100 años del Tratado de Lausana – ¿Qué pasa entonces?

Fuente: Kurdistan Report

Autor: Norman Paech, Profesor de Derecho Internacional y Profesor Emérito de Ciencias Políticas y Derecho Público

Fecha de publicación original: diciembre 2021

A mediados del próximo año, el 24 de julio de 2022, se celebrará el nonagésimo noveno aniversario del Tratado de Lausana, pero todas las miradas están puestas ya en el centenario, en julio de 2023. Se trata de una fecha crucial para Turquía, ya que el tratado se situó en la cuna del Estado turco, se podría decir también en el féretro del Imperio Otomano. Sin embargo, durante años, el presidente turco Recep Tayyip Erdoğan ha cuestionado el tratado, diciendo que era injusto y una derrota para Turquía. Lo que más le preocupa es la revisión de la frontera con Grecia, con varias islas en el mar Egeo. Se trata de lo que probablemente sea el último intento de corregir la división del Imperio Otomano por parte de las potencias imperialistas de Francia y Gran Bretaña.

Comenzó efectivamente con el acuerdo secreto Sykes-Picot en 1916 y posteriormente se concluiría con un compromiso entre las dos potencias rivales en San Remo en 1920. Pero no fue hasta agosto de 1920, en Sèvres, cerca de Versalles, cuando se selló el destino del Imperio Otomano: los aliados no sólo habían conquistado Estambul, sino que los italianos estaban en Antalya y Konya, los griegos en Esmirna1 Hoy Izmir y los franceses en Cilicia. Antes, en Erzurum y Sivas, se había formado el movimiento nacional turco bajo el liderazgo de Mustafa Kemal Pasha, que exigía un estado con fronteras nacionales. Sin embargo, en Sèvres la delegación turca aún tenía que firmar la internacionalización del Estrecho y la secesión de Tracia Oriental, las islas del Egeo (excepto Rodas) y Esmirna con todo su interior a Grecia. Italia obtuvo el Dodecaneso y Rodas. Irak, con sus riquezas petrolíferas en el norte, en torno a Mûsil (Mosul) y Hewlêr (Erbil), Palestina, Chipre y Egipto pasaron a Inglaterra, mientras que Siria y Cilicia fueron adjudicadas a Francia. En Anatolia oriental, se iba a crear un Estado armenio independiente, lo que provocó un gran malestar entre los kurdos. Esto significaba la separación de las provincias Erzîrom (tr. Erzurum), Qers (Kars), Bedlîs (Bitlis), Ezirgan (Erzincan), Mûș (Muș) y Wan (Van) con una población predominantemente kurda. Para el Kurdistán, los artículos 62-64 preveían la creación de una comisión formada por miembros de los gobiernos británico, francés e italiano para elaborar la autonomía local, algo que nunca ocurrió y que sigue siendo una herida abierta para Turquía hasta el día de hoy.

Tres años después, en Lausana, en 1923, este regateo imperialista encontró una corrección final. Las decisiones de Sèvres fueron anuladas, Tracia Oriental y los territorios kurdos originalmente asignados a Armenia fueron asignados al nuevo estado turco ahora reconocido por el derecho internacional. Así, aunque la mayor parte del territorio kurdo pasó a estar bajo dominio turco, la cuestión kurda en sí misma se eliminó del tratado. Además, el tratado dividió las zonas de asentamiento kurdo entre cuatro estados: Turquía, Irán, Irak y Siria. El Kurdistán no tenía ahora ningún estatus oficial, a diferencia del Imperio Otomano. Ni siquiera se convirtió en una colonia, sino mucho menos. El Kurdistán se vio privado de su identidad histórica y política, y su desmembramiento y partición quedaron garantizados por el derecho internacional con este tratado. El jefe de la delegación negociadora turca, Ismet Inönü, proclamó: «Hemos obtenido una victoria, porque hemos enterrado la cuestión del Kurdistán y la de Armenia en la historia, gracias a Inglaterra y Francia «2 Cf. Hamato, Azad: Historische Weichenstellungen für die heutige Kurdenpolitik zu Beginn des 20. Jahrhunderts, in: Hinz-Kardeniz, Heidi/ Stoodt, Rainer (eds.): Kurdistan, Politische Perspektiven in einem geteilten Land. Giessen 1994. Pero al menos la cuestión del Kurdistán sigue siendo una herida abierta de Turquía hasta el día de hoy.

Pero los ataques de Erdoğan al Tratado de Lausana no tienen que ver con el Kurdistán. Se trata de las islas del Egeo, frente a la costa de Turquía. A finales de agosto de 1920, las tropas turcas habían derrotado decisivamente al ejército griego, Izmir fue tomada y los soldados griegos abandonaron el país por mar. En Lausana, sin embargo, los aliados concedieron a los griegos todas las islas de la costa, excepto dos, Imbros y Teneddos. El 23 de enero de 1923, Grecia y Turquía ya habían acordado un intercambio de población en una convención que ahora pasó a formar parte del tratado. Alrededor de 1,5 millones de turcos de fe ortodoxa griega fueron expulsados a Grecia y alrededor de 0,5 millones de griegos convertidos al Islam tuvieron que trasladarse a Turquía. Los artículos 12 a 16 del tratado detallan las islas que pasarían a formar parte de Grecia o permanecerían bajo ocupación italiana (art. 16). Esto último ya no es relevante con el levantamiento de la ocupación; estas islas, a menudo a pocos kilómetros de la costa turca, también pertenecen a Grecia. La zona alrededor del estrecho se ha internacionalizado y desmilitarizado. Sólo se permitió una guarnición de 12.000 soldados en Estambul. No se cumplieron todos los deseos territoriales del movimiento nacional -la región en torno a Mûsil y Hewlêr pasó a formar parte de Irak-, pero como Estado recién formado y reconocido por el derecho internacional, el tratado fue un gran éxito para Mustafa Kemal, que subrayó con las palabras «Este tratado es el documento del fracaso de un gran complot que se había preparado contra la nación turca durante siglos y que creían haber completado con el Tratado de Sèvres. Se trata de una victoria política que no tiene parangón en la historia del Imperio Otomano».3 Cf. Steinbach, Udo: Die Türkei im 20. Jahrhundert. Bergisch-Gladbach 1996, p. 137

Sin embargo, el tratado también contiene disposiciones que van más allá de la regulación de las fronteras territoriales. Por ejemplo, los artículos 37 a 40 de la Sección Tercera contienen disposiciones detalladas para la protección de las minorías, su religión, su lengua y sus derechos políticos, que han sido violados sistemáticamente por todos los sucesivos gobiernos turcos. Ninguno de los antiguos socios de Turquía en el tratado ha abordado nunca estas violaciones y ha obligado a Turquía a cumplir el tratado. Hasta ahora, no está claro si los planes de revisión de Erdoğan también abordan estos artículos. Pero independientemente del alcance de dichos planes, cualquier cambio en un tratado válidamente celebrado requiere ciertas condiciones y procedimientos.

El Tratado de Lausana no especificaba un fin en sus artículos

Las partes del tratado fueron, según el orden y la redacción del tratado «El Imperio Británico, Francia, Italia, Japón, Grecia, Rumanía y el Estado serbio-croata-esloveno» por un lado, y Turquía por otro. Todas estas partes del tratado tendrían que estar de acuerdo con un cambio. Incluso si Turquía consiguiera poner a la gran mayoría de los Estados de su lado, nunca lo conseguiría con Grecia. Ahora, recientemente se han alzado voces que predicen el fin del tratado al llegar a su centenario. Se desconoce en qué se basa esta opinión. El propio tratado no estipula un final en sus artículos. Hasta ahora, ningún Estado parte se ha retirado del tratado, y ningún Estado lo ha declarado inválido o nulo. Tampoco existe ningún abuso o violación aparente del tratado que lo haga ineficaz en su totalidad. Las continuas violaciones de las disposiciones sobre la protección de las minorías, la religión, la lengua y los derechos políticos de los kurdos por parte del gobierno y el ejército turcos, no afectan a la validez del tratado. Incluso si el gobierno turco rescindiera unilateralmente el tratado, las islas griegas no serían devueltas. Por último, el derecho internacional no conoce ninguna regla o norma que establezca que los tratados internacionales que no incluyen una duración específica en sus disposiciones terminen automáticamente después de 100, 200 o 500 años. La Convención de Viena sobre el Derecho de los Tratados de 1969 no prevé esa terminación automática a menos que esté consagrada en el propio tratado.

Sin embargo, si suponemos que el tratado expira en julio de 2023, no se deduce que el estatus de las islas griegas frente a la costa jónica cambie según el derecho internacional. Seguirían siendo territorio griego. Sólo un tratado bilateral entre Turquía y Grecia podría cambiar eso, y nadie cree en ese tratado.

Si la situación según el derecho internacional es tan clara, se plantea la cuestión de para qué sirven esos rumores. Hay muchos indicios de que sólo tienen una función política interna, posiblemente para distraer la atención de las dificultades económicas y políticas manifiestas. La devolución de las islas del Egeo a Turquía parece objetivamente imposible, ya que ningún gobierno griego la aceptaría. El establecimiento de un estado kurdo, como parecía estar previsto en el Tratado de Sèvres, sería legalmente posible, ya que ningún otro estado tendría que aceptarlo. Sin embargo, aún no ha llegado el momento de hacerlo, y el PKK ya ha renunciado a la creación de un Estado independiente desde 1996. Un estatus de autonomía económica, política y cultural estaría en consonancia con el espíritu del Tratado de Lausana y el derecho vinculante a la autodeterminación. Pero el gobierno de Erdoğan tampoco está aún preparado para ello. Pero también existen dudas sobre si las actuales maniobras en torno al centenario del tratado conducirán a una solución y cura del mayor de los problemas turcos.

  • 1
    Hoy Izmir
  • 2
    Cf. Hamato, Azad: Historische Weichenstellungen für die heutige Kurdenpolitik zu Beginn des 20. Jahrhunderts, in: Hinz-Kardeniz, Heidi/ Stoodt, Rainer (eds.): Kurdistan, Politische Perspektiven in einem geteilten Land. Giessen 1994
  • 3
    Cf. Steinbach, Udo: Die Türkei im 20. Jahrhundert. Bergisch-Gladbach 1996, p. 137

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies