No hay derechos humanos para los kurdos en Rojhilat

Rojava Azadi Madrid – 6 junio 2019

Es sobradamente conocido que los derechos humanos en la República Islámica de Irán sufren una situación desastrosa. Tanto organismos internacionales como organizaciones no gubernamentales como Human Rights Watch o Amnistía Internacional vienen denunciando las violaciones de los derechos civiles más básicos, como el derecho a la vida -constantes ejecuciones por ahorcamiento, lapidación, torturas-, la libertad de expresión, de orientación sexual, así como los derechos de los trabajadores y de la mujer.

El acoso que sufren las minorías étnicas y religiosas es constante, sufriendo detenciones y ejecuciones arbitrarias y careciendo de toda seguridad jurídica. La situación de los kurdos en Irán se enmarca en este contexto de persecución constante, de negación de su cultura y lengua, de relegación a la periferia social manteniéndolos en una precaria situación económica y de servicios en sus zonas tradicionales.

La situación de los kolbers -esos hombres que atraviesan el Zagros por caminos intransitables buscando el sustento para sus familias por medio del contrabando- es especialmente difícil, no sólo por las durísimas condiciones físicas, sino también por la constante persecución y acoso de los pasdaranes, los Guardianes de la Revolución.

Zara Mohamadi: encarcelada por enseñar la lengua kurda

Zara Mohamadi tiene 28 años y nació en el pueblo de Serawelle, cerca de Dewelan, provincia de Sine.  Se graduó con una maestría en geopolítica.

Zara Mohamadi se ofreció como voluntaria para dar clases de kurdo en Sine y en muchas otras aldeas, lo que ha venido realizando durante diez años.

Zara con sus alumnos

Hace seis años, junto con otros activistas, fundó la ONG Nojin, siendo posteriormente elegida presidenta de la organización. La ONG Nojin trabaja por los derechos civiles, sociales y culturales de los kurdos en la provincia de Sine y es muy activa en muchas ciudades como Sine, Dewelan, Bane, Saqqez y Kamyaran.

Zara Mohamadi fue arrestada el jueves 23 de mayo de 2019 junto con otros dos miembros de la ONG Nojin.  Rebuar e Idris Menberi fueron puestos en libertad bajo fianza después de cuatro días, mientras que Zara continúa en prisión.

La familia de la activista kurda arrestada recibió permiso para visitar a la joven en la prisión de Sine el jueves 29 de mayo, tras ocho días de aislamiento. Según un informe de la organización pro derechos humanos Hengaw. Un conocido de la familia informó a Hengaw que se le había permitido a la familia ver a la joven durante treinta minutos y comprobar su salud.

Información sobre la situación de los derechos humanos en Rojhilat (Irán):   https://hengaw.net/en 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies