Cálculos complejos en Siria con respecto al petróleo y los kurdos

Fuente: Duvar English

Autor: Fehim Taştekin

Fecha: 05/08/2020

Traductor: Rojava Azadi

Es difícil prever cuál será la política de Estados Unidos en Siria después de sus elecciones presidenciales, pero de momento el petróleo es un factor que prolonga la permanencia de las tropas estadounidenses en la zona. A pesar de la postura vacilante de Trump, los kurdos son la base más importante del plan.

5 de agosto de 2020

El petróleo fue la carta que sacó el régimen estadounidense el pasado octubre para hacer que el presidente Donald Trump se concentrara en la situación siria. Trump decidió retirar sus tropas de Siria y dejarle la zona a Turquía. Pero cambió de parecer después de tener frente a él el mapa de hidrocarburos y decidió entonces seguir en la región con un número limitado de tropas para proteger los campos petrolíferos.

Luego quiso que compañías estadounidenses entraran en la región petrolífera siria, en Deir el-Zour y al-Hasakah. Esta región, que ostenta el 90 % de los recursos de hidrocarburos sirios, se encuentra bajo el control de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF), cuyo núcleo está integrado por kurdos. Hoy en día, se perfora menos del 10 % de los pozos, pero incluso esta cantidad es suficiente para satisfacer los gastos de la Administración Autónoma del norte y este de Siria.

Finalmente, la semana pasada, se llegó a un acuerdo con respecto al petróleo. Amberin Zaman, de Al Monitor, escribió que el acuerdo fue firmado por la compañía estadounidense Delta Crescent Energy. Según Zaman, el acuerdo abarca la comercialización del petróleo, así como el desarrollo y la modernización de los campos petrolíferos existentes.

Zaman también informó de que la compañía había obtenido su licencia para operar en Siria de manos de la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC), una agencia de inteligencia y control financiero del Departamento del Tesoro de EE. UU.. Además, el gobierno estadounidense acordó proporcionar dos refinerías modulares a la Administración Autónoma.

Estas mismas fuentes confirmaron que Lindsey Graham, el senador republicano de Carolina del Sur que influyó en el hecho de que Trump cambiara su decisión de retirarse, habló con Mazloum Kobani, comandante en jefe del SDF el 29 de julio, y este informó a Graham sobre el acuerdo. Graham preguntó al Secretario de Estado, Mike Pompeo, durante una vista de la Comisión si la administración lo apoyaría. «Sí», respondió Pompeo y añadió: «El acuerdo ha llevado más de tiempo de lo esperado, pero ya lo estamos implementando».

El acuerdo también asegura que la Administración Autónoma está exenta del «Caesar Act», ley que penaliza al gobierno sirio.

Damasco ha definido el acuerdo como «un robo» y lo ha condenado enérgicamente. El acuerdo cambia las dimensiones de la relación entre kurdos y estadounidenses y es posible que también afecte a las ideas y los planes de la Administración Autónoma para el futuro de Siria.

La entrada de los americanos en el negocio petrolífero, por encima de todo, privará totalmente al gobierno sirio de su propio petróleo. Como el gobierno sirio perdió el control sobre la región, ha estado comprando petróleo a través de intermediarios como Husam Katırcı. El flujo se interrumpirá, ese es el primer objetivo, en todo caso. El segundo es proporcionar financiación estable al proyecto al este del Éufrates.

Los kurdos quieren interpretar el acuerdo como un «reconocimiento político». A pesar de su colaboración militar, el terreno siempre es resbaladizo en lo que se refiere a las relaciones con Estados Unidos, que dio luz verde a la Operación turca Primavera de Paz demostrando que su colaboración podía cambiar de la noche a la mañana y volverse «derogable». Convertirse en socios por medio de este acuerdo sobre el petróleo crea una pequeña «ancla» que evitaría esa clase de «resbalones». Sin embargo, no concede el reconocimiento que exige la Administración Autónoma.

Es difícil prever cuál será la política de Estados Unidos en Siria después de sus elecciones presidenciales, pero de momento el petróleo es un factor que prolonga la permanencia de las tropas estadounidenses en la zona.

A pesar de la postura vacilante de Trump, existe un plan apoyado por figuras significativas del Congreso que refleja las preferencias del Pentágono, el Departamento de Estado y la CIA, y los kurdos son la base más importante del plan. Los kurdos son la fuerza más organizada y disciplinada que han logrado encontrar los americanos en sus intervenciones en Afganistán, Irak y Siria. El único problema es su conexión con el PKK. La asociación con los kurdos proporcionó espacio para que Estados Unidos pusiera el pie en Siria. Ahora, con la ventaja que ha obtenido al este del Éufrates, impone sus propias condiciones a Siria y sus aliados.

Incorporar el petróleo a su relación con Estados Unidos, mientras fortalece su as en la manga contra Damasco, también ha hecho salir a los kurdos de sus territorios habituales y los forzará hacia planes abiertos con EE. UU. La dimensión de esta relación afectará a las colaboraciones locales establecidas por los kurdos y a la posibilidad de diálogo con Damasco, así como a su futura hoja de ruta.

La presencia de los americanos supone una amenaza extremadamente grave contra Damasco. Debido a ello, poner fin a la relación con EE. UU. se está convirtiendo en un prerrequisito de las conversaciones. Damasco y sus aliados sin duda considerarán el acuerdo petrolífero como una nueva fase en la conspiración para separar el este del Éufrates. Aquello que fortalece la posición de los kurdos puede convertirse en un factor que haga fracasar las conversaciones por adelantado.

El acuerdo petrolífero no solo conforma la visión que tiene el resto de Siria de los kurdos, sino que al mismo tiempo pone a prueba las colaboraciones locales de estos. La asociación de los kurdos con EE. UU. contra ISIS les proporcionó el acceso a regiones árabes. No obstante, el consentimiento árabe logrado por medio de la amenaza de ISIS por un lado y de la ayuda estadounidense por el otro ha llegado a una encrucijada. El petróleo está alimentando las llamas contra los kurdos a diversos niveles.

Los efectos desencadenados por el acuerdo se verán en Damasco y en Moscú. Es posible que Rusia se tome más en serio las conversaciones actualmente en punto muerto entre los kurdos y Damasco, aumente la presión sobre Damasco y haga caso omiso de alguna forma a las advertencias de Turquía.

Otro frente sobre el que seguramente afectará es el de Turquía. No sabemos qué entraña la negociación entre turcos y estadounidenses, pero parece que Ankara quiere ampliar el corredor anti-kurdos desde el Éufrates hasta el Tigris, partiendo de Kobani. Aún con todo, también hemos oído que se está llevando a cabo otra negociación hoy en día. Se dice que Ankara fue informada con antelación del acuerdo petrolífero y guardó silencio.

Los americanos, por otra parte, están probando diferentes opciones para hacer que la situación al este del Éufrates sea sostenible frente a Ankara y Damasco y frente a las destructivas dinámicas locales.

Crear un presupuesto para la Administración Autónoma y privar de petróleo a Damasco son otras consecuencias de todo esto. También lo es la paz entre los diferentes grupos kurdos. Al otro lado del Kurdistán, se están realizando esfuerzos para que el Consejo Nacional Kurdo en Siria (ENKS) esté protegido por el líder del Partido Democrático del Kurdistán (KDP), Masoud Barzani, miembro de la Administración Autónoma. Después de que se llegara a un entendimiento inicial en junio en base al acuerdo de Duhok, se inició la segunda fase.

Lo que los estadounidenses entienden por paz entre los kurdos no se limita a una simple unión de estos. A primera vista, con la inclusión del ENKS, se podría hablar quizá de la intención de «diluir» las características «pro-Apo» (apodo de Abdullah Öcalan, líder encarcelado del PKK) en la estructura autónoma. Fue lo primero que les vino a la cabeza a los americanos para minimizar las objeciones de Turquía. La reacción categórica de Ankara es: «Todo aquel que se asocie con el PYD-YPG (Partido de Unión Democrática/ Unidades de Protección del Pueblo) será tratado como terrorista». Sin embargo, no se debe descartar la posibilidad de que esta postura sea una moneda de cambio. La convergencia de las líneas del KDP y del PKK implica también la perspectiva de preparar el sur de Kurdistán y Rojava para un futuro común. Si EE. UU. no pudiera conseguir lo que quiere en el este del Éufrates y si una solución dentro de Siria se volviera imposible, el escenario abriría la puerta a una separación duradera. No obstante, las circunstancias se alejan mucho de semejante situación.

Por lo tanto, debemos contemplar todo lo que puede pasar a corto plazo. Antes de doblar esa curva, los americanos están haciendo algo más por armonizar políticamente el este del Éufrates. El diálogo entre los kurdos es la primera etapa. En la segunda, podemos ver el esfuerzo por condicionar a kurdos y árabes hacia un mismo objetivo. El diálogo entre kurdos concierne a los árabes y los asirios que apoyan la Administración Autónoma. Por otro lado, las administraciones siria y rusa tratan también de atraer a las tribus. Por estas dos razones, Mazloum Abdi, comandante del SDF, se reunió con las tribus y escuchó sus problemas en Tabqa el 22 de junio, en Raqqa el 4 de julio, en Deir el-Zour el 15 de julio y en Bakara el 18 de julio. Abdi intentó despejar sus dudas y cerciorarse de su lealtad a la Administración Autónoma. Vemos que los americanos planean una tercera etapa en otro lugar. Tras el diálogo entre el PYD y el ENKS, ha surgido una estructura alternativa entre kurdos de la oposición, árabes y asirios. ¿Es posible que el regreso del ENKS sea el primer paso para reagrupar las fuerzas de oposición en el este del Éufrates – los mismos grupos que perdieron la región a manos de las fuerzas yihadistas en los últimos nueve años, que se fracturaron entre el eje de Estambul y Doha y el eje de Riad y El Cairo, y que no fueron capaces de coordinarse durante el proceso de Ginebra?

Lo que hace que uno se plantee esta pregunta es si ciertos grupos que formaban parte de la Coalición Nacional para las Fuerzas de la Revolución y la Oposición Siria (SNC) han surgido en Qamishli bajo el nombre de «Frente de Libertad y Paz». En este nuevo frente, están presentes el ENKS, el Movimiento del Mañana de Siria, la Organización Democrática Asiria y el Consejo Árabe de Jazira y Éufrates. En esta iniciativa, que hace énfasis en la integridad de Siria, un nombre que sobresale es el del expresidente del SNC, un hombre de los saudíes, Ahmad Jabra. Jabra es también el fundador del Movimiento del Mañana de Siria y ha estado desempeñando el papel de la «legión árabe» dentro del SDF. En otras palabras, Qamishli emerge como una nueva zona de despliegue para aquellos grupos que quedan fuera de las fuerzas de oposición reunidas por Turquía y sobre las que ha estado imponiendo su propia agenda bajo la etiqueta de «Ejército Nacional».

Mientras estos grupos puedan compartir una agenda con los kurdos bajo la garantía de los EE.UU., podrán ejercer cierto contrapeso. En el transcurso de los acontecimientos al este del Éufrates, es importante también el papel del eje Emiratos Árabes Unidos-Egipto, que está enfrentado a con Turquía en Libia.

En resumen, el petróleo es una tentadora forma de riqueza, pero para Oriente Medio, es una fuente de «desgracias» y «un tipo de cautiverio distinto». Antes del petróleo, los kurdos tenían como opción una «tercera vía». ¿Qué narrativa se impondrá? Para saber lo que ocurrirá, unas veces hace falta una noche y, otras, mil y una noches. Los americanos van más allá de Rojava y hablan tanto con el lado kurdo como con el turco en un movimiento más amplio. ¿Cuál es la historia allí? ¿Es una nueva iniciativa de paz con el PKK? ¿Una forma de presionar para que el PKK abandone Rojava? ¿O es otro proceso de toma y daca en Siria?

Una vez más, nos encontramos en vísperas de acontecimientos críticos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies