estado turco, bajo el gobierno de la alianza fascista del AKP-MHP, se encuentra en un estado de ataque constante contra los kurdos, los pueblos y las fuerzas democráticas dentro del país, así como contra las otras partes del Kurdistán y otros países y pueblos de la región, no tiene el poder de lograr un resultado con estos ataques. Por el contrario, el gobierno del AKP-MHP es débil dentro del país y se enfrenta con un amplio frente en el exterior. Habiendo partido con la afirmación “problema cero con los vecinos y en Oriente Medio”, ha terminado en conflicto con cada poder político y Estado. Habiendo buscado durante mucho tiempo sostener su gobierno por medio de la guerra tanto dentro como fuera del país, ha hecho que no sólo el gobierno sino el país en su conjunto se enfrente a peligros y riesgos. Mientras intentaba superar su debilidad dentro y fuera por medio de la guerra, esta política ha llegado al punto de llevar al gobierno del AKP-MHP a su fin. Aunque recurre a una política de chantaje y amenazas para salir de esta situación, este método ha arrastrado al gobierno a su punto muerto más profundo.

La derrota del gobierno del AKP-MHP traerá la libertad

El gobierno de AKP-MHP se basa en un terreno débil, dentro y fuera del país. Sin embargo, quiere utilizar todo el potencial político, diplomático, económico y social del país y llevarlo al mercado para lograr sus objetivos. Si no se le enfrenta, aumentará su agresividad de forma aún más flagrante para reforzar su mano, cometer un genocidio kurdo y aumentar su influencia en la región.

Con su agresividad, el gobierno del AKP-MHP quiere evitar una democratización y emancipación en Turquía, Kurdistán y Oriente Medio. Sin embargo, una vez que la política del Estado turco contra la democracia y las libertades sea derrotada, se logrará una mayor emancipación no sólo en Turquía y Kurdistán sino en todo el territorio de Oriente Medio. En este sentido, la lucha contra Turquía constituye una gran y extensa lucha por la democratización y la emancipación. Los kurdos tienen una gran capacidad de lucha para ganar y lograr la democracia y la libertad. Con su trayectoria ideológica y política, las fuerzas militares y políticas, y con sus amigos en Oriente Medio y el mundo, los kurdos tienen la oportunidad de triunfar en esta lucha. Las fuerzas democráticas en Turquía y Oriente Medio tienen un serio historial y apoyo popular. La fuerza revolucionaria y democrática del pueblo kurdo y las fuerzas democráticas de Turquía y Oriente Medio ganarán definitivamente una vez que dirijan su lucha contra el Estado turco, pionero en la hostilidad contra los kurdos y la democracia. Este logro permitirá que el Kurdistán, Turquía y todo el Oriente Medio se conviertan en ejemplos de democracia y libertad.

El 12 de septiembre lanzamos una campaña

Hay una oportunidad histórica ante los kurdos y las fuerzas de la democracia en Oriente Medio. Los kurdos y las fuerzas de la democracia obtendrán grandes avances en este proceso de creación del caos de Oriente Medio. Nuestro Consejo Ejecutivo y los representantes de importantes organizaciones e instituciones se han reunido en este proceso, han evaluado exhaustivamente las oportunidades, las posibilidades de ganar y los peligros, y han tomado importantes decisiones. En el marco de estas decisiones, a fin de eliminar los peligros que enfrentamos y de ganar una vida libre y democrática en las cuatro partes del Kurdistán, en el extranjero y en todos los países donde viven los kurdos, lanzaremos, el 12 de septiembre, una iniciativa democrática revolucionaria bajo el lema “Basta de aislamiento, fascismo y ocupación; es hora de lograr la libertad”.

El objetivo de esta iniciativa es derrocar al gobierno del AKP-MHP-Ergenekon, que ha convertido el sistema de tortura basado en el aislamiento agravado en Imralı en una guerra especial sistemática y una campaña psicológica contra el pueblo kurdo, ha extendido la ocupación y ha intensificado las presiones sobre los pueblos, especialmente el pueblo kurdo, dentro y fuera del país.

El aislamiento impuesto al dirigente del pueblo kurdo en Imralı es una política que es la fuente y la encarnación de los ataques contra las fuerzas democráticas de Turquía y el movimiento de liberación kurdo. A partir de ese momento, la lucha contra el aislamiento y por la libertad del líder del pueblo kurdo se ha convertido en la lucha más concreta y directa por la democracia y la libertad. Esta campaña significa reforzar la lucha por la libertad del líder Apo y mejorar y fortalecer la lucha por la libertad contra el genocidio kurdo.

Teniendo en cuenta que la línea ideológica y política del líder Apo es la clave para la solución de los problemas de Kurdistán, Turquía y Oriente Medio, es evidente que su libertad es esencial para lograr la democratización y la libertad en Kurdistán, Turquía y todo Oriente Medio. A este respecto, el logro de resultados en este sentido será uno de los mayores logros de la campaña que se desarrollará en cada parte del Kurdistán, en función de sus circunstancias y especificidades, y el éxito se logrará en consecuencia.

Sobre esta base:

Kurdistán del Norte – Turquía

Kurdistán del Norte (Bakur) se situará en el centro de la lucha y la campaña contra el fascismo del AKP-MHP, ya que se enfrenta a un gobierno fascista que agrava los problemas en Bakur y Turquía, y adopta una línea dura con los pueblos y los diferentes grupos religiosos, especialmente los alevíes. Este gobierno ha intensificado sus atrocidades contra los pueblos de Turquía para llevar a cabo una política genocida en Kurdistán. No sólo es hostil a la democracia en caso de que los kurdos puedan beneficiarse de ella, sino que también ejerce una intensa presión sobre las fuerzas democráticas que apoyan la lucha de los kurdos por la libertad y la democracia. Como el gobierno fascista del AKP-MHP necesita ejercer la mayor presión sobre la sociedad para poder mantenerse en el poder, ha pisoteado todas las normas de justicia que se habían creado a lo largo de la historia de la humanidad y ha intensificado la represión como nunca antes se había visto para asegurarse de que no haya ninguna objeción a su gobierno.

Los tribunales no cumplen con ninguna medida de justicia, ni siquiera de manera formal. De un modo sin precedentes, se han convertido en un medio de represión contra la oposición. La espada que se blandía sobre las cabezas de la gente en Turquía y Kurdistán es ahora el juramento llevado por jueces que ya no tienen escamas en sus manos, sino espadas para cortar las gargantas de la oposición. Al igual que el Presidente de Asuntos Religiosos, que tiene una espada en la mano, también la tienen las autoridades judiciales en Turquía. A este respecto, se supone que asegurar la justicia es una de las principales dimensiones de la lucha contra el fascismo en Turquía, ya que ninguna lucha puede llevarse a cabo en un lugar donde no se hace justicia. Por esta misma razón, ahora es inevitable desarrollar la lucha bajo el lema “detener el fascismo, construir la democracia, asegurar la justicia” en Turquía.

Es de gran importancia unificar la lucha del pueblo kurdo y de los alevíes y de todas las fuerzas democráticas de Turquía. En este sentido, es crucial reclamar las demandas del pueblo kurdo y las demandas de los pueblos de Turquía por la libertad y la democracia. Sin duda, las fuerzas democráticas también deben desempeñar su papel para oponerse a la atrocidad en el Kurdistán y garantizar la libertad del líder Apo. Después de todo, no es posible mejorar la lucha por la democracia en Turquía o lograr la democratización del país sin defender la libertad del pueblo kurdo y del líder Apo.
Cada día que pasa se hace más evidente que las mujeres son la fuerza principal y el espíritu de la lucha por la libertad y por la democracia en Turquía y Kurdistán. Son las mujeres que defendieron su libertad las que más han sacudido al gobierno fascista del AKP-MHP en los últimos años y han jugado un papel histórico en el debilitamiento del fascismo. Mientras se expande esta campaña democrática revolucionaria en Bakur y en Turquía, la organización y la lucha de las mujeres desempeñará su papel como la fuerza más dinámica de la iniciativa. Es muy importante ver esta realidad y asegurar el crecimiento de la campaña con los movimientos de mujeres. Esta campaña no sólo acabará con el fascismo, sino que también permitirá que la democracia y la justicia que se construya en Turquía tenga un carácter y un espíritu del color de las mujeres.

Kurdistán del Sur – Irak

Los logros en Kurdistán del Sur (Bashur) también están amenazados. Los logros de la población de Bashur han sido puestos en jaque por las bases militares y los ataques de ocupación del Estado turco, que ya ha ampliado sus ataques a todas las zonas de Bashur. Estos ataques tienen por objeto quebrantar la voluntad de las fuerzas políticas kurdas. Con la excusa de la presencia del PKK, las fuerzas políticas kurdas de la región, concretamente el KDP, se ven obligadas a participar en la campaña de aniquilación del PKK. El objetivo es impedir la unidad de los kurdos, desactivar al PKK, que es la fuerza política y militar kurda más potente, ocupar todas las partes del Kurdistán y convertir estas tierras en territorio de construcción de la nación turca. A este respecto, la principal misión ahora es poner fin a la ocupación turca en Bashur y defender Kurdistán. Los logros de Kurdistán no están seguros, y Kurdistán no puede defenderse y liberarse sin poner fin a la ocupación turca y erradicar sus bases militares. Ahora es crucial desarrollar esta campaña en Bashur para poner fin a la ocupación, para defender y liberar completamente el Kurdistán. Por esta razón, es una misión histórica para el pueblo de Bashur unirse a otras partes del Kurdistán en el curso de la campaña “Detener la ocupación, es hora de defender Kurdistán”. Con esta campaña, que se llevará a cabo en todas las partes de Kurdistán, debe ponerse fin a la ocupación del fascismo del AKP-MHP y lograr la libertad en todas las partes. La lucha debe ser reforzada con la campaña.

Rojava – Siria

La campaña debe desarrollarse en Rojava bajo el lema “Detengan la ocupación, es hora de defender Kurdistán”. La campaña que lanzaremos el 12 de septiembre es de gran importancia para el Kurdistán de Rojava y el noreste de Siria tanto como para todo el Kurdistán. Aunque Rojava ya ha sido objeto de la ocupación turca, el Estado turco amenaza con invadir todo el territorio de Rojava, expresando constantemente su deseo de aplastar la revolución de Rojava mediante ataques constantes. La Revolución de Rojava sólo puede ser protegida a través de la resistencia contra la ocupación y la lucha contra el fascismo del AKP-MHP en todo el Kurdistán. La Revolución de Rojava no sólo es apoyada por todo el pueblo del Kurdistán, sino también por todas las fuerzas democráticas, los pueblos, las mujeres y los jóvenes de todo el mundo. La Revolución de Rojava saca su fuerza para la lucha contra la ocupación tanto de su carácter democrático popular como del apoyo que recibe de toda la humanidad. Una vez que garanticen una fuerte participación en esta campaña, el pueblo de Rojava pondrá fin a la ocupación y obtendrá la fuerza necesaria para proteger la revolución. Los ocupantes son débiles, mientras que los revolucionarios de Rojava son fuertes. Por esta razón, ninguna fuerza militar o política podrá impedir el fin de esta ocupación. La ocupación terminará y la revolución de Rojava será protegida. Sobre esta base, la Revolución de Rojava, el oasis de libertad en Oriente Medio, permitirá la democratización de Siria y será la principal inspiración en la democratización de Oriente Medio.

Kurdistán del Este- Irán

Nuestra gente en Kurdistán del Este (Rojhilat) desarrollará la campaña bajo el lema “Detengan las ejecuciones, es hora de democracia”. La lucha contra las ejecuciones es una lucha para desarrollar la democracia sobre la base de la fraternidad de los pueblos en Irán. Una vez que se ponga fin a la mentalidad de suprimir la libertad de los pueblos mediante las ejecuciones, se habrá dado un gran paso hacia la democratización de Irán sobre la base de la fraternidad de los pueblos y un Kurdistán libre. El Estado turco es el principal enemigo de la lucha por la libertad en todas las partes del Kurdistán hoy en día. Una vez derrotada la mentalidad colonialista fascista genocida del Estado turco, se habrá dado un gran paso para la libertad no sólo de Bakur sino de todas las partes del Kurdistán, y se habrán eliminado todos los obstáculos antes de la democratización del Oriente Medio.

Europa y el exterior

Nuestro pueblo en Europa y en el extranjero, bajo el liderazgo de las mujeres y los jóvenes, será la fuerza motriz de esta campaña. Nuestro pueblo, tanto en Europa como en el extranjero, es el componente principal y el sostén de nuestra lucha en todas las partes del Kurdistán donde se concreta la unidad democrática nacional. Son el portavoz y el defensor de nuestro pueblo en el mundo. Ya han desempeñado un gran papel en hacer de los kurdos el pueblo más apoyado del mundo hoy en día, superando la realidad del “pueblo sin amigos” a través de su organización y lucha. De esta manera, se convirtieron en una parte significativa de nuestra lucha por la libertad. Durante esta campaña, bajo el lema “Libertad para el líder Apo, es hora de poner fin al genocidio y la ocupación”, nuestro pueblo en Europa y en el extranjero, que ha estado luchando por la libertad del líder Apo y contra la ocupación, sin duda desempeñará su papel para la realización de esta campaña histórica.

La guerrilla es la fuerza principal de la campaña

Sin duda, la guerrilla, la principal fuerza y motor de nuestra lucha por la libertad del Kurdistán, se unirá a la campaña y desempeñará su papel infligiendo golpes a las fuerzas fascistas genocidas de todo el mundo. La sacrificada resistencia de nuestras guerrillas contra la ocupación de Heftanin y los golpes que asestan a los ocupantes, serán permanentes durante el curso de la campaña. Desempeñando su papel principal en el fin de las ocupaciones, desarrollarán la resistencia en el espíritu Apo y se acercarán a la libertad del líder Apo a través de su lucha. La resistencia guerrillera continuará de manera ininterrumpida y abnegada hasta que el líder Apo y todas las partes de Kurdistán sean liberadas. Con su existencia y lucha, la guerrilla no permitirá que el colonialismo genocida alcance sus objetivos, y sobre esta base desempeñará su papel histórico en la libertad del líder Apo y del Kurdistán y en la democratización del Oriente Medio.

Las mujeres y los jóvenes

Las valientes mujeres y jóvenes de Kurdistán:

Las mujeres y los jóvenes del Kurdistán han demostrado repetidamente ser la fuerza líder de la lucha por la libertad. El mayor papel en esta campaña recae en vosotras. En el territorio del Kurdistán, donde la sociedad se creó con las manos de las mujeres, éstas han participado intensamente en la lucha por la libertad y han reavivado enérgicamente el papel que las mujeres han desempeñado para la humanidad. Convirtiéndose en la fuerza líder de la lucha por la libertad kurda, se han convertido en un modelo ejemplar en la lucha por la libertad para todas las mujeres del mundo. Las mujeres kurdas no sólo han causado la regresión de la mentalidad patriarcal, sino que también están dando una gran lucha contra el femicidio. Las mujeres con espíritu de libertad en la lucha por la libertad en el Kurdistán constituyen el círculo que más desea el logro de la libertad del líder Apo, el fin de la ocupación y el femicidio y la liberación del Kurdistán. Con este carácter, serán una de las fuerzas más eficaces en el proceso de liberación. Desempeñarán su papel histórico en la campaña y se unirán a la lucha en el frente.

La juventud kurda, como la fuerza más dinámica y básica de nuestra lucha, ocupará un lugar activo en todas las etapas y acciones de la campaña. Como la ira de nuestro pueblo contra los ataques genocidas y la ocupación y la fuerza de ataque revolucionaria, la juventud jugará un papel activo en la expansión de la campaña calle por calle, plaza por plaza. Se mostrará al amigo o al enemigo que el líder Apo no puede ser mantenido en cautiverio, que el Kurdistán no puede ser ocupado y que el pueblo kurdo no puede ser objeto de genocidio.

El pueblo de Kurdistán

El pueblo patriótico de Kurdistán:

Al igual que el colonialista y genocida Estado turco tenía como objetivo aplastar la lucha por la libertad del pueblo kurdo y someterlo al genocidio con el golpe militar fascista del 12 de septiembre de 1980, el gobierno fascista de la alianza AKP-MHP-Ergenekon tiene hoy como objetivo ocupar no sólo Bakur sino todo el Kurdistán y erradicar a los kurdos en su conjunto del escenario de la historia. Esta mentalidad, que perpetró un genocidio contra armenios, asirios, sirios, caldeos, griegos del Ponto y circasianos durante y después de la Primera Guerra Mundial, ve la Tercera Guerra Mundial como una oportunidad para un genocidio kurdo y ha aumentado sus ataques totales con este fin.

Actualmente nos enfrentamos a una agresión total de genocidio y aniquilación. Es ahora una responsabilidad urgente e histórica detener este genocidio con una campaña revolucionaria y democrática. Al igual que Hayri Durmuş, Kemal Pir, Akif Yılmaz y Ali Çiçek resistieron a los ataques genocidas en las cárceles después del golpe militar fascista del 12 de septiembre de 1980 con la gran huelga de hambre del 14 de julio, hoy tenemos la responsabilidad histórica de ponernos de pie en el espíritu del 14 de julio y repeler y derrotar esta agresión genocida en cada parte del Kurdistán. Sobre esta base, ha llegado el momento de asegurar la más firme participación en la campaña en todas las partes del Kurdistán y en todos los lugares donde estamos con el objetivo final de “poner fin al aislamiento, al fascismo, a la ocupación; asegurar la libertad”.

Fuerzas políticas en todas partes

En las condiciones de la Tercera Guerra Mundial, en las que se rompen los viejos equilibrios y se crean otros nuevos, el genocida y colonialista Estado turco, y todas las fuerzas reaccionarias de la región, llevan a cabo una planificada y amplia campaña genocida para impedir que los kurdos consigan una vida libre y democrática. Con este fin, se han incrementado las presiones y se han ampliado las ocupaciones.

Para proteger los logros de ese proceso histórico, para conseguir nuevos logros y para hacer del siglo XXI el siglo de los kurdos en el Oriente Medio, es una misión histórica de todas las fuerzas políticas kurdas interesadas asegurar la unidad nacional kurda y dar una lucha conjunta contra los enemigos de los kurdos. En un momento en que nuestro pueblo se enfrenta tanto a los ataques contra su existencia como a las oportunidades de ganar en grande, actuar con el sentido y la responsabilidad de la unidad nacional permitirá a todas las partes del Kurdistán y a todo nuestro pueblo en su conjunto alcanzar un gran éxito.

Sobre esta base, llamamos a una intensa participación en la campaña democrática revolucionaria que se lanzará en todas las partes del Kurdistán mediante el desarrollo de una postura y una lucha conjuntas contra los ocupantes y los colonialistas genocidas y la expansión de la lucha para lograr una vida libre y democrática en todas partes.

Fuerzas democráticas de Oriente Medio

Todas las fuerzas democráticas de Oriente Medio:

La lucha de campaña contra el gobierno fascista del AKP-MHP, que ataca a los pueblos y a las fuerzas democráticas, con el objetivo de un nuevo otomanismo, y es el mayor obstáculo para lograr la democratización en Oriente Medio, es al mismo tiempo la lucha de todos los pueblos de Oriente Medio por la democracia y la libertad.

Les pedimos que se unan a esta campaña revolucionaria del pueblo kurdo y las fuerzas democráticas que tiene como objetivo aplastar el fascismo del AKP-MHP dentro de los límites de lo posible. Una vez que el fascismo del AKP-MHP sea derribado, se asegurará más rápidamente lograr sus objetivos de democracia y libertad en su país y en Oriente Medio.

Los pueblos y las fuerzas democráticas del resto del mundo

Todos los pueblos oprimidos y explotados, y las fuerzas democráticas del mundo:

La lucha contra el fascismo del AKP-MHP en Turquía no es una lucha por la democratización de Oriente Medio solamente. Una vez que Oriente Medio se democratice, la lucha mundial por la democracia y la lucha se fortalecerá y acelerará. Sobre esta base, les pedimos que se unan y apoyen la campaña “Poner fin al aislamiento, al fascismo, a la ocupación; es tiempo de libertad” del pueblo kurdo y las fuerzas democráticas contra el fascismo del AKP-MHP”.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies