El alcalde de la municipalidad metropolitana de Estambul, condenado a más de 2 años de cárcel

T24 – 14 diciembre 2022 – Traducido y editado por Rojava Azadi Madrid

El alcalde del municipio metropolitano de Estambul, Ekrem İmamoğlu, ha sido condenado a 2 años, 7 meses y 15 días de prisión por insultar a los miembros de la Junta Electoral Suprema; si la sentencia es firme, İmamoğlu será inhabilitado para la política.

El tribunal aplicó la disposición de «prohibición política» de conformidad con el artículo 53 del Código Penal turco. El juez no efectuó una reducción discrecional de la pena. La sentencia dejó abierta la vía del recurso y del Tribunal de Casación. Dado que la condena es inferior a tres años, Imamoğlu no ingresará en prisión. Si el Tribunal de Apelación y el Tribunal Suprem9 ratifican la decisión, la alcaldía de Imamoğlu quedará anulada y no podrá presentarse a ninguna elección.


De Rojava Azadi Madrid:

Parece que el presidente Erdogan está dispuesto a todo por ganar las elecciones generales de 2023.

Desde hace años, el poder judicial -cuya independencia es inexistente- ha perseguido y encarcelado a la oposición y acallado en gran medida la denuncia de violaciones de derechos, acusando o denegando las demandas de las víctimas en lugar de perseguir a los ejecutores.

El gobierno ha nombrado síndicos en lugar de los representantes politicos electos, hasta el punto de dejar al 75% de los electores en las ciudades de mayoria kurda sin sus representantes votados en las urnas. Muchos de los representantes legítimos se encuentran en prisión o han quedado defenestrado para ocupar cargos públicos.

Las redadas contra organizaciones de mujeres, de periodistas, cargos de organizaciones de derechos, representantes de abogados, médicos, son constantes. Muchos de los detenidos son acusados de «pertenencia a organización terrorista» sin pruebas ciertas.

Como respuesta al extraño atentado del 13 de noviembre en Taksim, la posterior ‘venganza’ contra los kurdos sirios, que prosigue hasta hoy con intensos bombardeos sobre las ciudades e infraestructuras civiles del norte y este de Siria, ha sido una de las últimas acciones -además de la más sangrienta- para contentar a las huestes del MHP ultraderechista -socio del gobierno- y al nacionalismo neotomano.

Pero a pesar de todas estas acciones emprendidas desde el AKP y Erdogan, las encuestas sobre intención de voto para las proximas elecciones generales le siguen siendo desfavorables. La economía en caída libre, la resistencia de la guerrilla kurda, el empantanamiento en Siria y otros frentes, tienen al presidente Erdogan de los nervios.

La última ha sido sentenciar al alcalde de Estambul, Ekrem İmamoğlu, a 2 años y 7 meses de prisión por ‘insultar a oficiales del Estado». Esta condena, de ser firme, le inhabilitaria para la política. «Muerto el perro, se acabó la rabia’…. La clave está en la popularidad de Imamoglu. Se dice que el partido que pierde la alcaldía de Estambul, pierde las elecciones generales. En 2019, el AKP perdió la alcaldía y la ganó el CHP. Hagan cuentas. Tal vez al nombrar a un síndico para Estambul cercano al AKP, Erdogan pretenda engañar a la suerte. Seguro que los estambulitas no se dejarán engañar tan fácilmente. La segunda vuelta forzada en las elecciones de 2019 fue premonitoria.

Por otra parte, tal vez ahora el CHP, al sentir en propia carne el zarpazo de la injusticia, caiga en la cuenta de las muchas veces que el HDP ha clamado por la falta de democracia e independencia de la judicatura. O tal vez no. Al fin y al cabo, el HDP es prokurdo y el nacionalismo otomano empapa el tejido politico de Turquía; también a los partidos republicanos y laicos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies