‘Biji berxwedana zindana’ – Viva la resistencia de las prisiones

Imagen de una prisión turca

Medya News – Kariane Westrheim – 26 y 27 agosto 2022 – Traducido por Rojava Azadi Madrid

El preso político es una figura que a menudo se da por supuesta en el discurso histórico. El término engloba a los individuos mantenidos en cautividad por actividades de oposición. Se ha pasado de una visión en la que la prisión era principalmente un obstáculo para la política, un impedimento más que un catalizador de la propia causa, a una visión más dinámica en la que los presos (políticos) utilizaban la categoría de forma creativa contra los regímenes que los encarcelaban.

Hasta que la propia prisión se convirtió en un ámbito y un vehículo de la política a finales del siglo XIX, el encarcelamiento parecía ofrecer oportunidades para las actividades políticas. Esto aumentó la capacidad de «protesta» en las celdas, por ejemplo mediante actividades educativas y lugares de producción cultural. «Cuando la política se instaló en la celda, nació el preso político».

Según la Asociación de Derechos Humanos (IHD), en Turquía hay 314.502 presos preventivos y condenados (7 de agosto de 2022). El Middle East Eye informa que la población carcelaria de Turquía ha aumentado enormemente desde el intento de golpe de Estado de julio de 2016. En enero de 2019, había 30.947 personas en prisión por cargos relacionados con el terrorismo o el intento de golpe, y la gran mayoría son kurdos. Además, hay decenas de miles de académicos, periodistas, políticos, funcionarios y otras personas en prisión, que no cometieron ningún delito más que estar afiliados a grupos que el régimen considera una amenaza política.

Ex copresidente del Partido Democrático de los Pueblos (HDP), Selahattin Demirtaş

El mundo exterior suele conocer a los presos más destacados, como el aislado líder kurdo Abdullah Öcalan, los antiguos copresidentes del HDP Selahattin Demirtaş y Figen Yüksedağ y Aysel Tuğluk, abogada, diputada y activista feminista. A pesar de la grave enfermedad y la demencia precoz de esta última, el Tribunal Constitucional (12 de agosto) rechazó una solicitud de libertad. Junto a estos conocidos presos, miles de presos políticos kurdos permanecen ocultos y olvidados en diversas cárceles de Turquía, mientras que quienes protestan o intentan ayudarles son acosados, como las madres de los presos políticos, perseguidas o acaban ellas mismas entre rejas. Nelson Mandela dijo una vez que la mejor manera de poner a prueba la conciencia de una sociedad es observar el modo en que esa determinada sociedad trata a sus presos, especialmente a los presos políticos.

El régimen turco siempre ha reprimido con dureza a los opositores políticos. Desde 2015, más de 16.000 miembros y representantes del HDP han sido detenidos, mientras que más de 5.000 fueron posteriormente arrestados y enviados a prisiones. Se podría suponer que una serie de detenciones tan masivas quebraría el partido y la voluntad de continuar su camino político. Sin embargo, los coportavoces de asuntos exteriores del HDP, Feleknas Uca y Hişyar Özsoy, afirman que no se arrodillarán ante los ataques ilegales del gobierno, sino que continuarán la lucha por la libertad, la justicia y la dignidad, y resistirán tanto dentro como fuera de la cárcel.

Tras el estallido de Covid-19, Erdogan liberó a 90.000 presos comunes, mientras que los presos políticos siguieron encarcelados. Con ello, el Estado turco subrayó que las cárceles están destinadas a castigar a los enemigos designados del Estado. Los que violan los derechos de las personas asesinando o robando pueden ser considerados menos peligrosos. Sin embargo, criminalizar a los presos políticos es una forma de romper la moral al no reconocer a los presos como lo que realmente son.

Turquía tiene un largo historial de persecución y represión de figuras de la oposición, incluidos académicos y estudiantes. Al menos 70.000 estudiantes están encarcelados. En 1994, el estudiante de geografía kurdo İlhan Çomak fue detenido en la Universidad de Estambul cuando participaba en una manifestación pacífica. Fue declarado culpable de tener vínculos políticos con el PKK y se le condenó a cadena perpetua. Çomak ha estado encarcelado durante 28 años. Sus escritos desde la cárcel llamaron la atención de PEN Internacional. Escribir como resistencia le hizo soportar una condena insoportable e interminable.

La opresión, la tortura, los asesinatos y el encarcelamiento por motivos políticos han perseguido a los kurdos a lo largo de la historia. Bould afirma que en los regímenes opresivos grupos de personas o un pueblo entero, como los kurdos, pueden sufrir bajo el uso de la violencia legitimada por el Estado. En un régimen totalitario, toda la nación está aprisionada mientras el individuo vive en constante temor. Turquía tiene un pesado legado de violencia y tortura generalizadas que se remonta al golpe militar de 1980, que dio lugar a un régimen más estricto en el Kurdistán. El PKK se vio especialmente afectado por la represión militar. Casi 1.790 presuntos miembros del PKK fueron capturados, incluidos miembros del comité central del PKK, durante esta oleada de detenciones masivas. Esta cifra fue sustancialmente mayor que la de cualquier otro grupo kurdo.

Las condiciones carcelarias eran tan duras en aquella época que muchos presos políticos protagonizaron prolongadas huelgas de hambre o se suicidaron. Los antiguos presos políticos describen con detalle las torturas y el horror que tuvieron que sufrir durante años. Sólo en la prisión de Diyarbakır se reconoció oficialmente la muerte de 32 presos entre 1981 y 1984, mientras que fuentes no oficiales estimaron un número mucho mayor. En la prisión de Diyarbakır ciertas formas de resistencia organizadas por el PKK tras la toma del poder militar, se diferenciaron del resto de la oposición turca y kurda entre otras cosas por el fenómeno de la autoinmolación.

Preso político y mártir del movimiento kurdo Mazlum Dogan

Los relatos de martirio se suceden en la historia del PKK. Un ejemplo temprano es el de Mazlum Doğan*, que se ahorcó en su celda en 1982. Unas semanas después, «Los Cuatro»; Mahmut Zengin, Ferhat Kurtay, Esref Anyık y Necmi Öner se inmolaron juntos. Sus compañeros intentaron apagar las llamas, pero los cuatro se negaron, insistiendo en que se trataba de un «incendio por la libertad». Muchos cuadros del PKK encarcelados políticamente optaron por suicidarse antes que confesar falsas acusaciones. Estos primeros mártires se convirtieron en ejemplos para otros seguidores y presos políticos del PKK durante los años siguientes, y la resistencia en las cárceles sigue muy viva hoy en día.

La resistencia en la cárcel como vehículo de la política

Con una población encarcelada tan grande en Turquía, muchos de los cuales son presos políticos vinculados específicamente al movimiento kurdo, no es de extrañar que las cárceles se hayan convertido en una nueva plataforma de organización. La comunidad de presos políticos difiere de la de los presos comunes. Una diferencia significativa es que la capacidad de acción de los presos políticos va más allá de la vida cotidiana en la cárcel. O bien tienen experiencia de anteriores estancias en prisión, o bien la tienen algunos de sus compañeros. También pueden tener habilidades organizativas, militares e intelectuales. Esta larga y variada experiencia les hace más fuertes en la planificación estratégica y coordinada de la resistencia y les sitúa en una posición favorable que beneficia a la resistencia mayor fuera de la cárcel.

Dado que las autoridades consideran el encarcelamiento de los presos políticos como un castigo, un lugar de control y disciplina en el que pueden ser fácilmente aplastados psicológica y físicamente, los propios presos suelen considerar la prisión como un escenario más para la resistencia y una sala de combate ampliada. De este modo, a menudo consiguen reducir la eficacia del control y la vigilancia de los responsables de la prisión.

La descripción que hace Buntman de cómo los presos políticos del CNA en Robben Island organizaron su resistencia contra el apartheid y de cómo tanto el CNA como el IRA «… hicieron hincapié en el carácter ‘comunitario’ de su encarcelamiento». Esto da asociaciones a cómo los presos políticos kurdos organizan la vida en la cárcel basándose en experiencias anteriores y en redes fiables en el exterior y, por tanto, adquieren gran importancia para la lucha.

Leyla Güven, diputada del HDP

Una forma dramática de resistencia es la huelga de hambre. Desde las históricas sufragistas de Inglaterra hasta los estudiantes, pacifistas y activistas de los derechos humanos.

Sin embargo, las protestas organizadas hasta la muerte se asocian más a los presos por motivos políticos. Un ejemplo de Turquía es la diputada kurda del HDP Leyla Güven, que se puso en huelga de hambre el 7 de noviembre de 2018 lanzando efectivamente su resistencia y muchos optaron por seguir su ejemplo. Hoy vemos que los presos políticos están llevando a cabo huelgas de hambre en varias cárceles turcas como protesta por las desastrosas condiciones, la tortura y la opresión. Ser un preso político en Turquía significa tener que soportar las dificultades del encuentro con la tortura tanto psicológica como física. De este modo, durante una huelga de hambre, el cuerpo se convierte en un lugar simbólico de lucha.

Actividades educativas en la cárcel

En la historia del PKK hay varios ejemplos de presos que se han convertido en símbolos políticos de la lucha por sus conocimientos e ideas. Abdullah Ocalan siempre ha subrayado en sus discursos y escritos la importancia de la educación entre sus seguidores. Esta es una de las razones por las que los aspectos educativos son importantes en la mayoría de las actividades que los encarcelados llevan a cabo en prisión.

A pesar de las circunstancias inhumanas que representa el encarcelamiento, el aislamiento, la soledad y la falta de contacto con abogados y familiares de Ocalan también ha inspirado algunas de sus obras más significativas, precisamente en estas condiciones. Ha motivado a la gente a actuar mucho más allá del movimiento kurdo. Desde las bases y la vida organizativa hasta el nivel político, los kurdos han empezado a construirse un futuro, que se cree que beneficiará a todo Oriente Medio. Las ideas y acciones de Ocalan desde la prisión han significado mucho para que otros presos políticos den sentido a la vida en la cárcel y proporcionen esperanza para el futuro y una mayor resistencia.

Las concentraciones colectivas organizadas en la cárcel, las huelgas de hambre, las cartas y mensajes al exterior, las actividades políticas e ideológicas, las actividades educativas y los escritos en la cárcel son poderosos ejemplos de estrategias de resistencia que los presos políticos utilizan para oponerse al régimen penitenciario y a las autoridades. No sólo son acciones eficaces para contrarrestar el sistema represivo, sino que también contribuyen a crear un sentido en el entorno que se les impone a causa de la acción y la convicción políticas.

Durante la estancia en prisión, el Estado considera crucial crear un sentimiento de soledad a través del aislamiento y una forma de dañar la moral de los presos. Cuanto más aislados estén los presos, más abandonados se sentirán. Un ejemplo de resistencia a esto es el activista del Ejército Republicano Irlandés (IRA) y más tarde diputado, Bobby Sands, que murió en prisión a los 27 años, tras 66 días de huelga de hambre. Sands escribe que la dirección de la prisión alegó que ya no tenía el apoyo de la gente de fuera, que sus antiguos partidarios le habían dado la espalda y que se había quedado solo.

La importancia de la solidaridad y el apoyo

Para los presos políticos, el sentimiento de solidaridad de los compañeros de partido de fuera o de los que participan en su lucha es absolutamente necesario para mantener la voluntad de «sobrevivir» en la cárcel y, sobre todo, para mantener el sentimiento de que el encarcelamiento tiene importancia para ellos mismos y para la lucha en general.

Todo esto nos indica que los intentos de las autoridades turcas por sofocar la oposición y erradicar el apoyo al movimiento de liberación kurdo, son muy vanos. El encarcelamiento de los presos políticos y la constante persecución de los kurdos no hacen más que reforzar y aumentar la adhesión, y cómo la prisión funcionará como institución educativa y de concienciación, más que como escenario disciplinario.

Angela Davies expresó en una ocasión que si existen vínculos profundos y duraderos entre la resistencia de la comunidad y los presos políticos, las cárceles seguirán siendo un lugar para las luchas contemporáneas por la libertad. Sólo así, a través de una relación casi orgánica entre los presos políticos y sus comunidades, los presos políticos encontrarán sentido a su encarcelamiento.


Kariane Westrheim es profesora de Ciencias de la Educación en la Universidad de Bergen (Noruega). Desde 2004, Westrheim preside la Comisión Cívica de Turquía de la UE (EUTCC) que, entre otras cosas, organiza la Conferencia Internacional Anual sobre Turquía y los kurdos de la UE en el Parlamento Europeo, en Bruselas.
*Mazlum Dogan fue uno de los siete participantes en la primera reunión de 1972, que dio lugar a la posterior fundación del PKK.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies